¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Lucía Causo, candidata de Rivas Puede a la Alcaldía de Rivas

Lucía Causo, candidata de Rivas Puede a la Alcaldía de Rivas (©Diario de Rivas)

Lucía Causo (Gijón, 1975) es la candidata de Rivas Puede a la alcaldía de Rivas Vaciamadrid. Vecina de la ciudad desde hace una década, esta abogada lidera la organización política ripense desde hace unos meses, cuando, a raíz del conflicto surgido entre personas del círculo y el grupo de concejales, Rivas Puede se desvinculó completamente de Podemos, tomando desde entonces cada una de estas organizaciones caminos diferentes. Asegura que su candidatura persigue un «cambio real» frente al gobierno de IU que se encuentra desde hace años al frente de la ciudad, un cambio cuyas claves desgrana para Diario de Rivas en esta entrevista.

¿Cuál es su motivación para presentarse como candidata a la Alcaldía de Rivas Vaciamadrid?
Desde el inicio de Rivas Puede, hace cuatro años, formo parte del equipo que constituyó el partido, y trabajé en la coordinadora. Cuando decidimos presentarnos a estas elecciones y convocamos primarias, mis compañeros y compañeras me animaron y decidí presentarme. El deseo de cambio en la asamblea era muy grande, y el mío también, porque vivo en Rivas desde hace 10 años y veo cosas que son muy, muy mejorables. Y a medida que pasa el tiempo veo que continúan los mismos problemas, las mismas dificultades, a veces si cabe mayores aún. Y Rivas, tal y como se refleja en los medios, como un referente para la izquierda, cuando estás dentro y lo conoces a fondo te das cuenta de que no es así. Es una ciudad que tiene muchos problemas, precisamente para quienes no tienen recursos muy elevados; es una ciudad que expulsa a personas con rentas bajas, y creo que deben cambiarse muchas cosas, y quien está ahora no lo está haciendo. Me presento porque tengo ganas de cambiar el municipio.

En estas elecciones se presentan Podemos, por un lado, y Rivas Puede por otro. ¿Por qué ha ocurrido esto, desde su punto de vista?
Eso vamos a tratar de explicarlo mejor en la campaña, porque ahora mismo hay tres candidaturas cuando supuestamente iba a haber una o dos. Rivas Puede y Podemos tuvieron una andadura conjunta hasta hace prácticamente un año, cuando empezó a haber discrepancias con los concejales que estaban en el gobierno de la ciudad. A partir de ahí, en Rivas Puede se conformó una nueva directiva, que junto a la militancia tenía claro que había que trabajar por un cambio en la ciudad, y veíamos que los concejales del Ayuntamiento lo que hacían era seguir las políticas de Izquierda Unida. Ellos pasaron a autodenominarse Podemos y nosotros continuamos como Rivas Puede. Hay una candidatura diferente porque así lo decidió la asamblea de Rivas Puede y porque consideramos que ahora mismo Podemos es más de lo mismo de Izquierda Unida-Equo-Más Madrid. Nosotros decidimos continuar por el camino de Rivas Puede y posteriormente, pero eso ya no depende de nosotros, fue cuando supimos que IU y Podemos iban separados, porque al principio se planteaba una candidatura conjunta de ambas. La asamblea nunca estuvo de acuerdo con esa decisión, porque nosotros lo que queremos es cambiar lo que hay ahora mismo en el Ayuntamiento.

Algunas de las personas que se presentan ahora en la candidatura de Rivas Puede formaron parte de una lista que se presentó a las primarias de Podemos el pasado mes de junio.
Ahí hubo otro desencanto. El secretario general que salió elegido en Podemos no había trabajado en el círculo; nadie le conocía, e incluso fue en las listas de Somos Rivas en 2015. Se presentaban otras dos candidaturas que, a pesar de sus diferencias, sí formaban parte del Círculo de Podemos; pero esta persona ganó la secretaría general y desapareció el círculo. Hasta entonces nosotros habíamos trabajado de forma conjunta, pero a partir de ese momento la separación fue total. La gente de Rivas Puede, y mucha gente de Podemos, no le ha reconocido nunca.

