¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
La actriz de Rivas, Elena Medina

La actriz de Rivas, Elena Medina (foto: cedida).

“Leí un anuncio en una revista municipal acerca de clases de canto y me apunté. Iba andando desde casa, con mi hermana mayor, porque era pequeña, tenía 12 o 13 años, hasta la zona del Rivas Centro, donde estaba la especie de barracón donde se daban las clases”. Así recuerda Elena Medina Reyes (1986) sus principios en la música en Rivas. Hoy vive en Miami, desde donde ha atendido a Diario de Rivas, y puede presumir de haber rodado series para gigantes como Telemundo y Netflix. Esta es su historia.

Fue en la Escuela Municipal de Música de Rivas Vaciamadrid donde Elena se convirtió en cantante y actriz, siendo todavía una adolescente. Lo hizo durante varios años, a finales del siglo pasado y comienzos de este. “Después de ver un cartel, fue una amiga la que me animó a hacer el casting para la Escuela Municipal de Música, cuando ya estaba hecho el centro cultural donde está la sede, donde estaba Chema Cariñena, persona clave en mi formación”, dice. “Con él nos preparamos durante meses y meses para hacer Jesucristo Superstar, que luego representamos en el Pilar Bardem cuando este se inauguró. Fue un proceso superbonito, porque éramos gente de todas las edades, alumnos de las escuelas de música y teatro”, recuerda.

Cuenta la artista ripense de 36 años, residente en Rivas desde la infancia —pertenece a la primera generación de alumnos del colegio Luyfe—, donde viven a día de hoy tanto sus padres como sus dos hermanas con sus respectivas familias, que le debe mucho a Rivas a nivel profesional. “Estoy superfeliz de haber crecido en Rivas porque me dio la posibilidad de poder explorar mi parte artística y poder decidir dedicarme profesionalmente a lo que hago. La Escuela de Música, de Teatro, donde preparábamos musicales con la banda municipal… ¡Era ‘heavy’! Y eso nos lo dio a mí y a muchas más gente Rivas, la inversión pública en formación cultural”, afirma.

De Rivas a la Gran Vía

Fue el estreno de aquel musical en el Pilar Bardem de Rivas lo que decantó su futuro. Estaba cerca de cumplir la mayoría de edad y ya tenía claro que quería ser actriz profesional. “Mis padres me apoyaron, pero me insistieron en que estudiara una carrera. Mi madre, pobre, me decía que quería que viviera la experiencia de la universidad como mis hermanas”, recuerda. Elena hizo caso a sus progenitores, pero apenas duró un curso en la universidad. Pasado ese tiempo se centró de lleno en su carrera como actriz, que despegó rápido en el mundo de los musicales.

Lo hizo con ‘Judas, El Musical’, su primer trabajo en Madrid, que se representó en el año 2005 en el teatro Nuevo Apolo de la capital. Después vinieron ‘We will rock you’ y ‘Jesucristo Superstar’, de cuyo elenco formó parte la artista ripense tanto en Madrid como en el tour que hizo la obra por España.

Su primer trabajo como protagonista en un musical llegó en el año 2010 con la obra ‘Pegados, un musical diferente’, una producción modesta que cosechó grandes críticas y reconocimientos, entre ellos varios premios Max. Pero fue en 2010 cuando dio un gran salto profesional al formar parte del equipo de ‘Los Miserables’ tanto en Madrid como en Barcelona. Además, con un papel importante, el de Fantine.

Elena Medina, en un descanso de un rodaje

Elena Medina, en un descanso de un rodaje (foto: cedida).

Cambio de aires: rumbo a Miami

Después de ‘Los Miserables’, Elena Medina formó parte del elenco de otros musicales de gran cartel en Madrid. Es el caso de ‘My fair lady’ y ‘The Last Horseman’, pero a mitad de la década pasada, la artista ripense sintió la necesidad de un cambio de aires. “Desde que salí de la Escuela (de Rivas) no paré de hacer teatro, pero llegó un momento en el que sentí que necesitaba un cambio y aunque Miami no era un lugar para una actriz, sí para un músico y productor como mi marido, vinimos aprovechando la oferta de trabajo suya con una gran compañía”, afirma.

