¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Edificio de Servicios Administrativos del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

Edificio de Servicios Administrativos del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid (©Diario de Rivas)

El proyecto de presupuestos del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid para 2020 muestra un incremento de ingresos y gastos del municipio de un 4,9 por ciento hasta los 100,8 millones de euros. La parálisis presupuestaria estatal deja en manos de la pujanza del sector inmobiliario los principales incrementos en los ingresos, mientras que los gastos en bienes corrientes y servicios, y las inversiones, sustentadas por el Plan de Inversión Regional (PIR) y los Fondos europeos Feder-Edusi, son los principales motores de gasto.

En el caso de los ingresos, las cuentas ripenses muestran el ya citado incremento del 4,9 por ciento, pasando de 96,18 a 100,85 millones. Este cálculo es idéntico en buena parte al de 2019 habida cuenta de la prórroga de los presupuestos estatales por la falta de Gobierno. La mayor parte de los incrementos sustanciales responden a los incrementos derivados de la construcción de vivienda y a los aumentos de las transferencias regionales y europeas. Otros 10 millones de euros se ingresarán como consecuencia de la enajenación de parcelas municipales prevista para este año.

En relación a los impuestos directos, se produce un aumento de 42,12 a 44,27 millones de euros, lo que representa un 5,11 por ciento que en 2019. Este aumento responde a una mayor recaudación del IBI urbano, que pasa de 31,9 a 33,4 millones de euros por el auge de la construcción en el municipio. También crece la recaudación del impuesto de vehículos porque, a falta de modificaciones tributarias, los datos apuntan a un incremento el parque móvil ripense. No obstante, el mayor incremento es el impuesto sobre el incremento de valor de los terrenos, que aumenta un 17,91 por ciento de 2,15 a 2,53 millones, derivado del incremento del sector de la construcción.

Las tasas y otros ingresos se reducen de 186,07 a 168,18 millones (un decremento del 9,62 por ciento).  Cae la recaudación por licencias de obra (2,8 por ciento, de 1,15 a 1,12 millones) y de primera ocupación (6,3 por ciento, de 2,69 a 2,51 millones). Se reduce también aquella relacionada con la ocupación de la vía pública en un 16,7 por ciento (de 300.000 a 250.000 euros). También se reducen las tasas al mercado agroecológico un 74 por ciento y a los mercadillos un 37 por ciento (de 60000 a 37810 euros).

Menos gasto en actividades municipales

Los pagos por actividades con precio público se reducen, mostrando una estimación de la tendencia del gasto de la población a la baja. En el caso de las actividades deportivas, la recaudación con las tarifas municipales baja de 1,86 millones a 1,71 millones. Se reducen también en las tarifas vinculadas con el área de Igualdad (de 5.000 a 2.000 euros), en las actividades de infancia (de 4.180 a 1.000), de uso del Soto del Grillo (de 10.000 a 5.000 euros). Ese aspecto se compensa con un leve incremento en la recaudación por el uso de las oficinas del Centro de Innovación y la inclusión presupuestaria del cobro del uso del CFOR (26.124 euros).

No obstante, se observan incrementos en la recaudación por el pago de la ecotasa (2,88 por ciento, de 2,77 a 2,85 millones, principal hito impositivo), vinculada al aumento del parque inmobiliario; la red de fibra óptica (un 52,38 por ciento, de 105.000 a 160.000 euros), el uso de los puntos limpios (60 por ciento de aumento), cementerios (13,3 por ciento, a pesar de estar casi colmatado el camposanto), extinción de incendios (33,3 por ciento) y expedición de documentos (un 50 por ciento, principalmente porque se desgaja el cobro de la expedición de documentos urbanísticos).

Los impuestos indirectos crecen un 2,36 por ciento de 55,11 a 56,42 millones, a causa del aumento del impuesto de construcciones y obras un 3,96 por ciento (de 3,28 a 3,41 millones). El Consistorio pretende aumentar de 8,65 a 10,32 millones los ingresos por la venta de parcelas.

Las transferencias corrientes aumentan un 5,93 por ciento de 16,21 a 17,17 millones. Fundamentalmente, estas se articulan a través de los fondos Feder-Edusi de la Unión Europea, que se incrementan y apuestan especialmente por partidas en integración y empleo, mientras se reducen las ayudas vinculadas al sistema Includ-ED de educación y la atención a mayores. También beneficia a las cuentas del Consistorio la aportación de las transferencias regionales (PIR), en las que se potencian especialmente las partidas vinculadas a las mejoras en escuelas y escolarización, así como la lucha contra el absentismo escolar.

