¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Aparcamiento junto al parque Barca Vieja durante el pasado puente de mayo

Aparcamiento junto al parque Barca Vieja durante el pasado puente de mayo (foto: Diario de Rivas).

Los vecinos de los alrededores del parque Barca Vieja de Rivas Vaciamadrid, situado muy cerca del centro medioambiental Chico Mendes y, por ende, en la zona de ocio del cerro del Telégrafo, denuncian la falta de cumplimiento de la normativa vigente en el parking situado al final de la calle Enebro y “el peligro que supone para todos los usuarios de esta zona de ocio tranquilo y saludable” la circulación de vehículos a una velocidad “muy superior” a la permitida en este punto. “Un día va a ocurrir una desgracia”, señalan Sergio, Jesús, Yolanda y Juan, cuatro residentes en viviendas de esta zona de Rivas. Fuentes municipales aseguran: «Lo tenemos vigilado y controlado».

Banner Ayuntamiento abril 2022
Banner Ayuntamiento abril 2022
Somallao Día de la Madre

Explica Jesús, presidente de la comunidad de vecinos de los chalets a los que se accede desde el citado parking del parque Barça Vieja, que llevan “años” mostrando públicamente quejas al respecto de lo que ocurre en este área de Rivas. “Hemos registrado muchas quejas y sugerencias a través de la aplicación municipal y hemos solicitado reuniones con el Ayuntamiento, incluido el alcalde, pero de momento no tenemos respuesta”, apunta.

Sí que la tuvieron, reconocen, allá por 2019, cuando pudieron reunirse con representantes municipales. Desde el Ayuntamiento lo confirman: “Se reunió el Concejal de Seguridad con vecinos, y durante toda la pandemia y la pospandemia no ha habido ningún incidente”, aseguran. Los vecinos explican que “se tomó entonces la decisión de prohibir la circulación en el parking del final de la calle Enebro desde la medianoche hasta las 7 de la madrugada”, de manera que todos los vehículos que acceden antes de la hora de la limitación no puedan salir de estacionamiento. “Por la noche ordenamos que desde las 00:00 horas y hasta las 7:00 horas no se pueda circular para evitar grupos de vehículos en esta zona, todo por placas, pactado con los vecinos”, indican fuentes municipales.

Dos señales indican a la entrada del aparcamiento junto al parque Barca Vieja la prohibición de la circulación nocturna

Dos señales indican a la entrada del aparcamiento la prohibición de la circulación nocturna (foto: Diario de Rivas).

Dos señales verticales de gran tamaño en color amarillo situadas en el acceso del aparcamiento exterior así lo confirman. “Pero no se respeta y tampoco se hace cumplir”, dice Sergio. “Qué menos que poner unas cámaras para controlarlo como nos consta que hacen en otros puntos de la ciudad”, aporta Yolanda. La señalización advierte de que la zona está vigilada con este sistema, pero los cuatro vecinos están convencidos de que no hay cámaras en el aparcamiento. Sin embargo, fuentes municipales informan de que allí donde está indicado que hay ubicada una cámara en el municipio, es que esta se encuentra instalada en algún lugar de dicha zona.

Los cuatro vecinos, en cambio, inciden en que, si las hubiera, las cámaras también serían útiles para controlar los vertidos de poda y restos de obra que se acumulan “día sí y día también” en los contenedores situados en el aparcamiento. Durante la visita de este digital a la zona, una persona acude a este punto con su vehículo para revisar los vertidos, carga en el coche un retrete que estaba abandonado junto a los contenedores y se marcha. “Esto es así habitualmente”, comentan los vecinos. Al poco tiempo, llega un coche a una velocidad excesiva hasta el parking. “Y este viene despacio”, comentan los cuatro vecinos.

