¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Desde ahora, el barrio Centro de Rivas cuenta con Crece-T, un nuevo espacio educativo donde se ofrece apoyo escolar, talleres y acompañamiento personalizado a estudiantes de toda la ciudad. Su impulsora, Tatiana Vilches, ha volcado toda su ilusión y experiencia en este proyecto, que es «mucho más que una academia».

Tatiana es un rostro conocido para muchas familias ripenses, ya que ‘Tati’, como la conocen los niños y niñas, ha trabajado durante años en varios colegios de la ciudad en horario de desayuno y comedor, además de haber ejercido como educadora en una escuela infantil del municipio. Ahora, toda esa experiencia y su formación (es maestra con máster en psicopedagogía y tiene formación en atención a la diversidad, inteligencia emocional, dislexia y dificultades de aprendizaje) se vuelcan en un proyecto acogedor que busca acompañar a estudiantes desde 4 años hasta Bachillerato para ayudarles a superar obstáculos, a trabajar aquellas materias o competencias en las que tienen dificultades, y a aprender cosas tan importantes como afrontar los retos con responsabilidad e ilusión.

Para ello, Tatiana ha volcado en Crece-T su vocación y su visión global de la educación, centrada en la persona. «Claro que hay que trabajar lo académico, pero nunca, nunca, podemos dejar de lado lo personal, lo afectivo. Por eso en Crece-T nos volcamos con cada alumno o alumna. Les tratamos como lo que son, personas individuales con su carácter, necesidades y circunstancias, y estamos pendientes de ellos, de su estado anímico, de acompañarles y hacerles sentir cómodos», afirma Tatiana.

Otro aspecto importante es le trabajo de la autoestima: «Yo siempre les digo que no vienen porque algo se les dé mal, sino que vienen a que les ayudemos con lo que no se les da tan bien. Les recuerdo que aquí no ponemos nota, para ayudarles a afrontar cada tarea desde la confianza, sin sentirse juzgados», añade. Y es que, en su opinión, «es fundamental transmitirles de manera positiva que es normal que no todo salga bien a la primera. Les quitamos el ruido que se genera cuando algo no sale bien. A partir de ahí, les ayudamos, les damos las herramientas para entrenarlo, y es maravilloso ver cada pequeño triunfo, cuando se dan cuenta de que lo van consiguiendo y de que se valora su esfuerzo», agrega.

La decoración de cada espacio de Crece-T está orientada a ese fin: sus aulas, pensadas para grupos reducidos de entre seis y ocho alumnos, son espacios alegres, más acogedores que estimulantes, para ayudarles a centrar la atención en el momento. «Algunos tienen dificultades porque no son capaces de centrar la atención en algo más de tres minutos; otros afrontan otro tipo de dificultades de aprendizaje, y nosotros vamos actuando según las pautas que requiera cada uno de ellos«, apunta la responsable del centro.

Un proyecto integral

Crece-T es mucho más que un centro de apoyo escolar, ya que está pensado para dar respuesta a las necesidades que pueda tener cada peque desde los cuatro años hasta la adolescencia, desde infantil hasta Bachillerato, pasando por Primaria y Secundaria. Así, cuenta con un espacio creativo donde, durante el curso, los peques pueden dar rienda suelta a su imaginación con sus creaciones, a través de actividades de expresión artística, a veces más libres, a veces más dirigidas. «No son clases como tales, sino un espacio donde se sienten libres y pueden dar rienda suelta a esa parte creativa que no trabajan tanto en esta era tan marcada por la tecnología», apunta Tatiana.

La oferta de Crece-T se completa con talleres grupales que se programarán, en una o varias sesiones, a lo largo de todo el curso, abiertos tanto al alumnado del centro como a familias de fuera. Y, un poco más adelante, ese círculo de acompañamiento se completará con servicios de psicología o  logopedia.

Crece-T ha abierto sus puertas en la zona centro de Rivas Vaciamadrid, cubriendo de esta forma la demanda que existía en el barrio, cuyas familias, hasta ahora, se veían obligadas a desplazarse a otras zonas de Rivas para que sus hijos e hijas recibieran apoyo escolar. Con todo, ya se ha corrido la voz entre los antiguos alumnos y alumnas de Tatiana, y ya cuenta, desde el curso pasado, con estudiantes procedentes de todas las zonas de la ciudad. «Lo mejor de todo es cuando las familias te dan un ‘feedback’ positivo: eso te llena el alma», resume Tatiana.

Crece-T Rivas Vaciamadrid

C/ María Zambrano, 3  Local 4

Teléfono: 611 524 161

 

 

 

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!