¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Coche patrulla de la Guardia Civil (Fuente: Diario de Rivas)

Coche patrulla de la Guardia Civil (Fuente: Diario de Rivas)

El área de Prevención de la Delincuencia del puesto principal de la Guardia Civil de Rivas Vaciamadrid realiza las labores de disuasión e intervención rápida ante situaciones de inseguridad en la ciudad. Una labor intensiva que requiere gran preparación técnica, física y emocional para poder enfrentarse a todo tipo de situaciones. Diario de Rivas ha salido a patrullar con este colectivo para conocer más de cerca su trabajo.

El puesto del Instituto Armado en Rivas Vaciamadrid cuenta con 116 componentes. Buena parte de ellos forman parte de este área, cuyo mando está compuesto por un alférez, dos suboficiales y cuatro cabos. Es el servicio prioritario porque la seguridad ciudadana es la principal razón de ser de la Benemérita. Realizan así, durante las 24 horas del día, todos los días del año, labores de disuasión, seguridad subjetiva y cobertura de incidencias, además de labores de apoyo a otras unidades. Cada día, apoyándose en cuadrantes mensuales, se organiza un estadillo en el que se reparte la labor de cada turno sectorizando el trabajo de los integrantes del equipo en distintas zonas de la ciudad para los días sucesivos, con información de los principales fenómenos delincuenciales y sociales que están ocurriendo. Para ello, cuentan con estudios de delincuencia diarios, semanales, mensuales y anuales, con datos geolocalizados y procesados en los bancos de datos del Cuerpo, además de los datos recopilados por el servicio de Atención a la Ciudadanía del puesto y las aportaciones que realizan los vecinos, con los que es esencial el diálogo. “Si no hay nada previsto, se realizan labores de prevención y patrullaje, en los puntos que marcamos, para lo que es esencial el vehículo rodado, aunque también se hace labor con motos o a pie en zonas peatonales y centros comerciales.

El tiempo de reacción es pequeño gracias a la sectorización. Así, el coche patrulla es el primero que llega a cualquier sitio, informa de lo que pasa y permite que se activen otros recursos si son necesarios”, explica el alférez R.M., responsable del área. Las tardes son el momento álgido de trabajo, aunque las intervenciones más graves se producen por la noche. No obstante, durante las mañanas no cesa la actividad, pues muchas veces los criminales utilizan estos períodos para preparar sus golpes. Y continúa: “Rivas tiene la peculiaridad de ser una gran ciudad cuya seguridad está gestionada por la Guardia Civil y, sobre todo, por la cercanía de la Cañada Real, que genera una actividad adicional“. Cada zona tiene sus características. En los centros comerciales, la tipología delincuencial habitual es el hurto. En las grandes urbanizaciones del oeste, el robo de vehículos. En los chalés del norte y en el casco antiguo, el robo en viviendas. En el polígono industrial, el robo en naves. En el barrio de La Luna, los robos en trasteros. En la parte ripense de la Cañada (cuya principal característica es que cuenta con muchas entradas por lo que es mucho más difícil de gestionar en cuanto a control de accesos), el trapicheo y la actividad económica ilegal.

Cada unidad de patrulla tiene un indicativo propio y los vehículos de los que disponen van conectados con las emisoras de la central de la Guardia Civil y la del puesto, que les avisa en caso necesario. Siempre se actúa con el principio de proporcionalidad y de seguridad de los agentes, apoyándose con refuerzos en las intervenciones siempre que una unidad no pueda resolver la situación por falta de efectivos. En caso de grandes eventos, como fiestas patronales, grandes festivales, etcétera, la Comandancia les destina efectivos de apoyo.

Los ‘embajadores’ de la Guardia Civil

Para que la acción tenga lugar y se actúe adecuadamente en situaciones límite, es necesaria una intensa labor de vigilancia, patrullaje y control, pero también de preparación física, mental, legal, técnica y estratégica. Un agente de patrulla siempre va pertrechado con chaleco, transmisor, guantes anticorte, chaleco reflectante, guantes de plástico, sus armas reglamentarias y cualesquiera otros artilugios que necesiten para trabajar en ese momento. Hay que estar preparado para todo. Desde los controles de seguridad a vehículos que acceden al municipio por cualquiera de sus entradas (los controles de tráfico los realiza la Policía Local) a las riñas domésticas. De la venta de drogas al robo en tiendas.

Después de cada intervención, los agentes deben redactar exposiciones de hechos y notas informativas para que la maquinaria del Cuerpo pueda movilizar los recursos que considere oportunos de cara a continuar con el proceso administrativo que corresponda. Son los ojos y las manos de la Guardia Civil en la calle. Y, lo que es más importante, son sus primeros embajadores. El eslabón principal que suministra la información para la cadena de mando y para el trabajo del resto del Cuerpo. Es un trabajo de cero a cien en el que no se puede desconectar. Cuando no hay incidencias, se vigila el estacionamiento, las viviendas, los comercios y a los viandantes. Se analizan situaciones anómalas que para cualquiera pasarían desapercibidas y se identifica a las personas con actitudes extrañas. Cuando hay un aviso o una incidencia que se capta en el momento, se actúa de inmediato. “Cuando estás de patrulla desarrollas una especie de sexto sentido, tanto para fijar la atención de lo que ocurre en la calle, como para ponerte en marcha cuando lo requiere la emisora, en el momento necesario. Dentro de que todo el mundo se pone serio cuando ven una patrulla, aprendes a distinguir lo normal de lo que no lo es”, añade el sargento Castro mientras conduce uno de los nuevos vehículos para patrullaje que ha recibido el puesto. Pero, sobre todo, es un trabajo intenso en lo emocional. “Es agotador. Te llevas a casa el impacto de las situaciones extremas que ves todos los días. Los problemas de las víctimas y también de los detenidos con los que tienes que mantener contacto. Tienes que aprender a saber hasta qué punto puedes implicarte y ahí el papel de los compañeros es clave“, apostilla el alférez.

Información relacionada:

La delincuencia desciende un 13% en Rivas entre enero y marzo

Así funciona el puesto de Guardia Civil de Rivas

Los guardianes del medio ambiente en el Sureste

Teniente Torres (Guardia Civil de Rivas): “Los datos de delincuencia de 2018 hasta ahora son alentadores”

El ‘corazón’ de la Guardia Civil de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!