¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

OPINIÓN

Antonio de la Peña

Antonio de la Peña

Portavoz adjunto del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

El nepotismo es «la desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos». El origen del término se atribuye al vocablo nepote, que significa «sobrino» en italiano, o «nieto» en latín. También hay quien atribuye el nepotismo a la figura del emperador Julio Nepote, por su criterio de concesión de cargos. En cualquier caso, el nepotismo es lo que hoy se conoce popularmente como red clientelar, «mamandurriados» o «amigotes».

Se hizo viral el vídeo donde Íñigo Errejón explica, de forma clarísima, cómo crear una «red de resistencia para cuando se pase a la oposición». Otros hablaríamos de red nepótica. Aquí, la subvención se transforma en promesa dada, y parida desde la argumentación ideológica. Es curioso cómo cita en el vídeo que el «asalto a los ayuntamientos lo hicimos en alpargatas, salvo en experiencias muy meritorias» donde esa red ya existía. Será deshonrosa, en todo caso. Y yo me pregunto: ¿en qué municipios se encontrarán las deshonrosas experiencias meritorias?

Para comenzar, tiene que ser en municipios donde ya gobiernan; de lo contrario, su argumentación carece de sentido. Tiene que ser así para poder subvencionar a Nepote. En España existen 8.116 municipios, repartidos en 50 provincias. Pues bien, de ese total, la marca: IU + Podemos solo gobierna actualmente en aproximadamente 370-400; algunos muy conocidos, otros no tanto.

En Rivas Vaciamadrid, la ‘aldea gala’, Izquierda Unida gobierna desde 1991. 27 años: va para régimen. Régimen en el sentido de no existencia de“alternancia política… tan sana en democracia.

En Rivas es muy habitual oír hablar de «los colonos» para referirse a aquellos individuos que comenzaron el crecimiento demográfico del pueblecito de Rivas, durante la transición democrática. Algo así como las estirpes patricias de Roma. El nombre viene de pater fundador: exactamente el mismo concepto dado a los descendientes de las 30 curias (tribus) primitivas de la Ciudad Eterna. Supongo que por ello hablan de Rivas como «la aldea».

Una de las señas de identidad más publicitadas por este gobierno municipal para la marca Rivas, que ahora vamos a promocionar con un contrato de 30.000 euros para un asesor externo, en cuyo CV podemos leer que ha pertenecido al Consejo de Administración de la TV Asturiana —a propuesta de Izquierda Unida—, es su carácter pionero en propuestas culturales transgresivas; progresistas; de marcado origen republicano; y por supuesto de estricto sentido laico. El laicismo de imposición, vía ordenanza municipal, machacando la libertad de creencia y confesionalidad religiosa en el ámbito público, tanto del ‘electo’ como del ‘elector’.

Parte de la crítica que IU hace a la monarquía se centra en que este sistema de gobierno representa el paradigma del nepotismo, en tanto en cuanto es la sangre (azul), la familia y la tradición la que soportan esa fórmula de estado. Afirman que no es justo, ni lógico, en el siglo XXI, que el ADN decida quién puede ser jefe o leader. Crítica que se vuelve más ácida para referirse a las monarquías parlamentarias europeas. Ni una sola reseña a las teocracias del Lejano y Próximo Oriente. Poca referencia, también, he oído a situaciones similares, en las que, aunque la sangre (azul) no exista, sí está presente la dinastía familiar —o la tradición—, como es el régimen de los Castro en Cuba; los Ortega en Nicaragua; los Maduro en Venezuela; los Mao Zedong en China (bueno, aquí su esposa Jiang Quing); o los Kim de Corea del Norte (el abuelo fue proclamado «presidente eterno de la República»).

Imaginemos, insisto, imaginemos, por un momento, un territorio, cualquiera en cualquier lugar del mundo, donde en muchos años hubieran gobernado dos primos. En el que, a su retirada, el delfín designado por uno de ellos (que le sale orca) le siguiera en el mandato. En el que esta estirpe familiar y la del delfín designado tengan de forma absolutamente legal incorporados a la estructura hermanos, primos y/o familiares en el funcionariado. En el que, además, en el caso del delfín-orca, compañeras sentimentales hubieran participado del gobierno, hubieran asesorado al gobierno, o hubieran dirigido estructuras fundamentales del gobierno.

Donde otras estirpes, menos afortunadas en cuanto a su ADN, pasen el mandato de áreas de competencias menores a sus hijos o hijas; o que sus hijos o hijas, de forma absolutamente legal, accedan al funcionario de ese territorio. En la que, además de estas estirpes de rango inferior, pudiéramos encontrar ejemplos donde sus compañeros y/o excompañeros sentimentales tengan trabajos en servicios básicos de competencia municipal, y/o con subvenciones municipales; o a su retirada de funciones en el grupo de gobierno local pasen a asesorar y/o trabajar para estructuras de ese gobierno.

O en el que los dirigentes de importantes entidades subvencionadas, de muy distinto signo, salgan en fotografías brindando con los dirigentes políticos, que antes, durante y después de cuando alcanzan el poder, en proceso electoral, les otorgan esas prebendas.
O en el que, habiendo sido dirigente de una entidad subvencionada, pasen a formar parte de la élite política que posiblemente pueda alcanzar el poder en proceso electoral.

En este relato —imaginario, repito—, prácticamente el 85% de los miembros de un grupo político con responsabilidades de gobierno, cumplen algunos (o varios) de los aspectos referidos en los 8 párrafos anteriores.

Yo les pregunto: ¿sería eso nepotismo, amiguismo, «mamandurriado», red clientelar? No lo sé, pero parece ser una verdad incómoda en algunos territorios cuya seña de identidad es la de ser republicanos y laicos. A esos ejemplos mencionados para los países asiáticos y americanos de los Castro, los Ortega, y los Kim que he comentado anteriormente me refiero, por supuesto. No a las teocracias del Oriente, que sí son de sangre azul, y no son laicas.

Más artículos de opinión en Diario de Rivas

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!