¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Vanessa Millán, portavoz de Podemos, concejala de Transición Ecológica y consejera delegada de Rivamadrid

Vanessa Millán, portavoz de Podemos, concejala de Transición Ecológica y consejera delegada de Rivamadrid (©Diario de Rivas)

Vanessa Millán lidera Podemos Rivas y forma parte del Gobierno de Rivas Vaciamadrid desde mediados de la pasada legislatura, como concejala de Deportes, primero, y después como responsable de Transición Ecológica. Es, además, consejera delegada de la Empresa Municipal de Servicios Rivamadrid. En esta entrevista, que continúa el ciclo de encuentros con los distintos representantes políticos en el Ayuntamiento, Millán analiza para Diario de Rivas diferentes asuntos de actualidad.

Somallao Día de la Madre

¿Cómo afronta el grupo municipal de Podemos la recta final de la legislatura?

Después de una legislatura difícil, en la que hemos tenido que enfrentarnos a muchos retos, como la pandemia, Filomena, una crisis energética o la guerra, vamos a poner el broche de oro a proyectos encaminados a crear la Rivas de la próxima década. Y eso, desde la concejalía de Transición Ecológica y desde Podemos, creemos que debe ser un eje transformador de las ciudades. Vamos a terminar esta legislatura con proyectos que venían de presupuestos participativos, como el parque de la avenida del Ocho de Marzo, y la de 28 de Junio. También llevamos en los presupuestos municipales el parque de la zona de José Isbert, que destensiona también esa zona centro, como se planteó desde el ‘Rivas, párate a pensar’, y potenciar las plantaciones de arbolado: entre finales de 2022 y principios de 2023 vamos a plantar más de un millar de árboles. Había una inversión de 300.000 euros para ello, que servirá para combatir también la emergencia climática. Pero además, pondremos las bases de la Rivas de la próxima década combatiendo la emergencia climática y generando esa ciudad de los 15 minutos, de proximidad, cercana, más vivible y más verde.

La paralización de las licencias residenciales en toda la ciudad, tras frenarlas antes en el Cristo de Rivas y los resultados del ‘Párate a pensar’, ha dado paso a medidas cautelares que frenan estas licencias en determinados sectores. ¿Era necesario mantener esta medida en parte de la ciudad?

En el diagnóstico urbanístico que compartimos en el pleno de noviembre ya lo veíamos: la gente pedía acompasar los servicios públicos al crecimiento de la ciudad, y eso es lo que hemos hecho desde este gobierno. Ha sido imprescindible para tener esa visión global de lo que necesita nuestra ciudad, replanteando dotaciones, zonas verdes, acompasar servicios públicos en un momento de emergencia educativa y sanitaria… Vamos a seguir defendiendo que necesitamos esas dotaciones y no podemos esperar hasta 2027, como pretenden con el centro de salud: lo necesitamos ya. La paralización de la ciudad ha sido más que necesaria, y después las licencias se volverán a reanudar para seguir acompasando el crecimiento con los servicios públicos.

El Plan de Economía Circular se puso en marcha en octubre de 2020. ¿Se están cumpliendo los objetivos fijados?

Creo que incluso vamos más rápido de lo que creíamos, porque en solo años es visible lo que se ha conseguido. Se nos ha reconocido fuera: somos el único municipio que ha recibido premios de la Femp de Buenas Prácticas por el Clima en dos categorías diferentes, una por el proceso participativo del plan y otra por las acciones que hemos llevado a cabo. El proyecto estrella del plan de economía circular era el quinto contenedor, y definir nuestra estrategia de residuos y sostenibilidad alimentaria, que presentaremos a la ciudadanía después de una tarea conjunta y participada. Y lo demás son acciones palpables. En el compostaje comunitario, hemos pasado de no tener composteras a acabar la legislatura con 6; vamos a poner en marcha ahora 4 más. En cuanto a los huertos urbanos, empezamos con uno, y acabaremos la legislatura con 4; hemos acercado el reciclaje a cada barrio y cada vecino o vecina, y tenemos ahora 20 minipuntos limpios, un punto limpio de proximidad, un punto limpio móvil, que se suma a los dos fijos que ya tenemos. Se ha hecho un trabajo ingente, por no hablar de múltiples actuaciones más pequeñas pero que también suman, como la recogida de restos alimentarios en el mercadillo. Es muestra del esfuerzo conjunto de la concejalía de Transición Ecológica y el resto del Ayuntamiento, Rivamadrid y la ciudadanía en su conjunto, que entiende que la economía circular debe ser también el enfoque a seguir.

En los últimos meses se han recrudecido las críticas por la limpieza. Hay zonas cuyas islas de contenedores o papeleras que no lucen tan limpias como deberían. ¿Rivas ha retrocedido en este aspecto?

