¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Área de compostaje comunitario instalada en Rivas

Área de compostaje comunitario instalada en Rivas, en el barrio de La Luna (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

Las dos plantas de compostaje comunitario instaladas por el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid en sendas zonas de la ciudad ya funcionan a pleno rendimiento desde el pasado día 1 de marzo.

Se trata de una iniciativa impulsada desde la empresa municipal de servicios de Rivas Rivamadrid y la concejalía de Transición Ecológica para fomentar el reciclaje de materia orgánica de forma natural y sostenible, convirtiendo los residuos en abono de gran calidad, un proyecto en el que se viene trabajando desde hace meses y que cuenta con la participación activa de numerosas familias en cada una de las plantas.

Las dos áreas forman parte del Plan de Economía Circular ‘Con R de Rivas’, con la finalidad de tratar los residuos de la fracción orgánica generada en los hogares de la localidad a través del compostaje comunitario descentralizado. Desde el pasado 1 de marzo, fecha de comienzo del proyecto, su acogida entre la ciudadanía ripense anima a pensar que las expectativas originales se superarán con creces.

Imagen del material durante el proceso de compostaje (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

Imagen del material durante el proceso de compostaje (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

En qué consiste

El compostaje comunitario se dirige a los vecinos y vecinas de Rivas que quieran participar en este proyecto, cediendo los restos orgánicos generados en sus hogares para la creación de compost o abono de gran calidad, que con posterioridad se repartirá entre todos los participantes que lo deseen y en parques y jardines de la ciudad.

Los ciudadanos, previa inscripción, pueden depositar restos orgánicos en estas plantas para crear abono. Las islas se sitúan en la calle de Manuela Malasaña esquina María Moliner (bulevar del barrio de la Luna) y en la zona verde de la avenida de José Hierro esquina con María Zambrano. En ellas se puede gestionar la materia orgánica de hasta 40 familias por cada área.

El compostaje es un proceso natural en el que actúan los organismos del suelo (bacterias, hongos, lombrices e insectos diversos) que degradan la materia orgánica hasta transformarla en compost, abono natural de gran valor utilizado para regenerar los suelos y aportar nutrientes a las plantas.

Cubo utilizado en el proyecto de compostaje comunitario de Rivas Vaciamadrid

Cubo utilizado en el proyecto de compostaje comunitario de Rivas Vaciamadrid (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

Se simula así el proceso natural por el cual la materia orgánica es degradada y transformada en materia inorgánica gracias a la presencia de oxígeno y a la acción de los organismos del suelo; trasformando un problema en un recurso natural de gran calidad para las plantas y el suelo en general.

A principios de marzo, las familias que mostraron interés en tomar parte de esta iniciativa recibieron el correspondiente cubo para depositar los residuos orgánicos y se resolvieron las últimas dudas que pudieran tener, después de haber recibido previamente dos sesiones de formación e información online los días 22 de diciembre de 2020 y 15 de enero de 2021.

Datos

Las compostadoras de Rivas han tenido una gran acogida entre los vecinos y vecinas de ambas zonas de la ciudad, que están participando activamente en el reciclaje de residuos orgánicos. Aún quedan algunas plazas libres en la planta de José Hierro, que pueden ser solicitadas por los interesados a través del mail transicionecologica@rivasciudad.es.

Aunque las dos áreas arrancaron a la vez, la situada en el Barrio de la Luna marcha a mayor ritmo que la de José Hierro, según indican desde la concejalía de Transición Ecológica, debido al mayor número de participantes inicial y a la presencia de un mayor número de viviendas en las cercanías de esta planta.

Según los primeros datos, la compostera del Barrio de Luna ha tratado en apenas tres meses de vida en torno a los 220 kilos de restos orgánicos de manera natural, sin gasto energético ni económico y sin emisiones ni ruido procedente de los servicios de recogida de residuos.