El lugar es frecuentado por familias, personas que pasean con sus perros… “Esto es una zona tranquila de paso para personas que vienen a caminar por la naturaleza, para ciclistas, aficionados a las aves, personas que traen a sus perros, gente que sale a correr, familias que vienen a pasar el día a la zona del cerro o del Chico Mendes con sus hijos… La utilizan muchos vecinos y vecinas de Rivas”, exponen los cuatro vecinos. “No solo nos quejamos por el ruido que sufrimos en nuestras casas de los botellones nocturnos que se suceden durante horas cada fin de semana en el aparcamiento; lo hacemos en primer lugar porque, de verdad, algún día vamos a tener que lamentar una tragedia personal o bien en el parking o bien en la calle Enebro, que es muy estrecha y de doble sentido”, insiste Sergio.

Vecinos comparten impresiones en medio de la calzada mientras sus perros juegan

Vecinos comparten impresiones en medio de la calzada mientras sus perros juegan (foto: Diario de Rivas).

Este joven vecino de la zona, aunque deja claro el orden de prioridades de la queja planteada, reconoce que los ruidos nocturnos también son muy molestos para quienes residen junto al parking del parque Barca Vieja. “Mi casa no es de las que más pegadas están al parking y, aun así, con un aparato profesional que tengo en casa, he medido 40 decibelios de madrugada”, dice. “Los grupos de jóvenes se pasan horas con el maletero abierto y la música a tope. Cada grupo con la suya”, añade Jesús.

En Rivas, la normativa que marca los niveles máximos de ruidos en la vía pública establece que “en los espacios residenciales habitables de viviendas colindantes con la actividad los límites de inmisión que no deben superarse de 35 dB (A) en período diurno y 30 dB (A) en período nocturno”.

Marcas de neumáticos en el asfalto del aparcamiento del parque Barca Vieja y restos de poda y obras al fondo

Marcas de neumáticos en el asfalto del aparcamiento del parque Barca Vieja y restos de poda y obras al fondo (foto: Diario de Rivas).

Posibles soluciones

El grupo de vecinos que denuncia la “peligrosa” situación de esta zona del municipio junto al parque Barca Vieja plantea varias posibles soluciones que, aseguran, les gustaría trasladar «en persona» a los responsables municipales.

Todos coinciden en que lo “ideal” sería la “instalación de badenes en la calle Enebro y en medio del parking, en ambas direcciones”. De esta forma, explican, la velocidad de los coches se vería reducida. “Es que entran ya demasiado rápido pero luego se van “animando” y acaban viniéndose arriba en las curvas del aparcamiento”, indica Sergio mientras señala marcas de neumáticos en el suelo. “Y luego, cuando se van, a las tantas de la madrugada, salen todavía más disparados de aquí”, apunta Jesús.

La calle Enebro de Rivas, vía de doble dirección

La calle Enebro de Rivas, vía de doble dirección (foto: Diario de Rivas).

La segunda medida en la que insisten es en la vigilancia policial para que se respete la restricción vigente en el aparcamiento de la calle Enebro. “Al comienzo, cuando se pusieron las señales, sí notamos mayor vigilancia in situ de la Policía Local, pero después de dos semanas se notó que bajó de nuevo”, dice Jesús.

La tercera y última propuesta la desarrolla Sergio, que apuesta por cobrar una cuota de estacionamiento “simbólica” en esta zona verde de Rivas donde muchos ciudadanos aparcan sus vehículos antes de iniciar su plan de ocio. “Sería una medida disuasoria para los jóvenes que vienen aquí a juntarse en el aparcamiento muchas tardes y noches, sobre todo cuando los fines de semana y en verano”, concluye.

De momento, el compromiso municipal es el de “vigilar más intensamente la zona“, según confirman fuentes del Ayuntamiento de Rivas a este digital.

Otras noticias:

Rivas instalará alarmas sonoras en el punto limpio de la calle Fundición

Berrocales: una ‘ciudad’ de más de 60.000 almas que se levantará en 15 años al otro lado de la M-50

 

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!