¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Mario Bastida, presidente de PlaciRivas, junto al cartel del proyecto de enlace con la M-50

Mario Bastida, presidente de PlaciRivas, junto al cartel del proyecto de enlace con la M-50 (©Diario de Rivas)

Hay quien les conoce como la ‘Plataforma de la M-50’, pero en realidad la conexión de la ciudad con esta autovía es la primera, pero no la única, causa por la que nació esta agrupación vecinal. Ahora, convertida oficialmente en asociación, PlaciRivas se dota de estructura para ‘hacer ciudad’ más allá de la reivindicación que ha marcado su origen. Diario de Rivas entrevista a su presidente, Mario Bastida, para charlar sobre el acceso a la M-50 y los planes que tiene la nueva asociación para la ciudad.

¿Qué es PlaciRivas?

PlaciRivas sigue siendo un movimiento vecinal, tal y como era cuando empezamos como plataforma para luchar por el acceso a la M-50. Ahora hemos dado un pasito más: tenemos forma jurídica y nos hemos transformado en asociación vecinal.

¿Cuál ha sido vuestra trayectoria hasta ahora?

Todo empezó como tantas cosas, en conversaciones de bar entre vecinos y vecinas. Algunos decíamos que podríamos crear algún espacio para colaborar en sacar adelante cosas para la ciudad, pero estábamos muy limitados por el tiempo. Teníamos que ver cómo podíamos dar forma a un espacio en el que colaborar y dio la casualidad de que llegó la negativa de Fomento con el tema de la M-50. Decidimos crear una plataforma que empezara con la reivindicación de la M-50, pero que no se quedara ahí, sino que, cuando sacáramos adelante ese proyecto, nos ocupáramos de otras problemáticas que hay en la ciudad. Así es como empezamos.

Hasta ahora ha habido no una, sino varias negativas de Fomento…

Estamos hablando de finales de mayo de 2017. A los 15 días, fue cuando lanzamos la campaña de firmas por Change.org. En todos esos años había habido movimientos vecinales; hasta ese momento se habían recogido unas 6.500 firmas, pero la negativa supuso una gran desilusión. Lo que hicimos fue empezar de cero: volver a sacar la campaña y darle toda la repercusión que pudimos. Así, en seis meses fuimos capaces de recoger casi 15.000 firmas. Empezamos la campaña hace unos dos años, un 10 de junio. Lo primero que hicimos fue reunirnos con algunos partidos políticos, para que nos transmitieran la información de cómo había sido el recorrido histórico, y llevar la reivindicación fuera del barrio de la Luna, porque había mucha gente en Rivas que lo veía como un problema de ese barrio. Intentamos hablar con el comercio y con todos los vecinos que pudimos para explicarles por qué era un problema de ciudad. Aquella acción tuvo éxito y contamos con comercios colaboradores desde el Casco Antiguo hasta el barrio de la Luna, que entendieron que era una cuestión que afectaba a todos. Y la repercusión que tuvo consiguió también más movilización política.

¿Cree que PlaciRivas fue un revulsivo para tomar conciencia sobre la importancia del acceso?

Creemos que sí. Cuando empezamos la campaña, se había hecho hace unos meses la encuesta de Sigma Dos, y en aquella ocasión la salida a la M-50 solo era un problema para el 1% de los encuestados. Empezamos en junio, y en la encuesta de diciembre de ese año más del 18% ya lo veían como un problema. Eso coincidió con la campaña y creo que algo tuvimos que ver, además del interés de los partidos; pero sin PlaciRivas no habría sido lo mismo.

¿Por qué PlaciRivas eligió ese problema de la ciudad, y no otro, como causa por la que luchar?

