¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

OPINIÓN

Elena Muñoz

Elena Muñoz

Concejala de Desarrollo Económico

A pesar de las enormes dificultades que se han derivado de la pandemia de Covid, que sigue sacudiendo al país y ante la que hay que seguir actuando con prudencia, el tejido empresarial de Rivas ha demostrado tener una importante capacidad de resistencia, una fortaleza que le ha permitido capear la crisis que se derivó de los primeros meses de la epidemia y que obligó al cierre temporal de prácticamente todos los negocios. Detrás de cada uno de ellos hay una ilusión que late a diario, hay dosis extraordinarias de esfuerzo personal y colectivo. Detrás de cada persiana metálica que se cierra cada noche se esconde el proyecto de vida de cientos de familias ripenses, que trabajan por salir adelante a pesar de los trances y de los problemas que van surgiendo a diario.

Todos estos pequeños comercios, estos establecimientos de hostelería y otra empresas de servicios que operan en nuestro municipio sirven para generar riqueza y suponen un importante nicho de empleo entre la ciudadanía ripense. Además, su implantación llena de vida las calles y las plazas de una localidad como la nuestra, sirven para tejer una idea de comunidad, de proyecto común. Sirven, en definitiva, para hacer ciudad.

La administración local es consciente de la importancia que el comercio y la hostelería tienen para el desarrollo económico y social de Rivas. Es por eso que el Ayuntamiento les apoya a través de acciones concretas que son siempre acordadas en los distintos foros de diálogo social y de participación con que cuenta la ciudad, como el Pacto Local por el Empleo o el Pacto de Ciudad, acordado por todos los agentes sociales y todos los partidos políticos en junio de 2020, con el ánimo de trabajar en la recuperación económica de Rivas tras los meses más duros del confinamiento.

Entre esas acciones, el Ayuntamiento de Rivas ha organizado dos ambiciosas campañas de Navidad, ha convocado diversas sesiones de formación sobre la digitalización del comercio o sobre el marco de relaciones entre las pymes y la administración. Se está trabajando en la puesta en marcha de una app y un ‘market place’ para la venta de productos y servicios online, se ha abierto una línea de ayudas directas a los negocios afectados por la Covid-19 y se han desarrollado campañas específicas en la hostelería o en el sector del automóvil. En todas estas acciones, el Ayuntamiento siempre ha ido de la mano de las asociaciones empresariales de la ciudad, como son Asearco y Comercios de Rivas.

Por eso no se entienden ni se pueden compartir campañas anónimas que pretenden desprestigiar al tejido empresarial de la ciudad mediante presuntos casos de abusos laborales de los que no se aportan pruebas que los avalen. Afortunadamente, hoy vivimos en un estado de derecho en el que son los sindicatos de clase los encargados de defender y velar por los derechos de las personas trabajadoras. Y en todo caso, existen los tribunales de justicia, a los que uno puede acudir si ve conculcados sus derechos como trabajador o como ciudadano de a pie. Los justicieros no tienen cabida en democracia. Si acaso, en las películas del oeste.

Más artículos de opinión en Diario de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!