¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Ripense con alzheimer desaparecido

Cartel de anuncio de desaparición de Diego Menéndez, vecino de Rivas con alzheimer desaparecido el 5 de mayo de 2017.

Diego Menéndez fue declarado como desaparecido el 4 de mayo de 2017. A pesar de que la investigación sigue abierta, la búsqueda se encuentra a la espera de nuevas pistas que reactiven el caso de este dentista de 66 años con principio de alzheimer que salió a pasear a su perra y no regresó. Diario de Rivas recuerda el suceso cuando se cumple un año del mismo.

Eran las 20.45 horas del 4 de mayo cuando Diego salió de su casa para sacar a su perra ‘Mani’, una pequeña caniche de color canela. Ya estaba anocheciendo. Apenas llevaba las llaves y el teléfono móvil. Para dar una vuelta con el perro, poco más era necesario. Se había mudado a la calle de Noruega con su familia en el mes de abril. Como acostumbraba, enfiló desde allí hacia el pueblo y la laguna del Campillo con su mascota. A las 21.10 horas, avisó a su pareja, Marina, de que regresaba para casa. Extrañada de su retraso, esta le llamó un poco más tarde pero Diego ya no cogía el teléfono.

Al no tener información alguna, Marina, muy preocupada, se puso en contacto con la Guardia Civil. Inmediatamente, se activó el protocolo para hallar a desaparecidos, haciendo especial hincapié en el caso, habida cuenta de la enfermedad de Menéndez. Primero la familia y los amigos, junto a los efectivos de Policía Local y Guardia Civil, y luego una legión de voluntarios, realizaron sucesivas batidas con todos los recursos disponibles para encontrarle pero, a pesar de que se peinó una zona enorme de terreno, no encontraron ni rastro. Hubo varios avisos en falso o poco concluyentes. Numerosas personas dijeron ver a Menéndez en el rostro de otro vecino con facciones similares. Incluso se llegó a decir que el último lugar donde se le vio fue en la estación de Metro de Rivas Vaciamadrid. Todo hipótesis sin datos fehacientes. El único hecho verificado que ha trascendido de la investigación policial (que la Guardia Civil no cerrará hasta que se encuentre al desaparecido) es que, al triangular la última señal del teléfono móvil de Menéndez, esta indicó un lugar en Arganda del Rey, casi en la linde con otros municipios, muy lejos de Rivas. También se consideró extraño que la perrita no regresara a casa, algo que suele ser habitual.

En todo caso, la situación entró en vía muerta. Tal y como explicó a este periódico digital el capitán Luque, responsable del puesto de Guardia Civil hasta el pasado mes de enero: “Hasta donde sé, en el caso de Diego Menéndez se ha mirado todo lo que se debía haber mirado. Se puede especular con la lógica. Es una desaparición complicada, porque el teléfono no aparece, pero la última posición que da el móvil se sitúa bastante alejada de Rivas, en el término municipal de Arganda lindando con otros términos municipales, y por la distancia a la que se halla nos hace pensar que este hombre, andando, no ha podido llegar en ese tiempo. Se ha revisado el transporte público y no hay constancia de que lo utilizara. Podría existir la posibilidad de que alguien lo hubiera transportado, como un camión o un vehículo, pero tampoco hay constancia. Eso nos hace pensar que esa desaparición voluntaria es complicada. Luego, es una zona totalmente triangulada por repetidores, pero en una extensión enorme de terreno, por lo que el margen de error en este tipo de posiciones es tan sumamente grande que abarca muchísimos kilómetros. Todo esto quizás da a entender que ha podido sufrir un accidente la perrita y el hombre, al intentar ayudarla, ha tenido otro. Y el tipo de terreno que hay en Rivas, con mucha trinchera, mucho cortado, mucha hendidura en el terreno, no ayuda. Luego hay otras líneas de investigación que se pueden dar, pero no podemos descartar unas para apostar por otras”.

Dentista de profesión, Menéndez ya se había desorientado alguna vez anteriormente desde su mudanza. Incluso le había ocurrido el día anterior a su desaparición, aunque pronto la situación volvió a su cauce. Fue diagnosticado de un deterioro cognitivo leve con posible alzheimer en 2014. No obstante, “es una persona muy activa tanto física como intelectualmente y su enfermedad es incipiente. Prefiero pensar que está perdido, aunque su pérdida de memoria no es tan grave como para que le haya ocurrido algo así”, incide su esposa. Mientras tanto, a pesar de que recibe terapia para superar la situación, no se queda parada porque tiene que cuidar de las hijas pequeñas que comparte en común con Diego. Y concluye: “Al parecer, no ha habido ninguna novedad desde los avisos iniciales. No sé si va a haber nuevas batidas ahora que se cumple un año de la desaparición, pero, en todo caso, hay que dejar trabajar a los profesionales”.

El nuevo comandante del puesto de la Benemérita (cuerpo que lidera la investigación con la colaboración de las policías locales y los ayuntamientos de la comarca, y los servicios de emergencias), el teniente Torres, explica, en este sentido, que, “a pesar de que no se pueden dedicar los recursos que se utilizaron inicialmente, seguimos realizando búsquedas esporádicas, con el apoyo del equipo de Seprona. Se comenta que estos días puede que los vecinos realicen una nueva búsqueda y, en ese sentido, contarán con nuestra ayuda en todo lo que podamos aportar. En todo caso, nosotros nunca vamos a dejar de buscarle”.

Información relacionada:

Plan de búsqueda para encontrar a un ripense con alzheimer desaparecido desde este viernes

Rivas sigue buscando a Diego un mes después de su desaparición

Los guardianes del medio ambiente en el Sureste

Luque, responsable de la Guardia Civil de Rivas: “Los barrios cercanos a la Cañada no son más inseguros que el resto de la ciudad”

 

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook y Twitter, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!