¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Juan Ignacio Gómez, edil del PSOE en Rivas

Juan Ignacio Gómez, edil del PSOE en Rivas (©Planeta Rivas)

Juan Ignacio Gómez Ayuso lleva más de 30 años trabajando en distintos puestos de la administración pública, casi todos relacionados con el área económica. Concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, actualmente compagina esta labor con su empleo en el departamento de Control Presupuestario de la Agencia Madrileña de Atención Social de la Comunidad de Madrid. En esta entrevista, analiza para Planeta Rivas el estado de las arcas municipales.

¿Cuál es su impresión sobre el borrador de los presupuestos municipales?
En primer lugar, por mor de tratarse de un borrador y, quizás, excesivamente incipiente, ni siquiera cuadran las cifras, que es lo mínimo que se puede pedir a un presupuesto. Le doy importancia relativa al tratarse de un borrador y, probablemente, por la precipitación, no cuadren las cifras. Lo que me parece más importante y novedoso es haber dividido el presupuesto por programas y no solo por partidas, y así se ve mejor cuánto cuestan los servicios públicos, y también cuál es el coste real del servicio para el ciudadano en relación con lo que se hace. Está un poco denostado hablar de rentabilidad para los servicios públicos pero, desde luego, desde nuestro partido entendemos que debe ser así, sin intentar confundirlo con la empresa privada. Es importante profesionalizar los servicios públicos y la gestión. De hecho, los problemas que hubo en el ejercicio pasado, por los que Rivas Puede y PSOE votamos en contra de los presupuestos (que fueron aprobados por Somos Rivas y el PP), conllevaron la ruptura de ese acuerdo tácito que existía con carácter previo, que ahora se ha retomado, como entendemos que no podía ser de otra manera. Nosotros, en aquel momento, insistíamos mucho en el tema de los ingresos, sobre todo por el endeudamiento que tiene el Ayuntamiento, que entendemos consecuencia de que en ciertos períodos más boyantes no se hizo de hormiga, sino de cigarra.

¿Cree que esa deuda es excesiva?

Según la estadística nacional, la media del endeudamiento de Rivas ha ido en otra dirección a la del resto de municipios, aunque, sin ser catastrofista, es verdad que vamos por el buen camino. Izquierda Unida se ha empeñado en arreglar esto, en parte también por nuestra presión, y nos vamos recuperando. Gráficamente se ve claro que nuestro ayuntamiento se ha endeudado demasiado y esto nos supone a nosotros cierto desgaste, porque desde ciertos sectores de la izquierda creen que parece más ‘de izquierda’ no ponerte de parte de los que apuestan por que se contraiga un poco el gasto para evitar el endeudamiento, que puede llegar al extremo de la intervención. En eso sí que tenemos algún pequeño roce tanto con Somos Rivas, como con Rivas Puede.

 

Juan Ignacio Gómez (PSOE) muestra un gráfico sobre la deuda municipal de Rivas

Juan Ignacio Gómez (PSOE) muestra un gráfico sobre la deuda municipal de Rivas (©Planeta Rivas)

 

¿Qué opina de la situación actual de las arcas municipales?
Dicho en términos de escuela, progresa adecuadamente. No nos gusta arrogarnos protagonismo, pero creemos que la insistencia de nuestro partido en ese aspecto ha cointribuido a ello, aunque nos ha supuesto cierto desgaste. Por ejemplo, a mí me han llamado en más de una ocasión burócrata, y a mucha honra, pues no me siento insultado: llevo treinta años trabajando en la administración pública y eso te sirve para tratar luego estos temas. Estamos en el buen camino, pero todavía queda mucho. Otro aspecto positivo es la preocupación que nos puso de manifiesto el concejal del ramo de intentar mejorar la parte de recaudación, en lo que también nuestro partido, en la defensa de nuestra propuesta de presupuestos del año pasado, hizo bastante hincapié. Básicamente, nuestras diferencias eran pequeñas, porque cualquier partido de izquierdas sabe cuáles son sus ejes de defensa fundamentales en un presupuesto, pero nuestra crítica iba por la parte de los ingresos; es decir, hay que recaudar más. Esto es como en una economía familiar: tú tienes un salario y tienes que amoldar tus gastos a dicho salario, sobre todo, si no te dejan endeudarte. Si ya tienes una hipoteca, probablemente, cuando entres al banco a pedir dinero no te pondrán ya la alfombra roja. Y esa situación se puede aplicar por analogía con la administración pública nacional, regional y local. Eso está recogido en la reunión previa en la que se nos hizo entrega del borrador, en la que Curro Corrales habló del tema de los ingresos. Esos dos puntos, tanto el de dividirlo en programas, como el de preocuparse de ese aspecto, nos parecieron positivos.