Siempre hay margen de mejora. La limpieza es un tema de percepción ciudadana y nunca va a obtener un 10. Hay puntos negros en los que se ha puesto en marcha un refuerzo especial, con máquinas hidrolimpiadoras que pasan a diario, como en Covibar; en baldeo también hemos reforzado, además de la vigilancia medioambiental, que se encomendó desde este verano a Rivamadrid y se ha incrementado. Creemos que en esos puntos negros de limpieza debe haber mayor vigilancia para que haya mayor sensibilización. Y cuando se producen desbordes de basura, que los hay, muchas veces no son los vecinos: a través de las multas hemos detectado que en ocasiones son empresas, incluso de otros municipios, que vienen a verter. Esa parte de vigilancia y de incrementar las sanciones también se ha abordado. Y hay vecinos que nos han ayudado a ver de dónde parte el problema, por ejemplo, con los enseres, que recogemos a domicilio, tal y como hemos informado por múltiples vías. Yo pediría responsabilidad a la oposición, y que no cree bulos: la limpieza es un problema en todas las ciudades, pero aquí no lo es, más allá de que puede haber puntos negros donde se producen vertidos, y estamos en ello.

Vehículo de limpieza y recogida de enseres de Rivamadrid

Vehículo de limpieza y recogida de enseres de Rivamadrid (©Diario de Rivas)

En cuanto al transporte, se ha anunciado que se va a unificar todo Rivas como zona B1 en este trimestre…

Estamos esperando a ver si por fin tenemos esa unificación.

La movilidad en su conjunto está de actualidad. El Metro sigue siendo mejorable, y en materia de autobuses, ¿creen que debería haber cambios?

Desde Podemos hemos solicitado al Consorcio de Transportes que aumente las líneas interurbanas, para poder ir hacia una movilidad que genere menos contaminación, como por ejemplo los autobuses eléctricos. Este tema debe ir en coordinación con la Comunidad de Madrid. Tanto IU como Podemos hemos presentado enmiendas en ese sentido en materia de transporte, como un carril bus-VAO en la A-3, un tercer carril a su paso por Rivas, un intercambiador en Conde de Casal, la cuarta estación de Metro, la recuperación de la concesión de la línea 9b y el aumento de vagones, frecuencias y mejoras de horarios que la equiparen con el resto de la red. Somos conscientes de que hay otra parte de competencia municipal, y se está trabajando para ir hacia una movilidad sostenible. De ahí apoyar que otros tipos de vehículos que convivan con el tráfico rodado.

¿Qué opina del nuevo carril bici que se ha instalado en Rivas?

Creo que es un cambio importante en el que hay que explicar, comunicar e informar, y que no se da de un día para otro. Este es un cambio que, cuando nos dicen que no se ha hecho sin un estudio del número de bicicletas, hay que pensar que estas medidas son, precisamente, para que aumente el número de desplazamientos en bicicleta o patinete. Así está estudiado en otras ciudades: la convivencia del tráfico de coches con las bicicletas genera miedo, pero si existe un carril para moverse de forma segura aumentará el número de usuarios de bicicletas. Y así ha ocurrido también con BicinRivas: cuando hemos aumentado el número de bicicletas y bancadas, se ha pasado de 900 usuarios a 15.000 entre marzo y octubre de 2022. Creo que las medidas necesitan tiempo. En muchas ciudades hay propuestas de caminos seguros de bicicletas en los colegios. Es un tema a trabajar en los colegios y los institutos, y debemos escuchar también a las personas que se quejan de que esto les puede suponer un problema, porque siempre hay margen de mejora en materia de movilidad.

Con el incremento del uso de BicinRivas, algunos usuarios apuntan que han subido las incidencias del servicio. ¿Cómo lo están gestionando desde el Ayuntamiento?

Es lógico que, al aumentar el uso de BicinRivas, haya que incrementar los recursos para este servicio, pero de momento no ha supuesto un problema. El mantenimiento lo hace el taller de Rivamadrid, más allá de la parte que hace la empresa que suministra las bicicletas. Ahora, lógicamente, habrá que incrementar los recursos y adoptar más medidas.

Contenedores de residuos en las instalaciones de Rivamadrid

Contenedores de residuos en las instalaciones de Rivamadrid (©Diario de Rivas)

Usted ha dicho recientemente que Rivas Vaciamadrid ha solicitado a la Mancomunidad del Este una bajada de tasas para el municipio, acorde con el esfuerzo que se lleva a cabo con la separación de la materia orgánica. El cambio de vertedero de Valdemingómez a la planta de tratamiento de Loeches ha supuesto, hasta ahora, un incremento de 2,5 millones de gastos en gestión de residuos. ¿En qué se traduce todo esto?