Las personas que conforman la candidatura de Rivas Puede han sido muy críticas con el Gobierno de la ciudad, especialmente con las áreas a cuyo frente se encuentran las personas que fueron elegidas en sus propias listas en 2015. ¿Por qué han centrado las críticas en estas concejalías, y no en las demás?
Quizá la decisión más trascendental y el detonante de todo ha sido el asunto del polideportivo del barrio de la Luna, y casualmente la concejala de Deportes es Vanessa Millán, antes de Rivas Puede y ahora no adscrita. Tampoco creemos que ella haya sido la responsable de cómo se gestó esa decisión; lo que pasa es que le pedimos explicaciones a ella porque era nuestra concejala, porque creemos que debería habernos consultado. Creemos que tendría que haberse hecho una consulta no solo con nosotros, sino con la ciudadanía, para que opinase si quería hipotecar a 40 años un suelo público. En movilidad y transportes ha habido desacuerdos, aunque este tema es más complicado; creemos que hay que aumentar el presupuesto municipal para transporte, al margen de seguir reclamando a la Comunidad de Madrid la mejora del Metro. Con recursos humanos, nos consta que los sindicatos han tenido bastantes desencuentros. La política de personal no ha cambiado, ni se ha reducido el gasto en personal eventual. Por eso, cuando llevamos en el programa algo tan claro como acercar los cargos de confianza a cero, reorganizar la estructura, conseguir un clima laboral positivo, y luego te llega a través de los sindicatos que no solo no ha cambiado nada, sino que puede haber ido a peor, eso es objeto de crítica.

¿Cuáles son los principales aspectos que, a su juicio, deberían mejorar en Rivas?
Creemos que habría que hacer una reorganización del gasto y la contratación, porque eso va a tener impacto en el funcionamiento en general. Por ejemplo, en ‘smart city’, que no sabemos muy bien lo que es, se gastan 2,5 millones, y la ciudad no tiene nada de inteligente: la web está obsoleta y es imposible encontrar nada o, si lo encuentras, tiene un manejo bastante complicado; además hay poca transparencia. Cuando quieres buscar información, por ejemplo sobre lo que hacen los concejales en el día a día o sobre los contratos de manera clara y concreta, es muy difícil. Y eso es una queja general que se puede ver en las redes cuando la gente interactúa. Respecto a la seguridad, la Policía Local se queja de que hay pocos efectivos; cuando uno pasea por Rivas, se da cuenta de que, con la extensión que tiene, hay muy poca presencia policial. A mí eso siempre me sorprendió, y ahora parece que, en efecto, era así, porque lo están reivindicando los sindicatos policiales. También queremos que se restaure la unidad canina, porque se desmanteló en 2017 y hacían una gran labor.

¿Cómo abordarían la concejalía de Hacienda?
Habría que conseguir que el gasto se distribuyera mejor en todas las concejalías, porque en algunas está muy desproporcionado. A lo mejor, si se hace esa reestructuración de gastos, se puede bajar el IBI, porque es uno de los más caros de la Comunidad de Madrid.

Desde el Gobierno municipal aseguran que no hay mucho margen, ya que está determinado por el valor catastral.
El tipo se puede bajar; no es el más bajo que hay. Parece que el valor catastral, en general, es alto en Rivas, e influye en el IBI que resulta. No voy a negar que esto es difícil y no se puede prometer una reducción significativa, pero si hay una reducción de gastos adecuada sí se podría estudiar. Hacerlo de manera efectiva sería lo ideal, pero por lo menos queremos acometer un estudio para redistribuir las partidas presupuestarias y reducir el gasto en Rivas. 

