¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Estado en el que ha quedado una nave de la Vereda de las Yeguas tras el incendio

Estado en el que ha quedado una nave de la Vereda de las Yeguas tras el incendio (foto: www.afectadosincendiorequimsa.com)

Este mismo jueves, una semana después de las explosiones y posterior incendio de la nave de Requimsa, en el polígono industrial El Guijar de Arganda del Rey, una empresa especializada comenzará a retirar los restos de amianto de la zona afectada.

«Mi empresa está en la zona afectada y todo el material de ferretería, como alicates, martillos, etcétera, está contaminado por amianto. Costaría una media de 60 euros limpiar cada una de las piezas; la única solución es que lo retiren todo para tratarlo correctamente y reponer de nuevo todas las herramientas». Este es el caso de Juan José Morro, gerente de una de la treintena de empresas argandeñas que han sufrido directamente las consecuencias del incendio de la planta de tratamiento de residuos peligrosos de Requimsa. Se calcula que, además de esas tres decenas que se llevaron la peor parte, podrían alcanzar el centenar las empresas que han sufrido daños de diverso alcance. «En total, calculamos que el suceso ha afectado a unas mil familias«, apunta el empresario.

Morro es uno de los afectados que coordinan la plataforma de Afectados por el Incendio de Requimsa. Ante la gravedad de la situación, se han organizado para canalizar las peticiones de ayuda que demandan las empresas de la zona tras el incendio. Han puesto en marcha una página web donde, además de ofrecer distintos canales de comunicación a los damnificados, comparten fotografías de los daños en algunas de esas empresas. Y es que, desde que se confirmó la presencia de amianto en la zona, está todo paralizado. «El amianto lo ha parado todo. Por eso hemos pedido al Ayuntamiento de Arganda que declare la zona de excepcionalidad como paso previo para solicitar la declaración de zona catastrófica, y lo más importante: agilizar la descontaminación de la zona», narra Morro. De esta forma, el Ayuntamiento de Arganda ha contratado por la vía de urgencia a una empresa especializada y, por su parte, la Comunidad de Madrid ha agilizado los trámites necesarios para otorgar los permisos necesarios en este tipo de actuaciones, que en circunstancias normales suelen demorarse entre 30 y 45 días. «Esto es así porque las empresas tienen que presentar informes muy detallados ante la Inspección de Trabajo para garantizar que cumplen con la normativa de seguridad para desarrollar este tipo de trabajos. En esta ocasión, todos hemos hecho nuestra labor en el menor tiempo posible para que empiecen a trabajar cuanto antes», confirma una portavoz regional. Como resultado, este jueves, una semana después del incendio, comenzarán las labores de retirada del amianto.

Tanto el Ayuntamiento de Arganda del Rey —que ha puesto a disposición de los afectados una oficina de atención— como la Asociación de Empresarios de Arganda, Rivas y Comarca (ASEARCO) —que ha colaborado activamente en la difusión de información entre los empresarios de la zona, entre otras labores— siguen en contacto permanente con la plataforma de afectados. Se ha solicitado también una línea de ayudas al Gobierno central. «No sabemos cuánto tiempo vamos a estar sin poder reanudar la actividad. En algunos casos, podrían pasar meses«, lamenta Morro.

Noticias relacionadas:

La Comunidad no descarta la presencia de amianto en la ‘zona cero’ del incendio de Arganda

Ecologistas en Acción exige que se investigue el incendio de Arganda y recuerda que es el segundo en 4 años en la misma nave

Los centros educativos desalojados este jueves por el incendio de Arganda recuperan la normalidad

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!