¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

José María Playán, presentando la entrega de trofeos el pasado 22 de junio en el Día del Deporte (©Diario de Rivas)

El cronista deportivo de Radio Cigüeña José María Playán,  candidato al Premio del Deporte en la categoría de Comunicación y Difusión que lleva más de dos décadas cubriendo la información deportiva en la ciudad para la emisora ripense, ha difundido un escrito en el que expresa su «malestar» por la decisión del jurado de conceder este galardón a otra persona —Jorge Sánchez, gestor de redes sociales de Rivas Futsal— que recibió 139 votos, frente a los 505 que apoyaron al propio Playán. 

José María Playán estuvo, el pasado 22 de junio, fecha en la que se entregan los Premios del Deporte en Rivas durante la celebración del Día del Deporte, presentando durante varias horas la entrega de medallas y trofeos a los participantes en torneos municipales en uno de los escenarios habilitados al efecto y, posteriormente, conduciendo el acto donde las personas a las que les fueron concedidos estos premios —incluido el de Comunicación y Difusión del Deporte, al que él mismo había sido candidato a propuesta de otra persona— recogieron sus trofeos con placas conmemorativas. Fue después de esta ceremonia, según explicó el propio Playán a Diario de Rivas, cuando supo que su candidatura había recibido 505 votos —más de la mitad de los apoyos emitidos, ya que participaron 949 personas— y que, durante las deliberaciones, el jurado, que tiene la última palabra, decidió otorgárselo a otra persona. «Al parecer, y según me han dicho los propios miembros del jurado después de hablar con todos ellos, alguien dijo que yo ya había recibido el premio y que podrían dárselo a otro, y todos estuvieron de acuerdo», relata Playán.

«El problema», prosigue, «es que yo nunca he recibido ese premio; fue en la primera edición de los premios, en 2017, Radio Cigüeña, como medio de comunicación, quien lo hizo como colectivo». Y abunda: «Además, suponiendo que así fuera, al menos cinco de los premiados en la edición de este año han recibido ya un Premio del Deporte de Rivas en alguna de las dos ediciones anteriores, bien en la misma categoría o bien en otra distinta. ¿Por qué se me aplica un criterio a mí y otro distinto a los demás?, se pregunta, para aclarar: «Que conste que yo creo que los premios deben recibirlos quienes los merezcan, repitan o no, las veces que haga falta. Lo que no entiendo es ese criterio que vale para unos y no para otros».

Así, este jueves, José María Playán difundió un escrito en el que expresaba su «indignación» por lo sucedido [lea aquí el texto completo], en el que solicitaba explicaciones por lo sucedido. El alcalde de Rivas Vaciamadrid, Pedro del Cura, indicó en declaraciones a este diario digital que había llamado «personalmente, como responsable último de lo sucedido» al comunicador cuando tuvo conocimiento de su malestar. «Tengo que respetar al jurado de los premios, que es quien tiene que tomar la complicada decisión de quiénes son los galardonados al final, una vez emitidos los votos populares. Está hecho así para facilitar que todas las candidaturas puedan optar a los premios en las mismas condiciones, porque si no existiría el riesgo de partieran con ventaja los de los clubes que cuentan con mayor número de miembros o consigan movilizar a más personas». «Me parece, no obstante, que José María no se merece solo este premio, sino muchos más, por su impagable labor poniendo en valor el deporte en esta ciudad. Creo que hubo una confusión al entender que el premio ya se le había dado, cuando efectivamente fue a Radio Cigüeña, precisamente por la labor de Playán, que es una persona imprescindible que lleva años difundiendo el deporte de esta ciudad, sin importar la categoría de que se trate, con la misma pasión que si se tratara de la Champions League». El regidor indicó que se había puesto a disposición del comunicador, «que no ha pedido nada, para resarcirle en lo posible de ese malestar».

Por su parte, José María Playán asegura que, «si algo bueno he sacado de esto, han sido los mensajes de cariño y apoyo que he recibido estos días». «Yo no he pedido nunca ese premio, y de hecho ni siquiera me voté a mí mismo cuando emití mis apoyos a las distintas candidaturas, pero aunque no busque reconocimientos me ha parecido una decisión injusta, teniendo en cuenta el número de votos recibidos por mi candidatura y el agravio comparativo de decidir no dármelo a mí por ‘no repetir’, partiendo además de un criterio erróneo, cuando otros sí lo han recibido varias veces». «Siempre he puesto la información deportiva de la ciudad como prioridad en mi vida, por encima de planes familiares y personales, y he dedicado muchísimo tiempo que he robado a mis allegados por esta afición. Me gusta y lo hago encantado; si no no llevaría dos décadas haciéndolo. Pero esto ha sido especialmente doloroso», concluye Playán.

