El Soto de las Juntas de Rivas ha cambiado para siempre: el Manzanares dibuja un nuevo meandro

por | Feb 5, 2024 | 3 Comentarios

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

Las lluvias torrenciales caídas en otoño que provocaron en dos ocasiones la crecida del río Manzanares, su conexión con la laguna del Soto de las Juntas y el desbordamiento de esta hasta conectar con el del río Jarama, unidas a las medidas aplicadas en la zona desde hace años para renaturalizar el espacio, cambiaron el paisaje de este entorno natural de Rivas. Desde octubre, cuando tuvo lugar la primera de las inundaciones, en su punto más cercano a la laguna, el curso del río Manzanares dibuja un nuevo meandro.

Carlos Abad, conservador del Parque Regional del Sureste, y Pedro López Nieva, técnico del parque, han atendido a Diario de Rivas en las oficinas ubicadas junto a la laguna del Campillo para explicar tanto los antecedentes como las causas de las inundaciones de otoño, sus consecuencias y las decisiones que se han tomado para seguir compatibilizando la renaturalización del espacio con el uso público del mismo.

Este, tal y como recalcan ambos en distintos momentos de la conversación, es el doble objetivo (renaturalización y uso público), prioritario de todas las intervenciones que se realizan desde Conservación del Parque Regional del Sureste para estas áreas naturales modificadas en el pasado por la actividad minera.

Laguna del Soto de las Juntas, en Rivas Vaciamadrid
Imagen de archivo de la laguna del Soto de las Juntas, en Rivas Vaciamadrid

Antecedentes históricos

Antes de citar lo ocurrido en otoño, con el aumento de las precipitaciones y las consecuencias de la doble inundación de la laguna del Soto de las Juntas, los dos expertos retroceden en el tiempo a mitad del siglo XX para explicar varias circunstancias históricas y geográficas que explican la evolución del paraje del Soto de las Juntas.

Por un lado, Carlos Abad explica que la zona donde está la laguna del Soto de las Juntas, entre los cauces de los ríos Manzanares y Jarama, era una llanura de inundación. Fue la actividad de las graveras a partir de los años 60 del siglo pasado —la fábrica de vigas de Pacadar es el mejor ejemplo de la explotación industrial de la zona— lo que provocó un primer cambio en el paisaje, ya que levantaron motas o barreras de defensa en la ribera del río Manzanares para evitar que una crecida del río afectara a la explotación.

La proliferación de las graveras se debió al “crecimiento desorbitado” de la periferia metropolitana de Madrid, como lo define Abad, que provocó “la explotación de forma desaforada los recursos mineros de gravas y arenas para producir hormigón”, indica el experto. Además, este crecimiento de la periferia de Madrid hizo “que muchas hectáreas de terreno sean impermeables al estar asfaltadas, y toda el agua que cae a esa superficie automáticamente va al río a través de las alcantarillas; no se produce infiltración en el terreno, que mitigaría las crecidas cuando tienen lugar”, añade el conservador del Parque Regional del Sureste.

A esto hay que sumar otro factor ocurrido a partir de los años 50 del siglo pasado, cuando se empezaron a construir los embalses de cabecera de los ríos “para evitar que las crecidas produjeran daños y para reserva de agua”, cuenta Carlos Abad. Estos embalses cambiaron el carácter de ríos como el Manzanares. “Al regular estos embalses el caudal del agua, ríos como el Manzanares dejan de tener un carácter imprevisible, dejan de ser ríos vivos”, afirma Carlos Abad.

Río Manzanares, a su paso por Casa Eulogio
Río Manzanares, a su paso por la finca de Casa Eulogio, en el Parque Regional del Sureste (©Diario de Rivas)

Eliminación de las motas de defensa para renaturalizar el espacio

Durante todo este siglo, la estrategia de la consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid tiene como prioridad renaturalizar estos espacios naturales de la región afectados por la explotación minera durante el siglo pasado. “Compatibilizando este objetivo con el uso público de las zonas a renaturalizar”, dejan claro Carlos Abad y Pedro López.

En el Parque Regional del Sureste en general y en el Soto de las Juntas en particular, durante los últimos años se han llevado a cabo distintos trabajos para renaturalizar el espacio. Entre otros, apuntan, se han demolido infraestructuras abandonadas, se han llevado a cabo plantaciones, se han creado islas en la laguna interior, se han rebajado taludes y se han retirado buena parte de las barreras de defensa que instalaron las graveras, que se crearon mediante depósitos de materiales desechados de muy mala calidad, como restos de ladrillos, entre otros.