¿Dónde ve ese margen para reducir gasto en Rivas?
En personal, no el funcionariado, sino en cargos de confianza eventuales. En tema de tecnología y ‘smart city’ es muy difícil saber en qué se está gastando, así que por lo menos habría que hacer una auditoría para verlo. Hay proyectos como Rivas 2020 que entiendo que pueden tener su utilidad y haber dado resultados, pero tampoco tenemos un informe exhaustivo de qué beneficios ha reportado a la ciudad, y nos consta que hay muchas personas dedicadas a promocionar este proyecto. Y la realidad es que a las pequeñas y medianas empresas les cuesta mucho instalarse en Rivas, y vienen empresas muy grandes, como Sediasa, cuyo beneficio en trabajadores que residan en Rivas no sabemos cuál es. Y vemos, además, que el alcalde siempre se reúne con empresarios de grandes compañías y las pymes están abandonadas. Por ejemplo, no existe la opción de contar con un espacio de ‘coworking’; y hay otras ciudades cercanas que cuentan con esta posibilidad y tienen lista de espera. No hay apoyo para los proyectos empresariales que se inician, y a Rivas 2020 se dedican unos recursos que no se sabe en qué se traducen.

Otra de las reivindicaciones es la residencia pública de mayores…
Sí; entiendo que la cesión se la parcela se resolvió por un acuerdo del pleno, pero luego he leído que la Comunidad de Madrid la había devuelto. Eso es preocupante; no pueden estar como en un partido de tenis. Habrá que entenderse y solicitarlo donde sea, porque esto es competencia de la Comunidad de Madrid. A lo mejor puede hacerse con dinero del Ayuntamiento, como se hizo con los colegios, pero estamos sometidos a unos techos de gasto, así que no es tan fácil. Habrá que pelearlo de manera seria, no haciendo política únicamente de protesta, sino sentarse de verdad y conseguir una hoja de ruta para llevarla a cabo.

Lucía Causo

¿Qué modelo urbanístico y de ciudad propone Rivas Puede?
Proponemos que el modelo de ciudad se realice de forma más participativa, porque ahora mismo nos enteramos por la prensa de usos a los que se van a dedicar determinadas parcelas, por ejemplo, a superficies comerciales. Abogamos por un modelo de ciudad más concentrado y en el que se favorezca la movilidad. Ahora mismo, lo que se está haciendo en la zona centro es combinar edificios en altura con unifamiliares. A priori, eso me parece muy caótico. Hay que tener un modelo claro; si es en altura, en altura, y si es unifamiliar, unifamiliar. Además, planear un centro comercial cuando en Rivas ya hay tres o cuatro implica que no hay un plan de ciudad, sino que es fruto de la improvisación. Se va aprobando en los plenos o cuando toca teniendo en cuenta las ofertas de los constructores, pero no se aplica un criterio común.

¿Y qué criterio debería aplicarse?
Un criterio más sostenible, porque tenemos una ciudad con unas distancias enormes, y que concentre más las edificaciones para que hubiera más movilidad; y que fomente el pequeño comercio para que no haya tantos centros comerciales; y que se proyecten zonas verdes para cada área, porque también se está construyendo mucho, pero las zonas verdes siguen siendo las mismas. Debería organizarse en conjunto, de manera integral.

En el penúltimo pleno se aprobó por unanimidad una moción que pedía, entre otras cosas, que se soterren las vías del Metro (TFM) y se cree un pasillo verde.
Eso tendría que haberse hecho hace mucho. Las personas que viven cerca, y sobre todo a raíz de la ampliación de horarios, se quejan del ruido, y ese proyecto parece que estaba ahí hace quince o veinte años. Por supuesto que me parece bien, pero que no se quede en una declaración política; hay que asignarle recursos porque eso es una obra de mucha envergadura. Y, por supuesto, esa es una tendencia que deben tener las ciudades, porque Rivas está ‘partido’ precisamente por esas vías del Metro. Queremos se haga, que no sea una simple declaración en el Pleno; pero si no se ha hecho en quince años, está un poco complicado.

