¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

El Pleno de Rivas Vaciamadrid, reunido en sesión ordinaria este jueves, aprobó inicialmente el presupuesto para 2018 —que asciende a 95,69 millones de euros— con 17 votos a favor, 4 en contra (correspondientes al PP) y 3 abstenciones (del PSOE). 

El pleno, que se dilató casi seis horas durante la tarde de este jueves, comenzaba con un minuto de silencio en homenaje a las tres víctimas mortales de la violencia machista desde la última cita municipal. El asunto central, la defensa del presupuesto municipal para 2018. Un plan cuyas líneas generales presentaba el Ayuntamiento a la prensa escasas horas antes y que la concejala de Hacienda, Sira Rego, defendía como “un hito al que se ha conseguido llegar a tiempo a pesar de las imposiciones del ministro Cristóbal Montoro». En la cámara municipal el discurso no varió. Rego, que inició su intervención reconociendo “las limitaciones y dificultades del contexto general y político” y diciendo que “algunos requisitos estatales nos ponen las cosas muy complicadas a las gentes de la política local”, destacó que el gobierno municipal está “especialmente orgulloso de presentar estos presupuestos en plazo, ya que así tenemos la certeza de que va a estar aprobado a principio de año”.

Tras recordar que la inversión prácticamente solo viene derivada de “la enajenación de parcelas, la posibilidad de hipotecarnos —que no lo tenemos contemplado de ninguna de las maneras— y las subvenciones”, Rego afirmó que “ahora contamos con una situación más sostenible y el presupuesto se duplica para cubrir demandas ciudadanas históricas”. Las cuentas prevén destinar a inversiones un total de 28,56 millones de euros. Un dato que supera en más del doble el de 2017, que se situó en los 13,56 millones de euros. 

“Los gastos para el nuevo periodo», continuó Rego, «pasan por todo lo que tiene que ver con el empleo público, como no podía ser de otra manera” a pesar de que “solo podemos aumentar el gasto en 1.400.000 euros para cumplir las directrices de reposición del ministro Cristóbal Montoro». También por “abrir un fondo de contingencia, ya que habrá que devolver a los ciudadanos el dinero que han pagado por una plusvalía que no han recibido; por cumplir con las obligaciones que se derivan del convenio colectivo de Rivamadrid y, por tanto, por plantear un criterio de centralización para recursos y suministros y un ahorro sustancial”. De esta manera, aseguró, “lo que consigamos ahorrar, lo inyectaremos para mantener”.

Tras pasarse en los minutos concedidos para la defensa de las nuevas cuentas municipales, las felicitaciones por “haber hecho los deberes a tiempo” se sucedieron grupo tras grupo. Tranquilidad que rompió el portavoz del Partido Popular de Rivas, José Antonio Riber, asegurando que a su grupo no le convencía la propuesta e incidiendo en las tres prioridades de su partido que no se han tenido en cuenta: el cementerio y tanatorio, la elaboración de un área de transportes en superficie y el acceso a la M-50. Sobre esto último afirmó: «no creemos creemos que la solución sea encerrarse en ningún lado”. Las prioridades a las que se refería Riber estaban incluidas en las 207 enmiendas que el grupo popular ha presentado y de las cuales solo se han admitido cuatro por «defectos de forma» en el resto. Hecho que se ha repetido en la presentación de los demás grupos (Ciudadanos ha presentado una, el PSOE dos, y los concejales no adscritos han hecho dos aportaciones previas) y que recordaron —y afearon— en varias ocasiones tanto el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, como la concejala de Hacienda. Del Cura incidió en ese término pidiendo participación y diálogo, recordando que “siempre dije que el diálogo iba a ser una permanente y así sigue siendo aunque los números nos acompañen” y ensalzando el hecho de que no haya habido ninguna enmienda a la totalidad, lo que significa, según su criterio, que “no existe una alternativa al modelo de gestión actual”. Argumento que fue reforzado minutos después por el coportavoz del Gobierno municipal, Curro Corrales, quien afirmaba que “quien se queda fuera es quien quiere quedarse fuera”.

Fue precisamente la discusión sobre las enmiendas no aceptadas la que consumió muchos de los minutos de las intervenciones de los grupos, en las que han destacaron las disculpas que pidió a sus votantes Juan Ignacio Gómez por no haber «podido incluir más enmiendas, posiblemente por un fallo de comunicación»; el apoyo Rivas Puede a su socio de gobierno, en las palabras de Carla de Nicolás; el punto de desacuerdo de la portavoz de Ciudadanos, Beatriz Sobrino, en los ingresos previsibles de la enajenación de territorios y la petición “ya histórica” —como la calificó Del Cura— de la supresión de la revista municipal ‘Rivas al Día’ por parte del socialista Juan Ignacio Gómez.