Aprovechando esta oportunidad laboral de su marido, decidió poner rumbo a Estados Unidos. Ahora, varios años después de su aterrizaje en Florida, vive su mejor momento profesional, pero los inicios no fueron fáciles. “Miami es una ciudad muy complicada, donde pasan muchas cosas en la música pero no en mi sector, ya que aquí casi no se produce nada de audiovisual”, explica. La parte positiva, añade, es que “está en el centro de otros muchos lugares donde sí se produce y se puede hacer mucho ‘lobby’ a nivel de relaciones públicas”.

En un contexto así no le resultó fácil abrirse camino. “Todos los casting que me salieron en Miami me los busqué yo, sin representante, y tuve que gastarme mucho dinero en aprender a hablar mexicano, lo que aquí llaman neutro”, cuenta. Elena lo aprendió, pero todavía necesitó de las “buenas relaciones sociales que se pueden hacer en Miami” para conseguir algunos contactos de la industria audiovisual. “Yo pensaba que cómo iba a llamar a nadie, pero un día me dije que no tenía nada que perder, lo hice y gracias a eso me salió el primer proyecto importante aquí y después el segundo“, añade.

Dichos proyectos son ‘La suerte de Loli’ y, más recientemente, ‘La mujer de mi vida’, ambos con Telemundo Studios, uno de los estudios más importantes de América.

Estos trabajos como actriz los ha ido compaginando con distintos papeles en el teatro y con su faceta musical, ya que también compone música y letras tanto para otros artistas como para anuncios publicitarios. Y este mismo año, cuando disfrutaba de unos días en familia en Rivas, llegó la llamada de Netflix. Cambio de planes: a hacer las maletas y billete de avión a Estambul, donde rodó en verano la segunda temporada de ‘Pálpito’, que verá la luz la próxima primavera. “Parece increíble pero los dos casting con Telemundo y el de Netflix surgieron en llamadas que recibí cuando estaba en el jardín de casa de mis padres en Rivas”, recuerda. Y siempre de la misma manera: poniéndose en contacto ella misma con empresas de casting. “Ahora, gracias al ‘dios’ Netflix, sí tengo la posibilidad de que un manager me reciba de una manera proactiva”, concluye.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una publicación compartida de Elena Medina (@lmedinareyes)

El futuro: abierta a nuevas experiencias

De momento, Elena Medina no tiene pensado regresar a casa ni tampoco mudarse. Reconoce estar a gusto en Miami, y está dispuesta, eso sí, a mudarse por proyectos profesionales que le llamen la atención.

Añora Rivas, donde tiene a sus cinco sobrinos y está deseando poder venir en Navidad porque hace muchos años que no lo hace, y reconoce que recibe llamadas desde España pero siempre para hacer musicales. “En España, donde toda mi vida he hecho teatro musical, siempre me preguntaban los mismo en las pruebas: ‘¿Pero, qué eres, cantante, actriz, bailarina?’. Y yo pensaba: ‘Bueno, es que soy las tres, o al menos dos de ellas’. Aquí en Estados Unidos, en cambio, no existe el ‘¿Y tú de dónde vienes?’ El modelo es ‘Me gusta lo que haces, me funciona, es lo que quiero’”, concreta.

Quizá la veremos en producciones españolas a corto plazo. De momento, gracias a la globalización de la televisión con las plataformas a la carta, pronto podremos verla en Netflix. Quién se lo iba a decir a aquella adolescente que dudó si presentarse a las pruebas de la Escuela Municipal de Música de Rivas, donde empezó un viaje que Elena Medina nunca imaginó.

Otras noticias:

A Terra: música metal con conciencia hecha en Rivas

Erik Martínez, un niño de Rivas en el elenco del musical ‘Los Chicos del Coro’

MÁS  ASEARCO se asocia con el centro comercial H2O para ofrecer ventajas y descuentos a pymes y autónomos
¿Te parece interesante? ¡Compártelo!