¿Estos nuevos presupuestos siguen en esa línea de progreso adecuado?
Creo que sí; sobre todo, en la línea de los gastos. Tampoco entenderíamos un giro copernicano. Sobre todo, cuando nuestra insistencia ha ido, en la medida de lo posible, por intentar ajustar los gastos y recaudar todo lo que se pueda, porque sí que había cierto agujero.Tampoco voy a cargar las tintas contra todo; solo lo que no me guste, lo diré. Ni mucho menos el municipio está en bancarrota, que sería a lo mejor interesante para algunos decirlo desde el punto de vista de la estrategia política, pero no es el estilo de este grupo municipal. Sí que es verdad que no se pueden echar tampoco las campanas al vuelo diciendo que lo han hecho fenomenal.

¿Cuáles son sus reparos?

Han hecho algunas afirmaciones sobre presupuestos que no fueron adecuadas. Por ejemplo, decir que lo están haciendo bien porque vamos a devolver el dinero que debemos, y no porque es nuestra obligación y las normas dicen que los sobrantes que tengamos se deben usar para devolver lo adeudado. No se puede decir que has hecho una magnífica gestión porque vas a devolver doce millones cuando tienes que devolverlos; es una obligación formal que no es objeto de medallas; solo se ha gestionado medianamente bien y se puede devolver dinero. Por ejemplo, el plan de pago a proveedores, desde mi conocimiento de la administración pública, ha beneficiado a los municipios. Y se ha aprovechado para decir que el dinero que se debía a los proveedores ahora se debe a los bancos.  Volviendo a la analogía a la familia, si compras un coche y no tienes dinero para pagarlo, se lo pides a un banco. No vas a decir: «¡Qué malos son los bancos, que he tenido que pedirles dinero para pagar el coche!».  A mí no me gustan los bancos, ni creo que a nadie, porque no son unas hermanitas de la caridad, ni están para serlo. Pero hay un hecho evidente que se constata con las cifras. En noviembre de 2016, Rivas Puede organizó unas jornadas en las que se habló del endeudamiento y de la deuda legítima e ilegítima, y vi que decían que el plan de pago a proveedores ha supuesto que el endeudamiento con los particulares se haya transformado en endeudamiento bancario. También se ha criticado el coste financiero que ha tenido el plan de pago a proveedores. Este plan bien es cierto que empezó con un tipo de interés muy alto, alrededor del cinco por ciento, pero ahora mismo estamos en un tipo bastante por debajo. Que la administración pagaba tarde, mal y nunca era conocido por la administración, los proveedores y los ciudadanos. Como consecuencia de la última ley, cualquier tercero al que se le pague tarde, después de treinta días, tiene derecho a cobrar un ocho por ciento más de lo que se le debe. Por lo tanto, pongamos las cosas en su sitio. Probablemente no sea la panacea, pero ha permitido cobrar a gente que lo necesitaba, y tampoco se puede criticar a los bancos porque el interés fijado por el Estado para que la propia administración pague a sus terceros esté al ocho por ciento, que es un interés muy interesante. Si yo fuera una empresa sin problemas de liquidez, estaría encantado de que me pagasen tarde, porque el banco no me va a pagar el ocho por ciento.

Juan Ignacio Gómez (PSOE)

Juan Ignacio Gómez (PSOE) (©Planeta Rivas)

¿Qué otros asuntos presupuestarios les preocupan?

La deuda que existía en fase ejecutiva. Sabemos que la administración pública tiene pocos efectivos de recursos humanos por el bloqueo de la tasa de reposición, para la que se ha llegado a un acuerdo del cien por cien en los sectores prioritarios. Ya que existe tasa de reposición, dedícate a recobrar esa deuda que tienen contigo, que te va a permitir hacer luego otras cosas. Otro de nuestros caballos de batalla es la partida dedicada a comunicación. Entendemos que, aunque no está bien, si tú tienes un gabinete de prensa, sea a mayor gloria del Gobierno municipal. Pero, claro, que el gabinete de prensa se dedique a la hagiografía, no está bien, porque no es el gabinete de prensa del Gobierno, sino del Ayuntamiento, en el que hay Gobierno y oposición. Que solo esté a disposición del Gobierno municipal no nos parece bien y, de hecho, el PSOE siempre ha intentado hacer enmiendas en ese sentido: es de todos y hay que dar cabida a todos. En estos dos últimos plenos, se hacen unos pequeños resúmenes de vídeo que resumen las intervenciones y las más de las veces se ha descontextualizado la intervención, saliendo la respuesta del Gobierno municipal, sin la pregunta correspondiente. Y en este último parece que lo único importante fue la poquísimo afortunada moción presentada por Antonio De la Peña sobre las fiestas de Nochevieja. Si yo fuera un ciudadano sin responsabilidades políticas pensaría, al escucharla, que los concejales son una panda de diletantes que se dedican a discutir el sexo de los ángeles. Incluso el propio concejal reconoció que no estuvo acertado con su propuesta. Pero eso forma parte de los roces entre Gobierno y oposición.

