¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
La entrada del Hotel AB Rivas, intransitable tras la gran nevada

La entrada del Hotel AB Rivas, intransitable tras la gran nevada (imagen: Hotel AB Rivas)

El Hotel AB Rivas se llenó durante el primer fin de semana de la nevada de policías, guardias civiles, trabajadores que no podían regresar a sus casas y familias en situación de vulnerabilidad por el frío. Seis empleados, atrapados a su vez en el hotel, les atendieron durante casi tres días sin poder ser relevados.

Del vacío total durante el confinamiento a colgar el cartel de ‘completo’ durante el colapso de Rivas Vaciamadrid por la nevada: dos estampas muy diferentes para sendos ‘momentos históricos’ en apenas unos meses. Desde que se convirtiera por unas semanas en un ‘edificio fantasma’, cuando el confinamiento paralizó toda la actividad hotelera en la ciudad, el Hotel AB Rivas había comenzado a recuperar el pulso, alojando a viajeros que recalaban en la ciudad por placer o por trabajo, y abriendo de nuevo al público su restaurante Somallao. En esas estaba cuando la borrasca ‘Filomena’ tiñó de blanco Rivas Vaciamadrid y atrapó a decenas de personas que se encontraron sin poder salir de la ciudad. Durante casi tres días, tampoco se pudo entrar.

El viernes 8 de enero, por la tarde, el municipio quedó completamente aislado. Dentro quedaban trabajadores de empresas privadas o de servicios esenciales: policías, guardias civiles, personal de Rivamadrid o Mantenimiento, que tras haber cumplido con su jornada laboral no podían regresar a sus casas. Necesitaban descansar. Y no solo eso: al estar muchos de sus compañeros atrapados en sus casas, sin poder entrar en la ciudad, la mayoría debían reincorporarse al día siguiente a su puesto de trabajo, doblando turno en muchos casos, para tareas esenciales que no podían esperar.

El hotel sirvió de alojamiento para todas estas personas, además de familias derivadas desde servicios sociales, a las que el frío y el temporal habían colocado en una situación de vulnerabilidad. Un refugio en el que los propios trabajadores habían quedado, a su vez, atrapados. Seis personas —un cocinero, dos recepcionistas, una camarera de piso y un camarero*********— que tampoco podían esperar relevos, y que, desde el viernes hasta el domingo, estuvieron atendiendo a los huéspedes sin descanso. Con la ayuda de palas, consiguieron abrir camino hasta la puerta para que, por lo menos, pudieran entrar o salir vehículos del ‘parking’.

La azotea del Hotel AB Rivas, cubierta por la nieve

La azotea del Hotel AB Rivas, cubierta por la nieve (foto: Hotel Ab Rivas)

Durante esos tres días, el personal del restaurante ‘tiró’ de las reservas de las cámaras, pero el lunes los víveres comenzaron a escasear y los proveedores no podían servir los pedidos debido al temporal. Así, algunos trabajadores se desplazaron para conseguir abastecer las cocinas y poder continuar con el servicio.

Por fin, el domingo a mediodía, otros empleados del hotel consiguieron dar soporte a los compañeros que allí atendían a los huéspedes desplazándose hasta el establecimiento en un vehículo todoterreno. Para entonces, algunos se habían marchado a pie hasta el metro, con la esperanza de llegar a sus casas. Otras personas permanecieron varios días más. La última familia que se había refugiado en el hotel durante la nevada no se fue hasta este miércoles, cuando las temperaturas dieron, por fin, una tregua.

 

Otras noticias:

Los estragos de ‘Filomena’ en Rivas: un paseo fotográfico tras las ‘huellas’ de la gran nevada en la ciudad

Rivas, ‘sepultada’ por la nieve: el Ayuntamiento recomienda a la ciudadanía que no salga de casa

La primera jornada de nevadas en Rivas Vaciamadrid, en imágenes

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!