¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Planta de Las Lomas en el Parque Tecnológico de Valdemingómez

Planta de Las Lomas en el Parque Tecnológico de Valdemingómez

Los niveles de toxinas en los alrededores de la incineradora de Valdemingómez son “alarmantes” y “preocupantes”, y “Rivas está más expuesta si cabe por la tendencia del aire”. Así describe Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), las conclusiones de un estudio científico europeo encargado por la fundación holandesa ToxicoWatch y coordinado por el movimiento Zero Waste en el que han colaborado la citada federación, el Grupo de Acción para el Medio Ambiente (Grama) y Ecologistas en Acción.

Somallao Día de la Madre

El estudio de Zero Waste mide la acumulación de dioxinas en árboles de hoja perenne —pinos y arizónicas—, musgo y huevos de gallinas criadas en la zona cercana a la incineradora (Cañada Real). “Las dioxinas son un compuesto químico contaminante orgánicamente persistente, ya que tarda muchísimo en eliminarse del cuerpo de un ser vivo y a veces ni siquiera se elimina”, explica Enrique Villalobos.

Se han escogido estos tres tipos de muestras, recogidas durante el 2022 por voluntarios de las tres entidades colaboradoras con Zero Waste —”mediante un protocolo científico riguroso”, incide Villalobos— y enviadas posteriormente a Países Bajos para su análisis por “un reconocido laboratorio”, destaca el presidente de FRAVM, por diferentes motivos. “A mayor tiempo de exposición a las dioxinas, mayor es su almacenamiento y acumulación, de ahí que se hayan elegido las hojas perennes y no las caducas, los musgos, que resisten condiciones climáticas muy complejas, y los huevos de gallina (criadas en la Cañada Real), porque son animales que se alimentan de lo que encuentran en el suelo”, argumenta. “Además, las gallinas, al ser animales, nos permiten trazar una relación con la afectación en seres humanos”, añade.

Las muestras para el estudio coordinado por Zero Waste se han recogido de distintos puntos en las proximidades de la incineradora de Valdemingómez. “En los cuatro puntos cardinales, incluidos varios dentro del término municipal de Rivas, como el pinar de Los Migueles y otro punto cercano a Pablo Iglesias”, dice Enrique Villalobos.

La incineradora de Valdemingómez, en una imagen de archivo

La incineradora de Valdemingómez, en una imagen de archivo (foto: Ayuntamiento de Madrid).

Rivas, la población más expuesta

Enrique Villalobos advierte de que Rivas es la población más expuesta a la acumulación de dioxinas procedentes de la planta incineradora de Valdemingómez.

Son varios los argumentos sobre los que sostiene esta afirmación el presidente de FRAVM. El primero de ellos, la exposición temporal: “La ciudadanía de Rivas que vive en el municipio desde la apertura de la planta (1996) está más expuesta que la del Ensanche de Vallecas, que como mucho, aunque no es poco, lleva 16 años viviendo en esta zona de Madrid cercana a la planta”, dice.

El segundo motivo es la cercanía de la planta. “Los dos estudios que hemos realizado en años consecutivos demuestran que hay mayor incidencia no solo por el tiempo de exposición, sino también por la proximidad al foco que emite las dioxinas”, expone Villalobos. “En este caso, se estima que el radio afectado es de 10 km alrededor de la planta, un espacio en el que viven 700.000 personas, pero están más expuestas quienes vivan en Rivas que quienes lo hagan en San Fernando, Mejorada, Arganda, Getafe o cualquier otro municipio ubicado dentro de este radio”, continúa el presidente de la FRAVM. “Del mismo modo, si una persona reside en Pablo Iglesias o Covibar, está más expuesta que quien lo haga en el Caso Antiguo o en la zona nueva de Rivas Futura”, asegura.

Y el tercer motivo que expone Enrique Villalobos es la dirección del viento. “El estudio nos ha demostrado que la tendencia habitual del aire en el entorno de la incineradora es noreste; es decir, en dirección a Rivas”, afirma. El presidente de la FRAVM matiza que “también hay un reflujo importante en dirección oeste, hacia el Ensanche de Vallecas, que es la otra zona más expuesta”.

Urbanización Pablo Iglesias, en Rivas Vaciamadrid

Pablo Iglesias, la zona más expuesta del casco urbano de Rivas a Valdemingómez (©Diario de Rivas).

En el ámbito de la política local, Izquierda Unida Rivas se ha hecho eco del estudio coordinado por Zero Waste. En un comunicado, la formación ripense responsabiliza a Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. «Nos están envenenando», aseguran. «Lo único que han hecho por las vecinas y vecinos de Rivas en estos últimos 10 años ha sido ampliar cada vez más los vertederos en la zona donde debería haber un anillo verde” y añaden “si no ponen
solución a este problema que llevamos sufriendo años en Rivas y otros municipios del sureste de Madrid», añaden fuentes de IU Rivas.

