¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

OPINIÓN

Carlos Rodríguez

Carlos Rodríguez

Vicepresidente de Taxi Project

Parece que con la huida de Ferrovial, que se ha estado llevando contratos de mantenimiento del Zendal sin concurso público, y que junto con Uber tienen su sede en los Países Bajos con eso de que es un paraíso fiscal, las dos empresas favoritas de la presidenta (según sus actos), ya coinciden en algo más que en las adjudicaciones a dedo. Actualmente, Uber está siendo investigada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional por una denuncia que presentamos desde Taxi Project por fraude fiscal y estafa documental mediante un informe que demuestra que la multinacional evade impuestos, presentando como prueba principal un contrato adjudicado por Ayuso a Uber por una cantidad desorbitada y aprovechando el estado de alarma.

Esto no es más que otro capítulo del gobierno de la Comunidad de Madrid que no sólo funciona como una agencia para el desmantelamiento de los servicios públicos y su reparto, sino que actúa como el enemigo de la gente. Los enemigos de quienes han perdido sus casas por una chapuza electoral, de los que sufren listas de espera de años, de los familiares de los miles de fallecidos en las residencias, de los que tienen a sus hijas e hijos estudiando en barracones o de los afectados por la venta de vivienda pública a fondos buitres, entre otros. Y por supuesto, los enemigos de los taxistas.

La política de Ayuso se reduce a sanidad, educación, transporte o vivienda para el que se lo pueda permitir. Como están intentando hacer en Rivas.

Y es que lo mismo quita las competencias a nuestro Ayuntamiento para favorecer a un par de empresas que reniegan de ellas para negarse a construir una residencia para mayores que es urgente.

Por eso dije que iba a dar un paso adelante y por eso soy parte del equipo de Podemos en Rivas para las próximas municipales. Por responsabilidad y por coherencia.

Responsabilidad con mis vecinas y vecinos, con las plataformas por la sanidad o la educación que llevan años luchando por unos servicios públicos de calidad y para todas y
todos.

Responsabilidad con Rivamadrid, empresa ejemplar y premiada que está siendo atacada sistemáticamente por un PP con una candidata capaz de fotografiar papeleras mientras no encuentra una incineradora o que se dedica a montar performances para ocultar tanto su nula gestión en cuanto a la falta de centros sanitarios, aulas en barracones o un metro ruinoso que hace que personas que trabajan en Rivas abandonen sus empleos, como en que no parezca que el PP pretende gobernar Rivas desde el despacho de alguna constructora o de algún fondo buitre.

Y señalan al que tiene un seguro o dispone de educación privada por manifestarse para que todas y todos podamos disponer de servicios públicos. Pues eso se llama responsabilidad también. Lo de desmantelarla como hacen ellos, traición.

La responsabilidad de evitar que Ayuso nos robe nuestra autonomía es también la de acabar con la crispación constante generada en Rivas por la derecha.

Gobernar es otra cosa.

Más artículos de opinión en Diario de Rivas

MÁS  Rocío Val, nueva portavoz de Podemos Rivas
¿Te parece interesante? ¡Compártelo!