¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Parcela en la que está prevista la promoción Atalaya del Sur

Parcela en la que está prevista la promoción Atalaya del Sur (foto: @mifuturoenrivas)

Las familias que se sumaron a la cooperativa que impulsa la promoción Atalaya del Sur, cuyas viviendas iban a construirse en Rivas Vaciamadrid, aseguran estar «desesperadas». Tras varios meses de suspensión de licencias de obra nueva residencial en el sector Cristo de Rivas (y desde noviembre en toda la ciudad), permanecen sin ahorros y sin saber cuándo van a disponer de sus viviendas.

Banner Ayuntamiento abril 2022
Banner Ayuntamiento abril 2022
Somallao Día de la Madre

Unas familias han aportado 20.000 euros; otras, más de 40.000. En la mayoría de los casos, cantidades que suponen casi todos sus ahorros, en lo que iba a ser la mayor inversión de sus vidas: su nueva vivienda en Atalaya del Sur. Una promoción cuya entrega estaba prevista para 2023, que iba a edificarse en una parcela propiedad de Jarama, cuyo progreso quedó ‘congelado’ por la paralización de licencias en el sector del Cristo de Rivas, el pasado mes de julio de 2021.

Esta semana, y después de varios meses de «largas», como denuncian varias de las familias afectadas, han decidido movilizarse para reclamar al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid que les conceda la licencia de obra. «La no concesión de la licencia en plazo nos llevará, en el mejor de los casos, a perder no solo la oportunidad de una vivienda adecuada y en precio razonable, sino también el importe de 1.179.648 euros dados en señal», señala Antonio Expósito, responsable de la gestora de la cooperativa. La solicitud de licencia de obra mayor, aseguran, fue presentada en febrero de 2021, aunque no fue hasta el 21 de abril de 2021 cuando se aportó toda la documentación necesaria. «El plazo legal para contestarnos es de 3 meses, pero no obtuvimos respuesta en ese plazo y luego llegó la suspensión de licencias en el mes de julio. Y hasta hoy», indica Expósito. «Creemos que el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid incurre en una ilegalidad al paralizar nuestra licencia, que fue presentada antes del proceso ‘Rivas, párate a pensar'», agrega.

La gestora Grupo EM, con sede en Leganés, ha anunciado la presentación de una querella contra el Consistorio ripense y ha llevado su queja hasta el Defensor del Pueblo. Le acusa de «presunta prevaricación y desviación de poder», además de reclamarle «responsabilidad patrimonial», que valoran en «más de 3 millones de euros». También anuncia manifestaciones en la calle para el mes de mayo. «La gente no entiende cómo, teniendo la razón legalmente, no nos dan la licencia», prosigue Expósito. «Estamos desesperados, no paramos de llamar al Ayuntamiento, hemos enviado correos electrónicos, y no nos hacen caso. Queremos una explicación», clama el empresario.

Fuentes municipales explican a Diario de Rivas que, en la fecha en la que se paralizaron las licencias en el Cristo de Rivas, el expediente de la cooperativa de Atalaya del Sur no contaba aún con el preceptivo informe favorable de Urbanismo, indispensable para tramitar la licencia de obra mayor, por lo que ha quedado afectado por la suspensión hasta que esta se levante tras la aprobación de la medida por el Pleno de la ciudad. Señalan además que, en el caso de Atalaya, la calificación del suelo, de uso residencial, no va a sufrir modificaciones, por lo que será viable construir viviendas allí. Y añaden que «el Ayuntamiento está agilizando todo lo posible el proceso de ‘Rivas, párate a pensar‘ para poder retomar la concesión de licencias residenciales lo antes posible», aunque sin especificar una fecha concreta. Hasta que no se adopte esta decisión, el plazo se extiende a lo que marca la ley para esta medida: un año prorrogable a dos.

Se da la circunstancia, además, de que este sábado concluye el plazo de opción a compra del suelo por parte de la gestora que impulsa la cooperativa. El terreno donde está prevista la promoción Atalaya del Sur es propiedad de Jarama Desarrollos Inmobiliarios. «Tenemos una opción de compra: se constituyó la cooperativa, se hizo un proyecto, comenzamos a recibir aportaciones económicas de las familias y pedimos la licencia, pero aún estamos pendientes de adquirir la parcela», explica Expósito. Y el plazo para ejercer esa opción a compra del terreno, según confirma Jarama, concluye este sábado, 30 de abril. «No sabemos qué pasará si perdiéramos la opción de compra», dice Expósito. Jarama tiene previsto adoptar una decisión al respecto en su próximo consejo de administración, que se celebrará a lo largo del mes de mayo.

Una persona corre en el sector Cristo de Rivas

Una persona corre en el sector Cristo de Rivas (©Fernando Galán)

Familias en vilo

David lleva en la cooperativa desde enero de 2021. «Nos enseñaron el plano y nos dijeron los precios estimados, tipología de viviendas, calidades y demás, y comenzamos con las aportaciones», dice este cooperativista. David y su familia eligieron un bajo con un pequeño jardín, un espacio al aire libre que su hijo acaba de dibujar en el colegio al imaginar cómo será su futura casa. «Yo ya no sé qué decirle, ya no sé si se van a construir. Aquí cada uno tiene su historia. Nosotros estamos de alquiler; llevamos viviendo en Rivas 15 años, y hemos aportado para esta vivienda casi 40.000 euros», dice. La cooperativa les ha asegurado que cuentan con un aval y que, en el peor de los casos, se los devolverán. «Pero yo lo que quiero es la licencia. Se presentó más de 3 meses antes de la paralización del mes de julio, y quiero saber por qué no nos la conceden. A medida que pasa el tiempo ves cómo se van desvaneciendo tus sueños. Queremos una explicación, porque la cooperativa nos dijo en enero que el alcalde nos daría la licencia en abril, y no ha sido así», insiste.

