¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Protesta por apertura de líneas y masificación en el colegio la Luna: ‘No soy una sardina’ (foto: AMPA La Luna)

La comunidad educativa del CEIPSO La Luna de Rivas vuelve a ponerse en pie de guerra tras la apertura de una línea de más en el centro para el próximo curso. La publicación de las listas definitivas, este miércoles, trajo consigo la apertura de cuatro aulas de Infantil 3 años —en lugar de las tres ofertadas inicialmente y para las que, en teoría, tiene capacidad el centro—, lo que supone «más masificación», según el AMPA del colegio. No es el único caso en Rivas: también se ha abierto para el curso que viene, al menos, una línea ‘de más’ en el CEIP José Saramago, que ocupará la sala de psicomotricidad, y en 3º de Primaria en el CEIP José Iturzaeta.

Este viernes, numerosas familias del colegio La Luna han protagonizado una protesta por la mañana con sus hijos e hijas, ya que consideran que, con el nuevo incremento de alumnado, «van a convivir como sardinas en lata». El AMPA de La Luna alerta de que la apertura de esta línea de más el curso que viene va a suponer que coincidan en el patio de Infantil 50 niños más que ahora (25 si solo se abrieran tres aulas); en total, «275 niños y niñas en un patio concebido para 150». Además, cinco aulas de Infantil pasarán al piso de arriba —cuyas instalaciones y mobiliario no están adaptados a alumnado de esa edad, sino de Primaria—, y se duplicarán las aulas de Infantil para que el único edificio con el que cuenta el centro por ahora está preparado (pasan de seis a 11).

Las familias de La Luna llevan ya varios meses movilizándose para denunciar que su colegio está «inacabado y ya masificado», e incluso grabaron un vídeo para denunciar el «hacinamiento» del alumnado en el patio de Infantil, un extremo que niega la Comunidad de Madrid, ya que, alega, «se cumple con la normativa».

La situación de este centro, alertan las familias, es «especialmente sangrante», ya que, a día de hoy, solo está construida la primera fase del CEIPSO La Luna; la segunda, cuyo proyecto ya ha sido licitado por la Comunidad de Madrid, no entrará en funcionamiento hasta el curso 2020-2021. Falta también el gimnasio, ya que se encuentra pendiente de un convenio entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Rivas que está paralizado por desacuerdos entre ambas administraciones. «Aunque la Comunidad de Madrid asegura que se abren líneas para atender las preferencias de las familias, creemos que muchas de ellas no pedirían este colegio si supieran las condiciones en que van a estar sus hijos e hijas por las condiciones en las que se encuentra y por la masificación a la que está sometido», reflexionan desde el AMPA del centro. «Las familias tienen derecho a sus plazas escolares pero no a costa de masificar centros sino de hacer otros nuevos. Por supuesto, a las familias nuevas se les da la bienvenida y se les anima a unirse a la lucha para que nos acaben el cole y se de respuesta a las demás reivindicaciones, como que nos hagan el gimnasio o por supuesto nos den una solución para el patio infantil», insisten los representantes de las familias.

El curso que viene, el colegio José Saramago de Rivas también contará con una línea ‘de más’ en 3 años, lo que supondrá, según informan desde el AMPA del centro, la «desaparición del aula de psicomotricidad». No es la primera vez que esta situación se produce en este colegio. «Hace años ya se forzaron las líneas durante dos cursos seguidos, que son los que ahora pasarán a 5º y 6º de Primaria», explica Miguel Ángel Marchante, presidente del AMPA del José Saramago. «Desde dirección se nos transmitió que hasta que esos cursos no pasaran al instituto no se volverían a crear tres líneas (las instalaciones del centro están preparadas, en teoría, para que sea un ‘línea 2’), pero nos encontramos con que no es así. Y esto no solo supone prescindir del aula de psicomotricidad, sino masificar otras zonas comunes, como el comedor, donde ya hay dos turnos para dar cabida a todo el alumnado«, lamenta, al tiempo que llama a las familia a «movilizarse» ante esta situación.

En cuanto al CEIP José Iturzaeta, la creación de una línea de más en el curso de 3 años de Primaria no supondrá, de facto, un aumento de líneas totales, ya que el curso que viene pasan al instituto los de 6º, nivel educativo que ya contaba con una línea de más en el colegio. «Sin embargo, esto no debería ser así: mantener líneas por encima de la capacidad del centro no debería ser lo normal, sino algo muy excepcional», critica Ana Lillo, presidenta de la FAPA.

Quejas al Defensor del Pueblo

A lo largo del curso pasado, la FAPA Rivas lideró distintas movilizaciones contra la «masificación» de los colegios de la ciudad. A las distintas acciones reivindicativas en la calle o el vídeo ‘No más líneas’ del AMPA del Dulce Chacón se sumaron distintas acciones administrativas para protestar contra esta situación, que incluyó la presentación de una queja ante el Defensor del Pueblo. Ante la respuesta de esta institución, que trasladó a la FAPA que la Consejería asegura «cumplir con la normativa», la FAPA de Rivas ha vuelto a remitir, el pasado viernes, un escrito en el que solicita que se reabra el expediente por esta causa. En el documento, al que ha tenido acceso Diario de Rivas, y elaborado antes de los nuevos incrementos de líneas conocidos este miércoles, se enumera la pérdida de espacios comunes que han sufrido distintos colegios de la ciudad en los últimos años, como el aula de música del CEIP Rafael Alberti, el aula de psicomotricidad del CEIP Jarama, la biblioteca del CEIP Mario Benedetti, parte de la cafetería del IES Julio Pérez o la ‘fusión’ en un mismo espacio del aula de música y la biblioteca en el CEIP José Iturzaeta o el CEIP Los Almendros, centro, este último, que ocasionalmente imparte clases en un ‘aula abierta’ improvisada en un patio interior.

En su escrito, la FAPA de Rivas plantea la necesidad de obligar a reducir el número de aulas en los centros públicos de la ciudad y el número de niños y niñas por clase, ya que «lo habitual, y no la excepción, es que se superen el número de 25 establecido en la normativa». Además, insiste en la construcción «urgente» del nuevo colegio y el nuevo instituto previstos para el curso 2020-2021, además de concluir el CEIPSO La Luna. Por su parte, desde la Consejería de Educación indicaron en la tarde de este jueves, a consultas de este digital: «Estamos viendo las matriculaciones y estudiando la necesidad o no de abrir nuevas líneas.Cuando tengamos el listado definitivo de alumnos por centro veremos el número de líneas por centro».

Noticias relacionadas:

Escolarización 2019: qué hacer si tu hijo o hija no ha sido admitido en el colegio solicitado

El futuro gimnasio del colegio La Luna y el nuevo pabellón deportivo, atascados por desacuerdos entre Rivas y la Comunidad

Primer paso para un nuevo colegio en Rivas: la Comunidad tramita la redacción del proyecto

Ampliación del CEIPSO La Luna y nuevo instituto en Rivas: la Comunidad saca a concurso la redacción de los proyectos

Rivas cierra un fin de semana de movilizaciones contra la «masificación» educativa

La ‘cara oculta’ de La Luna: así se estudia en un ‘cole’ sin terminar

Casi 4.000 firmas contra la «masificación» de los centros educativos en Rivas

 

 

 

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Planeta Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!