¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Comandancia de Madrid (Seprona) han descubierto en la Cañada Real una explotación cuyo responsable se estaba dedicando a la cría de gallos ingleses, localizando 32 aves preparadas para la pelea de gallos.

<script async src="//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js"></script><!-- [et_pb_line_break_holder] --><ins class="adsbygoogle"<!-- [et_pb_line_break_holder] --> style="display:block; text-align:center;"<!-- [et_pb_line_break_holder] --> data-ad-format="fluid"<!-- [et_pb_line_break_holder] --> data-ad-layout="in-article"<!-- [et_pb_line_break_holder] --> data-ad-client="ca-pub-5501582490216574"<!-- [et_pb_line_break_holder] --> data-ad-slot="8780105444"></ins><!-- [et_pb_line_break_holder] --><script><!-- [et_pb_line_break_holder] --> (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});<!-- [et_pb_line_break_holder] --></script>

La investigación tenía su origen en las distintas informaciones recibidas por parte de las patrullas motorizadas del Servicio de Protección de la Naturaleza, donde se alertaba de que en el Sector 5 de Cañada Real —que hace de ‘frontera’ entre los términos municipales de Madrid y Rivas Vaciamadrid— pudiera existir un criadero ilegal de gallos.

A partir de este momento, y según informan desde el Instituto Armado, se estableció un dispositivo por parte de los agentes del SEPRONA, que les llevaba a ubicar la parcela donde posiblemente se pudiera estar realizando la actividad ilícita.

Así a lo largo de la pasada semana, y acompañados por técnicos veterinarios del Ayuntamiento de Madrid, en cuyo término municipal se localizaba la parcela, se realizaba una inspección del lugar y se localizaban 177 gallos, detectando la técnico que 33 de ellos presentaban las cresta amputada y los espolones traseros muy desarrollados, además de presentar alguno de ellos signos de de haber intervenido en alguna lucha.

Durante la inspección en el lugar, los Agentes también localizaron material veterinario (jeringuillas, agujas y medicamentos), sospechándose que el investigado pudiera encargarse él mismo de medicar a los animales. En las instalaciones, el propietario contaba con numerosas jaulas donde permanecían los gallos.

Una vez comprobados todos estos extremos, al individuo, un ciudadano dominicano de 51 años, se le imputaron los delitos de maltrato animal e intrusismo profesional, pasando a disposición de Judicial. Asimismo los gallos han quedado inmovilizados, y serán reubicados por el Ayuntamiento de Madrid.

Otras noticias:

REPORTAJE: Los guardianes del medio ambiente en el Sureste

Detenidos tras huir de la Guardia Civil de Rivas en sentido contrario y provocar un accidente en la M-50

La Guardia Civil desmantela en Rivas un violento grupo criminal que traficaba con drogas y robaba en tiendas de telefonía

Así funciona el puesto de Guardia Civil de Rivas

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!