¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
José Alfaro, frente al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

José Alfaro, frente al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid (foto: Diario de Rivas)

José Luis Alfaro es, desde el pasado mes de julio, portavoz de IU-Equo-Más Madrid en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid. Una responsabilidad que desempeña desde que Aída Castillejo accedió a la Alcaldía, tras la renuncia de Pedro del Cura, y que compagina con su labor como coordinador del área de Ciudadanía, delegado de Educación, Infancia y Juventud y concejal del barrio Oeste. Diario de Rivas continúa con esta entrevista el repaso a la actualidad del municipio de la mano de los representantes políticos en el Consistorio.

Banner Guisos con Recuerdos Ayto
Banner Ayuntamiento abril 2022
Somallao Día de la Madre

Desde la toma de posesión de Aída Castillejo como alcaldesa, usted ejerce de portavoz de IU-Equo-Más Madrid. ¿Qué ha supuesto el cambio en la alcaldía del pasado mes de julio?

Hay que recordar lo que Pedro del Cura ha representado para la organización, la ciudad, el grupo municipal… Hay que reconocer su trabajo por esta ciudad y cómo hemos aprendido, quienes hemos desempeñado responsabilidades de gobierno, de cómo hay que ejercer la política y la representación de los vecinos y vecinas. La compañera Aída, la alcaldesa, tiene una larga experiencia en gestión de la ciudad y un conocimiento muy importante de la ciudad y del Ayuntamiento desde diferentes áreas. Y en lo que tiene que ver con nuestro grupo, hay una línea de trabajo y un programa de gobierno y de gestión que tiene su continuidad. IU lleva formando parte del gobierno de Rivas 30 años; hay una trayectoria avalada.

Estamos enfilando los últimos meses de legislatura. Aunque la alcaldesa ya marcó los objetivos en la entrevista publicada recientemente por Diario de Rivas, por parte de IU-Equo-Más Madrid, ¿cómo se plantean esta labor que queda por hacer?

El reto más importante es el de sentar las bases del Rivas del futuro. Durante este mandato hemos hecho una buena gestión, y este es un ayuntamiento con las cuentas muy saneadas. Hemos sabido adaptarnos, y con las circunstancias difíciles de esta legislatura, sin alterar nuestra hoja de ruta y manteniendo la calidad de los servicios públicos. Pero la parte más importante, que estamos configurando ahora, es llevar a cabo todas estas inversiones, fruto del trabajo técnico y político y con la ayuda de los fondos europeos que nos están llegando a Rivas. Tenemos un semestre con bastantes actuaciones que tienen que ver con la transformación de ciudad, y la parte más relevante es sentar las bases del Rivas del futuro. Algo que comenzó con el ‘Rivas, párate a pensar’ y que el año pasado pusimos en marcha, ahora se trabaja en el análisis de más de 600 propuestas de nuestros vecinos y vecinas. Es un reto en el que nos encontramos todas las ciudades; el Covid nos ha cambiado la visión de cómo queremos vivirlas, nos hace demandar más espacio público para los peatones y socializar. Teníamos una configuración de ciudad, sobre el mapa, frente a unas demandas que estaban cambiando. Y en ese punto decidimos abrir ese proceso de transformación. Es el reto más importante que tendremos en el próximo período.

¿Va a dar tiempo, de aquí a mayo, a dibujar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU)?

Es en lo que se está trabajando. Esa es la parte técnica, con un equipo de urbanistas cualificados, que nos tienen que dar el resultado de esa fase participativo de propuestas para transformar la ciudad, y con qué herramientas urbanísticas, legales, plazos… Durante esta legislatura se ha hecho un trabajo importante de inversión en la ciudad y de consolidación de servicios públicos, pero también de adaptación a la nueva realidad y de pararnos a pensar cómo queremos que sea Rivas en los próximos años, y también a medio y largo plazo. Estamos en ese punto y dentro de 20 años, cuando miremos hacia atrás, veremos que la ciudad se terminó de configurar en este momento.

