¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Jesús Cintora

Reconoce ser “un tío de pueblo que no tiene miedo”. Será por eso que no se calla una. En abril escribió su segundo libro, titulado ‘Conspiraciones. ¿Por qué no gobernó la izquierda?’. En él cuenta la llegada al poder del Partido Popular en un momento en el que la izquierda tuvo la opción de formar gobierno. También desvela las claves que convulsionaron al histórico Partido Socialista entre 2015 y 2016. Tras estos dos sucesos asegura que hay conversaciones en la sombra, pactos y alianzas acordadas para hacerse con el gobierno de España que nunca han salido a la luz…Hasta ahora. El periodista presenta su libro en Rivas este lunes, 11 de diciembre, en la sala Marcos Ana del Centro Cultural García Lorca a las 19.30hr.

Su libro se titula ‘Conspiraciones: ¿por qué no gobernó la izquierda?’. Hace referencia al periodo posterior a las elecciones que se celebraron en junio de 2016. En ese momento, los partidos de izquierda contaban con representación suficiente para formar gobierno y, por momentos, pareció que se iban a poner de acuerdo. ¿Qué pasó para que Mariano Rajoy siga en la Moncloa? ¿Es España de derechas?

No se puede decir en absoluto que España es de derechas, si bien es cierto, tampoco se puede negar que la derecha ha ido absorbiendo grandes cuotas de poder en los últimos años.

¿La izquierda no supo llegar al gobierno o no pudo formarlo porque se conspiró contra ella?

El libro muestra cómo 2014 fue un año en el cual los distintos poderes vieron venir la tormenta perfecta y se confabularon para que hubiese un aterrizaje controlado de la situación. El año 2014 es el año en el que la corrupción golpea duramente al Partido Popular, con todo lo que se va sabiendo de la financiación irregular en el partido; es el año en el que la precariedad laboral y los datos de desigualdad económica están siendo muy serios; es el año en el cual Podemos surge con fuerza; es el año en el que un rey, nada más y nada menos, se ve rodeado por la corrupción y la crisis del sistema, y abdica; es el año en el cual el asunto de Cataluña se empieza a vislumbrar de forma más seria; es el año en el cual, digamos, que hubo una especie de confabulación para que el aterrizaje fuera controlado. Se conspira sin duda para mantener un statu quo, pero también es cierto que luego se ha conspirado en todos y cada uno de los partidos para mantener las cuotas de poder. Al final el poder, no sé que tiene, que hace que todos se acuchillen para mantenerlo.

Habla de 2014 como un año en el que pasan muchas cosas, pero en el que nada cambia en el gobierno. ¿La política entonces no refleja a la sociedad?

No. Hay una brecha, porque sí que hay mucha gente que está sufriendo la precariedad laboral, para llegar a fin de mes, que se encuentra con listas de esperas para que le atiendan en la sanidad pública… Hay gente que está viendo cómo sus hijos o sus nietos se han tenido que ir fuera de España para trabajar. Y hay quienes son conformistas con esto, pero hay otros que eso lo castigan con su voto. Lo cierto es que luego no hay acuerdo entre los partidos para plantarle cara a todo eso. A día de hoy puede ser que la alternativa a Mariano Rajoy pase por alianzas políticas y, por ahora, esas no se han producido. De hecho, hay divisiones que hacen que parezca inviable. El tema de Cataluña y la división de la oposición hacen que Mariano Rajoy piense todavía que se puede mantener en el poder. Es curioso porque se va viendo como de origen hay una parte de ciudadanos que votan a partidos diferentes al de Rajoy como un castigo a los casos de corrupción o a las promesas electorales, pero esa mayoría social de gente que votan a partidos distintos -que fueron casi el doble de los que votaron al Partido Popular- no acaba teniendo una consonancia con los partidos que luego tienen que poderse de acuerdo para desalojarle del poder. Por una parte te encuentras con gente, que incluso dentro del PP, considera que debe de haber una regeneración en España, pero al mismo tiempo se producen una serie de movimientos que hacen que el status quo se mantenga: que los que tienen la sartén por el mango sigan con el poder en sus manos. En los últimos años, parece que han cambiado algunas cositas pero, realmente, han sido apariencias de cambios para que nada cambie…

En las calles si hubo deseos de cambio con movimientos como el 15 M. ¿Cree que esa gente no conformista de la que habla se sintió defraudada?

Yo con la gente que se moviliza en ocasiones puntuales como el 15 M creo que hay que hacer el análisis de que no basta con salir a la calle X días. El empuje para cambiar las cosas no se consigue haciéndolo algunos días, se consigue haciéndolo de manera permanente. Cada uno debe de hacerlo en su parcela profesional o personal cada día. Cambiar las cosas cuando el poder está tan concentrado, cuando existe politización en la justicia y en los medios de comunicación, cuando no se paga por los casos de corrupción… Es muy difícil. Eso requiere una concienciación y un trabajo permanente. El 15 M es algo que ocurrió, pero ya pasó hace bastante tiempo. No sirve que la gente piense que las cosas se resuelven en Twitter o quejándose de qué mal está todo, sin hacer nada para cambiarlo.

Portada del libro ‘Conspiraciones: ¿por qué no gobernó la izquierda?

¿Rivas es una plaza fácil para presentar un libro como éste?