Esos 2,5 millones se van a volver a incrementar este año en cuanto se aprueben las nuevas tarifas por parte de la Mancomunidad del Este.

¿Va a subir, entonces, la tasa de gestión de residuos de los vecinos?

Las nuevas tarifas de residuos no están aprobadas, pero estamos hablando de pasar de una tarifa de unos 50 euros por tonelada a rebasar los 100 euros, es decir, el doble.

¿Y eso se va a trasladar a la ciudadanía?

Claro, lógicamente. A la de Rivas y a la de todos los municipios de la Mancomunidad del Este, a través de un recibo que girará la propia mancomunidad. Hay mancomunidades que no están haciendo ningún tipo de tratamiento de residuos, y están pagando mucho menos, pero llegarán las sanciones de la Unión Europea, y se aplicarán a los municipios, no a las mancomunidades. De ahí que sea necesaria una estrategia común. Es un problema del que nadie habla, pero es grave, y hay que comunicárselo a los vecinos.

¿Por qué pide usted que se baje la tasa que paga Rivas?

Ahora mismo se paga una única tasa por todos los residuos, independientemente de que vengan de la fracción resto o ya separados en la fracción de orgánico. Estamos pidiendo que la fracción de orgánica, que además genera un menor coste de tratamiento, tenga una tasa menor para nuestro municipio y todos aquellos que ya hacen esta separación, porque ahora mismo estamos pagando por tonelada lo mismo que si fuera resto. Ya tenemos la mejora medioambiental y además reducimos los residuos que van a vertedero. Pero podríamos tener mayor ahorro si hubiera una tarifa más reducida para residuo orgánico…

La fracción orgánica, ¿se destina al compostaje en Loeches?

Hemos pedido que nuestra parte de compost nos la faciliten para nuestros parques y jardines, y también, a petición de las asociaciones y emprendedores que hay allí, para que puedan utilizarlo en el Soto del Grillo. No hay mejor economía circular que devolver a la tierra de Rivas el compost que generan los residuos orgánicos de su ciudadanía, y si sobra, ojalá podamos llevarlo a otros municipios de la Comunidad. Hasta ahora, lo que nos han comunicado es que están en ello, pero que no tienen la certificación de compost para agroecología, por lo que se está llevando ese compost a otras comunidades. Queremos poder utilizar nuestro propio compost, porque no tiene sentido, si queremos reducir el impacto medioambiental, que ese compost genere una huella de carbono marchándose a otra comunidad autónoma. Creo que esto es una muestra más de la dejadez de los 30 años que lleva el PP gobernando en nuestra región, en los que nadie ha querido hablar de residuos. La planta de Loeches supone una mejora sustancial respecto a otras instalaciones, porque hay una tecnología nueva, pero falta una concienciación política acerca del tratamiento de los residuos y de lo que significan. Hemos ido, hace un año y pico, a Valencia y hablado con la consejera competente, y el trabajo que estaban haciendo era espectacular. Hay que avanzar y colaborar y coordinar el trabajo entre todas las administraciones, y ahí no debe haber colores políticos: debemos ir todos a una, porque es un problema global.

En la última entrevista que concedió a Diario de Rivas, hace un año, usted dijo que en 2022 se tomaría una decisión sobre la planta de Ecohispánica. ¿Lo han hecho?

Ahora mismo estamos realizando un informe exhaustivo. Ni nosotros ni Rivamadrid tenemos la capacidad para valorar a nivel técnico lo que hace esa planta y hemos recurrido a expertos. A día de hoy no tenemos ninguna vinculación con Ecohispánica, más allá del alquiler del espacio, pero está costando hacer ese informe porque no hay expertos que valoren si ese tratamiento que se hace en la planta es realmente adecuado o no. Como hemos dicho siempre, si ese tratamiento es beneficioso para Rivas o cualquier otro municipio, apostaremos por esa tecnología, pero si no lo es, no lo adoptaremos.

¿Han pensado en reconvertir esas instalaciones?

Tenemos en previsión, y así ha salido en el proceso ‘Rivas, párate a pensar’, la propuesta de un ecoparque, en el que fuéramos soberanos en la gestión de nuestros residuos. Pero hay que valorar su viabilidad con otros municipios, porque las plantas de tratamiento no son viables con una población del tamaño de la de Rivas. No es una decisión que se pueda tomar a corto plazo. Lo que sí se ha valorado es que ganaríamos en eficiencia tanto económica como medioambiental.

Rivas se sumó a la Alianza del Jarama, para proteger, junto a otros municipios, este río y su entorno natural. ¿Qué avances se han hecho?