IU-Equo-Más Madrid es una de las organizaciones que realizaron aportaciones para el nuevo modelo de ciudad. ¿Cómo quieren que sea el Rivas del futuro?

Sobre todo, el proyecto de hacer la ciudad más para las personas. Ciudad con espacios de encuentro y peatonales, ciudad que cuide a la gente. Tenemos que pensar en una ciudad donde la gente se conozca, se reúna, participe, la disfrute… Rivas no puede ser una ciudad basada solo en el modelo de residencia: yo vivo en Rivas, voy a trabajar, vuelvo y me quedo en mi casa. Hay que ir más allá, y para eso tenemos que crear las condiciones para que la gente se encuentre. Lo que estamos trabajando en los últimos tiempos, muy alineados con la transformación de ciudades, que además no es un concepto exclusivo de Rivas sino global, con la agenda 2030 y la agenda urbana. Cuando hablamos de que la gente viva bien en su ciudad, los espacios físicos son claves; cuando hablamos de que los vecinos o vecinas no se conocen, el urbanismo no es algo inocuo, sino que determina cómo las personas nos relacionamos. Por ejemplo, que los niños y niñas puedan ir andando al colegio de manera autónoma, con lo que supone eso para su desarrollo personal; o si prima el servicio público, que llega a todo el mundo, y no el privado. Desde el Ayuntamiento se tiene que favorecer la creación de esos espacios para unas vidas mejores, más saludables, más de encuentro y de relacionarnos y de pensar en todos y en todas, sin estar sometidas solamente a la lógica del mercado y del trabajo. Las ciudades no tienen que estar hechas para que las personas que van a trabajar luego tengan dónde dormir, sino para que la gente trabaje y haya desarrollo económico pero también viva, y no sea solo un elemento de producción.

Una de las críticas que se han lanzado es que IU lleva 30 años en el gobierno de la ciudad, que se ha configurado recientemente, y Rivas Vaciamadrid tiene muchos elementos de ciudad dormitorio…

Tampoco creo que eso sea así. Rivas es una ciudad atractiva para vivir y se diferencia de otras de las que sí podemos decir que son ciudades dormitorio. Rivas cuenta con muchos servicios públicos, muchas zonas verdes, vida cultural, educativa, deportiva… No estoy de acuerdo con eso. Lo que estamos haciendo es un proceso de mejora y de autocrítica, para ver qué se puede mejorar para tener más espacio para la gente. Yo no cuestiono la configuración de Rivas, porque podemos sentirnos orgullosos y orgullosas de la ciudad en la que vivimos, y eso lo demuestra el atractivo que tiene y el crecimiento de la población.

¿Y cómo se mejora esta ciudad?

Dando más espacios para que la gente se encuentre. Y en estos años hemos aplicado ya medidas para que esto se pueda producir. Por ejemplo, toda la intervención que hemos hecho en Covibar, y que ahora vamos a continuar, iba en esa línea. También lo que se ha hecho en el casco urbano, en Rivas pueblo, ganando espacio para las personas y quitándolo al tráfico, al ruido y a otras cuestiones que no son agradables para generar esos espacios de encuentro. Eso es una medida concreta y bastante visible. Por otro lado, lo que hemos hecho con el plan de movilidad escolar sostenible: algo que veíamos necesario, y además con una normativa que nos obligaba a poner en marcha zonas de bajas emisiones en las ciudades. Pensamos que el sitio donde primero había que hacerlo era donde estaba nuestra infancia, la parte más vulnerable, y en el aspecto educativo, que siempre me gusta mucho destacarlo. La educación no es solo la escuela, sino que el aprendizaje se hace en toda la ciudad. Y decidimos que había que ganar espacio para que las familias disfruten del entorno escolar. Así es como se hace. Y las propuestas que han salido del ‘Rivas, párate a pensar’ van encaminadas en esa dirección. Lo vemos en los presupuestos participativos, donde la demanda ciudadana suele centrarse en pedir más parques infantiles, más zonas de juegos al aire libre, espacios cubiertos para poder estar en la calle y jugar… La identificación que hicimos de estas necesidades estaba muy alineada con estas demandas ciudadanas.