¿Cuáles serían sus prioridades en caso de llegar a la Alcaldía?
Lo primero es la movilidad y el acceso a la ciudad, la famosa reivindicación del acceso a la M-50. Con “movilidad” me refiero a que el transporte sea más efectivo. Se ha hecho una remodelación de los autobuses ahora, pero parece que sigue siendo necesario incrementarlo. Yo uso mucho el transporte público, aunque el Metro lo han reforzado, parece que se tarda mucho en llegar a Madrid. Lo ideal sería tener un Cercanías, pero parece que eso también es complicado, así que lo que está en nuestra mano como ayuntamiento es incrementar el presupuesto en transporte.

¿Y en qué invertiría ese incremento?
En dotar la ciudad de más líneas internas que comuniquen Rivas, porque el problema que hay ahora es que Rivas es muy extenso; los autobuses tienen que racionalizar sus recorridos y van haciendo muchas paradas. Yo lo sé además porque tomo el autobús para ir a Madrid. Dentro de Rivas se tarda casi lo mismo en recorrer las paradas que realiza el autobús que después en el trayecto hacia Madrid. Si conseguimos que sea más fluido y comunique bien, será más fácil llegar a un punto donde te puedas trasladar a Madrid; e incrementar las frecuencias.

¿Qué otras prioridades plantean desde Rivas Puede?
El tema de la M-50 es muy importante también, pero entiendo que se está trabajando en él y que habrá que seguir en ello. Hay que revisar también el estado de las calles. En los últimos meses parece que se ha hecho algún arreglo pero hay zonas que siguen abandonadas, y el asfalto está como está. En Covibar se han remodelado algunas partes, pero si uno se da una vuelta por las calles aledañas, las aceras están hechas polvo; se han hecho una remodelación de una calle, pero no una integral. También hay que revisar el tema de la limpieza; creemos que está bastante aceptable, pero también hay quejas. Rivamadrid tiene mucho personal y trabaja muy bien, pero, por alguna razón, muchas veces falla, porque la ciudad no está todo lo limpia que debería estar. También el tema de la vivienda es muy grave. La gente se está yendo de Rivas porque los alquileres están incrementándose. Leí el otro día que del mes de febrero al mes de marzo había subido el precio del alquiler un 10% en Rivas y yo sé de mucha gente que se ha ido a vivir a Arganda porque aquí no puedes alquilar una vivienda por menos de 500 euros. Tenemos una Empresa Municipal de Vivienda, y hay que utilizarla para construir más viviendas de alquiler.

¿Cree que eso es posible, dado el presupuesto municipal?
Yo creo que sí, o al menos hay que hacer que sea posible. Para eso estamos en política; quien va a asumir la gestión de un ayuntamiento tiene que tratar de llegar a ese objetivo y yo no veo que ahora eso sea una prioridad. Yo entiendo que la fórmula sería construir más vivienda de alquiler, porque ahora se destinan a la venta. Habría que destinar esas viviendas a alquiler asequible, porque 450 o 500 euros, que es lo que está cobrando la EMV, puede parecer poco dinero, pero una familia con dificultades no lo puede pagar. O una persona sola, tampoco, con los sueldos que hay ahora.

Durante la presentación de su candidatura incidieron en que el medio ambiente iba a ser uno de los ejes de su programa. ¿Qué proponen en esta materia?
Está el tema de la incineradora; hay que denunciar los olores. Y luego tenemos que desarrollar un plan de coordinación con Madrid, porque es muy flojo; sigue habiendo vertidos ilegales. No hay más que darse un paseo por determinadas zonas de Rivas, sobre todo el oeste. 

