¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Jorge García, presidente de Covibar

Jorge García, presidente de Covibar (©Planeta Rivas)

Si hay una institución con solera en la zona oeste de Rivas Vaciamadrid, es la cooperativa Covibar, un ejemplo de cómo una entidad creada para la construcción de viviendas entre los cooperativistas ha perdurado durante décadas desarrollando todo tipo de actividades culturales y sociales en el barrio al que le presta su nombre. Planeta Rivas entrevista a Jorge García Machón, presidente de Covibar desde 2014, para hablar de la situación actual y los retos a los que se enfrenta la cooperativa.

¿Rivas se entendería sin Covibar?
Yo conozco Rivas desde hace muchísimos años porque mi padre trabajaba aquí. En los años 70, el centro del pueblo era la iglesia, el ayuntamiento y las casas de la asociación. Cuando me planteé comprar un piso, mi padre me comentó que iban a hacer pisos de Rivas y estaban Pablo Iglesias y Covibar. En aquella época, Rivas estaba lleno de vertederos y lo primero que se construyó fue ese par de urbanizaciones, que han hecho que Rivas vaya creciendo. Pienso que Rivas sin Covibar no se entiende, porque fue lo primero que se hizo después del pueblo y, durante muchos años, ha sido el principal foco de población.

¿En qué otros aspectos ha influido Covibar en la historia de Rivas?
Covibar siempre se ha movilizado para conseguir equipamientos como colegios, centros de salud, etcétera. De hecho, el instituto Las Lagunas está en terrenos que son de la cooperativa, al igual que el ambulatorio o el colegio El Olivar: todos ellos están en terrenos cedidos. Igualmente, tenemos cedido  un espacio en el edificio azul al Ayuntamiento para la biblioteca José Saramago, para que se instalaran equipamientos para nuestros vecinos.

Y a día de hoy, ¿qué incluencia tiene Covibar en Rivas?
Seguimos siendo el núcleo de población más grande de la ciudad y continuamos con nuestro proyecto social. Tenemos nuestra sala Covibar, que es una maravilla de programación de cine y teatro, y acoge eventos escolares; nuestras piscinas, que no hay otras iguales en toda la ciudad; el gimnasio… Ahora estamos cediendo al Ayuntamiento un local para tener una base de la Policía Local. Hay asociaciones como ACEAR (Asociación de Cuidadores y Enfermos de Alzheimer de Rivas) que tienen nuestro apoyo y celebran actos y galas en nuestras instalaciones; colaboramos con la escuela de fútbol de Rivas; en el centro social hay presentaciones de libros, vienen personajes a charlas como Peridis, Irene Villa, Luis Pastor o el padre Ángel, que han acudido recientemente; organizamos exposiciones… Intentamos dar un sentido social a todo lo que es Covibar.

¿Cómo se financia la cooperativa?
Siempre se ha financiado igual: cuotas de socios y alquileres de los locales. Todos los locales de la zona pertenecen a la cooperativa. Eso hace que se vayan financiando todas las actividades culturales, de deportes, de patrimonio, etcétera.

¿Van a seguir conservando las piscinas?
La joya de la corona de Covibar son las piscinas. Un día, en 2010, nos encontramos la piscina de 40 metros vallada y un proyecto para convertirla en pistas de pádel, y la gente se enteró cuando se estaba sacando el carnet de la piscina. A raíz de aquello,hubo movilizaciones porque. para muchos, su veraneo es la piscina. Después se vio que había preacuerdos para ceder la Sala Covibar, el gimnasio o las piscinas al Ayuntamiento de Rivas por parte de la anterior junta rectora. En el equipo actual nunca nos hemos planteado una cosa así, porque esto es de nuestros socios. Covibar 2 tenía su piscina, que, al final, fue cedida.

¿Cómo son a día de hoy las relaciones de la cooperativa con el Ayuntamiento de Rivas?

Hubo un tiempo en que las relaciones con el Ayuntamiento no eran demasiado fluidas, pero, cuando yo empecé, coincidió con el acceso de Pedro del Cura a la alcaldía, y empezamos a tener reuniones periódicas. Se pidió desde un principio poder hacer un convenio de colaboración para cuestiones de cultura que se firmó hace más o menos un año. En cuanto al tema de la Policía Local, estaba parado, pero comenzamos a activarlo y a analizar la situación con el Ayuntamiento, que es lo normal. Tenemos comunicación, reuniones periódicas… Con nuestras discrepancias, pero con diálogo y relaciones fluidas.