También se había apostado hace años por los caminos escolares. ¿Se ha abandonado esa iniciativa?

No, no. Los caminos escolares ya hace bastantes años que se ofertan a los centros, y algunos, como Los Almendros o Victoria Kent, han sido muy activos. Es un programa que requiere la participación de las familias y que estos años, con la pandemia, ha sido más difícil ponerlo en práctica. Pero teníamos una dificultad. Los caminos escolares están pensados para una movilidad más sostenible, pero también para reforzar la autonomía del alumnado: todas y todos recordamos cómo de pequeños íbamos caminando al colegio, pero no nos encontrábamos con los elementos de riesgo que ahora existen. Ahora, en un camino escolar, el elemento de mayor dificultad es que los entornos escolares están tomados por los coches. Esto, desde este año, está mejorando mucho, porque cada vez hay más niños y niñas que van caminando al colegio, y el haber hecho los entornos de los colegios más seguros, sin que haya coches en doble fila, etcétera, facilita que se pueda ir caminando al colegio.

Estamos cerca de los 100.000 habitantes…

Todavía no: son unos 97.000. Y en vista de ese crecimiento de ciudad, estamos abocándonos al cierre. Tenemos el Parque Regional del Sureste, tenemos la A-3… Hay que terminar de definir cuál es el tamaño final de población que tendrá nuestra ciudad. Eso está en el proceso del Párate a pensar: ver cuál es el límite de población que tendrá Rivas, y que esto esté acompasado con los servicios que debe tener la ciudadanía, como centros de salud, colegios, transporte eficiente… Y ahí se terminará de definir cómo será Rivas, tanto en lo que se refiere al tamaño de su población como en la definición de los espacios, creándolos o transformando los que ya tenemos.

Mientras tanto siguen paralizadas las licencias urbanísticas de obra nueva residencial. En noviembre se cumplirá un año desde que están congeladas en toda la ciudad

Estamos estudiándolo y noviembre es cuando se cumple el plazo establecido, con lo que antes de noviembre, con los informes y las propuestas, se tomará la decisión con las propuestas que están trabajando los urbanistas.

La paralización de licencias fue tomada de manera compartida por el gobierno, formado por IU-Equo-Más Madrid, PSOE y Podemos…

Sí, claro, fue una decisión compartida y avalada por el proceso de participación ciudadana. Nunca habíamos tenido un proceso con tanta participación, más de 13.000 personas, y más del 80% de quienes se pronunciaron estuvieron a favor. Creímos conveniente hacerla porque esas decisiones tan importantes, de ciudad, queríamos tomarla conociendo la opinión de la ciudadanía.

El grupo municipal de IU-Equo-Más Madrid insiste a diario en demandar a la Comunidad de Madrid infraestructuras sanitarias, educativas… Les han acusado de buscar la confrontación con el Gobierno regional.

