¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

OPINIÓN

Antonio de la Peña

Antonio de la Peña

Concejal del PP en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

La calidad de vida en un estado democrático se mide por muy distintos parámetros: la calidad de servicios, la seguridad en las calles y/o la transparencia y la participación de los ciudadanos en aquellos aspectos que más les interesa o preocupan.

En anteriores artículos, mis compañeros de partido han desgranado que no es oro todo lo que reluce. En cuestiones tan fundamentales como la gestión del día a día de la ciudad, incremento de la criminalidad, mantenimiento de las calles mejorable por los 50.000 euros/día que invertimos los ripenses o la gestión de nuestros parques y jardines, la realidad nos ilustra.

 

En esta ocasión quiero centrarme en la supuesta participación de los ripenses en aquellos aspectos que el gobierno de Somos Rivas y Rivas Puede dice que tienen abiertos con los ciudadanos.

La gestión privada del nuevo polideportivo público del Barrio de la Luna es un evidente dato. El Grupo Municipal Popular cree en esa participación. El equipo de gobierno, sin embargo, la critica pero la asume. Solo dos conclusiones: o el gobierno de Somos Rivas y Rivas Puede cree en la gestión público-privada y, en un ejercicio honesto, la realiza, o no cree en ella y, en un ejercicio incompresible de irresponsabilidad, ejecuta lo que no cree. Pero, más allá de este dato, ¿dónde quedan la participación de sus bases y la transparencia de su propia gestión?

Ya sabemos que los presupuestos de Somos Rivas 2016/2017 fueron criticados por poco participativos por Rivas Puede. Los presupuestos no participativos 2018 de Rivas Puede y Somos Rivas fueron asumidos como tales por el concejal de Participación. De nuevo, una falla en el discurso coherente, de transparencia y honestidad por parte de este ejecutivo ripense. ¿Qué ocurrirá con los presupuestos de 2019?

La gestión de las basuras ha pasado de ser un ejercicio de ecologismo de salón a una necesidad laboral y económica de pie en tierra‘. Cualquier decisión de la gestión de los residuos pasaría por ser consultada a los ripenses, y discutida en Pleno monográfico. Desde el 21 de diciembre de 2017 se trata de una decisión unilateral del Gobierno Municipal. “Valdemingómez no, Valdemingómez sí, Valdemingómez pro parte“. Adiós a la consulta y participación en la gestión de las basuras, pero, sobre todo, adiós a la información.

Y es que la gestión de la participación prometida, la información transparente y el buen gobierno van íntimamente unidos. Si no existe lo primero, difícilmente podrá existir lo segundo. No se trata de prometer lo que no se puede dar, y, lo que es peor, si de antemano se sabe que no se puede dar. Eso no es honesto.

 

Más artículos de opinión en Diario de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Usamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario. ¿Aceptas? Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar