¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Jon Woodward, en un partido de cricket

Jon Woodward, en un partido de cricket de la liga española ECCL (foto: Madrid Cricket Club).

Rivas es una ciudad con una arraigada cultura deportiva. En el municipio se juega a los deportes más populares del país, como son el fútbol, el baloncesto, el tenis, el fútbol sala o el pádel, entre otros, pero también tienen cabida disciplinas con poco seguimiento mediático que en Rivas tienen un tirón notable. Es el caso del sófbol, del patinaje artístico y del fútbol americano, por citar tres ejemplos de una larga lista a la que se quiere sumar también el cricket, deporte de origen inglés que están descubriendo los alumnos de primaria del CEIP El Jarama de la mano del vecino ripense Jon Woodward y del club que este preside, el Madrid Cricket Club. “Nuestro deseo es que podamos llevar el cricket a todos los colegios de Rivas a corto plazo e incluso crear un club infantil de nuestro deporte en la ciudad”, dice Woodward.

El vínculo con la ciudad de Jon Woodward y su cultura deportiva son los dos elementos claves por los que Rivas ha sido elegida para dar luz verde al proyecto de llevar el cricket a los colegios. “Además de por el cariño especial que le tengo a la ciudad, en la que resido, hay espacio en Rivas para una gran variedad de disciplinas deportivas y encima la demanda es muy alta”, expone este ripense que trabajó en el CEIP Hans Christian Andersen y cuyas hijas estudian en CEIP El Jarama, de ahí que sean los dos colegios con los que ya han introducido el cricket con anterioridad.

En ambos centros educativos impartieron Woodward y algunos compañeros de su club de cricket clases antes de la pandemia, experiencia piloto que acaba de retomar junto a un compañero en el CEIP El Jarama, a donde este le acompaña para poder atender a cada clase en dos grupos.

De acuerdo con el colegio, damos la actividad durante la hora de educación física”, explica Jon, que se centra sobre todo en actividades y juegos concretos que ayuden a los niños y niñas a descubrir y aprender conceptos básicos, como la técnica de bateo, de un deporte muy desconocido en nuestro país. “Es gracioso porque hemos empezado justo después de que dieran béisbol y sófbol e intentaban coger el bate como en estos deportes, lo soltaban para correr —cosa que el cricket no se hace, el jugador se desplaza con él— y también intentaban golpear como se hace en dichos deportes, muy distinto de como se hace en el cricket”, reconoce.

Objetivos: llevar el cricket a todos los colegios de Rivas y crear un club infantil

El deseo de Jon Woodward y sus compañeros de club es que este proyecto piloto que llevan a cabo en el CEIP El Jarama se haga extensivo a corto plazo a todos los colegios de Rivas. Para ello, cuenta que ya está en conversaciones con el CEIP Hans Christian Andersen y que planea dotarle de mayor oficialidad a la idea de manera que pueda ser efectiva a partir del próximo curso. “Ahora que los colegios pueden hacer de nuevo más actividades de este tipo, nos gustaría que el proyecto creciera incluso durante el mes de junio y fuera una realidad a partir de septiembre”, indica.

De poder llevarse a cabo, la intención es donar a cada colegio equipamiento de cricket después de introducirlo en los niños de tercero a sexto de primaria, que es lo que están haciendo actualmente en El Jarama. “Aunque en el club juegan niños desde los 6-7 años, la edad ideal en los coles para empezar es esta, y posteriormente podremos continuar con los más pequeños, ya con el material cedido a los centros”, cuenta Woodward.

Pero este no es el paso definitivo que tienen Jon Woodward y sus compañeros del Madrid Cricket Club en mente, sino que sus aspiraciones van todavía un poco más allá: “Estamos planeando ya la apertura de un club de cricket infantil en Rivas”, anuncia.

De momento, tan solo es una idea que no ha trascendido todavía de la teoría, pero Jon explica que ya están buscando un espacio en el que puedan llevar a cabo las actividades y entrenamientos de los niños y niñas —hasta por lo menos los 12 años, cuando empieza a jugarse con pelota dura, dice Woodward que juegan juntos— «Tenemos la ventaja extra de que nuestro deporte no para en verano, ya que la temporada es de febrero a octubre aproximadamente, por lo que podríamos seguir con la actividad en verano a diferencia del resto de deportes», argumenta como valor añadido del cricket como actividad infantil.

No lo tienen fácil porque toda la financiación inicial corre a cargo de los miembros del club de cricket y porque no es sencillo encontrar un espacio que se pueda adecuar a las necesidades de esta disciplina deportiva —da una idea de la dificultad el hecho de que el equipo amateur del Madrid Cricket Club tenga que jugar sus partidos como local en La Manga, a más de 400 kilómetros, porque en la región no hay campos de este deporte—, pero Woodward está decidido a conseguirlo en el corto plazo, apoyado en la gran aceptación que ha tenido el primer paso en el colegio Jarama. “No veo este proyecto en otro lugar que no sea Rivas”, concluye.

Otras noticias:

Tenis en el cole: 51 niños y niñas de Los Almendros (Rivas) recibirán clases gratuitas este jueves

Las obras de mejora del polideportivo Cerro del Telégrafo de Rivas arrancarán el 1 de junio

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!