¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Sala multifuncional del gimnasio Palestra

Sala multifuncional del gimnasio Palestra (foto: Palestra).

Casi 21 años después de abrir sus puertas en Rivas, el gimnasio Palestra ha echado el cierre de manera definitiva. El pasado martes 28 de febrero fue el último día en el que este conocido club deportivo ripense prestó servicio a sus socios. Lo hizo con una jornada especial “muy bonita”, como la describe Javier de Andrés, que formó parte del equipo de Palestra desde el primer día del negocio hasta el último.

En las instalaciones de Palestra Rivas han entrenado 30.000 personas en sus dos décadas de historia, según el cálculo estimado de Javier de Andrés, conocido por todos en Palestra como Javi. “Yo mismo coincidía ahora con socios de veintipocos años a los que enseñé a nadar cuando tenían dos o tres años”, cuenta. De Andrés ha sido durante todos estos años el monitor de piscina de muchísimos niños y niñas de Rivas que han aprendido a nadar, desde bebés algunos de ellos, en la piscina climatizada de Palestra.

Sala principal del gimnasio Palestra de Rivas

Sala principal del gimnasio Palestra de Rivas (foto: Palestra).

“Era un club social más que un gimnasio”

Cuando abrió sus puertas, el gimnasio se distinguía por su servicio personalizado y sus servicios complementarios. “No solo sauna y jacuzzi, que era una novedad entonces… Teníamos hasta un servicio de videoclub en aquellos primeros años”, recuerda Javi. “La cuota inicial eran 80 o 90 euros, y desde entonces ha ido bajando paulatinamente”, añade.

Pese a recortar las tarifas, Palestra ha intentado mantener intactas sus señas de identidad con el paso del tiempo. “Palestra no tiene nada que ver con los gimnasios más grandes, era más un club social que un gimnasio. Es más, la gente venía no solo a entrenar, sino también a ver a sus amigos, incluso algunos sin entrenar ese día”, señala Javi.

Este vínculo generado en torno a la comunidad de Palestra en sus veinte años de historia se ha dejado notar en la despedida. “La gente lo ha pasado muy mal. Piensa que había socios desde el principio, el trato humano ha sido siempre especial en el club, todo muy cercano…”, dice Javi, que incide en la calidad humana de sus compañeros y compañeras y en el trato que ha recibido el equipo por parte de los socios del club. “Ha sido triste, pero al mismo tiempo muy bonito porque la gente se ha portado fenomenal. La prueba es que no paran de enviarnos todo tipo de mensajes de cariño”.

Uno de estos mensajes de recuerdo y agradecimiento ha llegado a la redacción de Diario de Rivas en forma de carta abierta. La escribe Marcos Antonio, socio de Palestra durante 10 años. “Nunca imaginé que un gimnasio fuera una gran familia como es este gimnasio, un lugar donde deseas ir porque el ambiente que se respira es de familia, personas de todos las edades, con respeto, con ilusión por verse y por hacer deporte, con un profesorado implicado, cercano y motivador que no te trata como uno más, sino que te trata de tú a tú porque conoce tu nombre y el de todos lo usuarios”, escribe en uno de los pasajes de la carta.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Palestra Rivas (@palestrarivas)

Últimos meses complicados

La competencia, que ha crecido exponencialmente en Rivas en los últimos años con la apertura de varios gimnasios, la pandemia y la subida del precio de la energía han imposibilitado la continuidad del negocio.

“Este tipo de gimnasios están desapareciendo por el modelo actual de grandes cadenas, y a eso se suma la pandemia, que nos dejó en poco más de 600 socios tras cerrar por el confinamiento en 1.800 aproximadamente, y la subida de los suministros, lo cual nos ha obligado a cerrar”, explica. A modo de ejemplo, Javi confiesa que el gimnasio pasó a pagar cuatro veces más solamente en gas: “de 3.000 euros a una factura de 12.000”.

Pese a los intentos durante los últimos meses por buscar fórmulas para mantener abiertas sus puertas, la suma de estas tres causas ha obligado a Palestra a bajar el cierre para siempre. Eso sí, lo hace no sin antes dar las gracias en público a través de las redes sociales: “Gracias a todos los que habéis formado parte de esta familia durante tantos años. Entre todos habéis hecho que esto sea «más que un gimnasio». Os estaremos eternamente agradecidos y os vamos a echar mucho de menos”.

Otras noticias:

Los Chicago Bears y los Osos de Rivas acercan el fútbol americano a estudiantes de Rivas

El equipo masculino de Diablillos de Rivas, campeón de Madrid de duatlón en la modalidad de contrarreloj por equipos

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!