¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Subestación eléctrica en el barrio de la Luna

Subestación eléctrica en el barrio de la Luna, en el Cristo de Rivas (©Diario de Rivas)

El Pleno del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid podría aprobar este mismo jueves la suspensión cautelar de las licencias de construcción de viviendas, así como las tramitaciones urbanísticas, por el plazo de un año prorrogable a otro más, en el interior del sector SUS PP ‘Cristo de Rivas’. La iniciativa será debatida por los representantes políticos municipales y saldría adelante si cuenta con apoyo mayoritario del Pleno de Rivas Vaciamadrid, donde los concejales de los partidos del gobierno (IU-Equo-Más Madrid, PSOE y Podemos) disponen de amplia mayoría (16 de 25). El Gobierno ripense justifica esta medida como «necesaria» al objeto de «proceder a la alteración del planeamiento para redistribuir los usos e intensidades del sector». En la zona afectada existen varias promociones de viviendas que se encuentran a la espera de estas licencias.

La suspensión de licencias de obra nueva en el SUS PP Cristo de Rivas tendría una vigencia de un año, prorrogable a dos, y afectaría a los proyectos residenciales de un ámbito donde el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente prevé más de 4.000 viviendas. Se trata de una medida prevista en el artículo 70 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, cuyo punto 4 prevé que, «a los efectos de la elaboración, formación, tramitación y aprobación de todo tipo de instrumentos de planeamiento urbanístico y de sus modificaciones o revisiones e incluso en las fases de avance del planeamiento, podrá suspenderse la realización de actos de uso del suelo, de construcción y edificación y de ejecución de actividades». El período máximo es, según este texto legal, de un año prorrogable a otro más. Además, la medida no puede adoptarse de nuevo en la misma zona hasta cinco años después del término de la suspensión.

Sector SUS PP Cristo de Rivas

El alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, aprobó hace unos días una providencia que determina la moratoria en la concesión de licencias de obra nueva en esta zona, que ahora, para hacerse efectiva, deberá ser refrendada por el Pleno de la Corporación. «Se trata de una de las zonas más tensionadas y donde más retrasada está la urbanización del sector», explica el regidor a Diario de Rivas. En el ámbito opera, entre otras, Jarama Desarrollos Inmobiliarios, compañía que ostenta la mayoría de representación en la Junta de Compensación del sector, en cuyo suelo están previstas varias promociones de viviendas, varias de ellas con las licencias a medio tramitar. La empresa ha solicitado al Consistorio la paralización de esta medida y reclama una mesa de negociación en la que se busquen soluciones «por la vía del diálogo institucional» con el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, «con quien siempre hemos colaborado», y el resto de partes implicadas.

El «único instrumento a nuestro alcance»

Del Cura, sin embargo, asegura que la medida «no solo tiene que salir adelante, sino que tendríamos que haberla adoptado antes». «Necesitamos reorganizar el sector, y no podemos hacerlo mientras se siguen construyendo viviendas. Y, con la nueva ley del suelo, este es el único instrumento que tenemos a nuestro alcance», abunda.

El Consistorio viene planteando esta necesidad desde hace tiempo, tal y como apuntó recientemente el concejal del barrio Oeste, José Alfaro. Por varios motivos: en estos terrenos es donde el Ayuntamiento de Rivas tiene intención de desarrollar el Polígono Industrial Norte, un parque tecnológico que responderá a la necesidad de actividad económica que tiene la ciudad. De ello depende, insiste el regidor, la futura sostenibilidad económica de Rivas Vaciamadrid. Allí también se consumará, cuando terminen los trámites administrativos, el cambio de lindes con la capital. Por allí pasan parte de la Cañada Real, cuya solución urbanística y social se encuentra aún dirimiéndose. Allí se ubicará el enlace de Rivas Vaciamadrid con la M-50. Y allí tiene intención el Ayuntamiento de disponer nuevas zonas verdes para un barrio, el de La Luna y el Cristo de Rivas, que lleva tiempo demandándolas. «Todo esto, independientemente de que necesitemos colegios, centro de salud y otras dotaciones. Es un problema para los vecinos nuevos, pero también para los que ya llevan años aquí, que tiene implicaciones para toda la ciudad», prosigue el regidor.

M-50 a la altura de Rivas Vaciamadrid

M-50 a la altura de Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

En estos momentos, se encuentran en ejecución varias obras imprescindibles para concluir la urbanización del sector. Por un lado, el traslado de la subestación eléctrica de avenida de la Democracia, imprescindible para terminar esa vía. Por otro, gasoductos y el colector del barrio de La Luna, una ‘megaobra’ vital para asegurar el saneamiento de un barrio que continúa creciendo sin parar. Estas obras, en las que están implicadas otras administraciones -además del propio Ayuntamiento de Rivas-, amén de actores como el Canal de Isabel II o empresas como Enagás o Naturgy, se encuentran aún en proceso. Y esto condiciona la ejecución de parte de las urbanizaciones pendientes.

Así lo indican también la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, Janette Novo, y el concejal Francisco Gallardo, que se reunieron este miércoles con Jarama Desarrollos Inmobiliarios. «Jarama ha respondido a todos los requerimientos del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid e incluso ha ejecutado obras que no le correspondían porque se lo han pedido. Incluso en la última fase de urbanización del sector, hay una parte que el Consistorio tenía que ejecutar de manera subsidiaria [el cruce de la avenida de la Tierra con la avenida de la Democracia] y de eso depende que se prosiga con otros viales. Y hay obras ejecutadas por Jarama, como el desvío del tráfico desde la M-823 hasta la avenida de la Democracia y avance de la avenida de la Democracia hasta el límite con la subestación eléctrica, amén de varios viales más), que están sin recepcionar por parte del Ayuntamiento«, aseguran.

