¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Aulas prefabricadas instaladas esta semana en el IES Profesor Julio Pérez de Rivas

Aulas prefabricadas instaladas esta semana en el IES Profesor Julio Pérez de Rivas (imagen: AMPA Julio Pérez)

El proceso de escolarización en la Comunidad de Madrid para el próximo curso 2021-2022 avanza tal y como marca el calendario oficial aprobado por la Consejería de Educación. Las familias con plaza asignada en las escuelas infantiles y colegios sostenidos con fondos públicos deben matricular a sus hijos e hijas entre el 15 y el 29 de junio, y siete días después, el 22 de junio, arranca el plazo para formalizar las matrículas en los centros de educación secundaria, cuyo plazo finaliza el 9 de julio. Sin embargo, son muchas las familias de Rivas que viven estos días con una mezcla de sensaciones que incluyen la incertidumbre, el miedo, la impotencia y la indignación, entre otras, por la emergencia educativa que vive el municipio, sobre todo en el paso de la educación primaria (colegio) a la educación secundaria (institutos). Algunas de ellas ni siquiera tienen claro dónde estudiarán sus hijos e hijas el curso que viene todavía. A esta emergencia educativa, con la colaboración de FAPA Rivas, Diario de Rivas le pone ‘nombres y apellidos’ con ejemplos concretos de familias afectadas.

Banner Guisos con Recuerdos Ayto
Banner Ayuntamiento abril 2022
Somallao Día de la Madre

Son decenas las familias ripenses que denuncian la situación que vive la educación pública en Rivas de cara al curso escolar 2021-2022. Los más “afortunados”, tal y como algunos implicados se refieren a sí mismos cuando se comparan con la situación de otras unidades familiares, tienen asignada una plaza en un centro educativo del municipio, pero a una distancia considerable desde sus residencias. Otros ni siquiera eso: sus hijos e hijas, a día de hoy, tendrán que matricularse en institutos de fuera de Rivas pese a estar empadronados y ser residentes en el municipio salvo que las circunstancias cambien antes de que comience el próximo curso escolar.

Este es el caso de la hija de Yoly, que tiene plaza en el IES Rey Fernando de San Fernando de Henares a partir de septiembre. En dicho municipio ha cursado educación primaria, pero reside en Rivas desde hace años y, de hecho, su hermano mayor cursa un ciclo formativo de informática en el IES Europa. “No la han admitido ni en el mismo centro que su hermano que lo tenemos a diez minutos andando ni en el Antares, que lo tenemos cerca de casa, y sin solicitar plaza allí, le han asignado una en San Fernando”, explica Yoly en conversación con este diario digital. Su única esperanza, cuenta, es que admitan a su hija en el CEIPSO La Luna, donde ha solicitado plaza en el período de solicitudes complementarias, para que por lo menos pueda estudiar en la ciudad.

El caso de Yoly y su hija no es excepcional. Hay más ejemplos de familias que deberán matricular a sus hijos e hijas en institutos localizados fuera de Rivas mientras agotan las posibilidades para que no tengan que desplazarse a centros localizados fuera de la ciudad el próximo curso escolar.

Así le ocurre también a la hija de Merche, que por motivos laborales y de conciliación familiar de sus padres ha estudiado la educación primaria en Arganda del Rey. “El año pasado, el segundo en el instituto, ya se quedó en lista de espera de los centros de Rivas, y este año ha ocurrido lo mismo”. Merche explica que ha solicitado plaza para su hija en tres institutos de Rivas: el Europa, el Antares y el Julio Pérez, “los tres que tenemos relativamente cerca de casa para que mi hija pueda ir sola al instituto en el autobús”, dice, ya que residen en el barrio este de la ciudad. En cambio, la plaza le ha sido asignada a su hija en Arganda y, por lo tanto, debe esperar hasta que el SAE (Servicio de Apoyo a la Escolarización) le confirme si su hija dispone de alguna plaza de última hora en algún centro de Rivas.

CEIPSO La Luna de Rivas

CEIPSO La Luna de Rivas (foto: Diario de Rivas).