Ingresos del Canal de Isabel II y del nuevo centro deportivo La Luna

Los ingresos patrimoniales pasan de 1,2 millones a 1,39 millones, creciendo un 15,4 por ciento. En este sentido, se reducen los intereses de los préstamos a las empresas públicas municipales y desaparecen los beneficios derivados de las concesiones administrativas en el área de Cultura pero se incrementan los dividendos derivados de los acuerdos con el Canal de Isabel II y los beneficios por concesiones administrativas en materia deportiva (en el primer trimestre de 2020 entrará en funcionamiento el nuevo polideportivo del barrio de La Luna, gestionado como una concesión administrativa).

Las transferencias de capital pasarán de 2,5 millones a 3,87 millones porque aumentan las aportaciones del Plan de Inversión Regional (especialmente, para la mejora de viales, que pasa de 300.000 a 1,16 millones de euros; y la administración electrónica, de 150.000 a 469.000, aunque se reduce la aportación para zonas verdes).

Por su parte, en el caso de los gastos, las cuentas municipales arrojan un incremento del 4,88 por ciento, pasando de 96,14 a 100,84 millones de euros. El aumento proporcional más importante se produce en el gasto financiero, donde el aumento es del 30,07 por ciento, pasando de 1,33 a 1,73 millones (destinados a pagar intereses de demora y préstamos a largo plazo, fundamentalmente), y en el fondo de contingencia, que pasa de medio millón de euros a 775.000 (un 55 por ciento más).  No obstante, es el gasto en bienes corrientes y servicios el que percibe un mayor incremento cuantitativo, pasando de 23,53 a 25,09 millones.

El gasto en personal aumenta de 28,83 a 29,96 millones (un 3,94 por ciento), un incremento que persigue materializarse con un incremento de la plantilla municipal a través de una petición al Ministerio de Hacienda para que permita a Rivas ampliar la plantilla por encima de lo permitido actualmente, debido al crecimiento de la población. Los gastos en bienes corrientes recogen incrementos derivados de la dotación de servicios como la nueva web municipal (100.000 euros), Unidad Transversal de Género (40.000 euros), el comisionado de la Cañada Real del municipio (20.000 euros) y la oficina de proyectos estratégicos de la ciudad (60.000 euros). También se procederá a realizar mejoras en departamentos como Información Municipal, que recibirá 383.000 euros y se realizarán cursos e iniciativas volcadas en la formación de empleo por casi 200.000 euros. Además, el departamento de Memoria democrática e identidad local, que invertirá 213.000 euros en comunicaciones postales y 120.000 en controles de acceso y seguridad para su sede.

Accesibilidad y zonas verdes

Las transferencias corrientes pasan de 20,62 a 21,22 millones (un 2,89 por ciento más). La mayor parte de este montante está destinado a sufragar la empresa de servicios públicos Rivamadrid, aunque se destinan 500.000 euros a ayudas asistenciales, 400.000 euros al Consorcio Regional de Transportes, 118.000 euros a subvenciones de clubes deportivos y otras ayudas de menor cuantía.

Las inversiones aumentan de 8,97 a 10,53 millones. Destacan los proyectos de reposición de espacios públicos. El PIR aportará 1,45 millones para el plan de mejora de viales, a los que hay que añadir medio millón de los fondos Feder; 585.000 para el plan de accesibilidad, 700.000 euros para la mejora de zonas verdes y 470.558 para la estrategia de movilidad. Otros 350.000 euros irán a parar a sufragar los presupuestos participativos, 188.000 euros para la construcción de nuevos edificios, 100.000 euros para reformas en colegios.

Las transferencias de capital se reducen de 2,21 a 1,59 millones, un decremento del 27,81 por ciento. La mayor parte del montante va destinado a pagar transferencias a Rivamadrid y al pago de obras procedentes de cargas de urbanización. Por último, los pasivos financieros se reducen de 10,14 a 9,92 millones (un 2,15 por ciento menos) que están dedicados a pagar préstamos a largo plazo.

Noticias relacionadas:

Rivas aprueba sus presupuestos para 2020 con un único voto en contra

El presupuesto de Rivas Vaciamadrid para 2020 superará por primera vez los 100 millones de euros

Galería: Rivas en imágenes

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!