¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

El compromiso ecosocial es una de las señas de identidad de CEM Hipatia FUHEM desde que abriera sus puertas en el barrio de La Luna de Rivas hace más de una década. A lo largo de este tiempo, el centro educativo ha puesto de relieve en su actividad, tanto educativa como social, cuestiones como la solidaridad, la sostenibilidad ambiental y la ‘ecodependendencia’ de los seres humanos, en las que profundiza en este curso 2021-2022 a través de su proyecto de centro: ‘Apagamos la luz, encendemos la vida’.

El colegio ripense es pionero en el trabajo con su alumnado y la comunidad educativa en materia medioambiental y social. Es el caso del cierre de ciclos de los residuos, que va más allá del reciclaje al profundizar en la idea de que el mejor ahorro es no consumir. También ha mostrado un compromiso activo con la situación de la Cañada Real desde el corte del suministro eléctrico en esta zona situada a menos de un kilómetro del centro, donde estudian niños y niñas que viven en ella.

CEM Hipatia FUHEM, entre otras iniciativas, centró la IV Carrera Solidaria de Hipatia en esta cuestión, favoreció la creación de una comisión de trabajo compuesta por familias y profesorado llamada ‘Hipatia Unida’, que está centrada en dar visibilidad a esta realidad de la Cañada, y también organizó el curso pasado una mesa redonda titulada “No hay paz sin derechos humanos: situación en Cañada Real”.

Carrera Solidaria Hipatia-Fuhem

Carrera Solidaria Hipatia-Fuhem (foto: CEM Hipatia-Fuhem)

La situación en la Cañada Real, el interés social por la luz, que se ha convertido en un tema de actualidad por su elevado precio, y la apuesta ambiciosa del centro por tener un espacio más sostenible con medidas como la instalación de placas solares y la sustitución de todas las luces por leds, conforman el punto de partida del proyecto transversal protagonista en la actividad educativa y social de CEM Hipatia FUHEM el presente curso. “El proyecto ‘Apagamos la luz, encendemos la vida’ parte de la idea de cuestionar nuestro consumo energético, no solo de abogar por las renovables. Tenemos que reducir porque en el futuro la disponibilidad de materiales y energía va a ser mucho menor”, explica Alejandra Bajo, coordinadora del proyecto junto a Virginia Pulido.

El objetivo de la iniciativa es triple: medioambiental, social y educativo. “Este proyecto nos da pie no solo a quedarnos en la transformación física del centro, sino que también pretende revertir en una concienciación social. Del alumnado, la comunidad educativa y más allá del centro”, coinciden tanto Bajo como Pulido. La parte medioambiental busca “la transformación y concienciación acerca del consumo energético; la social está enfocada en la Cañada Real; y la parte educativa parte de la metodología ‘de aprendizaje y servicio’, que trabajamos mucho desde el centro porque es supermotivadora”, apunta Pulido. Esta metodología, añade, “consiste en convertir el aprendizaje en el aula en un servicio desde el centro que revierta a la comunidad”.

Trabajo coordinado con las comisiones de familia del centro

Para desarrollar el proyecto de centro, el equipo docente de CEM Hipatia FUHEM que lo coordina se ha puesto en contacto con la activa comunidad educativa del colegio y con distintas entidades sociales que colaboran en la iniciativa.

A nivel interno, cuenta Virginia Pulido que en el proyecto trabajan de manera intensa dos de las comisiones de familia: la Ecosocial e ‘Hipatia Unida’. La primera trata temas medioambientales y la segunda está volcada en ayudar y dar visibilidad a las personas que residen en la Cañada Real.

CEM Hipatia

CEM Hipatia-FUHEM de Rivas (foto: Colegio Hipatia).

“La comisión ‘Hipatia Unida’ nos ha propuesto varias posibilidades para dar mayor visibilidad a la cuestión de la Cañada, que es parte esencial de nuestro proyecto de centro; entre otras acciones, unirnos a grupos activos en este sentido que ya están en marcha como el de AMAL-Cañada (Asociación Mujeres Árabes Luchadoras) en vez de crear uno nuevo y así poder ser más fuertes en este sentido”, dice Pulido.