Volviendo al asunto de los impagados, el Gobierno ha anunciado medidas para mejorar la recaudación de los cobros pendientes.
Y, por supuesto, lo vemos con buenos ojos. Por dar una visión muy general, en esta ocasión estamos en mejor disposición de la que nos encontrábamos en el ejercicio pasado, fundamentalmente, porque se han recogido algunas de nuestras aportaciones con respecto al presupuesto. Este año, es probable que nos encontremos  en una posición más adecuada por habérnoslos ofrecido con más tiempo, aunque con errores, para estudiarlo, porque una de nuestras quejas del año pasado fue el poco tiempo que teníamos para trabajar y discutir medianamente bien sobre el asunto. Eso ahora nos permite un estudio más profundo.

¿Cuáles son las líneas que motivan esta buena disposición del PSOE, a priori, sobre los presupuestos?
Afortunadamente, la última liquidación ha mejorado bastante la vía de ingresos y cuenta con una ejecución importante de gastos. En el pasado había cierta trampa al no ejecutar todo el gasto para generar ahorro. Pero eso puede ocurrir por dos cuestiones: porque soy un fantástico gestor y consigo, a precios más baratos, los servicios; o porque, en vez de comprar algo que necesito, compro algo peor, que es lo que nos preocupa. Es importante el pago a los proveedores, porque si un proveedor te vende algo a un euro a ti y al Ayuntamiento se lo vende a uno con cincuenta, por su período de pago, el hecho de pagar tarde encarece por la posibilidad de cobrarte intereses y existe el riesgo de quedarte con un concurso desierto.  Y lo que sucede, al final, es que puedas hacer menos cosas porque los terceros te cobran siempre un poco más que si tú eres un particular que paga al contado. La media de pago ha mejorado pero estaba muy, muy por encima de nivel máximo permitido. Ahora la administración empieza a pagar intereses a partir del día 30. Esto se hace para que la maquinaria de la administración se agilice, pero creo que es interesante porque abarataría los costes. El tema de preocuparse más del nivel de ingresos es muy importante; en el de gastos estamos de acuerdo porque, a nivel programático, nuestras diferencias son muy pequeñas.

¿Qué opina de la previsión de inversiones para este año?
A pesar de que la partida sube en siete millones, obedece, principalmente, al tema de la construcción del CEIPSO. Es como si tuviéramos la suerte de tener un acceso a la M-50; es dinero para un tema concreto y puntual. Creemos que uno de los déficits está en el mantenimiento de la ciudad, principalmente los viales. Para nosotros, ese sería un aspecto fundamental. Y tendríamos que ver el desarrollo del programa de subvenciones. El año pasado hubo bastante revuelo y se nos echó encima la ciudadanía en una maniobra política en la que se la había confundido, diciéndoles que, al no aprobar los presupuestos, lo que se quería era que no se diera dinero a las ONG. Nada más lejos de nuestro interés. Lo que sucede es que, nos guste o no, hay una norma que todos tienen que cumplir, que es el principio de concurrencia. Ahí sí que hemos tenido ciertos problemas, porque creemos que hay una cierta red clientelar. En este sentido, en los capítulos dedicados a subvenciones, fundamentalmente de capital finalista, no de capital de inversión, te ponen en una tesitura un poco complicada, porque no es que nosotros estemos en contra, sino que nos gusta que las cosas estén más claras en ese sentido.

¿Qué otros aspectos destacaría de los presupuestos?
Como nuestro caballo de batalla iba por la vía de los ingresos y se ha recogido, y los márgenes de maniobra para las políticas de gasto no son muy amplios, si además te mueves en el terreno de la izquierda, es aún más estrecho. Tampoco se establecen diferencias muy importantes entre los presupuestos de 2016 y 2017, salvo en el capítulo 6. En el capítulo 1 habíamos insistido en el pago de las ayudas sociales pendientes. Tanto nuestro grupo como Rivas Puede,insistimos en que se pagasen esos atrasos, y había esa voluntad, después de las peticiones de los sindicatos.