Por el momento en el que estábamos. Había muchos problemas encima de la mesa, como el Metro, la falta de Cercanías, el transporte urbano e interurbano e incluso la falta de colegio, instituto, centro médico… Vimos que había muchos, pero teníamos que medir las fuerzas y atacar una. Y justo ahí fue cuando vino aquella negativa de Fomento y decidimos actuar por ahí. Con las cuestiones de educación ya estaban encima la FAPA y las diferentes AMPAS; del transporte, dudamos si ir hacia la M-50 solo o hacer una reivindicación de todo el transporte. Pero en aquel momento había surgido la plataforma Sufrola9, así que nosotros ocupamos el espacio de la conexión con la M-50. Sin embargo, no nos hemos olvidado de esos otros problemas y tenemos en mente volcarnos sobre ellos en cuanto podamos.

¿Cómo valora la actuación de las distintas administraciones para conseguir la conexión con la M-50?

La más positiva de todas ha sido desde el Ayuntamiento de Rivas, por varias razones. Cuando empezamos con la campaña, nos encontramos con la problemática de ser un proyecto que involucraba a tres administraciones diferentes, cada una de las cuales decía, además, que tenía que pagar el acceso la otra: el Ayuntamiento decía que Fomento, Fomento que pagara el Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid que Fomento… Todo el mundo tiraba balones fuera. El primer sacrificio lo ha hecho la administración local, que es la que dice: ‘Vale, yo considero que lo tiene que pagar Fomento, al igual que ha pagado el resto de los accesos, pero como no podemos estar ahí atascados acepto pagar parte del acceso mediante un acuerdo con las otras administraciones‘. A nosotros nos han dado mucha cobertura. En determinados momentos importantes, como la reunión con Pedro Saura en Fomento, el encierro en el Ayuntamiento o el momento en el que se decide que hay que ir a Bruselas han contado con nosotros, y eso es muy importante, también en materia de transparencia. Ellos son nuestros representantes, pero al facilitarnos a nosotros una participación directa han propiciado también una mayor representación de la ciudadanía. No solo hemos sacado conclusiones de lo que nos contaban, sino que en muchas ocasiones hemos estado presentes en el lugar en cuestión donde se hablaba y se tomaban las decisiones.

¿Quién tiene que pagar el acceso?

Por histórico, debería hacerlo Fomento, porque lo ha hecho con los demás. A mí me pareció muy curioso cuando se sacó la PNL que defendió como diputada Tania Sánchez, que era vecina de aquí, quien salió contra la iniciativa a decir que lo tenía que pagar el ayuntamiento fue precisamente el alcalde de Boadilla del Monte, que tiene dos accesos pagados por Fomento. Históricamente, pues, debería hacerlo Fomento. Pero no vamos a ser populistas: en un momento dado llega una nueva ley, que estaba bien pensada, pero con Rivas fue totalmente injusta. Esa ley se hace en el momento de los pelotazos urbanísticos, época en la que muchos se ‘montaron’ su polígono y luego venía Fomento y pagaba los accesos necesarios. Fomento vino a cortar con esa situación para establecer que cada crecimiento urbanístico se pagaba su acceso. Nos tocó a Rivas sufrir esa ley, cuando nosotros realmente no estamos hablando de un crecimiento urbanístico privado; de hecho, prácticamente el 80% de las viviendas que hay en torno al acceso son vivienda pública. Pero nos ha tocado esa ley y, durante el gobierno del PP, con Íñigo de la Serna al frente de Fomento, se agarraron a ella. Ha tenido que llegar el PSOE y, tal y como nos transmitió Pedro Saura en la reunión, se puede solventar, porque uno de los problemas es que ahí podía ir el Polígono Norte. En su día se vendió como que ese acceso, antes de que existiera el barrio de la Luna tal y como lo conocemos ahora, estaba la vista puesta en ese polígono Norte, por lo que podría parecer que el acceso se hacía para ese polígono. Pero ahora ha cambiado la realidad de Rivas, y tenemos a 16.000 personas en el barrio de la Luna: ya la prioridad no es el polígono Norte, sino la necesidad de las persoans de poder salir de Rivas. En resumen: en su día tendría que haberlo pagado Fomento, pero se hizo esa ley, y ahora en todo caso no vería mal un acuerdo entre las tres administraciones.

Ese acuerdo está bloqueado ahora porque la Comunidad de Madrid no contempla poner dinero encima de la mesa, según ha denunciado el Ayuntamiento de Rivas.

