¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

En teniente Torres, en el puesto de la Guardia Civil de Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

Este sábado, como cada 12 de octubre, la Guardia Civil llevará a cabo los actos festivos en honor a su patrona, la Virgen del Pilar. Diario de Rivas entrevista al teniente Jorge Torres, que lidera el puesto de la Benemérita en la ciudad desde marzo de 2018, para conocer la evolución de la situación en el municipio durante los últimos meses y analizar los principales asuntos relacionados con la seguridad que afectan a la ciudadanía.

¿Rivas Vaciamadrid es una ciudad segura?
Sí, yo creo que sí. El problema es la velocidad de la difusión que tienen las noticias hoy en día, que no sería posible sin la tecnología. Desde el año 2018, ahí están los datos: ojalá la cifra de delitos fuera cero, pero se está viendo que los delitos que realmente afectan a las personas, como robos en viviendas o robos con violencia, están bajando. En la ciudad existen alguna zonas en las que hay mayor percepción de inseguridad, pero podemos decir que Rivas es una ciudad segura.

Rivas cerró 2017 como la ciudad madrileña en la que más se incrementaron los delitos conocidos y 2018 como aquella en la que más se redujeron. Usted está al mando del puesto desde marzo de este último año: ¿cómo ha sido la evolución en este tiempo?
En lo que va de 2019, se está consolidando la bajada de la delincuencia que ya tuvimos en 2018. Ya no podemos hablar de una bajada tan abultada, sino de un mantenimiento de esas cifras. Ahora estamos detectando una subida muy importante de las estafas, que es algo que no se soluciona poniendo una pareja de guardias civiles en una rotonda: me refiero a las estafas por Internet, tarjetas de crédito y estos nuevos tipos delincuenciales. Y esto solo se soluciona concienciando a la ciudadanía de que cuando compre por Internet, debe hacerlo de manera segura y responsable, y eso ya no depende de nosotros.

¿En qué medida se han incrementado las estafas en ese periodo?
Estamos hablando casi del 100%: en lo que va de 2019, se han registrado el doble de estafas por Internet que en el mismo período del año pasado. Estamos hablando de delitos relacionados con tarjetas de crédito, suplantaciones de identidad…

¿Y cómo se puede luchar contra eso?
Concienciando a la ciudadanía de que compre en páginas web cien por cien seguras, fijándose en detalles que pueden ver como el candadito junto a la URL y viendo que esas empresas tienen certificados de seguridad… Pero es muy complicado combatir estas estafas.

¿Cómo se contabilizan este tipo de delitos?
Las estafas informáticas se incluyen en el apartado ‘Resto de infracciones penales’, que siempre es muy abultado en los balances de criminalidad que publica el Ministerio del Interior (el último dato para Rivas, correspondiente al primer semestre de 2019, es de 1.296). También figuran en ese epígrafe los daños, tanto al mobiliario urbano como al privado, que no crean tanta sensación de inseguridad pero también son una faena: por ejemplo, se contabilizan daños cuando a alguien le revientan el retrovisor del coche. Este año, hubo una temporada en la que, en el entorno del colegio Luyfe, cada día nos levantábamos con coches con retrovisores reventados o manillas deterioradas. Reforzamos la presencia en la zona y parece que ya se ha estabilizado este problema.

En los últimos meses se han producido algunos sucesos que han afectado a numerosas personas, como el robo de baterías de coches. Los autores fueron detenidos…
Sí, si los tenemos. Lo que pasa es que el hecho de que esté la Cañada Real cerca influye mucho en este aspecto, porque es un lugar donde recepcionan las baterías robadas y les dan un dinero, o las cambian por consumiciones. Tenemos localizados a los tres o cuatro autores de los robos de baterías, y a uno de ellos, en concreto, se le ha detenido siete veces en tres semanas.

¿Y por qué vuelven a la calle?
La autoridad judicial solo puede cumplir lo que dice la Ley de Enjuiciamiento Criminal y el Código Penal, y lo que dice la ley es que esto se considera un hurto, porque saben cómo abrir el capó del coche para no reventar nada. Y un hurto es mucho menos que un robo con fuerza en interior de vehículo, en términos penales.