Además, entre otras acciones, ha promovido también una actividad que realizará el alumnado de distintos cursos de Primaria y Secundaria de CEM Hipatia FUHEM denominada ‘Dramawalkers’. Esta consiste en un paseo por la Cañada Real en la que se exponen a los visitantes distintas historias reales que se están viviendo en esta zona cercana al colegio desde hace más de un año y medio. “Creemos que es muy interesante para trabajar la concienciación al alumnado y mostrarles una realidad cercana que muchos no conocen”, apuntan las coordinadoras del proyecto de centro.

Por su parte, la comisión Ecosocial ha hecho de enlace entre el centro educativo y La Pablo Renovable, la iniciativa de varios vecinos de la urbanización Pablo Iglesias mediante la cual pretenden convertirse en la comunidad energética más grande de Europa hasta la fecha. “Van a venir al cole a formar al alumnado porque están viendo cómo convertirse en comunidad energética para que el alumnado pueda animar a otras personas”, señala Virginia Pulido. Aprovechando esta actividad dentro del proyecto, el equipo docente de CEM Hipatia FUHEM ha invitado al alumnado a investigar cómo se puede modificar el espacio vital, la vivienda, y qué condicionantes hay para que sea más sostenible. “Después lo mostraran en videos para formar y animar a la comunidad”, comenta Pulido.

Por último, junto a la comisión BiciBus, se va a intentar impulsar el uso de la bicicleta y de los patinetes para acudir a clase. “Desde unos años a esta parte ha aumentado el numero de alumnos y alumnas de Secundaria que lo hace así que hemos pensado que sean ellos los que intenten concienciar al resto del alumnado”, dice Alejandra Bajo.

Colaboración con entidades externas y el Ayuntamiento

Esta colaboración con la comunidad educativa se replica también con actores externos a la vida del centro propiamente dicha. Por ejemplo, Alejandra Bajo expone que la coordinación del proyecto ‘Apagamos la luz, encendemos la vida’ se ha reunido con el Ayuntamiento de Rivas para conocer de primera mano el proyecto municipal 50-50.

Triciclos y patinetes 'aparcados' en el colegio Hipatia de Rivas Vaciamadrid

Triciclos y patinetes ‘aparcados’ en el colegio Hipatia de Rivas Vaciamadrid (foto: Fernando Galán)

Esta iniciativa consiste en medir los ahorros de consumo de los colegios públicos que participan año a año y revertir el ahorro en financiación para proyectos de centro controlados por comisiones energéticas formadas por el alumnado y la comunidad educativa de cada centro. “No podemos participar porque somos un centro concertado pero el Ayuntamiento se ha reunido con nosotros y ha compartido información al respecto y nos ha dado materiales para que podamos implantar algo parecido en nuestro centro”, subraya Bajo. El liderazgo de esta iniciativa dentro del proyecto de centro de CEM Hipatia FUHEM corresponde a los ‘Ecolegas’, “un grupo de alumnado voluntario sensibilizado con temas medioambientales con el que destinamos algunas horas lectivas a formarles, mover sus iniciativas, conocer sus curiosidades, etcétera”, expone Virginia Pulido.

En paralelo, el equipo docente inmerso en el proyecto ‘Apagamos la luz, encendemos la vida’ se ha puesto en contacto con empresas sin ánimo de lucro como Light Humanity y Ecooo. La primera promueve el acceso universal a la energía y combatir el cambio climático. En la actualidad, está llevando a cabo un prototipo de placas solares para el autoabastecimiento en viviendas de la Cañada Real y también es responsable de la instalación solar en proyecto para instalar placas solares en CEM Hipatia FUHEM. Ecooo, por su parte, está centrada en desarrollar proyectos que activen a la ciudadanía a favor de un nuevo modelo energético, limpio y sostenible.

