¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Homenaje IV Corporación de Rivas Vaciamadrid

Homenaje IV Corporación de Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

«Habéis conseguido armar un buen fuego con muy poca leña». Con estas palabras cerró el entonces líder de la oposición, Santiago de Munck (PP), la legislatura 1991-1995 en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, y así lo recordó este martes uno de los tres alcaldes que ostentaron el bastón de mando en aquel período, Antonio Serrano. Allí, en el salón de Plenos, tuvo lugar un homenaje a los y las representantes de la ciudadanía en aquel período, uno de los más convulsos de la historia de la ciudad.

Banner Guisos con Recuerdos Ayto
Banner Ayuntamiento abril 2022
Somallao Día de la Madre

La IV Corporación de la democracia en Rivas Vaciamadrid, cuyos representantes ejercieron sus funciones en el Pleno de 1991 a 1995, recibió este martes un homenaje por parte de los actuales concejales y concejalas, al que asistieron, además, ediles de otras legislaturas. Tal y como recordó el actual regidor, Pedro del Cura, con apenas 14.000 votos de vecinos y vecinas, en 1991 IU ganó las elecciones en Rivas Vaciamadrid, obteniendo 7 concejales; el PSOE quedó en segundo lugar, con 6 concejales; el PP obtuvo dos, mientras que la candidatura independiente y Los Verdes obtuvieron un escaño cada una. En esta Corporación se sentaban además varios exalcaldes del municipio: es el caso de Antonio Martínez Vera y Francisco José de Pablo.

Aquella fue una legislatura «de todo, menos tranquila»; las palabras «difícil», «problemática» y «movidita» también sonaron mucho en las palabras de quienes recordaban aquellos años. Al frente del Ayuntamiento de Rivas se sucedieron Eduardo Díaz Montes (que, en una entrevista concedida a Diario de Rivas, recordó: «No pude hacer casi nada como alcalde porque los días se consumían en broncas»); Candela Cajas, cuyo mandato duró apenas unas semanas en 1992, para dar paso a Antonio Serrano, actual juez de paz suplente de Rivas Vaciamadrid, quien agotó la legislatura y tuvo que afrontar, entre otras dificultades, nada menos que un embargo judicial de las arcas municipales. En aquel entonces, era Letizia Ortiz Rocasolano, reina de España y entonces becaria de ABC, quien firmaba en ese diario las crónicas de actualidad de la ciudad.

De los tres regidores de aquel período, fue Serrano quien regresó este martes al salón de plenos donde ejerció como alcalde hace ya tres décadas, aunque llegó tarde, ya que «se le había olvidado»: «Eso es desconectar de la política; cualquier excusa es buena para no acabar en este Pleno», bromeó Del Cura. También estaban presentes Miguel Ángel Altares, Gabriel Lobato, Antonio Clemente, Francisco José de Pablo (actual juez de paz titular de Rivas), Rosana Díaz Bieito, Pablo Font, Julia González, Antonio Martínez Vera, Juan Muñoz, Manuel Ramírez Cañizares y Pilar Jiménez. Todos ellos acudieron para recibir un homenaje en el que Díaz y Cajas fueron dos de grandes ausentes; ambos excusaron su presencia, mientras que Esteban Cabal no pudo ser localizado. También faltaban Raúl Jiménez Tamborino y Ceferino Riestra, ambos fallecidos, y Santiago de Munt, en su caso por motivos de salud, que envió un escrito para agradecer el reconocimiento y transmitir «mi convencimiento de que todos, con nuestros aciertos y errores, y desde distintas posiciones políticas, hicimos lo posible para construir un futuro mejor para Rivas Vaciamadrid».

Uno tras otro, los presentes fueron recibiendo los reconocimientos de la mano de concejales y concejalas de la actual legislatura. María Ángeles Guardiola, portavoz de Vox, entregó la placa conmemorativa a Manuel Ramírez Cañizares; Janette Novo, portavoz del PP, a Gabriel Lobato; Vanessa Millán, portavoz de Podemos, a Antonio Martínez Vera; Jorge Badorrey, portavoz de Ciudadanos, a Francisco de Pablo; Luis Altares, concejal del PSOE, a su hermano, Miguel Ángel Altares; Mónica Carazo, portavoz del PSOE y vicealcaldesa, a Antonio Clemente («Esta es la primera vez que vienes al pleno y no te llevas un disgusto», le dijo Del Cura), a Pablo Font y a Juan Muñoz. Este último, que en aquel entonces era secretario general del PSOE de Rivas, tomó la palabra para abundar en el carácter «peculiar» de aquella legislatura. «No sé si sabrán ustedes que una administración pública no es embargable, pero esta legislatura nos embargó el juez Moreiras». «Tuvimos muchísimas complicaciones, muchas de ellas ajenas a la Corporación, pero también fue una legislatura en la que aprendimos a formar pactos de gobierno mixto, y en algunos aspectos marcó el sendero de lo que después ha sido este Ayuntamiento», dijo Muñoz.

Carazo también entregó la placa conmemorativa a Pilar Jiménez, mientras Aída Castillejo, portavoz de IU-Equo-Más Madrid, hizo lo propio con Rosana Díaz Bieito y Julia González. Esta última se dirigió a las mujeres que actualmente se sientan en el Pleno para «hacerles un ruego»; «bueno, a todas las concejalas que os creáis el tema de mujer. Os pido por favor que el tiempo que estéis aquí dediquéis todo el esfuerzo que podáis, y pedir al alcalde y a vuestros portavoces que destinen el mayor dinero posible y los mayores intereses y esfuerzos posibles a la lucha por la igualdad de género. Cada vez son más las mujeres que mueren, los niños que mueren, las mujeres que son violadas. Esta es una lucha sin cuartel que no acaba y somos nosotras las que tenemos que estar en primera fila y no hacer dejación en la defensa de los derechos de las mujeres». «Estáis en la obligación de hacerlo», concluyó.

Al final del acto, Pedro del Cura entregó el bastón de mando a Antonio Serrano, alcalde de Rivas Vaciamadrid entre 1992 y 1995, «un buen amigo del que he aprendido mucho y he recibido consejos que me han servido mucho en decisiones a veces complicadas». Serrano cerró el acto agradeciendo el bastón («sabes que los colecciono y tengo muchos», y recordó una frase de De Munck, el entonces portavoz de la oposición, que «reconoció en el último Pleno que, con muy poca leña, habíamos conseguido armar un buen fuego. Me quedo con eso», concluyó.

Otras noticias:

Antonio Serrano: «El PSOE tiró la casa por la ventana y Rivas quedó en bancarrota en 1991»

Eduardo Díaz: «No pude hacer casi nada como alcalde porque los días se consumían en broncas»

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!