 

505 razones para enfadarme y una para indignarme

Cuando se lleva una veintena de años, como poco, dedicado de manera altruista a la información deportiva uno pide ya pocas cosas, pero una de las que pide y que es muy importante es respeto. Respeto por lo que hace, mejor o peor. Respeto por el tiempo que dedica a ello, por el tiempo que ha dejado de estar con la familia y amigos, por tener “la agenda” priorizada por los eventos deportivos de nuestro municipio, alguno tan importante como pueda serlo un partido de alevines.

Por eso, cuando salieron publicadas las candidaturas de los ganadores en la tercera edición del Día de Deporte, y ví que mi nombre no estaba entre los premiados sentí un profundo dolor. Y no lo niego. Sentí una tristeza inmensa, que me tragué sin sacarla fuera y sin comentarla con nadie, porque pensé que la gente del deporte, esas 949 personas que se habían molestado en votar habían preferido la otra opción presentada antes que la mía. Algo totalmente lícito y que evidentemente toca asumir porque eso es la democracia. Saber ganar y saber perder.

El pasado sábado 22 estuve presentando, en uno de los escenarios, la fiesta del día del deporte, lo mismo que había hecho los dos años anteriores, y al finalizar el acto y una vez que se habían entregado los premios, al despedirme de la gente que estaba por los alrededores del escenario, fue la primera vez que expuse a una persona relacionada con el deporte y a la que quiero mucho mi decisión ya tomada y definitiva de dejar la información deportiva en el municipio.

Se quedó atónita y le expuse con claridad mis argumentos. Cuando uno lleva tantos años dedicado a esto, no espera ni busca premios ni reconocimientos, pero duele en el alma que la gente del deporte no aprecie tu labor una vez que tienen la oportunidad de hacerlo puesto que en su día, uno de los amigos de Radio Cigüeña, José Jiménez, Belin, se había molestado en presentar mi candidatura a los citados premios. Candidatura que, creía yo, no había sido votada ni por el tato.

Alguien cercano, que escuchó parte de la conversación, apuntó que creía que en mi caso no se habían tenido en cuenta los votos, que desconocía los que había tenido cada uno de los candidatos, pero que el criterio a la hora de entregar el premio lo había decidido el jurado en función de otros parámetros.

El criterio que se había seguido en mi caso era que “como José Mª ya había ganado este premio en otra ocasión, se lo daban al otro”.

Si digo que en ese momento me enervé, me quedaría corto, muy corto. Asumí, me callé, pero me entraron unas ganas tremendas de enterarme de como se habían desarrollado los acontecimientos para la concesión del premio.

El lunes por la mañana lo pasé decidiendo si merecía la pena remover las cosas o si tenía que seguir adelante con mi decisión de dejar la información deportiva y olvidarme del tema.

Una llamada telefónica por otro motivo me llevó a encender de nuevo la llama de la indignación y como sea que conocía y tenía los teléfonos de varios de los miembros del jurado empecé a interesarme por los criterios para ver si, lo que me habían dicho a mi, era cierto o no.

La primera sorpresa que me llevé fue al enterarme del resultado de la votación en mi categoría. El candidato ganador, Jorge Sánchez Rodríguez, Jorge Sanro, al cual yo si conozco y considero que no tiene culpa de nada, había recibido 139 votos. Los votos recibidos apoyando mi candidatura habían sido 505.

Este dato lo cambió todo para mi. En primer lugar, pese a no haber pedido absolutamente a nadie, ni tan siquiera a mi esposa e hijas que me votaran, la gente del deporte, la gente de Rivas me había apoyado de una manera, entiendo que mayoritaria.

Si digo que eso supuso un consuelo para mí es cierto. Me reconcilió de alguna manera con el deporte y me hizo ver que no había pasado lo que yo intuía y que estaba totalmente equivocado al pensar que era la desidia de los posibles votantes lo que me había privado del premio.

Las ganas de enterarme entonces del porqué se me privaba a mi de ese premio aumentaron exponencialmente y tengo que reconocer que mi disgusto se tornó en indignación.

He contactado a lo largo de estos días con todos los miembros del jurado. Les conozco a todos y con todos he tenido relación. Con unos más que con otros, pero la relación que tenía con ellos era realmente cordial en algunos casos y buena o muy buena en otros.

Según parece, cuando se refirieron a la candidatura a la que optaba “Comunicación y difusión del deporte” se valoraron los méritos de uno y otro de la siguiente manera: “A José M.ª, que se lo merece, ya se lo hemos dado en una ocasión, por lo que si os parece se lo damos al otro”.