Covibar reclama de forma permanente más seguridad en el barrio. Incluso hay un cartel en el Centro Cívico Comercial que lanza ese mensaje. ¿Cuál es la situación actual?
Una parte de la Cañada Real está pegada a Covibar y sabemos lo que hay ahí. Hay gente buena, que está integrada y con la que no hay ningún problema, como los marroquíes. Pero también hay muchos yonquis y mucha droga, y eso genera una delincuencia. Siempre reclamamos que haya más presencia policial, y el hecho de que vean a los agentes actúa como elemento disuasorio. Es un problema que entendemos que es complicado y el Ayuntamiento nos dice que ha incrementado el número de patrullas y de coches por la zona, incluidos coches camuflados, pero el vecino nota la inseguridad. Todos sabemos que hay yonquis en la ‘plaza de las ranas’ o cerca del banco.

Jorge García, presidente de la cooperativa Covibar

Jorge García Machón, presidente de la cooperativa Covibar (©Planeta Rivas)

¿Ha empeorado este problema?
Últimamente, se nota más. Quizás porque los vecinos son cada vez más mayores y son objetivos más fáciles para la delincuencia.

¿Tienen datos al respecto?
El Ayuntamiento nos ha dado datos, pero se excusa en unas cosas y otras. La oficina que les hemos cedido podría ser un sitio en el que denunciar. Si a una persona de cierta edad le dices que tiene que denunciar en la comisaría, que está en el centro, no va. Hace poco han puesto un intercomunicador y también tiene una oficina móvil, pero yo no la veo con frecuencia. Hemos reclamado un poco más de presencia policial; aparte de las patrullas, que actúe cuando la gente informa de los problemas.

Otro problema que también afecta al barrio son los vertidos y quemas incontroladas. ¿Cómo afrontan el problema?
Se lo hemos planteado al Ayuntamiento, porque no podemos hacer nada. Sé que ha habido manifestaciones al respecto y el Gobierno municipal dice que está tomando cartas en el asunto. Hasta ahí llegamos.

¿Cómo ve Covibar la negociación del pacto para solucionar la Cañada?
Hemos tenido una reunión con ellos para conocer cómo está el tema. El Ayuntamiento tiene claro que hay que desmantelarla, pero eso me lo llevan contando desde que comencé en esta junta rectora. La mayor parte de este trozo de la Cañada Real pertenece a Madrid y el problema viene hacia acá. Y, al final, entre las policías locales de ambos municipios, la Policía Nacional y la Guardia Civil, faltaba coordinación. Si el acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid y el de Rivas para coordinar las policías de los dos municipios llega a buen puerto, será maravilloso; sobre todo, porque somos el primer núcleo de población que está junto a la Cañada.

En una entrevista con Planeta Rivas, el alcalde, Pedro del Cura, manifestó que le gustaría que se llevara a cabo la reforma de la plaza de Covibar. Sin embargo, para poder hacerlo con los fondos Feder (Dusi), existe el problema de que ese suelo no es público, sino de la cooperativa. ¿Creen que es factible?
Son suelos privados de uso público. Planteamos la situación hace tiempo y estamos pendientes de saber si es factible. Todavía no nos han dicho nada definitivo. Hay conversaciones y tenemos una comisión que trata este tema para ver si conseguimos sacarlo adelante.

El colectivo Microurbanía se ha involucrado mucho en el tema de la plaza. Afirman que Covibar es un barrio muy bien construido para fomentar la convicencia entre vecinos y la vida de barrio, pero no a nivel de accesibilidad, dentro y fuera de los edificios. ¿Qué puede hacer la cooperativa?
Covibar tiene una peculiaridad: dentro del barrio existen once mancomunidades. La cooperativa no puede hacer nada porque, por la ley de cooperativas, tenemos prohibido poder ayudarlas en caso de multas, etcétera. Cada cierto tiempo, en nuestra revista, sacamos un mapa para que la gente tenga claro lo que es de Covibar, lo que es de las mancomunidades y lo que es del Ayuntamiento [véalo en este enlace, página 11]. Por ejemplo, los viales son del Ayuntamiento. Hace poco le dije al alcalde que la calle que baja al centro de mayores debían arreglarla porque la acera está fatal. En cambio, todas las plazas son de cada mancomunidad. Lo que es Covibar, como terreno, tiene la plaza, el Centro Cívico y la piscina. En lo que respecta al Centro Cívico, me reuní una vez con Fundar y hablamos de que las rampas que hay hasta llegar a la sala Covibar no valen y las sillas se escurren. Hemos ampliado la zona de sillas de ruedas en la sala. También recuerdo que una vez se me cayó el alma al suelo cuando vi a un amigo mío, que está en silla de ruedas, en la terraza de la piscina y no podía salir, así que arreglamos la rampa. Hacemos lo que se puede, cuando se puede.