El otro momento tenso de la tarde llegó con la segunda intervención de Sira Rego, que aprovechó para argumentar —en relación al acceso a la M50 y a la petición por parte del grupo socialista de la residencia de mayores al gobierno regional— que “empieza a ser recurrente que se exija a Rivas algo que no se exige a ningún municipio” y que, continuaba, “lo que no puede ser es que la responsabilidad del gobierno central quede oculta detrás de una responsabilidad local”. También dedicó unos minutos a contestar al portavoz del PP, que acusó a gobierno municipal de haber virado su política económica hacia la empresa privada aunque ésto “haga revolverse a más de uno”. “Vosotros habéis educado a nuestros vecinos en las bondades de lo público; ahora tenéis que volver a educar a todos aquellos que habéis desencantado”, dijo. Ataque del que Rego se defendió afirmando que “muchas cosas vienen impuestas, no son elegidas” y para el que recibió apoyo por parte de Corrales, que argumentó que “no existe ningún giro de veleta” y que el Partido Popular es el que “tiende a utilizar lo público para facilitar intereses de otro tipo”. También recibió una nueva respuesta por parte de Riber que no entendió “por qué me regaña siempre” y añadió que el gobierno tiene «una doble vara de medir con las formalidades. Si todos hemos tenido problemas con las enmiendas, quizás haga falta un criterio más claro«. 

Del Cura, en su intervención anterior a la votación, abogó por el apoyo “como compromiso con esta ciudad, no como vínculo político. Siempre me pedían que los trajera en tiempo, pues aquí están. Comprométanse”. Tras proceder con la votación del pleno a las enmiendas, la única que resultó aprobada por unanimidad fue «el alta de 9.000 euros de apoyo educativo a la diversidad». Después se pasó a la votación en relación a las presupuestos que fueron aprobados con 17 votos a favor, 4 en contra (correspondientes al PP) y 3 abstenciones (del PSOE), quedando aprobado de manera inicial el presupuesto de Rivas para 2018.

En el orden del día también estaban previstas dos declaraciones institucionales. Una a favor de la Declaración de Sevilla, el compromiso de las ciudades por la economía circular y otra a favor de la mejora del control, conservación y tutela de los bienes municipales de Rivas Vaciamadrid, así como de la puesta al día del inventario y su registro. Además el pleno sirvió para aprobar, entre otras cuestiones, el Plan Local de Infancia y Adolescencia de Rivas Vaciamadrid y la moción de los Grupos Municipales Somos Rivas, Rivas Puede, Ciudadanos (C’s), Socialista y los concejales no adscritos, con motivo del Día Internacional contra las violencias machistas. Punto enmendado a la totalidad por el Partido Popular ya que, como dijo Gema Mendoza, «no podemos ni queremos unirnos hacia la crítica constante a las políticas del PP. Las políticas del PP, son mis políticas». Este hecho supuso la sorpresa de la portavoz socialista, Carmen Pérez, quien aseguró no dar «crédito porque se enmiende a la totalidad esta moción cuando siempre había sido una muestra de apoyo». «Hay límites y barreras que no se pueden pasar y este es uno de ellos. Esperemos que este año haya sido un lapsus”, concluyó. 

La otra moción que encontró mayor controversia fue la presentada por los Grupos Municipales Somos Rivas, Rivas Puede y Socialista en apoyo al Ayuntamiento de Madrid ante la intervención financiera del Ministerio de Hacienda y en la que Rego cargó contra una medida que, a su juicio, «no es justa y que es totalmente política». Algo que utilizó el concejal no adscrito Ricardo Mur para decir que lo que sí que era político era la moción que se había presentado. «No podemos estar de acuerdo. No recordamos nunca un mención de solidaridad por parte del Ayuntamiento de Madrid a Rivas a pesar de las numerosas dificultades por las que hemos pasado», argumentó. 

Los minutos restantes, que rozaban ya la medianoche, sirvieron para un último rifirrafe entre el primer partido de la oposición y el grupo socialista en el que Del Cura tuvo que mediar y pedir que «no se tuviera la piel tan fina, ya que no son horas». También para la interpelación presentada por los populares a raíz de las comisiones creadas en el Pleno de julio de 2015, así como para ruegos y preguntas finales que se sucedieron con relativa rapidez.

Noticias relacionadas:

298 viviendas públicas y un nuevo centro de recogida de animales, entre las inversiones para 2018 en Rivas

Rivas, una ciudad en obras

Rivas reservará medio millón en 2018 para pagar recursos derivados de la sentencia sobre la plusvalía municipal

Rivas no tendrá presupuestos participativos para 2018

Nueva inversión de 8,83 millones en Rivas: los 13 proyectos que vienen

 

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!