¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Nuevo edificio de Atención Temprana – Aspadir

La Asociación de Amigos y Padres de Discapacitados de Rivas (Aspadir) lleva desde 1990 preocupados por mejorar la calidad de vida de las personas que tienen algún tipo de discapacidad. Ahora, la entidadva a contar con un nuevo y moderno centro dentro de sus instalaciones para ofrecer un completo servicio de Atención Temprana. Mercedes Aguayo, coordinadora del servicio, ha explicado a Diario de Rivas que «el nuevo centro está orientado sobre todo atención temprana, es decir, a menores de entre 0 y 6 años, aunque también habrá intervención con familias y formación a profesionales«. Su construcción y la dotación de medios «ha supuesto un esfuerzo muy grande«, porque además «contamos con los recursos más actualizados que existen». Las salas son funcionales y el material con el que se va a contar «ha sido seleccionado como el mejor para la intervención». «Es muy importante detectar lo antes posible qué le puede estar ocurriendo a un niño y lo que le está provocando no tener un desarrollo normal. Sólo así podrán realizarse los tratamientos necesarios», apunta. Por eso, las 238 plazas que va a tener (se habló de 150 pero se ha aumentado el número), van a duplicar el servicio que se presta actualmente y reducirá notablemente la lista de espera

Paredes pintadas de llamativos colores, puertas con dibujos de animales sonrientes, mucha luz que entra por grandes ventanales y por los patios de luces de su interior, frases elegidas por los propios trabajadores que decoran las paredes y material a estrenar: Así es este nuevo centro construido por Aspadir, cuya primera piedra se puso en diciembre del año 2017. En su zona de entrada tiene un árbol de los deseos, donde se podrán colocar mensajes »que nos ayuden a construir una sociedad más sensible e igualitaria», según dicta la explicación que se encuentra junto a él. Todavía faltan algunos detalles burocráticos para que pueda empezar a funcionar. Las obras finalizaron en el mes de julio de 2018, y el equipo multidisciplinar que va a atender a los usuarios se ha esforzado al máximo para que esté todo a punto. Mercedes Aguayo, su coordinadora, destaca la «gran experiencia del personal, su cualificación y que están permanentemente actualizando su formación». «Queremos atender a los menores con la máxima calidad, pero también a sus familias; sin olvidar que es muy importante la coordinación con el entorno del menor, tanto sanitario como educativo». 

Sala de psicomotricidad del nuevo Centro de Aspadir

Mercedes define la Atención Temprana como «el conjunto de intervenciones dirigidas a menores entre 0 y 6 años, a su familia y a su entorno, que se prestan desde el ámbito sanitario, educativo y de servicios sociales (al que pertenece Aspadir), dando respuesta a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con alteración en el desarrollo o que tienen riesgo de padecerlo«. Destacaba también que «hay una labor directa, pero también preventiva. Queremos potenciar la autonomía personal y posibilitar la plena inclusión del menor en el medio familiar, educativo y social, y para eso cuanto antes se detecte qué puede estar ocurriendo, mejor».

La sala Multisensorial cuenta distintos medios para estimular a los menores.

La ‘joya de la corona’ es la sala multisensorial. «Para nosotros era necesaria, porque nos va a permitir que llevemos a cabo una intervención muy específica y sobre todo que se trabaje con una amplia estimulación para casos en los que los menores no responden a estímulos tradicionales». Hay tecnologías muy modernas aplicadas para ello. Entre los medios de los que está dotada, cuenta con una cama de agua que se ilumina con distintos colores, una bola que proyecta luces, un proyector de imágenes en movimiento, un repetidor de sonido o una escala de colores que se activa con el ruido o la voz. En ella se pueden trabajar aspectos cognitivos, sensoriales, del lenguaje o de la motricidad

Ana Caldito es la trabajadora social de Aspadir, que recibe y se entrevista con los padres cuando llegan por primera vez al centro. «Las familias llegan preocupadas y tenemos que asesorarlas en todo el proceso. Nosotros intentamos que tengan una acogida lo más cálida posible, dándoles toda la información sobre los recursos a los que pueden acceder, no sólo la atención temprana, sino también las prestaciones que necesiten en caso de que sea necesario, ayudándoles, haciendo una escucha activa, ya que el proceso es duro». Es una atención globalizada a todo el entorno de niño. Si necesitan apoyo psicológico, también se les presta. El área sociofamiliar es muy importante. «Hablamos con los colegios de cada menor y con servicios sociales municipales para trabajar en la misma línea», insiste.

¿Cómo llega un menor hasta Aspadir?

Normalmente, cuando los padres ven alguna dificultad en el desarrollo de sus hijos, o algún comportamiento que creen que no está dentro de la normalidad para su edad, los llevan al pediatra y se realiza una valoración. Otras veces, es en los centros educativos donde se da la voz de alarma, es decir, intervienen los equipos de orientación educativa y psicopedagógica. Y hay casos en los que, cuando los padres detectan algo, deciden acudir a informarse directamente a Aspadir, y son ellos los que les explican el procedimiento que se tiene que seguir. «Necesitan un informe de derivación redactado por la sanidad pública o los equipos de orientación educativa. Lo tienen que llevar a un registro de la Comunidad de Madrid para que llegue al ‘Crecovi’, al Centro Regional de Coordinación y valoración infantil. Allí citan a las familias y se hace una valoración para saber si el menor necesita atención temprana. Si determinan que sí, se tiene que solicitar una plaza pública en nuestro centro a través de la Dirección General de Atención a la Discapacidad, y son ellos los que asignan las plazas y gestionan la lista de espera. Así, desde la Dirección General nos van enviando a los pacientes», explica Ana Caldito, que reconoce que la labor que realizan «es un trabajo muy bonito. Es duro, pero es muy gratificante, porque siempre por pequeña que sea la evolución que veamos en cada niño es una alegría, y siempre se ve evolución«.

El centro cuenta con salas de estimulación. Todas con luz natural y gran cantidad de material para trabajar.

Desde Aspadir esperan que la Comunidad de Madrid les dé todas las plazas que tienen disponibles para así poder reducir la lista de espera, no solo de menores de Rivas, sino también de municipios del entorno como Velilla o Mejorada y de los barrios de la zona este de la capital como Vallecas o Santa Eugenia. «La espera de estas familias es muy angustiosa, y cuanto más se reduzca será mejor para ellos. Además, cuanto antes se empieza a trabajar con ellos más eficaz será el tratamiento«, concluye la trabajadora social de Aspadir. 

Noticias relacionadas

Una cápsula del tiempo es la primera piedra del nuevo centro de Aspadir

Aspadir construirá un nuevo centro de atención temprana con 150 plazas

El pequeño Unai cumple seis años y afronta una nueva etapa de tratamientos

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!