Yo no puedo hablar sobre lo que ha dicho la Comunidad, porque es la única administración con la que nosotros no nos hemos reunido. Con el Ayuntamiento hemos estado estos años prácticamente de la mano, tanto con el Gobierno como con los grupos de la oposición, y con Fomento hemos ido a una reunión, pero con ella ya nos han dejado bastante claro cuál era el interés que tenían. Y dijeron que no solo iban a colaborar económicamente, sino que además, si el Ayuntamiento necesitaba medios técnicos, ofrecían los suyos, para dejar de marear el tema: asumieron que era una necesidad y que había que sacarla adelante. Fueron muy claros: no dejaron lugar a dudas. También es verdad que en esa reunión dijeron que estaba en medio la M-823, que es una carretera regional, y que los más perjudicados somos los ripenses pero que, de alguna manera, tendría que liderar este tema la Comunidad de Madrid.

Pero el Gobierno regional insiste en que nunca habló de financiar el acceso.

Es verdad que, si vemos el histórico de la Comunidad de Madrid, siempre han dicho que han apoyado ese acceso y que iban a hacer todo lo posible incluso, cuando en Fomento no nos recibían, para hacer posible esa reunión. Pero siempre han evitado hablar de dinero. Realmente la Comunidad no está engañando a nadie, porque nunca se ha comprometido a poner un euro para ese acceso.

Con esta situación, ¿está el acceso en vía muerta?

Esperamos que no. Vamos a esperar a que se constituyan las administraciones y esperamos que Fomento siga teniendo el acceso como prioridad, tal y como nos transmitieron en aquella reunión; que el Ayuntamiento siga pensando en esta necesidad y estando dispuesto a invertir, y sobre todo que la Comunidad de Madrid sea capaz de gobernar pensando en esa necesidad que tiene Rivas. De la misma manera que podía haberse cruzado de brazos el Ayuntamiento, diciendo que Fomento cargara con todo el coste, ha priorizado y ha hecho un gasto; la Comunidad podría hacer un esfuerzo.

¿Ustedes reclaman, entonces, un esfuerzo económico a la Comunidad?

Sí, claro, por supuesto. Las tres administraciones tienen que hacerlo; es la única manera. De hecho, en la campaña electoral las tres administraciones estaban gobernadas por partidos políticos diferentes, y nosotros siempre entendimos que era una de las mejores opciones. Hay que olvidarse de si uno ha hecho más que el otro; al final es algo conjunto y que se hace por el bien de los vecinos. No entiendo por qué no se ha hecho ya.

Mario Bastida, presidente de PlaciRivas

Mario Bastida, presidente de PlaciRivas (©Diario de Rivas)

¿Cuáles son los próximos pasos que vais a dar desde PlaciRivas?

Habernos constituido como asociación va a ayudar a otro tipo de actividades que movilicen más a la gente. Desde hace algunos meses se ha vendido que el acceso va a ser una realidad ya. No sé si es por el cartel que se ha puesto en el barrio de la Luna, pero eso no es así; si fuera una realidad, ya estarían las máquinas trabajando sobre el terreno. Que a la gente le llegue que la M-50 es una realidad ha servido de desmovilización.

De hecho, ha caído algunos puntos en la lista de preocupaciones de los ripenses en la última encuesta realizada a la ciudadanía.

Ya estaba en el segundo puesto y ha caído unos 5 puntos. Nosotros sabíamos que eso iba a ocurrir, pero, cuando algo te preocupa mucho y te están diciendo que no pasa nada, que ya está hecho, te desmovilizas, porque te preocupan otras cosas que no tienen fecha. Vamos a esperar a que se constituyan las administraciones y ahí habrá que ver en qué quiere colaborar cada una para ver si se lleva adelante. Si no, habrá que empezar otra vez con la movilización; ya no con firmas, sino con otro tipo de acciones. Tendremos que valorarlas en función de las fuerzas de las que vamos a disponer, lógicamente.

Dada esta desmovilización, ¿cree, entonces, que transmitir que el tema de la M-50 ya estaba solucionado ha sido una irresponsabilidad?