Nos reunimos en verano. Hemos emitido un informe, en coordinación con otros ayuntamientos, sobre la calidad de nuestras aguas, las dificultades que tenemos para trabajar con la Comunidad de Madrid y también, en ocasiones, con la Confederación Hidrográfica del Tajo, y se han remitido estos informes para coordinar acciones. La idea es continuar reivindicando la apertura de presas en los canales, solucionar el problema de las toallitas y erradicar la plaga de la mosca negra en los municipios en los que la estamos sufriendo.

Vanessa Millán, en las instalaciones de Rivamadrid

Vanessa Millán, en las instalaciones de Rivamadrid (©Diario de Rivas)

Otro tema recurrente es el de la seguridad ciudadana. Los datos de criminalidad son objeto de críticas cada trimestre, cuando los publica el Ministerio de Interior. Como portavoz de Podemos, ¿cree que hay margen de mejora en este ámbito en Rivas?

Con este tema pasa un poco como con la limpieza: es difícil que la percepción ciudadana sea de diez, porque inciden muchos factores en ella. Aun así, en los últimos meses se ha incidido desde el gobierno en mejorar e incrementar la plantilla de Policía, con seis nuevas plazas; se han dado nuevos cursos sobre violencias machistas, que es un tema sobre el que, por desgracia, hay que seguir incidiendo; también se han llegado a acuerdos sobre la reclasificación profesional que requería la plantilla, y creo que eso también es bueno para el municipio… Y luego, creo que donde se ha visto la necesidad, se van a incrementar patrullas, como ocurrirá con el Plan Covibar, que ayudará a reforzar la seguridad en este barrio. Aun así, es un tema que debemos compartir, y la oposición también debe trabajar con responsabilidad y hacer aportaciones.

Las obras de la M-50 ya han comenzado. ¿Objetivo cumplido?

He leído algunas entrevistas de otros partidos que nos acusaban de no cumplir el calendario, y yo les diría que es tan fácil como preguntarnos. Siempre hemos sido un gobierno de puertas abiertas para todos los partidos y esa va a seguir siendo nuestra política, y al final todos somos representantes políticos a los que nos ha votado la ciudadanía. Compartiremos este calendario y las obras, como ha dicho nuestra alcaldesa, se desarrollan en tiempo y forma. También se está aportando tierra; había que hacer una valoración de la zona, estudios de inspección, pero la primera fase ya ha comenzado. Y aquí hay que agradecer al gobierno de España, que ha colaborado para que este enlace ya no sea una petición, sino una realidad.

Queda pendiente también el cubrimiento de las vías del Metro y el proyecto Horizonte…

Es un buen proyecto de ciudad a futuro. En la apuesta de la renaturalización de la ciudad, debe ser el proyecto estrella: qué mejor que crear un corredor verde sobre las vías del Metro. Me sorprende que la oposición diga que no ha llegado a la Comunidad de Madrid, cuando esta ha sido una de las propuestas que Unidas Podemos ha presentado para los presupuestos regionales en su batería de enmiendas. Llegar ha llegado; lo que no sé es por qué ni siquiera se paran a leerlo. Es verdad que es un proyecto ambicioso, de unos cien millones de euros, pero también existe un estudio para fasearlo y cómo llevarlo a cabo. Es un proyecto muy importante que, aparte del beneficio medioambiental, reduciría la contaminación acústica que sufren vecinos y vecinas que viven cerca de las vías.

¿Cómo encara Podemos Rivas las próximas elecciones?

Con mucha ilusión. Tenemos que ir más fuertes que nunca. Creo que, en los años que llevamos formando parte del gobierno de Rivas, que somos capaces de hacer una gestión responsable. Desde el ámbito de la izquierda hemos mostrado generosidad y capacidad para compartir proyectos y trabajo. Es el momento de sumar fuerzas y encaminar esas elecciones mostrando que queremos que Rivas siga siendo Rivas.

¿Ustedes quieren una lista conjunta con otras fuerzas de izquierda?

Acaba de firmarse el acuerdo Podemos-IU para ir juntos en la Comunidad de Madrid y también en el Ayuntamiento de Madrid. No creo en los acuerdos firmados desde las direcciones, sino que tienen que venir de un trabajo ya avanzado, y creo que si en un sitio hemos demostrado que podemos trabajar juntas las fuerzas de la izquierda es en Rivas.

 

Otras noticias:

Janette Novo (PP): «El Gobierno de Rivas Vaciamadrid no es fiable»

Jorge Badorrey (Ciudadanos Rivas): «Si los servicios que necesitamos no llegan, la paralización de Rivas no puede ser infinita»

Mónica Carazo (PSOE Rivas): «Exigir a la Comunidad que atienda las necesidades de Rivas no es confrontar»

José Alfaro (IU-Equo-Más Madrid): «Rivas necesita más espacios de encuentro para la gente»

Aída Castillejo, alcaldesa de Rivas: «Queremos que el próximo plan urbanístico sea el definitivo y cierre la ciudad»

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!