¿Hay relevo generacional para asegurar el relevo de la cooperativa?
Si la gente se involucra, sí. No obstante, es complicado. Yo soy el más joven de la junta rectora.

Cuando un socio vende un piso, no traspasa con él la condición de socio al nuevo propietario. Los nuevos vecinos, si quieren asociarse, deben pagar más de 1.200 euros por familia. ¿Es frecuente que lo hagan?
La mayoría de los socios son ya personas mayores. No obstante, conozco muchos casos de cesiones de titularidad de padres a hijos. Con los nuevos propietarios, la unión a la cooperativa está establecida en los estatutos. No se ha planteado la posibilidad de que pueda llegar a existir un problema. Creemos que los hijos de los socios que están en las viviendas que tenemos pueden representar ese relevo.

¿Por qué piensa que los nuevos vecinos son reacios a hacerse socios de Covibar?
Hay gente que hace cálculos y ve que le sale a cuenta hacerse socios. Otros consideran que Rivas es una ciudad dormitorio y no creen que puedan disfrutar de lo que tenemos aquí. Hay gente que no va a la piscina, ni al cine, ni al gimnasio, a pesar de que se les informa.

¿Cómo podría hacerse más atractiva esa inversión?
Es complicado, porque hay gente que considera que no le salen las cuentas. De mi bloque, de doce vecinos, vamos tres a la piscina. Y el gimnasio está siendo afectado por la competencia, aunque tiene un tratamiento distinto a otros centros que solo ofrecen máquinas. Aquí tenemos muy buenos profesionales a los que hay que pagar; pero cada cual elige a dónde quiere ir.

¿Los locales comerciales de Covibar están aguantando el tirón de la crisis?
No todo lo bien que nos gustaría pero, la verdad, es que el precio, comparándolo con los del resto de Rivas, es el más barato que hay. A mí siempre me ha gustado el comercio de proximidad más que las grandes superficies. El problema que tenemos en Rivas es que están constantemente poniendo nuevos centros comerciales. Primero hicieron el Carrefour; luego el Rivas Centro, el H2Ocio, Rivas Futura… Comprarte una americana en una gran superficie y te sale un poco más barato, pero la atención, la confianza y la amistad no son las mismas. A mí siempre me ha gustado más ese tipo de relación. Es complicado; intentamos mantener los precios porque entendemos que la competencia es muy dura. No obstante, lo que no podemos hacer es regalar los locales. De hecho, no se pueden hacer subarriendos. Antes de que llegara esta junta rectora, se hacían y. de hecho, hay muchos locales subarrendados que, como son antiguos, no podemos hacer nada, y muchos tienen casi una pensión vitalicia. El que viene de segundas, se encuentra con que le cobran mil euros por el local cuando el titular paga doscientos por antigüedad. Eso provoca que haya comerciantes que no puedan cubrir los gastos. Por eso, intentamos evitar los subarriendos.

¿Qué otras cosas reclaman para Covibar?
Parece que el foco de atención ha ido desplazándose hacia el pueblo. Durante los últimos años hemos reivindicado que la cabalgata de Reyes pase por aquí, porque la gente, cuando ve a los Reyes Magos, también va a comprar el roscón o algún recado, y eso beneficia al comercio. Lo hemos hablado con el Ayuntamiento de Rivas  y al principio se dijo que cada año pasaría por una zona, pero parece que la cosa se va a quedar como está. Y el resultado es el de este año: ni una sola luz de Navidad. Las que ha habido, las hemos puesto nosotros; el Ayuntamiento no ha hecho nada. También he de decir que se llegó a un acuerdo por el que una parte de la iluminación la abonaba el Ayuntamiento. Nosotros pusimos con ese importe luces en el Centro Social y en el Centro Cívico; pero, lo que es en los viales, nada de nada. También pusieron adornos los comerciantes, después de otro acuerdo con el Ayuntamiento de Rivas, a través de su asociación.

¿Cómo son las relaciones con la Asociación de Comerciantes de Covibar?
Desde que estoy, no me han pedido nunca una reunión. Yo no puedo hablar de lo ocurrido anteriormente. Estamos abiertos a dialogar con ellos.

 

Noticias relacionadas:

La avenida del Deporte pasa a llamarse Armando Rodríguez Vallina

Robos, hurtos y delitos de daños en Rivas: estos son los datos de 2016

Microurbanía: repensando Rivas a escala humana

Rivas, en pie de guerra contra los humos tras varios días consecutivos de fuegos y malos olores

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!