En el primer semestre se produjeron también numerosos robos en viviendas y trasteros, especialmente en el barrio Centro de Rivas.
Entre marzo y abril tuvimos una temporada en la que se produjeron numerosos robos, sobre todo en trasteros, en la zona de Pablo Iglesias; y en viviendas hubo algunos robos durante las vacaciones, pero muchos menos que el año pasado. Sigue siendo una cifra alta, porque lo ideal es que fuera cero, pero mucho menor que la de 2018. Y también tenemos localizados a los autores, pero en algunos casos son extranjeros que vuelven a sus países con los botines de la campaña y es complicado seguirles la pista; pero están localizados.

Rivas es una de las ciudades madrileñas con mayor tasa de delitos por habitante, según los datos del Ministerio del Interior.
Es verdad que, por número, estamos en el ‘top 3’ de la Comunidad de Madrid, junto a Las Rozas y Majadahonda. La clave está en que entre el 40% y el 50% de los delitos que tenemos son hurtos en centros comerciales, que no son algo que cause una sensación de inseguridad al ciudadano; sí es una faena para los comercios, sobre todo si son pequeñas empresas, pero la mayoría de estos hurtos se producen en cadenas grandes. No deja de ser una cifra muy abultada, pero preferimos enfocarnos en prevenir delitos como robos con violencia o en el interior de vehículos o viviendas. Claro que se podría bajar el número de hurtos, y las estadísticas de delincuencia bajarían de golpe, y Rivas sería la ciudad más segura de Madrid; pero la sensación de los ciudadanos no sería esa. A diario hay muchísimos hurtos en las grandes superficies comerciales, pero la gente no es consciente de ello porque no le afecta.

El teniente Torres, en su despacho (©Diario de Rivas)

¿Cuáles son los principales frentes que tiene abiertos la Guardia Civil ahora en Rivas?
Prevención de robo contra la propiedad en general, sobre todo en vehículos y en viviendas, y prevención del tráfico de drogas.

¿Cómo luchan contra este último problema?
Tenemos muchos focos en la Cañada Real, pero la gente se sorprendería si supiera que muchos de los puntos de venta de estupefacientes los hemos encontrado dentro de la ciudad. Tenemos unidades de refuerzo para evitar esta actividad. Y en Cañada Real, junto a Policía Local, se han desmantelado un par de puntos de venta de marihuana, que es lo más rentable ahora mismo para quien la cultiva. En cuanto detectamos que hay una distribución de sustancias a menores, desplegamos un operativo: no nos andamos con contemplaciones.

¿Qué otros retos le quitan el sueño desde que lidera el puesto de la Guardia Civil en Rivas?
Obviamente, la Cañada Real es un foco de problemas y de delincuencia. La mayoría de los robos de baterías de vehículos y en viviendas han sido cometidos por toxicómanos o extoxicómanos últimamente; son gente que a veces no tiene nada que perder, y en un enfrentamiento contra Guardia Civil o Policía Local, si se les pilla en el acto, pueden reaccionar de forma impredecible.

El sector 6 de la Cañada Real, en Vallecas, donde se concentraba la mayor parte del tráfico de drogas, está en pleno proceso de desmantelamiento. ¿Se ha notado algo aquí en Rivas?
De momento, no. Al final, se van a mover a otro sitio, pero la actividad va a ser la misma.

El alcalde de Rivas se ha quejado en numerosas ocasiones de que la Delegación del Gobierno no haya convocado la Mesa de Seguridad prevista en el pacto de la Cañada Real
Hubo unas reuniones entre los Ayuntamientos de Madrid y de Rivas para delimitar las lindes de cada municipio, pero aparte de eso no hemos sabido nada más.

¿Se están notando las mejoras anunciadas en la coordinación de los cuatro cuerpos de seguridad —Guardia Civil, Policía Nacional, Policía Local de Rivas y Policía Municipal de Madrid— en el ámbito de la Cañada?
Nosotros trabajamos en coordinación con Policía Nacional y la Policía Municipal de Madrid, con quien la relación es espectacular; nos piden apoyo a nosotros y nosotros les pedimos apoyo cuando, por ejemplo, localizamos alguna plantación de marihuana en su demarcación o en la nuestra. Es fundamental. Si no nos coordinamos entre nosotros, cada uno de nosotros por separado no va a poder solucionar la problemática que tenemos allí.

