¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Autobús interurbano 331 de Rivas Vaciamadrid (Fuente: Diario de Rivas)

Hace escasas semanas, se anunció la reorganización de las líneas de autobuses urbana e interurbanas de Rivas Vaciamadrid, una medida que el Ayuntamiento ripense y el Consorcio de Transportes llevan varios años negociando. En los últimos meses, el Consistorio ha concretado sus demandas, que culminarán con un nuevo ‘mapa’ del transporte terrestre de Rivas. A la espera de que ambas administraciones cierren los últimos flecos y conocer de forma concreta las rutas, ubicaciones de las paradas y horarios, Diario de Rivas entrevista al concejal responsable de Movilidad, José María Álvarez, para conocer más detalles sobre esta cuestión.

El Ayuntamiento lleva bastante tiempo en conversaciones con el Consorcio Regional de Transportes para reorganizar las líneas de autobuses de Rivas. ¿De qué situación se partía?
La situación de la que se partía, según me han contado, era de bloqueo de las negociaciones y de negativa del Consorcio a acometer ciertas modificaciones. En Rivas había dos líneas circulares de autobús que generaban una deuda bastante considerable que se está pagando, y, en la actualidad, hay una línea prácticamente testimonial que usa muy poca gente que va del Metro de Rivas Urbanizaciones hasta el polígono y vuelve. Cuando entré en la Concejalía, una de las prioridades que fijamos era mejorar el transporte en Rivas; no en vano, la primera preocupación de los vecinos era el transporte, según una encuesta municipal. Empezamos a negociar con el Consorcio teniendo en cuenta las sugerencias y quejas de los vecinos sobre las zonas por donde pasa el autobús y las que se quedan ‘a oscuras’, las necesidades que veíamos desde el Ayuntamiento y la visión de los trabajadores que prestan el servicio, que tienen una visión, quizás, más objetiva de los problemas cotidianos. A nivel técnico, con los trabajadores del Consorcio, la relación ha sido muy buena y ha desembocado en un proyecto que está prácticamente finalizado.

¿Qué es lo que se quiere conseguir con esa propuesta?
Lo primero es que sea un transporte más solidario en todo el municipio, no que unas partes tengan más acceso que otras, es decir, atender a los núcleos de población. No tiene sentido que un autobús pase por zonas apenas habitadas, pero sí hay que dar servicio a zonas que tienen población aunque no esté del todo consolidada. También se ha pretendido que las líneas interurbanas que van a Madrid cumplan una doble misión: una de servicio urbano y otra de llegada más rápida a Madrid. Creo que se ha cumplido, porque hay líneas que van a dar menos servicio en Rivas para aumentar en velocidad y llegar antes a Conde de Casal, y las zonas en que dejen de prestar servicio estarán cubiertas por otras. Por tanto, más solidaridad respecto al reparto, más velocidad de llegada a Madrid y más cobertura del territorio de Rivas. Es decir, se crea un entramado entre la línea urbana y las interurbanas que, por lo que hemos visto con los servicios técnicos, cubren mejor el territorio.

¿Está obsoleto el actual mapa de los itinerarios de autobuses de Rivas?
Sí, por el crecimiento de la ciudad en los nuevos desarrollos, que provoca que cada vez la población esté mucho más repartida y la densidad sea mayor. Hay que recordar que el barrio Centro, en la zona de Aurelio Álvarez, que era el ámbito en el que había más posibilidad de construcción, esté concluido en año y medio. Por eso digo que es un transporte más solidario para prestar servicio en las zonas que no tenían tanta cobertura.