Esta es toda la valoración de méritos que se hizo y lo curioso del caso es que se aprobó por UNANIMIDAD. Los cinco miembros del jurado con derecho a voto lo aceptaron y la ex concejala de deportes y la persona que ejercía de secretario del jurado, ambos sin voto, pero imagino que con voz, callaron y otorgaron.

¿Quién incitó a los votantes a dirigir el voto hacia el otro candidato con una premisa totalmente FALSA? Es algo que ya tengo casi claro pero que quiero terminar de contrastar. ¿Se hizo de una manera espontánea o había algún tipo de intención oculta al hacerlo?

Lo que si es cierto es que era la primera vez que estaba nominado en esta categoría y JAMÁS, he recibido el citado premio. No creo que se confundan los miembros del jurado con el que en el año 2017, en la primera edición, se otorgó a Radio Cigüeña que fue el premio al “Medio de comunicación”

Lo más triste de todo y lo que me hace pensar que ha habido mala fe, es que en esta edición, la tercera, seis de los premiados o premiadas repetían premio. Algunos en distinta categoría y otros en la misma categoría. Por ejemplo el Judo Club Rivas, premio a la mejor entidad deportiva el año pasado y este. Parece raro que estando un miembro importante del club como miembro del jurado, no cayera en este pequeño detalle y no advirtiera al resto de miembros del jurado que ya habían sido premiados el año pasado.

Han sido seis este año y también repitieron algunos premiados en la edición del año pasado con respecto a la del año anterior. Curioso. Hacemos la vista gorda con todos menos con uno.

Y defiendo y defenderé siempre que los premios tienen que dárselos a quienes lo merecen. Lo hayan recibido una o cien veces, que no era el caso. Lo que me parece vergonzoso es que se conceda un premio a alguien con el argumento de que el otro ya lo tiene y me parece indignante que no se respeten a esos 505 votantes, que voluntariamente y sin que nadie se lo pidiera en ningún sitio, decidieron apoyar mi candidatura.

Alguno pensara que todo esto es fruto de una rabieta por no haber recibido el premio y para nada es así. Mi primera intención, y así empezó todo, era dejar la información deportiva, asumir la derrota pensando únicamente en que en el Rivas Futsal si se habían movido apoyando y solicitando apoyos para el otro candidato y que en mi caso al no haber solicitado el apoyo de nadie ni comentado el tema con nadie, la gente no me había votado.

Pero no es así. Esto es escandaloso. Alguien, voluntariamente o no, ha manipulado voluntades y le ha resultado muy sencillo hacerlo, puesto que a NADIE se le ocurrió comprobar si el dato era cierto o no. Tampoco hubo nadie que comprobara si en los casos de otros premiados se daban este tipo de absurdas incompatibilidades.

Por último, creo y lo creo de corazón, que el jurado nombrado no puede estar ni un solo día más en una institución como esta y que deberían dimitir o dar explicaciones públicas puesto que se entiende que cuando uno es jurado de unos premios del tipo que sea hay que estudiar los perfiles y méritos de los candidatos, de todos ellos, y no aplicar normas excluyentes para unos que no para todos.

Playán completaba este sábado este primer texto con el siguiente:

Tres matizaciones y un millón de gracias

Es difícil de expresar en unas pocas líneas lo que he sentido y vivido en estas poco más de 24 horas que han transcurrido desde que difundí el texto con mis protestas sobre el criterio utilizado por el jurado en la concesión del premio a la “Comunicación y difusión en el deporte”.

Con respecto al citado texto quiero matizar las siguientes cosas:

1- Jorge Sanro, ganador del premio, no se merece verse mezclado en una historia en la que únicamente ha sido sujeto pasivo. No tiene ninguna culpa de lo sucedido y así se lo he hecho saber personalmente.

2-No hace falta que diga que no cuestiono a ninguno de los premiados en esta gala puesto que se que es muy difícil escoger entre una serie de excelentes opciones la mejor y menos todavía cuestiono el hecho de que algunos de los ganadores repitieran premio. Si se lo merecen, ¿por qué no van a repetir?.

3-La alusión a un miembro del jurado que hago en el texto tiene que ver precisamente con la discriminación que entiendo que se hizo conmigo. Primero por dar por hecho que ya había sido premiado en otra gala anterior y no comprobarlo nadie y segundo por, de haber sido así, ser el único que no tenía derecho a repetir premio. Cité a ese miembro del jurado, amigo mío por cierto, porque era el único de los miembros que tenía un premio, tanto el año anterior como este, en la misma categoría. Creo que es fácil de entender y creo que no es dañar la imagen del club ni del miembro del jurado el hacerlo constar como una evidencia de que se había hecho algo que en mi caso resultaba discriminatorio.