Rivas lleva tiempo pidiendo que se abra una comisaría de Policía Nacional.
El Ayuntamiento de Rivas nos lo ha transmitido y tenemos una relación buenísima con ellos. Cada institución es libre de solicitar lo que crea conveniente para su municipio; ahí no puedo meterme y lo que determine el Ministerio, lo acataremos.

¿Podría convivir, en un momento dado, la Guardia Civil con la Policía Nacional en Rivas?
Desconozco cómo se llevaría eso a cabo, pero cada uno de estos cuerpos tenemos competencias exclusivas. Para mí eso no es un problema y, de hecho, ya estamos conviviendo con Policía Nacional, que tiene aquí una oficina del DNI, competencia exclusiva suya, y hay una relación magnífica, al igual que con la Policía Local.

Otra de las reivindicaciones que llevan tiempo sobre la mesa es que se dote este puesto con más efectivos. ¿Ha habido algún avance en los últimos meses?
Ahora hay un movimiento de vacantes: se han anunciado varias y seguramente a partir de enero notaremos un incremento de efectivos. En cuanto a personal, este es el segundo puesto más grande de la Comunidad de Madrid.

Los vertidos ilegales y las quemas no autorizadas de residuos han sido otro de los asuntos que les han ocupado, en este caso al Seprona. ¿Cómo ha evolucionado la situación en los últimos meses?
Nuestro equipo de Seprona está dando bastante guerra en ese aspecto. No contamos con demasiados miembros y a veces piden apoyo. Más de la mitad de sus actuaciones en el término municipal de Rivas se producen en el entorno de Cañada Real y de vez en cuando sí que detectamos algún vertido ilegal, aunque también encontramos algunos en la zona de las lagunas o en el suelo urbano. En cuanto lo detectamos, se activa un protocolo para comprobar si es ilícito o no lo que se está haciendo.

¿Qué resultados ha dado esta labor?
La situación ha mejorado, pero desde mi punto de vista no ha sido una de las mayores problemáticas que hemos tenido en el núcleo urbano. Si nos vamos a Cañada Real, todo lo que hay allí sería sancionable, y es donde se concentran la mayor parte de los problemas de vertidos ilegales; pero entendemos que fruto del pacto de Cañada los responsables están tomando las medidas oportunas para desmantelarlo.

En su momento usted señaló que las ocupaciones ilegales de viviendas no eran un problema generalizado en la ciudad. Sin embargo, en los últimos plenos municipales se han mencionado algunos casos. ¿Cómo está la situación ahora mismo?
Últimamente estamos detectando un aumento de ocupaciones. En el 95% de los casos son mafias que se dedican a tirar la puerta abajo y luego ‘vender’ este piso ocupado para que otra familia esté ahí y, a su vez, realquilarla en el futuro. Son gente organizada; no lo hacen por una necesidad, porque el Ayuntamiento de Rivas ya tiene viviendas para quienes lo necesitan, y me consta que la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) ofrece viviendas para quien realmente lo necesita. En las ocupaciones que ocurren es muy irónico, porque encima las mafias no ocupan un pisito, sino que se van a chalés con piscina, donde encima el propietario tiene que pagar todos los gastos. Además perturban la convivencia con los vecinos, porque si de repente una banda se mete en una urbanización tranquila, se complica el día a día.

En cuanto a las peleas y reyertas, ¿se han incrementado últimamente?
En la zona de ocio del polígono industrial de vez en cuando se produce algún conato de reyerta. Como de momento solo hay un par de discotecas para este tipo de ocio, de momento tocamos madera: no es una problemática muy grande. En las fiestas patronales, viendo las noticias de cómo se han desarrollado los festejos en otras localidades, podemos decir con la cabeza bien alta que en Rivas se desarrollaron con total normalidad en cuanto a seguridad. Además, se redujeron prácticamente a la mitad los hurtos cometidos respecto al año pasado.

Otras noticias:

La Guardia Civil de Rivas alerta del aumento de denuncias falsas de robos

Balance de criminalidad hasta junio: aumentan los delitos sexuales y baja el número de robos en Rivas

Teniente Torres (Guardia Civil de Rivas): «Los datos de delincuencia de 2018 hasta ahora son alentadores»

Luque, responsable de la Guardia Civil de Rivas: «Los barrios cercanos a la Cañada no son más inseguros que el resto de la ciudad»

Galería: Rivas en imágenes

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Planeta Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!