¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

OPINIÓN

Javier Navascués

Javier Navascués

Portavoz de Rivas Aire Limpio

El 12 de mayo tuvo lugar una jornada municipal que, con el pomposo nombre de ‘Plan de Economía Circular – Inauguración Proceso Participativo’, realmente estaba destinada a iniciar un plan de residuos y que de participativa tuvo poco.

Hubo numerosos ponentes y concurrieron presencialmente unas 70 personas, entre concejales del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, una nutrida parte del Consejo de Ciudad, otros órganos de participación y las dos últimas filas dedicadas a público en general, entre quienes me encontraba.

De las ponencias hubo dos que claramente se encontraron fuera de lugar, seguramente debido a la ampulosidad del título. El secretario de Estado Agenda 2030 y el Director de Economía Circular del Gobierno vasco, que hablaron de Economía Circular, pero muy poco de residuos.

Hubo ponencias muy ilustrativas en el tema de residuos municipales.

Empiezo por las dos de la Comunidad Valenciana. Destacaron que los gobiernos que sucedieron al largo dominio conservador en su Comunidad partieron de una grave situación en la gestión de residuos. La hicieron frente evitando las falsas soluciones, como la introducción de la incineración, que preveían los anteriores gobiernos. Plantearon la importancia de la fiscalidad para favorecer las buenas prácticas, siguiendo la jerarquía en la gestión de residuos: reducir, reutilizar, reciclar y solo en último lugar incinerar y verter. El avance en la recogida selectiva y los puntos limpios inteligentes y la extensión del compostaje comunitario. No informaron de plantas de compostaje, aunque sí destacaron que todas sus plantas de tratamiento eran visitables y transparentes, para hacer pedagogía hacia la población.

La única ponencia de un Ayuntamiento fue la del alcalde de El Boalo-Cerceda-Mataelpino (Madrid). Destacó la rapidez con la que introdujeron una recogida (en unos barrios de El Boalo) puerta a puerta (incluyendo todas las fracciones y la materia orgánica separada) y el grado de eficacia y satisfacción de la población participante. También valoró positivamente el compostaje de los residuos orgánicos que realizan. Aprovechando su intervención y su condición de actual presidente de la coordinadora institucional ‘Composta en Red’, alabó la labor del anterior presidente y también anterior técnico superior de medioambiente en Rivas: Jorge Romea.

Hubo mas intervenciones destacables, como la del director de Planificación de la Agencia catalana de residuos, en la que describió que tras 25 años de actividad hay mucho que aprender de la amplia experiencia de la Agencia (también de lo que no hay que hacer) y que aun así están muy lejos del límite de un 20% de vertido máximo en 2030 que exige la UE.

El resto de los ponentes externos participó en una última mesa, en la que hubo un debate poco organizado, y de la que yo destaco que, posiblemente, sus participantes estarán en el grupo de expertas y expertos (así fueron presentadas), que apoyen el plan de residuos de Rivas Vaciamadrid. En la mesa estaban: el director de la Agencia catalana, que he citado antes; una experta de EnT, empresa consultora de gestión de residuos; el director del departamento de ingeniería industrial y medioambiental de la UPM; y la responsable de residuos de Amigos de la Tierra, Madrid.

He dejado para el final comentar la intervención de la señora concejala de Transición Ecológica.

Dada la naturaleza del reto que se planteó la concejala —la elaboración de una Estrategia de Residuos Cero para Rivas Vaciamadrid, que no tuviera como destino ni Valdemingómez ni Loeches— la inauguración del proceso participativo debería ser algo más que protocolario. Y sólo lo fue algo más, pero no lo suficiente, en mi opinión.

La señora concejala nos explicó, con detalle, que la Estrategia surgirá de un proceso participativo de cuatro meses, de mayo a septiembre, con 10 jornadas parciales con diferentes actores (entidades socio ambientales, barrios, foros, partidos, técnicos municipales, aportaciones en línea y expertos) y una jornada final concluyente (se supone que similar a la inaugural). Al final añadió que esta estrategia de residuos era solo el principio del plan de Economía Circular, que debería llegar también a las cuestiones de energía, transporte, edificación y planeamiento urbano.

Me parece totalmente insuficiente, pues quienes disponen de los datos de partida de la situación actual y conocen los medios disponibles no pueden esperar que la solución salga, por un efecto mágico, de la participación. Posiblemente se van a encargar estudios técnicos externos de residuos (ya sabemos de uno encargado a EnT, de diagnóstico y de prevención). Pero de esto no se informó nada en la Jornada inaugural y es importante. ¿Las técnicas municipales, en especial las medioambientales, son un agente más de participación (como planteó la concejala), o la piedra angular de soporte de cualquier estrategia municipal? El único técnico superior de medio ambiente de que disponía el Ayuntamiento ya no está, posiblemente como consecuencia de la desaparición de la Concejalía de Medio Ambiente; suponemos que hay mas técnicos afectados por este cambio. Y ahora dependemos de fuentes externas, sin el criterio de servidores públicos para su valoración; no parece un buen comienzo.

Además, no pueden comenzar los procesos participativos, en temas tan complejos, sin claridad de partida, por parte de quienes los ponen en marcha. En el mes de octubre tuvimos una reunión con la concejala en la que hubo más información de partida que en esta jornada. ¿Se proyecta hacer una recogida separada de la materia orgánica (MO)? ¿Se van a hacer pruebas experimentales sobre ella? ¿Qué alternativas se consideran para la recogida separada de MO: contenedores abiertos; contenedores con chip de identificación; puerta a puerta? ¿Continuarán los contenedores de resto abiertos y disponibles? ¿Se van a modificar los puntos limpios para favorecer la reparación y reutilización de los aparatos, muebles y juguetes? ¿Se va a modificar la recogida de envases para favorecer su reciclado y posterior reutilización? ¿Cómo va el proceso de implantación del compostaje comunitario y cómo se prevé su ampliación? ¿Están previstas otras formas de compostaje? ¿Se van a abrir plantas de compostaje centralizado? ¿Va a jugar algún papel en esta estrategia la planta de Ecohispánica? ¿Se considera de alguna forma la utilización de la incineración en esta estrategia?

En esta sesión inaugural no ha habido nada sobre esto, pero sería mucho más grave que la falta de compromiso inicial de la concejalía continuara en el resto de jornadas temáticas. En éstas, además de avanzar algo sobre lo que se pregunta en el apartado anterior, se deben ofrecer, de entrada, los datos iniciales de la situación de partida y los medios económicos y humanos disponibles.

Por último, debo decir que se ofreció, al público asistente a la jornada, hacer preguntas a las dos mesas: la de experiencias y la de diálogo. Yo entregué mis preguntas escritas a las dos mesas desde su comienzo y cuando pregunté se me dijo que no había tiempo para las preguntas. Finalmente acabó la jornada antes del plazo previsto de las 20.00h, a pesar del retraso inicial. No hubo preguntas y no creo que hubiera muchas, pues nadie vio que pasaran a recogerlas.

Esta era la pregunta:

¿Consideran útil incluir, entre las formas de tratamiento de la materia orgánica recogida separadamente, una tecnología de esterilización de residuos mediante vapor de agua como la que utiliza Ecoonward (antes Ecohispánica)?

Creo que no gustó la pregunta y por eso cayeron todas. Un mal final, para el comienzo de un proceso participativo.

Lo dicho, una ocasión perdida. Espero que sea la última.

Más artículos de opinión en Diario de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!