En cuanto a la política fiscal, ¿qué cambiarían?
Progresividad. El Ayuntamiento hace lo que puede con el dinero que tiene. Los impuestos más importantes vinculados al propio Ayuntamiento son el IBI y el de obras. Fue el Grupo Socialista anterior el que pidió la revisión de los valores catastrales, porque los precios de las viviendas habían bajado y eso compete al Catastro, que es una entidad estatal. Con el tema del IBI se hace muchísima demagogia. Efectivamente, bajan los valores catastrales; por cierto, partíamos de un error de un estudio que hizo el Ayuntamiento de Madrid en la época de Ana Botella, en el cual los valores catastrales que estaba atribuyendo a Rivas eran iguales que los de Majadahonda. Lo que te cobran por el IBI es el producto de dos variables: el valor catastral y un porcentaje de entre una horquilla, y si se parte de un valor catastral alto, el resultado está un poco viciado. Ahora, si tú quieres seguir prestando servicios, tienes que seguir teniendo dinero. ¿Cómo se mejoraría todo esto? Con progresividad: que pague más el que más tiene, porque hay impuestos que se pagan independientemente de nuestros recursos económicos, como el de la gasolina. El valor catastral de la vivienda suele estar en consonancia, porque sueles comprar una casa en función del nivel de renta que tienes; pero puede ocurrir que, en un momento dado, tuvieras un momento boyante y luego otro muy malo. Habrá que tomar en consideración otros elementos que corrijan determinadas situaciones. Ya sí que hay algunos elementos reguladores, y vienen en las ordenanzas fiscales, como las reducciones para familias numerosas, para familias en emergencia social, etcétera. Quizás tengamos que profundizar en ese sentido, sin decir alegremente que vamos a bajar los impuestos, porque, cuanto más nutras la caja, más servicios puedes prestar al ciudadano. Que no pague impuestos el que no tenga que pagarlos, pero quien tenga que pagarlos, que los pague.

En cuanto a las inversiones, las cuentas contemplan las que van con cargo al Plan Regional y las que corresponden a los fondos FEDER. ¿Cree que se han elegido bien los destinos de estas cantidades?
Por un lado, la mayor parte se la va a llevar el CEIPSO; del resto, otra parte va para el mantenimiento de viales. Los fondos europeos son subvenciones finalistas que recogen muy poco gasto de capítulo 2, que también te cuesta, son concretas y tienes que adelantar parte del dinero. Estamos muy esperanzados con el Plan Rivas 2020, pero queremos también participar, y pedimos que se nos dé más cancha ese asunto.La oposición hace que las cosas funcionen mejor. No creo que haya ningún ‘casus belli’ por la cuestión de los gastos.

¿Qué aspectos va a impulsar el PSOE en el debate de los presupuestos de este año?
Más que líneas de trabajo, aportaríamos líneas de gestión: lo que en la administración llamamos asistencias técnicas. Algunas asistencias de esta naturaleza podrían ser ejecutadas por personal propio de la administración, porque, al fin y al cabo, habría que abogar por la municipalización de los servicios. Si una tarea la puede hacer un funcionario, ya se reduce del capítulo 2 del presupuesto porque entra dentro del capítulo 1.

¿Y tiene capacidad el personal municipal para absorber más trabajo?
Quizás lo que hay es la falta de carga de trabajo que tiene, habitualmente, el empleado público. Cuando tú contratas una asistencia técnica y vas a hacer un contrato, hay que hacer un papelito que se llama «insuficiencia de medios». Es decir, la administración lo tiene que sacar fuera porque dice que no tiene medios para hacerlo internamente. Dar cierto tipo de trabajos cualificados a los empleados públicos les sirve como incentivo. Sin embargo, no se les puede subir el sueldo graciosamente. Lo que garantiza el funcionamiento de la administración pública es la independencia del funcionariado, pero a veces falla y eso ocurre con gobiernos de todos los colores.  Es un tema de difícil solución. Pediremos rebajar el coste de los servicios porque permite ahorro y dedicar ese dinero a otra partida, que es la de mantenimiento urbano. También presentaremos una moción sobre la partida de comunicación, y también para intentar ahorrar en la medida de lo posible en servicios exteriores, así denominados desde el punto de vista contable, que entendemos que permiten gastar en otras cosas más prioritarias. Milagros no hay, ni tenemos peritas en dulce que nos solucionen los problemas.

 

Otras entrevistas sobre hacienda y presupuestos en Rivas:

José Riber: “Rivas recibe de la Comunidad de Madrid lo que le corresponde”

Carla de Nicolás: “El IBI tiene mucho margen de mejora en Rivas”

Curro G. Corrales: “Necesitamos generar ingresos por otras vías distintas del IBI”

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Planeta Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?
¿Te parece interesante? ¡Compártelo!