¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Edificio Atrio, sede de la EMV de Rivas

Edificio Atrio, sede de la EMV de Rivas (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

Seis trabajadoras de la empresa Habyco XXI, que hasta el pasado mes de agosto desempeñaba servicios de desarrollo, mantenimiento y asesoramiento en la gestión de la EMV Rivas Vaciamadrid, solicitan a la empresa pública su subrogación para mantener sus puestos de trabajo, después de que terminara el contrato entre la EMV y la compañía contratista.

Las seis trabajadoras aseguran que, el pasado 12 de agosto, la empresa que las contrató para desempeñar estas tareas para la EMV de Rivas les avisó de que había concluido el contrato entre ambas partes, indicándolas que el 21 de agosto se presentaran en la sede de la empresa municipal, su lugar de trabajo habitual. Una vez allí, aseguran, el conserje les comunicó que no podían acceder al edificio, «dejándonos en la calle», según su relato.

Ahora, indican, se encuentran sin trabajo y sin ingresos, ya que han presentado una demanda de conciliación dirigida a la EMV de Rivas y a Habyco XXI y, hasta que no se resuelva, «no podemos cobrar indemnización ni tampoco prestación alguna, por lo que nos encontramos en una situación de máxima vulnerabilidad«. El pasado mes de julio, indican, al conocer que la relación contractual entre la empresa y la EMV estaba próxima a su fin, «mantuvimos una reunión con el alcalde de Rivas, Pedro del Cura, y el consejero delegado de la EMV, José Alfaro, para buscar una solución, pero desde entonces no han vuelto a dirigirnos a nosotras a pesar de haber insistido por email en múltiples ocasiones para abordar nuestra situación». Lo que piden es ser subrogadas a Rivamadrid, la otra empresa pública de Rivas, «tal y como ocurrió con otros 5 compañeros en 2016, como fórmula idónea para la adecuación del proceso de municipalización a los límites impuestos por la ley de sostenibilidad financiera», indican. «No entendemos por qué hace cuatro años esto sí fue posible, y ahora no, ya que no se ha cumplido la totalidad del contrato», abunda una de las afectadas en declaraciones a Diario de Rivas. «Además, nos duele la indiferencia que han mostrado, ya que ni siquiera nos responden a los mensajes que les hemos enviado. Por eso, ante esta situación, nos vemos obligadas a recurrir a los tribunales para defender nuestros puestos de trabajo, refieren».

El consejero delegado de la EMV de Rivas, José Alfaro, confirma que «ha terminado la relación contractual con la empresa», ya que «han concluido los trabajos que tenía encomendados», y asegura que «es la compañía la que tiene que cumplir sus obligaciones con sus trabajadoras: o bien reubicarlas en otro puesto, o bien indemnizarlas de acuerdo con la ley».

Por su parte, fuentes de la empresa Habyco XXI indican que, «en base al contrato suscrito con la EMV de Rivas, se han venido llevando a cabo las tareas de apoyo para el desarrollo, mantenimiento y asesoramiento en la ejecución y comercialización del VI Plan de Vivienda de Rivas», y, «en concreto, de las parcelas RC-8, RC-9 y RC-14, todas ellas integrantes del VI Plan de Vivienda municipal». «Sin embargo, en relación con la Parcela 44, también integrada en el VI Plan de Vivienda, según parece, pretende la EMV llevar a cabo todas las tareas de forma directa», refiere la compañía.

Según las mismas fuentes, la empresa fue informada de forma verbal de esta decisión y, en consecuencia, el contrato se resolvió el 20 de agosto. «En las dependencias de la EMV de Rivas Vaciamadrid están adscritas seis personas trabajadoras, las cuales tienen su centro de trabajo en las propias oficinas de la EMV de Rivas Vaciamadrid, y llevan a cabo las tareas de apoyo para el desarrollo, mantenimiento y asesoramiento en la gestión de la entidad pública, por lo que, con independencia de la finalización de la prestación de los servicios por parte de Habyco XXI, las citadas personas trabajadoras deberán continuar con la prestación de los servicios para la EMV, que como entidad pública, seguirá prestando el servicio que se viene realizando hasta la fecha, debiendo ser objeto de subrogación laboral, directamente por la EMV de Rivas Vaciamadrid, o a través de las entidades en que esta considere continuar con la prestación del servicio. En consecuencia», sostiene la compañía, «se debió proceder a la oportuna subrogación a partir del 21 de agosto de 2020». La compañía asegura, en el momento de redactar esta noticia, que no ha recibido demanda alguna de conciliación por parte de las afectadas. «En el proceso laboral que pueda acaecer, nos atendremos al mismo conforme a lo establecido en la normativa de aplicación», concluyen las mismas fuentes.

El consejero delegado de la EMV insiste, por su parte, en que es la empresa la que debe resolver la situación de estas seis trabajadoras, una vez concluido el contrato de prestación de servicios con la empresa pública. «Desde el Ayuntamiento de Rivas ponemos a disposición de las trabajadoras la Oficina de Derechos y Libertades, donde pueden recibir asesoramiento sobre su situación», concluye Alfaro.

Otras noticias:

La EMV de Rivas y Rivamadrid aprueban sus cuentas de 2019 sin votos en contra

Plazo para solicitar la ayuda de renta social de la EMV de Rivas: hasta el 30 de abril

La EMV presenta su proyecto ‘Cohabita Rivas’ en la I Jornada Internacional de Justicia Social

 

¡Tenemos canal en Telegram!

Además de seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram, puedes enterarte de todas las novedades de Diario de Rivas en nuestro canal de Telegram. Suscríbete y recibirás las actualizaciones directamente en tu móvil. ¿A qué esperas?

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!