Nosotros estamos concentrados en resolver los problemas de la ciudad. En lo que tiene que ver con nuestra responsabilidad y competencias trabajamos en el gobierno para atenderlas. Pero hay otras que no son nuestras y que afectan mucho a la vida de los vecinos y vecinas. Hay cuestiones que no son competencias, pero sí son incumbencias, como diría algún exalcalde de la ciudad. Si un niño o niña no puede ser escolarizado en un instituto o colegio cercano, ¿qué cuestión hay más relevante que esa? Si vamos al centro de salud y tenemos que esperar dos o tres semanas a que nos atiendan, o para una urgencia sencilla tienes que irte al Hospital del Sureste en Arganda, o si el Metro va como va, no se refuerzan las frecuencias de trenes ni los vagones, eso nos preocupa, y parte de nuestra responsabilidad es exigir a quien competa que se resuelvan esos problemas. Nosotros no estamos por el enfrentamiento, y eso se ha demostrado de sobra. Yo he ejercido como concejal de Educación y hemos llegado a acuerdos con la Comunidad de Madrid para la construcción del CEIPSO La Luna. Ellos compartieron la decisión, llegamos a un acuerdo, lo construimos… Y con el centro de salud, se les ha ofrecido lo mismo: un convenio, porque identificamos que eso es una necesidad, para que con el dinero de nuestros vecinos y vecinas se adelante la construcción de algo tan necesario como un centro de salud. Con los colegios e institutos ocurre lo mismo. No es la demanda porque sí: aquí estamos para colaborar como institución. El año pasado destinamos 3 millones de euros de los presupuestos municipales para empezar la construcción del colegio Mercedes Vera. Acordamos un convenio en términos similares a los del CEIPSO La Luna. Llegamos a un acuerdo para aprobarlo nosotros en Junta de Gobierno Local y luego remitírselo. Y después de meses, nos dijeron que lo iban a hacer ellos. Estamos en 2022, el centro no está construido y el alumnado está en barracones, que no son las mejores condiciones. Con el instituto ocurre lo mismo: si tenemos capacidad, y este ayuntamiento está saneado económicamente, y qué cosa más importante que servicios como la educación o la sanidad nuestros vecinos los tengan. Quiero recordar que las parcelas del IES Margarita Salas y el colegio Mercedes Vera están puestas a disposición desde 2018, previo acuerdo con la Comunidad de Madrid, que las vio, nos dijo que eran óptimas y nos pidió que las pusiéramos a disposición para empezar al año siguiente con la construcción. Cuando llegamos a esta situación, hay que denunciarlo, porque las familias lo demandan; y tampoco pueden tener los centros de salud con ese grado de saturación.

José Alfaro, frente al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

José Alfaro, frente al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid (foto: Diario de Rivas)

Las obras del enlace con la M-50 marchan según los plazos previstos, según recalcó la alcaldesa, Aída Castillejo. Sin embargo, otros proyectos, como el cubrimiento de las vías del Metro, que se plantearon de cara a esta legislatura, no han comenzado todavía.

Por nuestra parte ha habido avances: se hizo un concurso de ideas y se redactó el proyecto Horizonte, lo cual no es algo menor. Evidentemente, este proyecto requiere una financiación mayor, más de lo que Rivas puede asumir en solitario. Es una obra de gran envergadura, que tiene que ver con la agenda urbana, cuyo protocolo ya está firmado con el Mitma para que Rivas pueda acceder a los fondos de transformación europeos y estatales. Este proyecto tiene que ver con la cuarta estación de Metro y con el cubrimiento de las vías de un servicio que gestiona la Comunidad de Madrid. Esa cuarta estación está incluida en el proyecto y Rivas va haciendo su tarea.

Se va a construir antes la estación de Metro de Los Berrocales y Ahijones

Esperemos que eso suponga alguna mejora en el servicio de TFM, pero se va a hacer rápidamente una estación ahí cuando, para la de José Saramago en Rivas, ya hay una parcela puesta a disposición, ya es una necesidad. Esperamos que la Comunidad también se acuerde de Rivas con la mejora de esta línea, la nueva estación de Metro, el cubrimiento de las vías, la mejora de las frecuencias y poner más vagones. Y Rivas ya ha adelantado trabajo y ha puesto dinero para ello; ha hecho el proyecto y todo el trabajo previo necesario para ponernos en marcha.