Vestíbulo de Hipatia decorado por el alumnado (foto: Fernando Galán)

El colegio ripense está colaborando con ambas en distintas líneas de trabajo dentro del proyecto. Una de ellas, cómo poder compartir el excedente de energía: “Nuestra intención es compartir el excedente de energía que generemos en temporadas como los meses de verano con la Cañada Real. Es complejo conseguirlo pero estamos viendo fórmulas para hacerlo en un futuro”, expone Alejandra Bajo.

Otra de las medidas conjuntas son los laboratorios formativos. “Light Humanity nos ha ofrecido formación y nuestra idea es que alumnado y profesorado puedan replicar este taller en cursos inferiores e incluso que algunos grupos como el de Formación Profesional de informática pueda colaborar en el proyecto de los prototipos que se están instalando en Cañada”, asegura Bajo. “De nuevo, la idea es aplicar el ‘Aprendizaje y servicio’”, apostilla Virginia Pulido.

“En todo este proceso contamos también con el apoyo del área ecosocial de FUHEM a través de la persona de Luis González, que es el enlace con la comunidad educativa de la fundación y es un experto en cuestiones ecosociales”, concluye Alejandra Bajo. Virginia Pulido, por su parte, recuerda que la intención es compartir lo desarrollado y aprendido a lo largo del proyecto de centro de este curso 2021-2022 con centros educativos públicos de Rivas. “Por cercanía, tenemos pensado contactar con el CEIP Los Almendros, el CEIPSO La Luna, y el IES Duque de Rivas para hacer formación entre iguales. Que vayan alumnos y alumnas a contar nuestro proyecto”, concluye.

Así es la adaptación del proyecto en las aulas

Lo descrito acerca del proyecto de centro ‘Apagamos la luz, encendemos la vida’ de CEM Hipatia FUHEM repercute de manera directa en el aula. Todos los ciclos educativos a excepción del primero de Educación Infantil (0, 1 y 2 años), participa en el proyecto a través de actividades concretas que se ajustan tanto a la edad del alumnado como al programa educativo diseñado para cada etapa.

Un aula del colegio Hipatia-FUHEM

Aula de Infantil del colegio Hipatia (©Fernando Galán)

“Como decía, todo parte de la metodología ‘Aprendizaje y servicio’, de manera que lo que aprendemos en el aula repercute en un contexto real, en la comunidad”, recuerda Virginia Pulido. En el segundo ciclo de Educación Infantil (3,4 y 5 años), están compostando los residuos que se generan en los desayunos gracias a las compostadoras instaladas en el centro, y en la etapa educativa que coordina Pulido, Primaria, el proyecto de centro se materializa de manera diferente en cada curso.

  • 1º de Primaria: “En primero están trabajando cómo impacta el abuso energético en el paisaje porque tienen un bloque de contenidos sobre los tipos de paisaje”, explica Pulido. El trabajo lo plasman en una mesa de luz donde se muestra dicho impacto. Algunos de los alumnos y alumnas de este curso van a ir en abril al Círculo de Bellas Artes para presentar su trabajo dentro de la feria científica ‘ConCienciArte‘.
  • 2º de Primaria: centran su actividad en el reciclaje. En concreto, están fabricando papel en clase.
  • 3º y 4º de Primaria: profundizan en la parte social, en la cuestión de la pobreza energética. Van a realizar los citados ‘Dramawalkers’ en la Cañada Real y están estudiando cómo presentar su trabajo en un producto final.
  • 5º de Primaria: en este curso hay un bloque de contenidos específico de la luz y las energías renovables, de modo que están investigando acerca de los combustibles fósiles y renovables. “El objetivo es cambiar el concepto vital de consumismo que tenemos; mostrarles que no hay mejor ahorrar que el no consumo”, argumenta Virginia Pulido. Lo aprendido lo están plasmando en unos circuitos con placas solares fabricados en clase por ellos mismos que muestran a pequeña escala como funcionan estas instalaciones. También presentarán este proyecto en ‘ConCienciArte‘.
  • 6º de Primaria: es el grupo de alumnos y alumnas que se va a formar junto a los miembros de La Pablo Renovable. Posteriormente, volcarán lo aprendido en unos vídeos didácticos al servicio de la comunidad educativa.