Totalmente. Yo no sé si se ha hecho intencionadamente o no, pero cuando tú tienes algo que preocupa a la gente y le vendes que ya está, de alguna manera deja de preocuparla; y a veces no es bueno, porque si necesitas la ayuda de la gente para sacar un proyecto adelante y la desmovilizas, movilizarla otra vez es muy complicado. Ha sido totalmente irresponsable transmitir la idea de que la conexión con la M-50 ya estaba a punto de llegar. La gente debe tomar conciencia de que esto no está hecho.

¿Qué hace falta para que sea así?

No queremos que la gente piense tampoco que estamos igual que antes, porque no es así; es verdad que en estos años se ha avanzado muchísimo. Hasta Fomento ha llegado a querer colaborar. Se ha avanzado con la licitación de la redacción del proyecto por parte del Ayuntamiento, que ayudará a que, cuando tengamos el dinero, se pueda licitar la obra de inmediato. El problema es que muchas veces hay cosas que van licitadas desde los ministerios y tardan mucho; de hecho, la conexión de Rivas con la M-50 ha estado varios años en los Presupuestos Generales del Estado de Zapatero y nunca se llegó a licitar. Por tanto, que lo haga el Ayuntamiento da más garantías; pero la parte clave, el dinero, sigue sin estar ahí. Y mientras no esté, da igual que lo vaya a licitar el Ayuntamiento o que Fomento diga que va a colaborar; mientras no se firme y se ponga el dinero encima de la mesa, no se puede vender que el acceso ya está, porque si no hay dinero no va a haber licitación.

¿Tiene esperanzas de que haya avances en los próximos meses?

Creemos que esto puede salir adelante cuando se constituyan todas las administraciones, pero también es verdad que ya es una demanda histórica con la que se han generado muchas esperanzas y se han visto siempre truncadas. Incluso Fomento había puesto ya dinero encima de la mesa en su momento y no se llegó a ejecutar. No nos va a valer ni siguiera un acuerdo firmado; lo único que vale es la llegada de las máquinas para trabajar en el acceso. Hasta ese momento, ningún vecino ni ninguna vecina puede relajarse pensando que el acceso es una realidad, porque no lo es.

¿Tocará salir a la calle?

Si esto no se soluciona en los próximos meses, sí. Es verdad que hasta ahora hemos incidido más en las conversaciones cara a cara y en convencer a la gente, y no tanto en salir a la calle; pero al final mucha gente, de hecho, se ha puesto en contacto con nosotros diciendo que a lo mejor ya toca. Las personas más veteranas de Rivas dicen que esto solo se soluciona cortando la A-3. Nosotros somos positivos y creemos que va a solucionarse este asunto, pero hay que seguir exigiéndolo.

¿Qué otras actividades vais a impulsar desde PlaciRivas?

Vamos a seguir como asociación demandando el acceso de la M-50 y, cuando se solucione, reivindicar otro tipo de necesidades ciudadanas, pero también queremos hacer cosas para unir a la gente. En una ciudad como Rivas, a la que ha llegado tanta gente nueva y anda un poco perdida, queremos poner nuestro granito de arena como asociación vecinal y por eso no hemos querido vincularnos a un barrio en concreto. Ahoa mismo barajamos dos proyectos para ponerlos en práctica a partir de septiembre. Uno de ellos es ‘Haz camino, crea barrio’ en colaboración con la Asociación de Amigos del Camino de Uclés.

¿En qué consiste este proyecto?

Vamos a organizar el senderismo del camino en tramos cortos, de 9 o 10 kilómetros, de manera que los puedan hacer las familias enteras, incluso con los carritos infantiles, para que nadie tenga que quedarse en casa. Lo hacemos porque creemos que ese camino que pasa por Rivas es un bien cultural y un patrimonio de la ciudad; el año pasado, pasaron por ese camino más de 2.000 personas, y es un hecho bastante desconocido. Como asociación, y para integrar a la gente, vamos a ayudar a que las personas vecinas se conozcan entre sí, para crear comunidad.