El grupo político planea reunirse con los movimientos sociales «para retomar la denuncia ante la Fiscalía de medio ambiente por este grave delito contra la Salud Pública» y, por otro, que solicitará al consistorio ripense que reactive su acusación particular.

Conclusiones «alarmantes»

Para el presidente de la FRAVM, el estudio es “alarmante y preocupante porque todos los niveles medidos, a excepción de uno puntual, han crecido o tienen una tendencia estable pero ligeramente al alza con respecto al estudio similar que se hizo en el 2021”.

De todas las muestras analizadas en Países Bajos, “las más alarmantes se producen en los musgos del suroeste de la planta”, asegura Villalobos. Acerca de estas muestras, el estudio de Zero Waste, que analiza también una incineradora en Pilsen (República Checa) y otra en Kaunas (Lituania), concluye que son “Los valores más altos de dioxinas de la historia” medidos en un estudio de este tipo, denominado de biomonitoreo porque analiza la acumulación de toxinas con la exposición prolongada.

Según el estudio, estos valores coincidirían con la presencia de sacas de ceniza rotas que dejan dicho material expuesto al aire. “Por la posición de estas, la dirección del viento y otros factores que se deben tener en cuenta”, señala el presidente de la FRAVM, que recuerda que tanto la federación como Ecologistas en Acción denunciaron esta cuestión el pasado otoño.

Parque Tecnológico de Valdemingómez

Parque Tecnológico de Valdemingómez (foto: Ayuntamiento de Madrid)

El Ayuntamiento de Madrid responde

El Ayuntamiento de Madrid, tras conocerse públicamente el estudio coordinado por Zero Waste, emitió un comunicado en el que asegura que “la planta de incineración de Las Lomas del Parque Tecnológico de Valdemingómez funciona cumpliendo con todos los requisitos legalmente exigibles”.

Según fuentes del consistorio madrileño, responsable de la gestión de la planta de Valdemingómez, “en las últimas mediciones de dioxinas y furanos realizadas en el mes de noviembre de 2022, los valores de dioxinas medidos en puntos más próximos a la planta de Las Lomas se situaban por debajo de los valores medidos en otras zonas más alejadas de la incineradora que se toman como blancos de referencia”.

El Ayuntamiento de Madrid se muestra crítico con la metodología del estudio coordinado por Zero Waste. “La metodología y rigor de su realización resultan muy cuestionables y no se garantiza trazabilidad alguna de las sustancias que se dice detectar en los elementos analizados”, critica. Considera el ayuntamiento madrileño que la metodología de biomonitorización “no es la que se recoge en las autorizaciones ambientales integradas vigentes, ya que, si bien la biomonitorización pudiera obtener información de las sustancias tóxicas acumuladas en muestras biológicas, el método no permite discriminar cuál ha sido el origen de la contaminación”.

Enrique Villalobos, por su parte, lamenta que el Ayuntamiento haya optado por “desprestigiar nuestro estudio”. El presidente de la FRAVM pide al Ayuntamiento de Madrid que realice un estudio de biomonitorización de las dioxinas en seres humanos y critica que solo se hagan mediciones sobre lo que emite la planta, no sobre las toxinas que se acumulan en su entorno. “Una industria como incineradora debería tener muchísimo más control y no puede hacerse un informe que funcione como un grifo: en función de lo que sale de este digo que estamos en rango legislativo, pero no mido cuánto de lo emitido se acumula”, concluye.

IV Marcha contra el cierre de la incineradora, junto a la planta de Valdemingómez

IV Marcha contra el cierre de la incineradora, junto a la planta de Valdemingómez (foto: Rivas Aire Limpio).

Manifestación para pedir el cierre

Este domingo 22 de enero, La FRAVM, Ecologistas en Acción y el Grupo de Acción para el Medio Ambiente (GRAMA) organizaron la IV Marcha por el cierre de la incineradora de Valdemingómez. El acto tuvo lugar a partir de las 11:00 horas, con salida desde el metro de La Gavia y llegada a la parcela donde está ubicada la planta. 9 kilómetros de marcha en total.

Enrique Villalobos, presidente de FRAVM, explica que esta marcha ha sido la primera oportunidad «para hacer fuerza de cara a las elecciones municipales que vienen, ya que el actual equipo de Gobierno ya ha mostrado su intención de seguir incinerando residuos en Valdemingómez más allá del año 2030”.

Otras noticias:

Alrededor de doscientas personas participan en la 3º Marcha San Cinerato de Rivas contra la incineradora de Valdemingómez

El cambio de Valdemingómez a Loeches obliga a Rivas a destinar 1,2 millones de euros más a la gestión de residuos

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!