La zona única de escolarización, centro de las críticas

En el centro de la diana de las críticas de las familias ripenses afectadas por la emergencia educativa que vive el municipio se encuentra el hecho de que Rivas siga siendo zona única de escolarización. Esta situación explica que se den casos de menores que tengan su plaza asignada en un centro docente situado a varios kilómetros de su residencia. Así les ocurre a las hijas de Nuria y Estefanía.

En el caso de esta última, residente en la avenida Primero de Mayo, Educación de la Comunidad de Madrid le ha asignado plaza en el CEIPSO La Luna, a siete kilómetros y medio de su casa en coche. “Solicité los tres institutos situados en un radio a 3 kilómetros de casa porque tiene que ir sola al instituto con 11 años [cumple 12 en octubre] pero la sorpresa ha sido que le han asignado la plaza en un centro que ni conocía porque está en la otra punta de la ciudad, el CEIPSO La Luna”, afirma Estefanía, que denuncia también la falta de respuesta por parte de las instituciones a la ciudadanía. “Escribí en el mismo día de la asignación de plazas tanto a la DAT Este como al SAE y los primeros no me han respondido y los segundos, sí, pero para explicarme que no tengo derecho a reclamar y que estoy obligada a matricular a mi hija en La Luna”, indica.

Estefanía critica además la «precariedad» en la que el alumnado de secundaria del CEIPSO La Luna va a incorporarse al mismo el curso que viene. “Me quedé en shock al saber dónde estaba el instituto, pero me llevé una segunda sorpresa al saber las circunstancias del centro, donde el módulo de secundaria no está ni siquiera construido», reconoce. La Comunidad de Madrid acaba de aprobar la ampliación, que estará finalizada en el curso 2022-2023. “Mi hija ha estudiado el último año de colegio en un barracón por la pandemia y ahora empezará el instituto en otro barracón, colocado en un parking y a una hora de casa de distancia”, se lamenta. “Ya solo pido al Ayuntamiento o a quien sea que nos ayuden de alguna manera para que niños y niñas de 11 y 12 años no tengan que cruzarse solos el municipio y esperar a las 7 de la mañana en invierno en una parada del autobús solos, aunque sea una ruta con puntos de encuentro que les pueda llevar directamente hasta el instituto”, termina de argumentar Estefanía, que reconoce que siente “miedo, como muchos otros padres y madres” ante la situación que tienen delante.

Parecido le ocurre a Nuria, cuya hija mayor ha recibido plaza en Las Lagunas, “el último centro que solicitamos porque sabíamos de la dificultad para conseguir plaza en Rivas, para que no le mandaran a Arganda o Santa Eugenia como ha pasado en otros casos”.

Nuria expone que tiene otra niña, de 8 años, que depende de sus padres para ir al colegio, por lo que su hija mayor tendrá que recorrer sola la distancia que hay desde su casa en Rivas Futura del IES Las Lagunas. “¿Cómo nos desenvolvemos ante algo así? Solamente nos queda intentar ponernos de acuerdo con otros padres que recorran una distancia similar para que no vaya sola”, indica, al mismo tiempo que explica que ni siquiera conoce a nadie en una situación similar. “El mayor problema de todo es que son menores de edad, menores de 12 muchos de ellos, por lo que no asimilan algo así como un adulto. ¿Quién piensa en los derechos de los niños?”, se pregunta.

IES Las Lagunas en Rivas Vaciamadrid

IES Las Lagunas en Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

Alumnado sin plaza en los centros donde están sus hermanos

La denuncia de Begoña, que ilustra otro grupo de casos dentro de la emergencia educativa que vive el municipio, es que “no hay opción actualmente para que las familias cuyos hijos e hijas provengan de un colegio bilingüe puedan solicitar un instituto que no tengan adscrito a su colegio de procedencia”, indica. “Entran antes otros niñas y niños que lo solicitan en cuarta o quinta opción, por rellenar, que ejemplos como el nuestro, en el que lo hemos solicitado [en su caso, el IES Antares] en primer lugar”, añade.

Begoña expone que son muchas familias las que se encuentran en unas circunstancias similares a la suya, pero con el agravante de que en el instituto al que desean llevar a sus hijos e hijas el próximo curso escolar ya están cursando la educación secundaria otros miembros de la unidad familiar; esto es, hermanos y hermanas de los niños y niñas que a día de hoy no tienen plaza en dicho centro para el próximo curso. “Hay un ejemplo incluso con dos hermanos dentro y se queda fuera, en lista de espera, el tercero”, dice. Aun así, la familia se autoconsidera “afortunada porque por lo menos tenemos plaza”.

Para este tipo de casos, la normativa vigente de la Comunidad de Madrid establece una posibilidad de excepción que las familias pueden solicitar de forma excepcional, la reagrupación familiar, pero son los centros los que tienen la última palabra y con los ratios de las aulas completos no es fácil que se pueda aplicar, por lo que es posible que dentro de la misma familia haya adolescentes cursando la educación secundaria en distintos institutos.

Sin ir más lejos, le ocurre a Yoly, una de las madres que ha prestado testimonio a Diario de Rivas para este reportaje. Ella ha solicitado plaza para su hija en el plazo de solicitudes complementarias en el CEIPSO La Luna para que no tenga que quedarse estudiar en San Fernando de Henares cuando su hermano hace lo propio en el IES Europa de Rivas. “Pero me la pueden dar en septiembre, en enero, en marzo o no dármela, vete tú a saber cuándo”, afirma.

Manifiesto presentado ante el Ayuntamiento de Rivas

Por todo lo descrito, muchas familias ripenses han presentado por los cauces oportunos quejas ante la DAT Este, de la que depende la escolarización en Rivas. Lo han hecho de manera individual, como por ejemplo el caso de Estefanía, otro de los testimonios recogidos en este reportaje, y también se han llevado a cabo iniciativas en conjunto. Este último es el caso de un grupo de madres y padres cuyos hijos e hijas provienen del CEIP Las Cigüeñas, que han secundado con su firma un “manifiesto ciudadano” encabezado por Rosalía García, madre de otro alumno afectado, que fue leído frente al IES Profesor Julio Pérez el pasado 7 de junio y que después fue registrado en el Ayuntamiento de Rivas.

El manifiesto incluye nueve puntos para “denunciar la pésima e insostenible gestión de la Educación Pública en el municipio de Rivas Vaciamadrid”, indica el documento en su entradilla. Entre los nueve puntos de denuncia se hace hincapié en la cuestión de la zona única de escolarización —”Se da la paradoja de tener institutos más próximos que el asignado en otros municipios como Arganda del Rey”, dice en el punto tres el manifiesto a este respecto— y exige también que se amplíen de forma extraordinaria “líneas/aulas en el IES Julio Pérez y otros institutos de la zona centro, así como el inicio de inmediato de las obras del IES Margarita Salas para que esté en funcionamiento en el inicio del curso escolar 2022-2023”.

Rosalía explica también su caso concreto: cuenta que su hijo tiene 11 años y nunca ha montado solo en el autobús cuando en septiembre tendrá que recorrer «siete kilómetros» en él para ir de casa hasta el IES Las Lagunas, donde le ha sido asignada su plaza para el próximo curso. Pero para ella lo más «preocupante» es el «impacto psicológico» que ya está teniendo en su hijo el hecho de que le hayan separado de su grupo de amigos, la mayoría admitidos en los institutos del barrio.

“La situación no vela por el interés superior del menor y niños como mi hijo lo están pasando mal, porque les está provocando una ruptura total con su vínculo de confianza”, dice Rosalía. “Hay que quitar la venda a la Consejería de Educación porque no ve el problema que tenemos en Rivas”, concluye.

La firmante principal del manifiesto, Rosalía García, confirma que, una vez registrado en el Ayuntamiento, el concejal de Educación, José Luis Alfaro, le llamó para mostrarle su comprensión y su preocupación, además de exponerle la visión municipal de la situación concreta del barrio Este, en el que se centra el documento firmado por el grupo de padres y madres de Rivas.

 

Otras noticias:

Escolarización 2021-2022: qué hacer en caso de no haber sido admitido en ningún centro

Amaya Gálvez, concejala del barrio Este: «La percepción de que el Casco está abandonado por el Ayuntamiento de Rivas no es real»

Especial escolarización 2021-2022: guía útil para participar en el proceso de admisión

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!