Ese problema ha estado ligado a la Cañada Real, ya que es en su entorno donde se producen más vertidos. ¿Qué opinan de los avances en torno al pacto que se han producido en esta legislatura?
Hemos estado debatiendo en nuestras sesiones sobre ello. En Rivas se ha firmado el Pacto de la Cañada y en principio habría que continuar con su cumplimiento. Por lo que sí abogamos es por que se estudie de manera individual cada caso, porque hay que tener en cuenta, por encima de todo, que ahí hay personas y que algunas llevan viviendo allí cuarenta años. Hay que abordar esta situación desde la perspectiva de los derechos humanos; desde el punto de vista urbanístico, por supuesto hay que tratar de que eso se convierta en un lugar mucho más habitable, cumpliendo el pacto, cuyo desarrollo tiene que conllevar un proceso justo donde se escuche a los agentes implicados y a las personas que viven allí.

Ustedes abogan por reducir los cargos de confianza en el Ayuntamiento, pero ¿con eso llegaría para llevar a cabo muchas de las iniciativas de las que habla? ¿Cómo garantizarían ingresos suficientes para el Ayuntamiento?
Evidentemente esa medida no sería suficiente. Hay un gasto también muy alto en licitación externa y creemos que habría que hacer un estudio ambicioso para ver qué es lo realmente necesario e imprescindible, y aquello que se puede suprimir; es decir, que se racionalice para que no haya duplicidades en contratación externa, que se lleva una cifra muy alta. Abogamos por la municipalización de servicios, lo que puede conllevar que el servicio se preste de manera más barata.

¿Por ejemplo?
Hay cosas que se pueden municipalizar y otras que no. Por ejemplo, en el caso de los socorristas de piscina podría hacerse un estudio. Yo entiendo que ahora no es posible, pero a medio y largo plazo habría que ver cómo podríamos tener un resultado para hacerlo, porque ahora mismo tienen unas condiciones muy precarias. Parece ser que hay un informe de Intervención, y eso es objetivo, que dice que ahora mismo eso no es posible, pero tiene que estar ahí como un objetivo por el que trabajar; si ahora no es posible, me imagino que no se permite por las limitaciones de gasto, pero es cierto que la situación, si se va liberando deuda, puede cambiar. Creemos que eso puede ser un punto importante.

¿Qué otros servicios se pueden municipalizar?
La EMV no es 100% municipal, porque aún hay un contrato para la venta, y se podría estudiar en un futuro cómo puede revertir por completo al Ayuntamiento. En cuanto al polideportivo nuevo, evidentemente ahí no podemos hacer nada, porque hay un contrato cerrado con la empresa que lo gestiona a 40 años.

¿Habría sido posible planear ese polideportivo 100% municipal, desde el principio, como han reclamado en numerosas ocasiones personas de su candidatura?
Sabemos por personas que conocen el caso que sí había un proyecto para construirlo por fases y que por lo menos el edificio, la infraestructura, fuera municipal. Otra cosa es que los trabajadores no fueran funcionarios o dependientes del Ayuntamiento sino que, como pasa en otros casos, se tuviera que gestionar en un principio como una contrata. Pero sí que se podía construir por fases y, aunque no estaría a disposición de la ciudadanía de una manera tan rápida, habría que esperar un poco más y el edificio y la estructura podrían ser municipales y no tener que esperar 40 años. El problema es que se ha apostado por esa como la única vía. Creemos y sabemos que habría sido posible otra vía.

Ustedes han planteado que esa decisión tan importante debía haberse sometido a consulta en el círculo (órgano de participación) de Rivas Puede. Si llegaran a gobernar, ¿someterían a consulta en este espacio este tipo de decisiones?
Sí. No solo al círculo de Rivas Puede; decisiones tan importantes deben ser consultadas. No sé la forma ni la dinámica, pero no solo en Rivas Puede; no somos un consejo de sabios, pero estas decisiones deberían ser trasladadas a la ciudadanía para que se pudiera manifestar; por ejemplo, si le interesaba o no tener un polideportivo de esta manera tan rápida, aunque ha pasado un año y pico y todavía no está construido.

Lucía Causo

Rivas cuenta con un Consejo de Ciudad y con consejos de participación sectoriales donde se debaten asuntos de distintos temas: mujer, deportes, educación, medio ambiente, movilidad… ¿No funcionan estos mecanismos de participación?
No. Cuando se va a un consejo de participación, hay muy poca gente. Un consejo de ciudad a lo mejor cuenta con 10 o 15 personas, como mucho 20. Y en muchos casos incluso son los propios concejales de la Corporación los que asisten, con lo que la presencia de la ciudadanía queda muy reducida. Para los presupuestos, por ejemplo, el consejo de ciudad que se celebró fue una mera traslación del presupuesto ya aprobado, sin posibilidad de preguntar o debatir. Desde Rivas Puede hay personas que asisten a los consejos y además las convocatorias cada vez están más reducidas; no son tantas como nos gustaría. Hay que apostar por los medios telemáticos, porque no hay ninguna forma de participar de manera telemática; eso habría que reforzarlo. Y el sistema que hay ahora, teniendo en cuenta que la gente tiene poco tiempo de por sí, no es lo suficientemente atractivo. Y se podría dinamizar más la actividad de los barrios.

¿Qué opina de los presupuestos participativos?
Lo primero, que las partidas son las migajas; el primer año fueron 150.000 y este año, que es electoral, son 300.000. Queremos que los presupuestos sean participativos desde el inicio, es decir, que para su elaboración se cuente, con ayuda de técnicos, con la participación de las personas y que tengan conocimiento de en qué se está invirtiendo su dinero. Y que luego haya una convocatoria para determinados proyectos que quedan fuera de la estructura general del presupuesto. La cantidad es ridícula y creemos que eso debe cambiar; que no sea aprobar el presupuesto y posteriormente sacar una convocatoria donde damos a la gente la posibilidad de participar.

¿Cuáles van a ser las líneas maestras de su programa electoral?
Hacemos hincapié en el residuo cero y el modelo de ciudad sostenible. Lo que defendemos es la elaboración de un plan municipal de gestión de residuos, basado en los postulados de residuos cero. Queremos que se cancele el convenio con Ecohispánica procediendo a su cierre, porque creemos que ha sido un fracaso y que no fomenta la reutilización ni el reciclaje. La recogida selectiva de materia orgánica y potenciar el tema del compostaje.

¿Cuál es, a su juicio, la diferencia fundamental que aporta Rivas Puede frente a otras candidaturas de izquierdas?
No hemos visto el programa de Podemos ni el de IU-Equo-Más Madrid pero, más que diferencias de programa, nosotros venimos a exigir que se cumpla el nuestro. Todas estas cosas que decimos que queremos cambiar son cosas que IU y Podemos no han cambiado mientras han estado gobernando. Creo que la ciudadanía va a encontrar en nuestro programa esas exigencias y esas diferencias, porque evidentemente no es un programa continuista, sino con propuestas que rompan la dinámica en la que se viene trabajando. Hablo en general, porque no podemos comparar cosas concretas, pero yo diría que la diferencia de nuestro programa es que vamos a romper con las dinámicas con las que se están trabajando y ellos no van a incluir.

¿Cuáles son sus expectativas de cara a las elecciones?
Es difícil de pronosticar, porque hay diez candidaturas y muchas se dan por primera vez. Rivas Puede no se presenta por primera vez, pero es difícil preverlo. No se pueden extrapolar los resultados de las generales en Rivas a las municipales. Queremos gobernar y, en caso de no hacerlo, ser decisivos para las políticas de izquierdas. Al haber tanto fraccionamiento, no sabemos cómo va a quedar el Pleno; pero eso nos afecta a todos por igual.

