¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Barra del restaurante Somallao (foto: Fernando Galán)

Imagine un lugar donde la comida mediterránea se reinventa cada día y los productos tradicionales juegan a combinarse con ingredientes inesperados; donde podrían sentarse a la mesa personas de diferentes gustos, y todas ellas disfrutarían a la vez de una experiencia gastronómica gratificante. ¿Podría comer todos los días en un sitio así? No hace falta ir muy lejos: ese lugar para repetir sin miedo al aburrimiento está en Rivas, y se llama Somallao.

Un ‘healthy foodie’, una amante de la comida asiática, un apasionado de los asados y la comida tradicional casera y una mujer de negocios que tiene prisa se sientan juntos a la mesa. Esta escena, que lo mismo podría ser el comienzo de un chiste, podría convertirse también en la pesadilla de cualquier establecimiento, ya que le resultaría muy difícil complacer a todos los comensales a la vez. Pero no en Somallao.

En este restaurante de ambiente moderno y funcional, un reto como este tendría, casi con toda seguridad, un final feliz, ya que cuenta con todos los elementos necesarios para afrontarlo: un servicio atento e intuitivo que interpreta a la perfección los gustos y necesidades de cada cliente; una carta tan cuidada como variada, capaz de albergar un bacalao confitado en su jugo a baja temperatura, un rabo de toro al estilo sevillano, un ‘risotto’ ligero de verduras apto para vegetarianos o un ‘wok’ a la altura de las expectativas de un viajero que acaba de volver de Asia; y unas instalaciones versátiles, con un toque ‘chic’, donde se crean desde ambientes que preservan la privacidad de la conversación durante la complicidad de una cena hasta espacios idóneos para acoger bodas, celebraciones familiares o eventos de empresa.

Cuidar del ambiente y del servicio es el trabajo de David Maestre, el jefe de sala del restaurante Somallao, que se ocupa de disponer todo lo necesario para que cada cliente reciba exactamente lo que necesita. “Si se trata de una comida rápida en la pausa de un día de trabajo, nos organizamos de forma que el servicio sea rápido; si tenemos que ser más lentos para acompasar el ritmo de la comida a una cena tranquila, también lo hacemos”, explica este profesional, que lleva más de diez años al frente del servicio de este restaurante. ¿El secreto? “Nos preocupamos, mostramos cercanía, les preguntamos si todo está bien y les proporcionamos lo que necesitan”, apunta Maestre. ¿El resultado? Un nutrido grupo de clientes para quienes Somallao es un auténtico lugar de peregrinación gastronómica, en algunos casos desde hace más de tres lustros, que han vivido la evolución de su cocina hasta nuestros días y que siguen dejándose sorprender por las novedades gastronómicas con cada cambio de carta.

Así, Somallao renueva su oferta cada pocos meses, coincidiendo con lo cambios de estación. Su cocina, que el chef José Luis Trigo define como “de mercado, creativa y con toques tradicionales”, tiene muy en cuenta lo que les ‘pide el cuerpo’ a sus clientes en cada momento. Este año, el verano tardío ha retrasado la retirada de los platos fríos de verano, pero a lo largo de las próximas semanas los sabores del otoño se adueñarán de los platos de Somallao con setas y hongos, caza o postres con castañas.

FOTOGALERÍA: ASÍ ES EL RESTAURANTE SOMALLAO RIVAS (fotos: Fernando Galán)

Todos ellos compartirán menú con algunas de las propuestas del ‘chef’ Trigo que ya se han convertido en auténticos ‘must eat’ para sus clientes, como el rabo de toro al estilo sevillano, con su sofrito a las hierbas provenzales, guisado hasta dejarlo en su punto, para que deje el hueso ‘pelado’ sin llegar a deshacerse; el bacalao confitado a baja temperatura al aroma de ajo y laurel; el tartar de atún rojo; el asado segoviano; la crema de patata con jamón; la tarta de hojaldre con crema y nata, que, advierte Maestre, “dura poquísimo”… Y la gran sorpresa de la temporada: el ‘wok’ al gusto de cada cliente, una apuesta de los últimos meses que, después del éxito cosechado, ha llegado a Somallao para quedarse.

Cada elección encontrará, en la amplia y variada carta de vinos del restaurante, un ‘compañero’ ideal para su sabor, gracias a una completa representación de varias denominaciones,. La oferta de caldos invita a descubrir, además, la DO de Madrid, una de las grandes desconocidas que más suelen sorprender a los comensales.

Con todos estos ingredientes, no es de extrañar que cada vez más vecinos de la zona elijan este lugar para sus comidas de fin de semana, ya sean en pareja o con amigos, o incluso para sus celebraciones. “Hace poco, después de bautizar a su hijo, una pareja nos preguntó si hacíamos comuniones, para volver dentro de unos años”, sonríe Maestre. Somallao, un lugar con tanta personalidad como el plato manchego del que toma su nombre, ha roto con todos los estereotipos de los ‘restaurantes de hotel’ (se encuentra ubicado en el AB Rivas) con su terraza acogedora, su diseño y sus propuestas gastronómicas. “En una ciudad como Rivas, donde la competencia en el sector de la gastronomía cada vez es mayor, nos hemos hecho ya un hueco por derecho propio y, a día de hoy, podemos decir que Somallao es uno de los restaurantes con mejor relación calidad-precio de la ciudad”, afirma, orgulloso, Maestre.

Web del Restaurante Somallao Rivas | Avda. Francisco de Quevedo, 2  Rivas Vaciamadrid

Información y reservas: 91 499 07 00

Otras noticias:

El Restaurante Asador El Roble de Arganda inaugura su terraza de verano con ‘show kitchen’

MÁS SOBRE GASTRONOMÍA EN RIVAS VACIAMADRID

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!