Otras cooperativistas, como Laura, coinciden en que abril fue el horizonte que marcó la cooperativa como fecha tope que, aseguran desde la gestora, les fijó el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid tras la reunión de enero. «Los gestores nos dijeron que el proyecto ya tenía el visto bueno de los técnicos, que solo faltaba la firma», insiste esta joven de 23 años. Sus padres se sumaron a la cooperativa «entre enero y febrero de 2022», es decir, hace escasos meses, con las licencias de obra nueva residencial ya paralizadas en toda la ciudad, y aportaron «entre 15.000 y 20.000 euros». A pesar de que viven en Rivas Vaciamadrid y conocían el proceso ‘Rivas, párate a pensar’, Laura dice que «la cooperativa insistió en que esta parcela no estaba afectada por el proceso». «La gestora también nos aseguró que el arquitecto municipal había dado el visto bueno al proyecto y que la licencia llegaría en abril, pero vemos que no es así. Yo soy ripense de toda la vida y esta situación es exasperante, porque suponiendo que nos den la licencia puede que ahora suban los costes de construcción, y ahora, a lo mejor, no podemos permitirnos ese esfuerzo económico», lamenta.

El caso de Laura, tocaya de la cooperativista anterior, de 28 años, es la de una emancipación frustrada. «Vivo en Covibar con mis padres. Soy ripense de toda la vida, y mi ilusión era tener mi casa con 29 años. He ahorrado como una hormiguita todos los años, para aportar cerca de 36.000 euros, y no puedo moverme de aquí porque, si empiezan a llegarme las cuotas de la nueva casa, no podré permitirme vivir en otro sitio. Espero que esto salga, porque judicialmente se va a demostrar que esto no es legal», afirma. «Tengo sensación de cachondeo, de ‘vacilada’: después de posponer la reunión con la cooperativa varios meses, en enero los gestores nos trasladaron que en abril estaría todo resuelto y que el terreno no se vería afectado por la modificación del Plan General. Y aquí estamos. La palabra del alcalde, a estas alturas, no tiene ninguna validez», lamenta. «El Ayuntamiento de Rivas nos ignora. Hemos llamado, hemos escrito emails, estamos haciendo ruido en redes sociales y recibimos la callada por respuesta. Queremos la licencia ya, no podemos esperar más, y está solicitada en tiempo y forma. Esta situación es insostenible, no ya por los perjuicios económicos, sino por los daños psicológicos a tantas familias, en su mayoría ripenses», porfía.

Desde el Consistorio insisten en que el Gobierno local está tratando de «acortar el proceso todo lo posible para reanudar la concesión de licencias residenciales a la mayor brevedad», y que la solicitud de Atalaya del Sur no había sido informada favorablemente en la fecha de suspensión de licencias. También aseguran que el personal técnico de la Concejalía de Urbanismo ha recibido amenazas, acoso y coacciones en los últimos tiempos, y aseguran que estudian emprender acciones legales para defender de estas acciones tanto a trabajadoras municipales como a miembros de la Corporación que pudieran estar «sufriendo este acoso y estas presiones por medios telefónicos o telemáticos». «Desde el inicio del proceso de paralización de licencias en la ciudad, auspiciado por el gran incremento poblacional de Rivas y la ausencia de nuevos servicios públicos sanitarios o educativos, la gestora de la cooperativa ha estado amenazando con querellas, acosando y coaccionando al Gobierno municipal y al personal técnico de la Concejalía de Urbanismo para conseguir que su promoción quedase fuera del proceso», indica el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid a través de un comunicado.

En el escrito, el Ayuntamiento recalca que la gestora «no solo no contaba ni cuenta con licencia para construir sino que tampoco es todavía propietaria del terreno». A este respecto, el Consistorio estudia también «poner a disposición de estas familias la Oficina Municipal de Atención al Consumidor para asesorar respecto a las reclamaciones que consideren pertinentes contra la promotora». «Si una empresa asume riesgos mercantiles por acuerdos con terceros, no puede luego hacérselos pagar a las familias, que deben recuperar su dinero«, apuntan desde el Gobierno local.

Por último, el Consistorio ripense  recalca que la medida de paralizar las licencias es «totalmente legal». «Todas la decisiones de esta Corporación han sido ajustadas a derecho», añaden, por lo que el Ayuntamiento de Rivas se «defenderá en los tribunales» llegado el caso.

 

Otras noticias:

Pedro del Cura, alcalde de Rivas: «De las decisiones que tomemos ahora depende el futuro de mucha gente»

Rivas paraliza las licencias de viviendas de obra nueva en toda la ciudad

El Ayuntamiento congela el crecimiento del sector Cristo de Rivas y marca un punto y aparte en el urbanismo de la ciudad

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!