¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
'Lechuza', una gata acogida por Los Cantiles, en Rivas Vaciamadrid

‘Lechuza’, una gata acogida por Los Cantiles, en Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

Dentro de pocos días, los animales que viven en el Centro de Recogida Los Cantiles de Rivas Vaciamadrid se mudarán a su nuevo hogar: el nuevo CIPAR (Centro Integral de Protección Animal de Rivas), cuya primera fase acaba de construirse en la avenida de la Técnica. Unas nuevas instalaciones con una superficie equivalente a dos campos y medio de fútbol que supondrá el cierre del pequeño espacio donde, desde hace 12 años, la ciudad acoge a los animales perdidos o abandonados en sus calles.

‘Lechuza’, ‘Whitney’, ‘Benito’, ‘Django’, ‘Gala’, ‘Buda’… La ‘gran familia’ de Los Cantiles se prepara para hacer las maletas. Cuando, en los próximos días, el último animal atraviese la nave de mantenimiento municipal de la calle Fundición rumbo al nuevo CIPAR, el actual centro de recogida de animales cerrará sus puertas para siempre.

Llevan años esperando este momento. Desde que en 2008 Los Cantiles acogió a sus primeros ‘peludos’ en unas instalaciones que se habilitaron de forma provisional: una improvisación que se concibió como solución temporal ante el aumento de animales que debían atender los servicios municipales, y que se ha prolongado nada menos que doce años. Esta pequeña construcción fue levantada en un espacio ‘robado’ a los servicios de mantenimiento de la ciudad, junto a las vías del metro, al fondo de la parcela que alberga también el punto limpio de la calle Fundición, y que fue adquirida por el Ayuntamiento de Rivas en diciembre de 2017 después de ocuparla hace tres décadas.

Centro de Recogida de Animales Los Cantiles de Rivas Vaciamadrid

Centro de Recogida de Animales Los Cantiles de Rivas, en el recinto de Mantenimiento de la Ciudad (©Diario de Rivas)

Aquellos once cheniles para perros, con una pequeña construcción adyacente para tareas administrativas, espacio para consulta veterinaria, vestuario y almacén comenzaron a recibir a sus primeros ‘inquilinos’ peludos. De esta forma, se habilitaba en la ciudad un lugar para acoger a los animales que se recogían en sus calles, que hasta entonces eran trasladados a Majadahonda por la empresa adjudicataria al carecer de instalaciones adecuadas en Rivas Vaciamadrid. Pronto llegó otro pequeño edificio para los gatos, y hace cuatro años un pequeño «patio minúsculo» de esparcimiento para los perros.

Un perro en el Centro de Recogida de Animales de Los Cantiles, en Rivas Vaciamadrid

Un perro en el Centro de Recogida de Animales de Los Cantiles, en Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

Y eso es todo. Entretanto, la ciudad continuaba creciendo a un ritmo vertiginoso para pasar de los 68.000 habitantes de 2008 a los más de 97.000 con los que cuenta en la actualidad. El trabajo necesario para proteger a la población animal de Rivas Vaciamadrid se había multiplicado, pero el municipio continuaba con los mismos 150 metros cuadrados de Los Cantiles destinados a este fin. El centro ripense ha dado en adopción 2.391 animales desde 2017. Y solo en 2019, Rivanimal, la protectora local que gestiona este servicio municipal desde 2016, atendió a 1.394 animales. Ahora mismo, en las instalaciones ‘viven’ 14 gatos, 10 perros, una tortuga, dos conejos y un canario. Ellos son ‘los últimos de Los Cantiles’, pero no los únicos atendidos por Rivanimal. «Si contamos los animales que se encuentran en casas de acogida o en instalaciones fuera de la ciudad, por distintos motivos, esa cifra se triplica», explica Teófilo Antúnez, portavoz de la entidad.

Los Cantiles funciona los 365 días del año. Es algo más que un centro de acogida: el pequeño recinto es la base de operaciones de una labor que, tal y como explica Antúnez, se guía ante todo por criterios de protección animal, «es decir, el animal es el centro de todas nuestras actuaciones, primando su bienestar por encima de todo, desde que entra hasta que sale en adopción». Cuando un perro, gato o animal de otra especie es capturado por el equipo de Rivanimal, «si viene con una urgencia, lo primero es atenderle». Después, un período de cuarentena; vacunas («todos los años, independientemente de si va a salir en adopción pronto o no»); pruebas de leishmaniosis, filaria, etcétera, y paseos diarios por cualquiera de las rutas habituales: parque Montarco, zona de la Casa de la Música o jardines de la urbanización Pablo Iglesias.

