¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
La fundadora de Luz en la Finestra, Paz Rodríguez, y su hija Violeta

La fundadora de Luz en la Finestra, Paz Rodríguez, y su hija Violeta (foto: Instagram @pazrodriguezdelrincon).

Paz Rodríguez del Rincón es una vecina del barrio de la Luna de Rivas que lleva una vida dedicada a la diversidad funcional. Como asesora familiar, como profesora, como divulgadora y también como investigadora. En la actualidad, además de su proyecto personal, Luz en la Finestra, entre otras labores, participa de forma activa en un grupo internacional que recibe el respaldo de la UNESCO.

La educadora social ripense es profesora de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) desde hace más de seis años y también ejerce la docencia con alumnado de postgrado de la universidad de Sao Paulo.

Es su conexión con esta última institución académica la que abrió las puertas de Thoth Criarcom, un grupo de estudios coordinado por un profesor de dicha universidad, el doctor Felipe Chibás Ortiz.

Este proyecto de investigación y divulgación es una iniciativa internacional que está apoyada por la UNESCO. “Es un proyecto superpotente por el respaldo de la UNESCO, pero sobre todo, porque está formado por personas abiertas, que tienen la plasticidad y la capacidad de poner encima de la mesa la situación de las personas con diversidad funcional, entendiendo las dificultades que tienen y que entraña”, señala Paz.

Otra mirada a la diversidad funcional

En la vida de Paz Rodríguez del Rincón se cruzaron lo profesional y lo personal cuando nació su hija Violeta, la persona que la inspiró para fundar la asociación Luz en la Finestra hace ya más de once años. La pequeña nació con trisomía 21 —popularmente conocido como síndrome de Down—, pero mucho antes de la llegada de Violeta, su madre ya ejercía como asesora familiar. El nacimiento de su hija, eso sí, fue el detonante definitivo para que se centrara en la diversidad funcional. Concretamente, en “mostrar una imagen inclusiva de la diversidad funcional”, el ‘leitmotiv’ de la asociación que fundó.

A través del proyecto Luz en la Finestra, Paz Rodríguez recibe, trabaja y acompaña a pacientes con diversidad funcional de todas las edades. Lo hace en su casa, la cual ha adecuado con distintos espacios específicos. “Los pacientes vienen aquí y se encuentran un entorno muy normalizado. Y es aquí donde, por ejemplo en la sala de juegos, donde trabajamos juntos de manera personalizada, tanto con el paciente como con la familia, si es menor de edad”, explica la educadora social.

Para Paz Rodríguez, hay dos matices esenciales que diferencian su manera de trabajar con pacientes de diversidad funcional. “Lo hago de forma personalizada y de la mano de la familia”, dice. “Yo acompaño, oriento, detecto y acompaño, pero también lo hago con la familia. Es esencial para mí conocer a la familia, sus circunstancias y sus opiniones porque el cambio importante es con ellos, es básico para poder entender al menor con el trato”, añade.

En línea con este argumento, reconoce Paz Rodríguez que no trabaja bajo una metodología concreta: “Eso es porque la proximidad es un pilar fundamental en mi manera de trabajar: sin tener una relación cercana con estas personas y sus familias es imposible que haya feedback y, por lo tanto, que se pueda crecer, tanto el paciente como yo”, asegura.

Asociación Luz en la Finestra

En su casa, la educadora social recibe a personas con distintas necesidades. “No solo personas con trisomía 21, también con trisomía 18 o síndrome de Williams, niños con trastorno del lenguaje, personas con trastorno general del desarrollo, trabajamos el TDH y TDAH sin medicación… Y no solo con niños, también trabajo, por ejemplo, con jóvenes de 18 años que vienen de colegios de educación especial sin una intervención en la que se vea su verdadero potencial”, señala.

Paz, de hecho, es crítica con el concepto del centro de educación especial, ya que es firme defensora de la educación inclusiva real, y cree que todavía son muchos los prejuicios y los “falsos mitos” que perviven instaurados en la opinión pública al respecto de las personas con trisomía 21 en particular y con diversidad funcional en particular. “La información actual, sin estereotipos, sin prejuicios, puede dar lugar a un entendimiento de la diversidad funcional”, asegura la educadora social.

La fundadora de Luz en la Finestra hace hincapié en cómo este cambio de mentalidad y de abordar la diversidad funcional puede ayudar a las familias, pero también a los profesionales de los distintos campos que trabajan con personas con diversidad funcional. “Si los padres crean otros conocimientos pueden generar nuevos contextos educativos para sus hijos, e igualmente sucede con los profesionales”, concluye Paz Rodríguez.

Otras noticias: 

Rivas con la Sanidad Pública convoca una nueva concentración este jueves en el centro de salud La Paz

Rivas se sumará a la Red de Ciudades por la Bicicleta

MÁS  Rivas proyecta una nueva zona estancial en Víctimas del Terrorismo y su 'conexión verde' con el bulevar del barrio de La Luna
¿Te parece interesante? ¡Compártelo!