Por su parte, Del Cura recuerda que a día de hoy «no hay plazos ciertos» para la urbanización completa del sector. «Si los vecinos me preguntan cuándo va a estar terminado el traslado de la subestación de avenida de la Democracia, o los tanques de tormentas, ahora mismo no tengo respuesta. Si su ejecución por parte de Jarama depende de terceros, nosotros procuraremos mediar para que se ejecute cuanto antes. Pero la información es confusa y no hay plazos concretos«, agrega.

El alcalde de Rivas Vaciamadrid defiende que esta decisión supone «poner el interés general por delante del interés legítimo de vender viviendas». «Está habiendo un ‘efecto llamada’ y la gente quiere venir a vivir a Rivas, y eso está bien, pero cuando llegan encuentran calles sin terminar y carencia de servicios», prosigue. «No podemos dejar eso tal y como está pensado, en base a parámetros del siglo pasado, y con 4.000 viviendas que suponen más de 15.000 residentes adicionales en los próximos años», añade. Y recuerda que, con la nueva Ley del Suelo, las familias se mudan a sus nuevas viviendas mediante una declaración responsable, sin que el Ayuntamiento verifique antes, como ocurría previamente, que todo estaba en orden. «Nos enteramos de que se ocupan las viviendas cuando ya están aquí, y se quejan de que no tienen wifi, luz o agua. Y eso es un problema de todos los municipios, pero aquí el ritmo es vertiginoso. Tenemos que parar ese efecto llamada», prosigue.

Viviendas en el barrio de la Luna

Viviendas en el barrio de la Luna (©Diario de Rivas)

La solución, indica, pasa por una modificación puntual de la ordenación del Sector Cristo de Rivas (previa al cambio de todo el PGOU, trámite mucho más largo), que, según sus cálculos, podría estar lista, previo proceso de diálogo con las promotoras y la ciudadanía, antes de que concluya el plazo máximo de suspensión de las licencias de obra nueva. «En algún momento teníamos que hacerlo. Si no tomamos ahora esta decisión, no podemos abordar la reordenación de la ciudad», concluye.

Desde el PP de Rivas Vaciamadrid están de acuerdo en que es necesario reordenar el sector, «pero ello debe hacerse sin perjudicar a nadie«, y reclaman que, «por lo menos, se concedan las licencias que Jarama tiene en tramitación, algunas de las cuales fueron solicitadas en 2020». Además, advierten que la medida supondrá «merma de ingresos en las arcas municipales, pérdida de puestos de trabajo o, incluso, un posible incremento del precio de la vivienda».

Cientos de familias, en la «incertidumbre»

En el Sector SUS-PP Cristo de Rivas están en marcha ahora mismo varias promociones de viviendas. Es el caso de Residencial Entremares, cuya cooperativa, constituida hace un año, agrupa a día de hoy a 40 familias que ya han adelantado 6.000 euros cada una para acceder a una de las 64 viviendas previstas. «Ya tuvimos que devolver el dinero a 30 familias por tener que descartar la primera parcela que pedimos, al no tramitar el Ayuntamiento de Rivas las modificaciones necesarias para acometer el proyecto. Así que la permutamos por otras dos parcelas, cuyas licencias de segregación y de obra tenemos solicitadas y pagadas», apunta Jesús Marcio, representante de la empresa que gestiona la cooperativa. «Yo creo que esta decisión de paralizar las licencias es arbitraria y contraria a la ley, porque es un agravio comparativo con las licencias que sí se han concedido en los meses anteriores. Decenas de familias saldrán perjudicadas y además se pone en riesgo la viabilidad de nuestra compañía, que ha adelantado un millón de euros para este proyecto y, según nuestros cálculos, dejará de ingresar ocho millones de euros. Y ello sin contar con unos 1.500 puestos de trabajo que no se generarán de no materializarse la obra», argumenta Marcio.

Por su parte, Antonio Expósito, de Grupo EM Inmobiliaria, está pendiente desde febrero de la licencia de obra de la promoción Atalaya del Sur, en la calle Océano Atlántico. «Tenemos vendidas las 152 viviendas. Eso supone otras tantas familias que llevan invertidos unos 20.000 euros cada una. Nos hemos quedado totalmente perplejos con esta decisión, ya que hemos adquirido un suelo urbano no consolidado y pagado 160.000 euros para obtener las licencias», lamenta Expósito. Con todo, «creemos que a nosotros no nos va a afectar esta suspensión de licencias, ya que las nuestras están en tramitación, por lo que estamos tranquilos. Y tenemos la esperanza de que se imponga la cordura y no se apruebe esta medida. De lo contrario, estamos convencidos de que estaríamos ante una ilegalidad», prosigue.

Para el alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, «es una irresponsabilidad pedir dinero a la gente cuando no tienes concedida la licencia de obra. Cabrán las indemnizaciones que correspondan y no es nuestra intención perjudicar a nadie; nos pondremos a disposición de los vecinos para lo que haga falta, y si hay que hacer algún trámite con las empresas, lo haremos, porque todo eso está previsto por la ley. Pero debe prevalecer el interés general; no se puede ir construyendo un barrio con el único criterio de la comercialización de viviendas«, insiste.

Otras noticias:

Pilar Gabina Alonso, concejala de Urbanismo de Rivas Vaciamadrid: «La ciudad que tenemos no es sostenible»

Una obra de 16,5 millones para dotar de saneamiento a La Fortuna y Cristo de Rivas

José Alfaro, concejal del barrio Oeste: «Habrá que reflexionar sobre cómo se cierra la ciudad en esta zona»

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!