Se han anunciado algunas líneas generales de los cambios que van a llegar, pero el mapa de los recorridos aún no está cerrado…
Y nunca va a estar cerrado. Lo que nosotros pretendemos es que esto sea una propuesta dinámica. Por ejemplo, queremos que una de las líneas suba al recinto ferial del auditorio Miguel Ríos, pero, entre semana, a lo mejor, no tiene mucho sentido que vaya hacia allá por falta de actividad. Además, en esa zona hay ciertas partes que aún no se han terminado de edificar. Ahora mismo, no hay problemas en los días que hay actividades allí, más allá de algún refuerzo. Lo que está claro es que debe haber un transporte que nos lleve allí desde el Metro de Rivas Futura, evitándonos la caminata o el uso del coche. Eso va a existir porque se introducirán líneas de refuerzo como se hace hoy en fiestas. En cuanto a los núcleos de población que se están construyendo, a medida que se vayan terminando, evidentemente, las líneas tendrán variación. Otra posibilidad que se ha abierto, por ejemplo, en este caso en la línea que llega hasta el colegio Hipatia, es que se van a abrir una serie de expediciones que van a ir más allá para dar servicio a la zona que ahora está en ‘sombra’. Pero no va a ser un servicio fijo; va a haber varias en hora punta por la mañana y varias por la noche, también en hora punta. Si esas variantes se usan, se consolidarán. Por tanto, lo primero, para tener un buen transporte, es usarlo, porque si no hay respuesta ciudadana no lo van a mantener: no nos olvidemos de que lo explota una empresa privada que es adjudicataria y que quiere un rendimiento económico, y que el Consorcio quiere minimizar pérdidas. Estamos convencidos que esta reordenación que se va hacer va a proporcionar un mejor transporte para Rivas, tanto en la parte urbana como interurbana, pero, si no lo usamos, posiblemente tengamos problemas para que lo mantengan. Y, por supuesto, todo es susceptible de cambiar, porque vivimos en una ciudad que está creciendo.

Para conseguir todo este entramado, ¿puede adelantar alguna de las líneas maestras de la nueva red? Por ejemplo, ¿qué va a pasar con los nocturnos?
Se va a buscar que su llegada a la ciudad esté más equilibrada. Ahora mismo, los dos nocturnos que hay entran por el kilómetro quince. Por eso, si una persona vive en el centro o en el casco, le cuesta muchísimo más tiempo llegar a su casa. Lo que se consigue con el cambio es que uno entre por el kilómetro 15 y otro por el 17. Este último es una entrada con una parada en una rotonda para dar servicio a los trabajadores del polígono industrial. Luego, sale y va a la salida diecinueve. Las dos líneas nocturnas tendrán puntos de conexión y recorridos comunes dentro del municipio. De tal forma, posibilitará que si estás en el barrio de La Luna y quieres ir al pueblo, podrás. Así, mejora un poco más la interconexión nocturna en el municipio. También se ha hablado con el Consorcio de coordinar el horario de estas dos líneas con la salida de los búhos de la EMT a Conde de Casal, porque actualmente hay ocasiones en las que los viajeros tienen que esperar una hora o más.

José María Álvarez

José María Álvarez, concejal de transportes (©Diario de Rivas)

¿Cuáles son los cambios de la línea 333?
Esta línea va a omitir parte de su recorrido, que daba muchas vueltas casi por el mismo sitio, y pasará más por calles principales para hacerlo más sencillo y facilitar el tránsito de los autobuses, y prolongará su recorrido hasta la avenida de la Democracia. Se pretende llegar a parte de la población que no tenía ese servicio. Y la última parte funcionaría como parte de recorrido urbano para apoyar a la línea urbana. El Ayuntamiento va a tener que hacer una obra para habilitar el giro a la izquierda que facilite el acceso de los vehículos a la avenida del Ocho de Marzo desde el paseo de las Provincias. Y su principal novedad, como he dicho antes, es que habrá una serie de viajes que extenderán su recorrido más allá de la glorieta del colegio Hipatia. Estas expediciones, en principio, serán dos por la mañana en hora punta, y otras dos por la noche. Estos no harán el giro por la calle Picos de Urbión y paseo de Las Provincias, pero, si al final se consolidara esta opción, se quedaría dicha parada, dando servicio también al Cerpa en esos horarios. Todo depende de los aforos que haya en estos autobuses.

En resumen, el 333 dará servicio desde barrio de La Luna hasta el centro de salud Santa Mónica. Con todas las líneas se ha pretendido acercar las líneas a puntos sensibles de la ciudad como los centros sanitarios del municipio, o de la administración.

¿Qué ocurrirá con el 334?
Tiene actualmente un recorrido bastante largo, por lo que es una línea que, o la cogías casi en la parada de cabecera hacia Madrid o desde la zona Este o Centro podías tardar fácilmente 45 minutos en llegar a Madrid. Lo que se ha pretendido es una salida más rápida y lineal a la carretera y un acceso más rápido. También pierde parte del recorrido, que se paliará por la línea urbana y por otras líneas que pasan por la zona.