Hechas estas matizaciones quiero agradecer de corazón las innumerables muestras de apoyo, de cariño, de afecto que he recibido sin parar desde el jueves por la tarde hasta el momento en el que escribo este texto.

De alguna manera me he sentido como un muerto al que, toda la gente que pasa a dar el pésame a la familia, expresan sin tapujos lo bueno que era el finado. Afortunadamente he podido disfrutar de los comentarios ahorrándome el fallecimiento y evitando a mi familia la incineración, pero quizá por sentirme como me siento ahora, tras haber recibido innumerables mensajes, llamadas, guasaps….etc, etc, ha merecido la pena. Perder un premio a cambio de ganar todo el cariño que he recibido.

Mensajes de gente muy conocida y también muchos de gente anónima que además no conocían los premios y que confesaban que no sabían que se podía votar en los mismos. De personas que no tengo ni idea de quienes son pero que al parecer están encantados con la labor que hago. En estos momentos no hay mejor bálsamo para curar cicatrices que constatar que la gente del deporte de Rivas reconoce lo que uno hace y sobre todo que lo valoran. Como sería imposible contestar uno por uno a todos los que os habéis molestado en escribir unas palabras de ánimo en estos momentos, quiero, desde aquí, agradeceros de una manera conjunta vuestro apoyo.

Pero además, de los numerosos apoyos recibidos, quiero sacar a la luz aquí uno que me llegó por privado de un deportista ripense, ahora entrenador y coordinador en La Escuela de Fútbol de Rivas y que expresa de una manera que yo no hubiera sido capaz de hacerlo lo que, en cientos de partidos, he visto reflejado en las caras de los niños y niñas participantes.

Víctor López Olayo, que es el autor del texto y al que por supuesto he pedido permiso para publicar el mismo, es una de las personas a las que he conocido a través de estos años de dedicación al deporte y le conocí como alevín y le sigo tratando ahora como responsable técnico y valoro especialmente su testimonio puesto que todo el mundo que me conoce sabe que, con más o menos fortuna, critico, deportivamente hablando, todo lo que me parece mal y a Víctor, en esta temporada, le he citado un par de veces para criticar cosas que no me parecían del todo correctas.

Pero no quiero cansaros con este texto, solo agradecer de nuevo todo vuestro apoyo y deciros que si, que seguiré en la brecha mientras el cuerpo aguante.

TEXTO DE VÍCTOR LÓPEZ OLAYO

“Buenas Jose María, acabo de ver tu noticia sobre lo ocurrido el día del deporte en la entrega de premios. Me deja alucinando lo que pasó. Yo la verdad es que no sabía que se podía votar a ese premio y no lo hice, pero sin ninguna duda si llegó a saberlo hubiese votado por ti. Quiero transmitirte mi apoyo, he visto que muchos padres lo han hecho a través del Facebook, y estoy seguro de que hay mucha gente apoyándote, pero yo quiero hacerlo como jugador (ahora entrenador) que ha sentido el deporte desde pequeño, y que estoy seguro para mi no hubiese sido lo mismo sin Radio Cigüeña y sin ti por supuesto. Recuerdo las semanas de derbi en las cuales siendo un alevín o infantil ya estabas pensando en ganar a tus compañeros y que encima ese partido iba a salir en la radio. Lo hablábamos durante la semana con comentarios del estilo de «esta semana viene el de radio cigüeña» y muchos nervios al decirlo. O la semana de después en la cual todos estábamos pendientes de que llegará el martes (en mi época no era tan fácil verlo en Internet) y poder escucharte en la radio hablando de nosotros. Sin ninguna duda tu has sido partícipe en mi educación deportiva y en la de muchísimos niños de toda clase de Deportes. Yo como niño que ha crecido en el deporte en mucha parte gracias a ti quiero darte las gracias y mandarte mi apoyo, ese premio te pertenece por todo lo que haces en el ámbito del deporte por esta ciudad.
Y sobre tu trabajo he hablado en muchas ocasiones con gente del fútbol de Rivas y sin duda todos opinan igual que yo en que eres importantísimo para el deporte de esta ciudad
Y estos dos últimos años como coordinador he podido ver de cerca a muchos niños ilusionados gracias a tu trabajo
Te mando mi apoyo y casi que podría decir sin duda que el de toda la Escuela como coordinador ya que en más de una ocasión hemos hablado de ti y solo salen buenas palabras”

Finalizo de nuevo con un “MUCHÍSIMAS GRACIAS DE CORAZÓN a toda la gente del deporte o no que a lo largo de estas horas me habéis mostrado vuestro apoyo»

Otras noticias:

Unos 3.000 participantes en la gran fiesta anual del deporte ripense

Galería: Rivas en imágenes

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!