Acaba de producirse una polémica con la pérdida de un arma de la Policía Local. Ustedes votaron en contra de crear una comisión de investigación, tal y como pedía parte de la oposición

Lo más importante es que ese arma aparezca. Ya hay una investigación abierta por parte de Guardia Civil. También hay una información reservada, un trabajo interno que nos ha arrojado elementos de mejora de esos procedimientos de custodia de armas para evitar que esto vuelva a suceder. Lo importante es que Guardia Civil avance con la investigación para ver qué ha sucedido.

Otro de los caballos de batalla de la legislatura ha sido la seguridad ciudadana. Los datos del balance de criminalidad, los conflictos en la Policía Local… ¿Creen que hay margen de mejora?

Somos una ciudad grande, de unas dimensiones que ya requiere que cuente con Policía Nacional, y el Ayuntamiento ya puso a disposición una parcela para crear la comisaría. Eso sería un refuerzo importante en la seguridad ciudadana, que no olvidemos que es competencia de la Delegación del Gobierno.

¿Se sabe algo de ese proyecto de la comisaría de Policía Nacional?

No tengo noticias al respecto, pero quiero reconocer el trabajo que hace nuestra Policía Local y la Guardia Civil. Tengamos en cuenta que el puesto de Guardia Civil da servicio a toda la comarca; en su momento identificamos que nuestro municipio ya debería contar con una comisaría de Policía Nacional, lo que conllevaría un incremento de efectivos destinados específicamente a seguridad ciudadana, que, reitero, es competencia de Delegación del Gobierno. Ahora ha habido un aumento del número de policías locales, teniendo en cuenta el límite de crecimiento de plantilla establecido desde la Ley Montoro, no solo en Policía Local sino en todos los servicios. Y no es lógico: hay ayuntamientos que pueden tener dificultades económicas, pero este no es el caso del Ayuntamiento de Rivas, y no puede ser que no se nos permita crecer cuando nuestra población sí lo ha hecho. Tenemos la plantilla de Policía Local como si nos restáramos la población equivalente a Mejorada del Campo, y eso se nota en el conjunto de los servicios municipales, no solo en Policía Local.

En las encuestas de evaluación de servicios públicos, las bibliotecas o el deporte suelen estar muy bien valorados. Entre las preocupaciones ciudadanas aparecen, sin embargo, y además de temas que son competencia de otras administraciones, asuntos municipales relacionados con la limpieza o el mantenimiento de la ciudad…

No tengo competencias en el marco de Rivamadrid, nuestra empresa municipal de servicios, cuya labor hay que poner en valor y demuestra que con una empresa 100% pública se pueden hacer las cosas de manera económica y eficiente, incluso mejor que en otras ciudades donde se opta por la privatización. Yo sí he sido concejal de Mantenimiento, y es verdad que nuestra ciudad crece. Ahora se va a acometer el plan de asfaltado, va a haber una transformación importante con los nuevos carriles bici, también con la accesibilidad teniendo aceras más anchas y pasos de peatones para todos. Y se ha hecho una labor por parte de Mantenimiento que a veces no se valora lo suficiente; también en lo que tiene que ver con los centros educativos, como prioridad, y también y resto de edificios públicos, que gestiona esta concejalía. En Rivas los vecinos y vecinas se preocupan mucho de cómo es su ciudad, su calle, su barrio, y yo, como concejal además del barrio Oeste, he vivido cómo la gente se queja de cómo está una acera o elemento, pero también propone medidas concretas para mejorarlo. Y se juntan los vecinos y vecinas, y hacen propuestas…

Como la que les han lanzado residentes del paseo de las Provincias…

Sí, estuve con ellos hace poco. Nos trasladaron una propuesta hace unos meses, que se ha incorporado y se está trabajando en el marco del proceso del ‘Párate a pensar’, y a mí me parece muy interesante: generar un espacio de paseo en una zona por la que pasan muchos coches. Y va muy en la línea de lo que hablábamos antes, de transformación urbana y de cómo los vecinos y vecinas demandamos otras cosas para nuestra ciudad.