Rivas me parece un sitio que es ejemplo de muchas cosas. Estuve de paseo hace no mucho y estuve también en el concierto de Aerosmith. Me gusta cómo está planteada la ciudad. Me dieron la posibilidad de venir a hacer la presentación y yo estoy encantado de poder hacerlo, pero, a fin de cuentas, también es verdad, que la gente, independientemente de donde viva, lo que tenemos en el día a día es inquietudes por salvar la educación de los hijos, la sanidad, el transporte o por poder llegar a fin de mes… Luego, la política va por otros derroteros.

No sé si está al tanto de la reivindicación histórica de Rivas por el acceso a la M-50. Partidos de todos los signos, empresarios y ciudadanos abogan por esa obra que no llega, ¿cree que realmente los políticos piensan en la ciudadanía?

Hay casos en los que se ve claramente la política de partido. Muchas veces lo que hacen las instituciones no es tanto gobernar para la gente como gobernar para el partido…y se ve de forma muy clamorosa cuando esos organismos deciden castigar a otros por el hecho de que estén gobernados por un partido diferente o transfieren menos partidas económicas por ello. Eso ocurre y la gente es consciente de ello. Hay casos muy flagrantes. En Madrid se ve. Se olvidan de que la responsabilidad de un político es gobernar para el pueblo y no para sus siglas. Una persona es ministro, es consejero o es presidente de todos, no solamente de su partido o de los pueblos o las localidades en las cuales gobierna su partido…

¿Decir las cosas claras sale a cuenta? Con este libro seguro que habrá hecho pocos amigos…

No, me han salido muchos porque el libro va por la séptima edición… Eso es el periodismo: contar las cosas como ocurren. Es nuestra responsabilidad. Luego es verdad que hay gente que se incomoda por que se cuenten y no quisiera que se contasen e incluso hay gente que por no molestar a aquellos que se molestan porque se cuenten, no las cuenta, pero la responsabilidad del periodista debe ser contarlas. Es un pilar en la democracia: hay que contar lo que pasa, e incluso lo que pasa mal, con el deseo de que eso cambie.

Sin embargo eso le ha llevado a estar vetado en muchas televisiones y a no poder contar las cosas ahí…

Hay determinados poderes que se sienten incómodos y molestos con el hecho de que se cuenten las cosas y más si tienen repercusión y llegan a mucha gente. Puede ocurrir que por eso vayan contra uno pero a mí que se me diga qué condena tengo por mentir o en qué he podido mentir…Hay quien se siente incómodo por contar lo que pasa cuando el periodismo debe ser eso: contar lo que ocurre. Ni más ni menos. Ni inventárselo ni  ocultarlo.

El periodista Iñaki Gabilondo tiene la teoría de que en España no hay más de un millón de personas que vayan más allá de los titulares de portada…

Yo animo a la gente a que se informe. A que compre libros, a que vea programas informativos y a que no solo tengan inquietud por hacerlo, sino por animar a sus hijos a que lo hagan. Vivimos un tiempo en el que los que tienen la sartén por el mango quisieran una sociedad más idiotizada, porque una sociedad más inculta es una sociedad más indefensa, más ignorante. Y una sociedad más ignorante es aquella que mira siempre hacia donde le dicen que mire y no hacia lo que ocurre realmente. Es mejor una sociedad preparada, una sociedad culta que una sociedad ignorante. Sin duda leyendo uno conoce cosas y conocerlas te ayuda a cambiarlas si procede o celebrarlas si es el caso. El conocimiento es la base de una sociedad avanzada. La ignorancia es el germen de poblaciones incultas, manipulables y en decadencia. Sobre eso, que a nadie le quepa duda… Estamos viviendo un tiempo en el que a la opinión pública se le está dirigiendo la mirada. Ahora, por ejemplo, hay un interés por parte de una parte importante del poder por que se hable de Cataluña… y hay mucha gente que está mirando hacia allí. En parte es comprensible porque hay un problema pero, por otro lado, también llama mucho la atención cómo quieren que miremos hacia Cataluña para que dejemos de hablar -o pasemos por alto- otras preocupaciones como pueden ser la corrupción, la precariedad laboral o el aumento de las listas sanitarias. También es muy llamativo el tiempo que están dedicando los medios a unas cosas y a otras. Claramente hay una lucha de poder que va de lo político a lo mediático.

¿Qué espera encontrarse en la sala Marcos Ana esta tarde?

En los actos que suelo hacer me gusta que la gente venga y pregunte. Yo hago mi intervención pero me encanta que la gente intervenga y se genere una conversación. Hay gente que te muestra cariño, otros que te muestran enfado pero es bonito que los actos estén vivos. Yo no tengo miedo. Yo soy un tío de pueblo al que le gusta encontrarse con la gente. Además, la entrada es el doble de lo que suelo cobrar: es decir, 2 por 0, 0 (se ríe). Con lo cual… ¡qué la gente se anime y venga!

Otras noticias:

Cristina Rota: “Rivas es como un gueto donde todo el mundo tiene alguna inquietud”

Emilio Ortiz, terapeuta y miembro de Proyecto Perrutis: “En Rivas hay chavales que empiezan a consumir droga con once años”

Las entradas del auditorio Pilar Bardem serán más baratas esta temporada

Regresa el Festival de Teatro Aficionado de Rivas: este año, con ‘abono descuento’

 

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Si continúas utilizando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar