¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

 José María Ezquiaga, Premio Nacional de Urbanismo (foto: Fernando Galán).

José María Ezquiaga, doctor en arquitectura y Premio Nacional de Urbanismo, ha impartido la ponencia ‘Urbanismo y ciudad sostenible’ dentro de las jornadas ‘Rivas en la encrucijada: ideas para una ciudad sostenible’. Durante su intervención, el arquitecto ha expuesto su planteamiento sobre la arquitectura y el urbanismo contemporáneo y cómo este puede incidir en el modelo de ciudad del futuro. Además, ha plasmado unas líneas maestras acerca de su visión sobre la ciudad de Rivas del futuro a modo de planteamiento inicial sobre el que desarrollar el diagnóstico que su estudio llevará a cabo para el Ayuntamiento de Rivas, como asesor técnico del proceso participativo ‘Rivas, párate a pensar’.

Banner Ayuntamiento abril 2022
Banner Ayuntamiento abril 2022
Somallao Día de la Madre

En primer lugar, José María Ezquiaga ha puesto en valor el origen y esencia de Rivas Vaciamadrid. “Es un momento muy interesante y es un privilegio personal porque conocí el punto de partida de Rivas cuando no había nada. Lo que hoy conocemos como Rivas es un producto de la voluntad humana, capacidad técnica y política de plantear un modelo de ciudad distinto. Rivas era algo más que una urbanización: era un modelo de promoción inmobiliaria distinta, equilibrio distinto y un concepto de calidad de vida distinto”, ha dicho. Para Ezquiaga, el gran reto actual de Rivas es adaptar la ciudad a los nuevos modelos de forma de vida y de familia. “Estos acogen muchos temas de la fundación de Rivas, pero hay muchos otros nuevos que se suman, nuevas demandas y al mismo tiempo demandas olvidadas que vuelven a ser muy importantes”, ha señalado.

El Premio Nacional de Arquitectura ha recordado que “no hay premio a la originalidad en urbanismo; el urbanismo o es compartido o es una ocurrencia”, por lo que considera esencial que su disciplina “sea capaz de conseguir que los nuevos planteamientos se arraiguen y se consoliden en la manera de ver y vivir la ciudad”. Para ello, José María Ezquiaga defiende la herramienta de los planes urbanísticos. “La conclusión natural de un proceso participativo es tener un documento compartido con la ciudadanía y la única manera de tenerlo es el plan urbanístico. Los planes son expresiones del futuro conocidas y debatidas: está desnudo, lo es todo”, ha dicho.

El experto ha subrayado que los planes urbanísticos son la “única manera que tenemos la ciudadanía de controlar nuestro entorno a futuro e incidir en ello, de no dejarlo todo en las elecciones. Tienen un valor constitucional porque nos permite saber las reglas del juego y autolimita a los ayuntamientos”.

Jornadas Rivas en la encrucijada. Ideas para una ciudad sostenible (foto: Fernando Galán).

Grandes desafíos globales aplicables a Rivas

Para José María Ezquiaga, el urbanismo se enfrenta a tres grandes desafíos globales, aplicables todos ellos al contexto de Rivas: salud, equidad social, y gestión del cambio climático.

En materia de salud, el arquitecto ha destacado que en su opinión, “urbanismo y medioambiente parten de la salud”. Ha expuesto para defender su argumento ejemplos del pasado como Londres en el siglo XIX y cómo urbanismo y política cambiaron la ciudad tras la epidemia de cólera que asoló a la ciudad. Con este ejemplo, ha introducido también un concepto intermedio en la relación entre pobreza y salud: la mala calidad de la vivienda. “Sobre la salud no puede actuar el urbanismo de manera directa, pero sobre la calidad de la vivienda el urbanismo sí puede actuar”, ha apuntado antes de extrapolar esta cuestión del pasado al contexto actual: “Actualmente, las enfermedades importantes tienen que ver con el estilo de vida; existe calidad de las viviendas pero también dependencia del automóvil. ¿Hay maneras en el urbanismo actual de tratar estos temas?”, ha reflexionado.

.Sobre la equidad y la segregación social, Ezquiaga ha definido Rivas como “una isla”, en un sentido positivo, porque “Madrid no ha sido capaz de superar la división norte-sur, que ya era una cuestión central del urbanismo de los 80”, y sobre el cambio climático, el arquitecto ha asegurado que “Todas las ciudades tienen la obligación inmediata de resiliencia, de prevenir los riesgos propios, no solo de combatirlos”. Al final de su ponencia ha vuelto a este punto con una declaración de intenciones: “Hay que ser suficientemente ambiciosos para quitar terreno al automóvil, incluso reducir carriles”, ha apostillado.

Líneas generales de la ciudad sostenible

Para concluir su ponencia en las jornadas ‘Rivas en la encrucijada: ideas para una ciudad sostenible’, José María Ezquiaga ha establecido lo que en su opinión son los puntos clave de la ciudad sostenible en la que se debería convertir Rivas.

Ezquiaga ha defendido la “ciudad mediterránea”. Estas se caracterizan, según el experto, por su tamaño medio, su densidad continua y su carácter compacto. El arquitecto ha incidido especialmente en la cuestión de la densidad: “Es un error un desarrollo urbanístico en el que la densidad crece de forma no equitativa a los equipamientos, como pasa en América Latina en la actualidad”, ha asegurado. Para él, “sin mínima densidad no habrá actividades ni mezcla de personas; sin densidad y actividades no es posible centrar el espacio público”.

El segundo factor imprescindible de la ciudad del futuro para José María Ezquiaga es la “calidad residencial”. En este punto, el Premio Nacional de Arquitectura ha remarcado que “Rivas la tiene muy por encima de la media de Madrid, por lo que no le afecta tanto en este caso”. Sin embargo, ha vuelto a preguntarse si es posible “alcanzar en Rivas densidades medias con la calidad de vida que uno tiene cuando dispone de la vivienda aspiracional”, entendiendo por esta inmuebles como los que abundan en la ciudad, con parcela o al menos terrazas propias.

Ponencia de José María Ezquiaga en las Jornadas ‘Rivas en la encrucijada’ (foto: Fernando Galán).

José María Ezquiaga también ha mencionado hasta seis claves más sobre el urbanismo y la ciudad sostenible. Por un lado, lo que él llama “vivienda productiva”, donde trabajo y espacio familiar se conviven, un modelo que en su opinión tiene mucho recorrido en Rivas porque “no es solo trabajar en pijama en casa”. En segundo lugar, la necesidad de adaptarse a los nuevos modelos de familia, para lo cual es clave, según ha expuesto Ezquiaga, alcanzar la densidad media adecuada porque esta potencia la variedad en este sentido. Por otro lado, el arquitecto se ha referido a la “proximidad”, destacando en este sentido que “Rivas tiene una organización muy racional de las calles, pero no están potenciadas por la falta de actividad”.

Por ello, según Ezquiaga, “en Rivas no hay que complicarse mucho la vida; la supermanzana (en referencia al nuevo modelo urbanístico implantado en Barcelona) está casi hecha, pero tenemos que plantearnos cómo crear polos de actividad, y es difícil hacerlo sobre zonas ya construidas, pero la actividad es el elemento que atrae; si le das espacio la gente lo disfruta”, ha explicado.

Por último, el especialista en desarrollo urbanístico se ha detenido antes de concluir su exposición en lo que ha llamado “nueva movilidad”, en la renaturalización de la ciudad y en la reinterpretación de los espacios públicos. Para José María Ezquiaga, “la clave de la movilidad en Rivas no es solo pensar en cómo llegamos al centro de Madrid; sino conseguir que esto sea un elemento de elección y no forzado. Veo un modelo de Rivas mucho más autosuficiente”.

Para conseguir llegar a este punto en el futuro ha propuesto, entre otras medidas, crear espacios públicos abiertos, que no sean cerrados a la ciudadanía, y la renaturalización de la ciudad. “Tenemos una oportunidad muy interesante en el caso de Rivas, porque afortunadamente el municipio tiene una dimensión natural todavía muy interesante que habría que potenciar”, ha concluido.

VÍDEO: ponencia ‘La ciudad que queremos: claves para un futuro compartido’ de José María Ezquiaga en Rivas Vaciamadrid

(A PARTIR DE 2:00)

Las jornadas ‘Rivas en la encrucijada: ideas para una ciudad sostenible’ han sido organizadas por Diario de Rivas con la colaboración del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, Jarama Desarrollos Inmobiliarios, Cambio Energético, el centro comercial H2O, Urbi Solar, ParqueRivas, el restaurante Somallao, Sercotel AB Rivas, Vilsa Grupo Inmobiliario y Bon Lar.

Otras noticias:

Del Cura apuesta por una agenda urbana hasta 2030 para promover el desarrollo sostenible de Rivas

Los barrios de Rivas plantean sus inquietudes: qué les gusta, qué no, el futuro que quieren y lo que «no se debe repetir»

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Síguenos en las redes sociales!

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!