Gracias a estas medidas, la evolución del paisaje en el Soto de las Juntas en los últimos 20 años es significativa. Durante la charla, Carlos Abad y Pedro López así lo documentan con imágenes tomadas en el 2002 en las que la laguna está rodeada por una zona seca y libre de vegetación, e imágenes del año 2022, donde se aprecia una “mancha” boscosa, con multitud de árboles jóvenes, alrededor de la laguna, como puede comprobar cualquier persona que acuda a pasear por la zona.

Imagen de archivo del Soto de las Juntas en la que se aprecian árboles recién plantados
Imagen de archivo del Soto de las Juntas en la que se aprecian árboles recién plantados (foto: Comunidad de Madrid)

Las inundaciones de otoño

En este contexto descrito tuvieron lugar las inundaciones del pasado otoño, que provocaron un nuevo cambio en el paisaje del Soto de las Juntas.

Carlos Abad y Jorge López destacan dos factores decisivos en lo que ocurrió, uno consecuencia del otro: el desencadenante principal fue el pico de las precipitaciones dentro de lo que ya fue un otoño muy húmedo, con mención especial para las lluvias torrenciales los días 19 y 20 de octubre, con registros de precipitaciones que, según Carlos Abad, “no se habían visto en esta zona desde hace 50 años”. Pero a este factor se suma un segundo: las depuradoras (estaciones depuradoras de aguas residuales, EDAR) que vierten sus aguas al Manzanares.

Actualmente, en el Manzanares, que afecten directamente al caudal del río a la altura del Soto de las Juntas, vierten sus aguas seis depuradoras, incluida la EDAR Sur-Oriental, que da servicio a Rivas. “Cuando viene un pico de caudal abren los canales de alivio y derivan todo el agua al río Manzanares, que recibe aguas de toda el área metropolitana de Madrid, incluyendo aguas que de forma natural no irían a depositarse en el Manzanares. […] Recibe aguas de otras cuencas”, argumenta Carlos Abad al respecto.

Ambas cuestiones, en relación a su vez con el proceso de renaturalización en el que está inmersa la zona del Soto de las Juntas desde hace años, «explica por qué se produce un pico de caudal tan rápido e intenso (en el Manzanares) que en circunstancias normales, en mi opinión, no se produciría”, apostilla Carlos Abad.

Destrozos provocados en el soto de las Juntas a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)
Destrozos provocados en el soto de las Juntas a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)

Consecuencias de las crecidas de otoño

El pico de las precipitaciones del mes de octubre provocó el desbordamiento del río Manzanares, cuyo caudal “saltó” de sus límites habituales en varios puntos, no solo junto a la laguna del Soto de las Juntas.

Así se aprecia en el mapa facilitado por el Parque Regional del Sureste a este diario, el cual adjuntamos a continuación. Cada flecha y corriente en color rojo indica una zona de ruptura del cauce del río y los puntos más afectados por las crecidas.

Crecidas del río Manzanares en la llanura de inundación del Soto de las Juntas
Crecidas del río Manzanares en la llanura de inundación del Soto de las Juntas (fuente: Parque Regional del Sureste).

Fue un otoño especialmente lluvioso, con precipitaciones muy abundantes en varios días concretos, y veníamos de un mes de junio muy lluvioso, por lo que el terreno estaba muy saturado”, explica Pedro López. Prueba de ello es que a finales de noviembre, comienzos de diciembre, se produjo una segunda crecida del río Manzanares.

Diario de Rivas visitó la zona el 2 de diciembre, y en las imágenes tomadas por este digital aquel día se observa cómo la fuerza del agua abrió un enorme hueco entre la laguna del paraje y el río Jarama. Según Carlos Abad, la altura del agua llegó hasta los cuatro metros cuando habitualmente “su nivel normal de caudal suele estar en medio metro”.

MÁS  Dacia Sandero, vehículo más vendido a particulares en 2023 en Rivas Vaciamadrid

Lo que se desconocía a nivel público y ha confirmado el equipo del Parque Regional del Sureste a este digital es que al otro lado de la laguna, en la vertiente más próxima al río Manzanares, se había producido ya con la primera crecida un cambio en el paisaje: en la parte más próxima a la laguna, el Manzanares dibuja en su recorrido un nuevo meandro.