Usted es el concejal del barrio Oeste de Rivas Vaciamadrid desde hace muchos años.

Es un barrio que tiene ciertas diferencias con otros barrios de la ciudad. Tiene tres zonas diferenciadas: la que lleva más años, que es Covibar y Pablo Iglesias, en contraste con La Partija o el barrio de la Luna, y bastante densidad de población.

Y como concejal de barrio Oeste, y exconcejal de Mantenimiento, ¿cuáles son las principales demandas que recibe por parte de la ciudadanía?

Hay una cuestión física cercana: queremos más espacio, aceras más anchas, más parques, sobre todo en las zonas como la Luna… Y otras cuestiones que tienen que ver con necesidades importantes: más centros educativos públicos, que son una demanda clara, y más centros sanitarios, y así lo vemos con las movilizaciones. También felicito a las plataformas que llevan un tiempo trabajando con la emergencia educativa y la sanidad. Sobre todo son familias que vienen a su nuevo barrio y tienen que desplazarse a otras zonas de la ciudad, a centros de salud saturados, para ver a su médico, pediatra… El personal sanitario hace un esfuerzo increíble, pero la realidad es la que es. Y luego, otra demanda es sobre el transporte. Tenemos el Metro, pero debe ser más fluido: no podemos estar 15 minutos en Puerta de Arganda esperando a que venga un Metro a Rivas. No tiene sentido. La comunicación con Madrid, también: el enlace con la M-50 va a suponer un cambio, porque la A-3 ya viene saturada por los desarrollos en Arganda y la comarca del Sureste. Como Ayuntamiento, hemos tenido que ser quienes tiremos del carro en esto. Eso también va a aliviar de tráfico otras zonas como Covibar, de salida hacia Madrid. Hay que buscar otras vías para salir de la ciudad.

En esta legislatura, IU-Equo-Más Madrid gobernó en solitario durante los primeros días, y enseguida llegó el acuerdo con Podemos. En julio de 2020 se incorporó el PSOE al gobierno de la ciudad. ¿Ha supuesto esto un antes y un después?

Desde el punto de vista interno, estamos llevando muy bien la gestión del equipo de gobierno. Cada concejalía, y cada grupo municipal, tiene sus peculiaridades, pero siempre es mucho más lo que nos une, y en ese sentido Rivas es una referencia de cómo las fuerzas de progreso unidas funcionan en favor del interés general. Rivas es una referencia de cómo las fuerzas progresistas suman.

¿A pesar de las diferencias?

Siempre hay visiones que no son idénticas. IU-Equo-Más Madrid no siempre tenemos la misma visión que el PSOE, pero eso no quita para que tengamos una experiencia leal y positiva en el gobierno.

¿La intención es que este pacto de gobierno ‘a tres’ dure hasta el final de la legislatura?

No hay ninguna cuestión que ponga eso en duda en este momento.

La legislatura ha estado marcada por la pandemia del Covid, Filomena, y ahora la guerra en Ucrania, la inflación…

Hemos tenido una legislatura complicada, sí.

¿Notan desgaste de cara a la recta final?

Al contrario. Nos encontramos en un momento muy ilusionante, de reto de ciudad y de cara al futuro. De cómo queremos que sea la ciudad a corto, medio y largo plazo. Por nuestra parte, lo que existe es ilusión de poder seguir trabajando por Rivas.

¿Cree que van a poder repetir el resultado electoral que cosecharon en 2019?

Eso lo dirá la ciudadanía cuando llegue el momento del examen en el mes de mayo. Si me preguntan, creo que hemos hecho un buen trabajo, realizado de manera conjunta en el equipo de gobierno, y con mucha ilusión por seguir trabajando por Rivas y mejorar esta ciudad que tanto gusta.

Otras noticias:

Aída Castillejo, alcaldesa de Rivas: «Queremos que el próximo plan urbanístico sea el definitivo y cierre la ciudad»

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!