En caso de no tener mayoría, ¿les gustaría formar parte del gobierno?
Nuestra idea es gobernar, y si no, donde mejor podamos llevar a cabo el cambio que deseamos. Si la ciudad continúa con el mismo partido en el gobierno, ya habría que verlo.

¿Pactarían con IU-Equo-Más Madrid?
Para que lo hagamos tendría que haber un cambio muy significativo en las políticas que tienen. Rivas Puede lo que viene reivindicando es un cambio; por supuesto, que no sea un gobierno de derechas, pero al estar la ciudad gobernada por el mismo partido tantos años, venimos a conseguir un cambio. Lo de pactar, ahora mismo, no sabría decirlo; además dependemos de la asamblea. Pero tendríamos unas líneas rojas, unas exigencias de cambio y de aceptación de nuestro programa y unos modos de llevarlas a cabo bastante férreos. Además, tenemos la experiencia del pacto de Rivas Puede con IU que ha resultado en el gobierno de los últimos dos años y el resultado no ha sido positivo.

¿Cuáles serían esas líneas rojas que impondrían a quien quisiera pactar con Rivas Puede?
La derecha no parece que vaya a gobernar. Parece que va a haber un gobierno de izquierdas, la cuestión es cómo.

¿Pero hay algún partido con el que no pactarían, ya sea para gobernar o para apoyar el gobierno?
Lo que queremos es que se cumplan nuestras políticas. El partido que está gobernando está lejos de hacerlo. En política es un poco irresponsable decir “nunca” o “siempre”, pero el pacto está lejos si continúan las cosas como se hacen ahora. Por supuesto, todos podemos cambiar.

¿Y cuáles son esas exigencias imprescindibles?
Para nosotros es muy importante la despolitización de la organización del Ayuntamiento y de las empresas municipales, de organización por áreas y de la estructura. Creemos que esto debe revisarse para empezar a trabajar por ahí, y creemos que también tiene que haber auditorías de las empresas públicas para ver la organización del Ayuntamiento y de ambas. Es decir, línea roja sería que nada cambiase; si hablamos del partido al que le toque gobernar, tendría que tener un compromiso con las líneas generales de nuestro programa. Por ejemplo, tiene que haber un cambio muy sustancial en la participación, y que se escuche a determinados agentes que ahora se sienten muy discriminados. Tenemos por ejemplo a los agentes de policía, que tienen unas reivindicaciones; creemos que hay que escuchar más a la gente, porque al final, como el sistema de participación es tan defectuoso, esto se convierte en una administración alejada de las personas. O línea roja podría ser privatizar algo, porque nosotros hacemos hincapié en el tema de las municipalizaciones. Y nos parece que el gobierno está demasiado pendiente de vender Rivas como una ciudad-imagen o como una ciudad-marca, ciudad del deporte, ciudad educadora… Eso se tiene que transformar en algo más concreto y palpable. Hay demasiada publicidad institucional que quiere vender una realidad y se trabaja demasiado en hacer ver que esta ciudad es perfecta, olvidando lo que debería cambiar.

Otras noticias:

Lucía Causo encabezará la lista de Rivas Puede en las elecciones de mayo

Rivas Puede y Podemos Rivas: historia de una ruptura

Vanessa Millán gana las primarias de Podemos Rivas

Pedro del Cura repite como candidato de IU-Equo en Rivas

Marcos Sanz encabeza la candidatura de Actúa Rivas para las elecciones de mayo

El PSOE de Rivas presenta su lista para las municipales de mayo, liderada por Mónica Carazo

Janette Novo, candidata del PP a la Alcaldía de Rivas en las elecciones del 26 de mayo

Bernardo González, candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Rivas

Vecinos por Rivas Vaciamadrid presenta su candidatura al ayuntamiento

Nueva candidatura: Contigo Rivas presenta su lista para las elecciones de mayo

Antonio Sanz, candidato de Vox a la alcaldía de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!