¿Cómo van a ser esas actividades?

No vamos a hacer los tramos seguidos, sino que sean jornadas de fin de semana por la mañana y que se pueda acabar el tramo en alguna localidad de las que están en el camino, y ya aprovechar para conocerlas mejor y que sirva de unidad y como actividad familiar. Estamos convirtiéndonos en una sociedad muy individualista, y Rivas es Rivas por la lucha de sus vecinos y vecinas en los años 80; si había que sacar un colegio adelante, todos colaboraban aunque no les tocara directamente, porque entendían que era importante. De hecho, yo vivo y trabajo en Rivas y me he metido en una reivindicación de la salida a la M-50, y ni siquiera soy usuario de esa autovía; incluso nuestra vicepresidenta ni siquiera tiene carné de conducir, pero entiende que tiene que ayudar y que mañana seguramente la ayudemos a ella con el transporte público que utiliza. Con el crecimiento, cada vez somos más ciudad y estamos perdiendo esa esencia, y desde PlaciRivas queremos conservarla. O empezamos a ver todo de manera colectiva o las cosas cada vez van a ser más difíciles, y cuanto más crece la ciudad más tenemos que buscar vínculos que nos unan. Creemos que a través del camino podemos entender que debemos estar unidos no solo para el ocio, sino también para luchar.

¿Cuál es el otro proyecto?

Se trata de ‘bookcrossing’, que significa ‘cruzar libros’, y su objetivo es hacer del mundo una biblioteca. Queremos fomentar el ‘bookcrossing’ en Rivas, porque creemos que es una ciudad muy cultural y que ha crecido mucho, por lo que se puede explotar más este concepto. No se trata de explicar a la gente que puede dejar un libro en una estantería y que puede llegar otro y se lo puede llevar, sino que, dentro del proyecto, va a haber diferentes actividades. Para ello, va a colaborar una persona de Rivas. Nos pusimos en contacto con una persona pionera del ‘bookcrossing’ en España, y nos dice que en Rivas tenemos a una persona muy activa; fíjate, lo que hablaba antes de que no conocemos a los vecinos. Pero activa hasta el punto de que lleva 14 años metida en el tema de bookcrossing, incluso a nivel nacional. Nos pusieron en contacto y está dispuesta no solo a colaborar, sino que sea parte importante del proyecto, porque es la que sabe. El proyecto irá en función de los recursos que tengamos, porque hay alguna parte en la que nos gustaría entrar en los institutos para comenzarlo, ver el viaje que hace su libro… Esta persona dice que una de las cosas más curiosas que han pasado es que ha soltado aquí un libro y ha aparecido en Japón. En cuanto a la temática, podemos hacer actividades en torno a la semana de la juventud, marzo mujer… Tenemos algunas ideas y hay diferentes actividades, porque se puede vincular el ‘geocaching’ con el ‘bookcrossing’, o plantear algo relacionado con el medio ambiente en colaboración con el Chico Mendes. Y sí que nos gustaría ayudar a las pequeñas librerías de la ciudad, soltando libros de alguna temática no solo de segunda mano, sino nuevos y adquiridos en las pequeñas librerías de barrio, porque les va a venir muy bien. Puede incluso que hagamos alguna zona de cruce de ‘bookcrossing’ con algún comercio colaborador de PlaciRivas.

¿Qué puede hacer la ciudadanía para colaborar con vosotros?

Contamos con una página web para que la información llegue a los vecinos y vecinas de la mejor manera posible y se pongan con mayor facilidad en contacto con nosotros. A partir de ahí, veríamos en qué nos podrían ayudar.

Accede aquí a la web de PlaciRivas

Otras noticias:

Toda la información sobre la salida de Rivas a la M-50

Rivas licitará esta semana el proyecto de ejecución de la conexión con la M-50

Fomento exige ampliar la capacidad del futuro acceso de Rivas a la M-50 para evitar colapsos

El transporte, la falta de conexión con la M-50 y la educación, principales problemas de Rivas, según una encuesta municipal

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!