En Los Cantiles también se esterilizan también los gatos que se capturan como parte del programa CER (Captura, Esterilización y Retorno) de Rivas Vaciamadrid, que sirve para controlar las colonias felinas de la ciudad. El pequeño patio de Los Cantiles ha servido para pequeños esparcimientos de los canes que allí se acogen, o para comprobar, por ejemplo, la compatibilidad entre dos ejemplares. Las duchas del vestuario se han utilizado para asear a algún perro cuando ha sido menester, y las furgonetas y personal de Los Cantiles han convivido en el ‘parking’ con los vehículos destinados al mantenimiento de la ciudad. «Ha habido momentos de saturación, sobre todo en épocas estivales, cuando es habitual que se doble el número de animales que atendemos, especialmente de gatos», confirma Antúnez. «Los vamos solventando con proactividad, recurriendo a familias de acogida, otras entidades y ayuda externa«, añade.

Esperando al CIPAR

El nuevo CIPAR de Rivas está a punto de inaugurarse (©Diario de Rivas)

El nuevo CIPAR de Rivas está a punto de inaugurarse (©Diario de Rivas)

 

El Centro Integral de Protección Animal de Rivas (CIPAR) no se limita a una cuestión de espacio. A pesar del evidente salto cuantitativo que va a suponer en términos de superficie útil —de 150 a 11.500 metros cuadrados, más otros 1.500 correspondientes a la nueva ‘calle’ con parking que se ha construido junto a la avenida de la Técnica, jalonada por árboles que servirán de ‘pantalla’ entre el CIPAR y la propia avenida—, la verdadera ‘revolución’, para Antúnez, radica en que Rivas Vaciamadrid contará con un centro «acorde» con los principios de protección animal y su condición de Ciudad Amiga de los Animales.

Y es que, asegura, el CIPAR abre todo un mundo de posibilidades para garantizar el equilibrio emocional de los animales. Por ejemplo, los cheniles contarán con una parte cubierta y otra al aire libre; habrá seis patios pequeños de recreo caninos, donde, por ejemplo, podrán celebrarse sesiones preparatorias con familias adoptantes, o bien comprobar la compatibilidad entre dos animales en un entorno amplio y amable; otro patio de 10 x 70 metros; y una enorme zona de libre esparcimiento. «Si un perro viene con indefensión aprendida (miedo a los humanos), podremos tratarle en una zona distinta de otro que, por ejemplo tenga reactividad a otros perros», apunta Antúnez. En cuanto a los gatos, podrán tomar el sol en las nuevas instalaciones, algo difícil en el angosto pasillo en forma de ‘L’ que constituye su actual zona de esparcimiento en Los Cantiles. «Podremos dedicar una habitación a animales con inmunodeficiencia o leucémicos; contar con una gran zona de cuarentena o patios felinos. «El edificio de los gatos va a ser, con seguridad, una de las mejores instalaciones de España en su clase», asegura Antúnez. Además, se multiplican los espacios destinados a almacenamiento, usos de captura, alimentación… «Vamos a tener almacenes en condiciones», prosigue el portavoz de Rivanimal, «y a nivel veterinario, un quirófano completamente equipado y una sala de tratamiento e higiene, además de espacios de hospitalización con aparatos de rayos X o de ecografías».

Las obras del CIPAR, el nuevo centro de animales de Rivas Vaciamadrid, tocan a su fin

Las obras del CIPAR, el nuevo centro de animales de Rivas Vaciamadrid, tocan a su fin (©Diario de Rivas)

El nuevo CIPAR acaba de concluir las obras de su primera fase, con una inversión de más de 600.000 euros, y cuya recepción por parte del Consistorio fue incluida en el orden del día de la última Junta de Gobierno Local del año. «Se nos abre un mundo de posibilidades», concluye Antúnez. Y, aunque la labor seguirá manteniendo el foco en lograr que cada animal encuentre una familia [haz clic para conocer los perros y gatos que Rivanimal tiene actualmente en adopción], «mientras permanezcan con nosotros, seguro que van a estar mucho mejor». Ahora, recién estrenado 2021, y después de doce años de ‘situación provisional’, el cierre de Los Cantiles y la mudanza al CIPAR es, por fin, cuestión de días.

 

Otras noticias:

Rivanimal pone a la venta su calendario solidario y aboga por la adopción de animales de compañía

Arrancan las obras del nuevo Centro de Protección Animal de Rivas

Rivas levantará un nuevo centro de recogida de animales junto a los campos de fútbol de Santa Ana

Zona de juegos al aire libre, área veterinaria, una ‘minigranja’ y grandes espacios para perros y gatos: los detalles del futuro Centro de Protección Animal de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!