¿Y la 331 y la 330?
La 331 tiene muy poca variación. La 330 es la más recta y sería la más rápida para movernos por la ciudad, pero como va al hospital, tiene que parar mucho más. Pero es que, además, une Rivas con Morata de Tajuña. Por eso, la propuesta que hemos hecho, como la frecuencia no se cumple, es que se desagregue y quede una línea de Rivas al hospital y otra de Morata al hospital. De esta manera, podrá dar mejor servicio. Además, debe tener una frecuencia más regular.

Por último, ¿la 332?
Tiene poco cambio. Sustituye a la 334 para subir por Miralrío al Campillo de San Isidro para bajar por la avenida de Francia, que eso no lo va a hacer el 334. Salvo por eso, el recorrido es el mismo. Para la gente de la zona Este y parte del centro, es la línea más rápida que tienen para llegar a Madrid.

La propuesta estrella es la línea urbana.
Entendemos que es un gran avance porque va a tener circulando cuatro vehículos, con una frecuencia de 20 minutos, y que va a unir el barrio de La Luna, desde la avenida de La Tierra, hasta la zona Este, cuya última parada sería la estación de Metro de Rivas Vaciamadrid. Lo que se ha pretendido es unir el municipio, haciendo también parte del recorrido del actual circular, y hacerlo conectando con centros administrativos, el centro comercial H2O o el centro de salud de Primero de Mayo, entre otros. Estamos convencidos de que va a tener bastante uso. Esta línea con el entramado de interurbanos creo que dará un buen servicio a la ciudad. Evidentemente, no podemos pretender que pase un autobús por delante de todas nuestras casas, pero sí se va a cubrir la ciudad. No obstante, va a haber zonas de sombra que van a ser inevitables, pero es que hay calles que no están preparadas para que pase un autobús de estas dimensiones; se ha tratado de que sean las menos posibles.

¿Cuál es la inversión aproximada de esta renovación?
Se calcula que unos 800.000 euros al año, teniendo en cuenta que las interurbanas las paga el Consorcio. De esa cantidad, el Ayuntamiento paga la mitad y el Consorcio la otra mitad. Además, el Ayuntamiento tiene que descontarse todo el billetaje.

Hace algunos días, el alcalde, Pedro del Cura, acusó de deslealtad al Consorcio de Transportes por avanzar información sobre los cambios en los autobuses de Rivas, ya que aún no están cerrados los últimos detalles, y criticó que no se haya atendido alguna demanda municipal, como que se cubra el tramo desde el metro de Rivas Futura hasta el Miguel Ríos.

Si nosotros estamos viendo posibilidades de mejoras en el transporte y nos piden discreción hasta que no esté todo cerrado, y luego lo cuentan ellos cuando quieren, creemos que existe una deslealtad. Para nosotros, lo principal es que se arregle el transporte en Rivas, independientemente de quién se quiera colgar la medalla, porque tenemos un problema de transporte en Rivas. Ha terminado la parte técnica y ahora viene la parte política; ahora lo que queremos son compromisos. Queremos saber cuándo se van a aplicar los cambios, si se ha hablado con la concesionaria, qué plazos va a haber… Queremos datos para poder informar a la ciudadanía. Ahora no podemos hacerlo con detalle, porque estamos terminando de ajustar todo y podemos generar una expectativa o una desazón cuando, luego, quizás no cambien algunas cosas. Queremos cerrar actualmente un compromiso con el Consorcio en cuanto a plazos para comunicárselo con el suficiente tiempo a la ciudadanía.

El Consorcio anunció que quería implantarlo para el último trimestre del año.
Tenemos que concretar esas fechas. Me imagino que, si lo dicen, es porque ya han hablado con la concesionaria. A nosotros nos dijeron que tenían que comprar vehículos. En todo caso, queremos un compromiso por escrito. Lo ideal sería que al poco tiempo de reabrir el Metro tras las obras de mejora, se cambiasen las líneas, pero no sé si es posible a nivel organizativo. Hay que ver los hitos, qué paradas hay que cambiar… Queremos estudiar en qué paradas podemos instalar plataformas accesibles para personas con movilidad reducida. Hay que adquirir compromisos y no hacer declaraciones.

Noticias relacionadas:

Una línea de autobús urbana conectará el barrio de la Luna con el Casco Antiguo de Rivas

La Comunidad anuncia una nueva línea urbana y cambios en las rutas de los autobuses de Rivas

El transporte, el acceso a la M-50 y la limpieza de las calles, principales problemas para los vecinos de Rivas, según una encuesta municipal

La línea 9b de Metro, que da servicio a Rivas y Arganda, cerrará este verano por obras de mejora

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!