El proyecto se coordina desde la concejalía de Transición Ecológica, en colaboración con los “maestros compostadores” de Rivamadrid, quienes realizan las labores de control y mantenimiento de las instalaciones, y con el asesoramiento de Red Composta.

Gran acogida

Esta experiencia piloto impulsada desde el Ayuntamiento de Rivas ha gozado de una gran acogida inicial por parte de los vecinos, que se han volcado desde el principio en un proyecto en el que solo ven ventajas.

Jon Calvo es uno de los usuarios de la planta situada en el barrio de La Luna, y se sumó a esta iniciativa después de haber tenido las primeras tomas de contacto con el compostaje en los huertos urbanos de la ciudad. “En casa tenemos un pequeño huerto y nos parecía interesante, también por no tirar todos esos residuos que van a terminar en la incineradora. Podemos eliminar residuos y de paso se puede aprovechar para tener tierra buena”, explica a Diario de Rivas.

Tal y como detalla Jon, la planta del barrio de La Luna cuenta con tres huecos para el depósito de materia orgánica, el primero de los cuales ya se llenó hace tiempo. Los técnicos de Rivamadrid mueven ahora su contenido para que coja temperatura y se vaya generando compost, un proceso que marcha a buen ritmo hasta el punto de haber bajado ya un 30% su volumen. “Es un proyecto importante que ayuda a reducir mucho los residuos”, subraya este vecino, para concluir que “es una buena idea, es una forma de que la gente se vaya sensibilizando”.

Área de compostaje comunitario en la avenida de José Hierro

Área de compostaje comunitario en la avenida de José Hierro (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

Por su parte, Nieves Peñas participa en la planta de José Hierro, y destaca que se decidió a participar activamente porque “cualquier iniciativa que relacionada con el medio ambiente y que favorece al municipio, en nuestra familia nos llama la atención”. “Nos parecía muy interesante lo que planteaba el Ayuntamiento para familias que vivimos en pisos, que no tenemos la oportunidad de tener una compostera, de poder participar de forma comunitaria, sobre todo porque ya no es tanto lo que te reporta, sino porque es una manera de que parte de los desechos que tiramos y que van a una planta se pueden devolver a la naturaleza”, señala.

“Nos parece muy interesante, estas iniciativas son una forma de arrancar proyectos de transición ecológica, para que poco a poco vayamos evolucionando. Son beneficios para los vecinos y para el ecosistema. La gente cada vez está más concienciada de que con pequeños gestos se puede ayudar, y además contribuye a transmitir a nuestros hijos valores de respeto a la naturaleza y de dar importancia al ecosistema y al medio ambiente”, apostilla.

Almudena, ‘maestra compostadora’ en el barrio de La Luna, es una de las tres personas que se encargan de supervisar el correcto funcionamiento de las plantas. Su cometido es controlar los parámetros para que las compostadoras desarrollen correctamente su labor (temperatura, humedad, estructurante…) en estrecha colaboración con la concejalía.

“Nosotros tenemos tres composteras y en tres meses se ha llenado una. Estamos alucinados porque hay muchísimo aporte por parte de los vecinos y la gente está volcada”, confiesa a este diario digital. “Es un programa piloto, y según funcione se ampliará, pero en el barrio de La Luna de hecho va estupendamente”, remarca.

Los beneficios de este sistema, según destaca Almudena, son evidentes. “Estamos haciendo una rueda y reutilizando esos restos, de manera que esos residuos no acabarán en una planta o en una incineradora. Ahora mismo en el cubo verde se echa todo lo que no es plástico o vidrio, pero la gente cada vez está siendo mas consciente de que esto es lo que tenemos que hacer”, explica.

Otras noticias:

Rivas instala dos áreas de compostaje comunitario para 80 familias, previa inscripción

Rivas pondrá en marcha sus dos compostadoras comunitarias a finales de este año

El contenedor marrón se estrena en Rivas como proyecto piloto en el barrio de La Luna y el Cristo

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!