A esto se suma el trabajo de los ‘Ecocolegas’, que además de replicar el proyecto 50-50 del Ayuntamiento de Rivas en CEM Hipatia FUHEM también asistirán a los ‘Dramawalkers’ en la Cañada Real. “Creemos que partiendo de la concienciación y contacto directo pueden surgir ideas de campañas de concienciación, búsqueda de solidaridad… Queremos darles la opción por si quieren movilizarse”, señala Virginia Pulido. Y en paralelo hay que añadir el trabajo que el equipo docente de CEM Hipatia FUHEM está haciendo con un grupo de alumnos y alumnas de altas capacidades del centro, que están fabricando juguetes que se mueven con energías renovables. “El prototipo lo llevarán a las aulas y explicaran como se hace. Y así otro grupo de niños y niñas, no solo de altas capacidades, los presentarán también en el Círculo de Bellas Artes”, añade.

Vertíbulo del edificio de ESO, Bachillerato y FP del colegio Hipatia

Vertíbulo del edificio de ESO, Bachillerato y FP del colegio Hipatia (©Diario de Rivas)

En lo que respecta a Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional, el proyecto de centro del CEM Hipatia FUHEM no se adapta por cursos, sino por asignaturas. Por ello, están involucrados en el mismo docentes que imparten tecnología, biología y lengua. Alejandra Bajo, coordinadora también de esta etapa educativa, detalla cómo se trabaja en cada curso en función de la asignatura en la que se introduzca el proyecto ‘Apagamos la luz, encendemos la vida’:

  • 2º ESO. El alumnado está trabajando en muestras de placas solares “muy manipulativas” que funcionen y muestran de manera didáctica cómo funcionan. Este trabajo también se expondrá en el ‘ConCienciArte‘.
  • 3ºESO. Dentro del programa de tecnología hay un bloque dedicado a la energía. Para adaptar el proyecto de centro, el alumnado a partir de un juego de ‘role playing’ situado en un pueblo donde se va a instalar una central eléctrica. “Adoptan cada uno un rol, buscan información y defienden una postura aunque no sea la que comparten”, expone Alejandra Bajo. “Así han estudiado cómo funcionan las centrales eléctricas y las renovables en general, y están elaborando maquetas y posters explicativos que acompañarán a los trabajos de 2º ESO en el Círculo de Bellas Artes”, añade.
  • 4º ESO: están profundizando en cómo afecta la quema de combustibles fósiles en el incremento de emisiones, qué es el pico del carbono o la pobreza energética, y cuestiones concretas de este tipo. “Lo plasmarán en un vídeo divulgativo para que sea didáctico y atractivo, también formará parte de lo que llevamos a ‘ConCienciArte‘’ y se mostrará en la feria que organizaremos en el centro a final de curso para enseñar a las familias todo lo realizado en el proyecto de centro”, apunta Bajo.
  • Bachillerato: en economía, partiendo del análisis de diferentes noticias energéticas, generarán un producto que está por desarrollar.
  • FP: están llevando a cabo un taller similar al del alumnado de 2º ESO pero con un poco más de complejidad y también van a crear el espacio exclusivo dentro de la página web de CEM Hipatia FUHEM donde habrá un contador de la energía producida en el colegio en tiempo real y otros datos respecto al consumo energético de la instalación.

 

Otras noticias:

El barrio de La Luna tendrá una escuela infantil municipal: estará en Hipatia y arrancará el próximo curso

Actividades deportivas y culturales en Hipatia: qué se oferta y cómo inscribirse

El Departamento de Orientación: así funciona la columna vertebral de Hipatia-Fuhem

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!