Así se puede observar en las imágenes cedidas por el Parque Regional del Sureste: la primera de ellas data del año 2022 y la segunda, del mes de octubre del 2023, tras la citada primera crecida. Se aprecia también que, como dice Pedro López, a la altura del nuevo meandro, “el camino está prácticamente pegado al río”.

El Manzanares, a su paso por el Soto de las Juntas, en el año 2022
El Manzanares, a su paso por el Soto de las Juntas, en el año 2022 (foto: Parque Regional del Sureste)
El nuevo meandro del Manzanares a su paso por el Soto de las Juntas, en octubre de 2023
El nuevo meandro del Manzanares a su paso por el Soto de las Juntas, en octubre de 2023 (foto: Parque Regional del Sureste).

Este nuevo meandro del río Manzanares es una noticia «positiva» desde el punto de vista medioambiental, porque significa que el área del Soto de las Juntas se está renaturalizando. «La dificultad radica en compatibilizar estos cambios en el paisaje con el intensivo uso público de la zona, que también es prioridad para la Comunidad de Madrid”, indican.

De hecho, sin este uso público tan intensivo, “si fuera un paraje salvaje”, puntualiza Carlos Abad, no sería necesario acometer medida alguna, confirman ambos especialistas del Parque Regional del Sureste. Y ponen como ejemplo la zona al norte de esta ruptura del dique en la que las crecidas han provocado hundimientos en el terreno. Estos no se van a tocar porque no afecta al uso público del Soto de las Juntas.

Destrozos provocados en el soto de las Juntas a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)
Hundimientos en el Soto de las Juntas a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)

Daños causados y medidas a tomar

Daños ocasionados por las crecidas en las sendas

Las lluvias torrenciales del otoño produjeron algunos daños que han afectado al uso público de la zona del Soto de las Juntas.

Ya hemos citado el más relevante, el boquete de cuatro metros en la senda por la ruptura total del dique entre la laguna y el Jarama. Para asegurar este punto específico de la senda circular alrededor de la laguna, la Policía Local de Rivas la balizó con una cinta. Así ha permanecido desde entonces, pero la cinta ha desaparecido porque hay personas que siguen haciendo uso del camino haciendo caso omiso de las recomendaciones y señalizaciones temporales.

Destrozos provocados en el soto de las Juntas a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)
Destrozos provocados en el soto de las Juntas a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)

Más allá de este punto afectado por las crecidas, dentro del Soto de las Juntos se produjeron también la rotura parcial del camino de acceso a la finca y daños en la senda por el Manzanares.

Además, en la senda del Jarama ocurrió una segunda ruptura, en este caso parcial, de la barrera de defensa entre la laguna y el río, en un punto más alejado del acceso a la senda que la primera, al sur de la laguna. En este punto ha quedado una franja estrecha del camino habilitado, pero difícilmente permite el paso de una bicicleta y es imposible que lo haga en las condiciones actuales.

Por último, Carlos Abad también destaca que un observatorio de aves ubicado cerca de la rotura completa entre el Jarama y la laguna quedó inclinado sobre la laguna.

Pasaje de agua creado entre la laguna del soto de las Juntas y el río Jarama, a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)
Pasaje de agua creado entre la laguna del soto de las Juntas y el río Jarama, a causa de las crecidas provocadas por la lluvia (Fuente: Diario de Rivas)

Medidas propuestas para favorecer el uso público

La intención del Parque Regional del Sureste, a través de la consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, es obtener financiación europea para acometer algunas actuaciones en estos puntos de las sendas del Soto de las Juntas para favorecer y facilitar el uso público de la zona.

Desde las crecidas de otoño, el equipo del Parque Regional ha trabajado de forma intensa sobre el terreno, ha recolectado y analizado numerosos datos de interés y también ha valorado las distintas opciones para cada una de las zonas dañadas durante las crecidas. Teniendo en cuenta, además, posibles comportamientos de la naturaleza en el futuro, sobre todo del agua, que provoque nuevos cambios en el paisaje. “Es absurdo hacer unas obras que la naturaleza pueda arrasar a corto plazo con una nueva crecida”, remarca Carlos Abad.

Para cada uno de los puntos críticos en los que se va a actuar, Pedro López subraya que “se han valorado hasta tres alternativas distintas como posibles soluciones”. Siempre, incide Carlos Abad, con un criterio conservador. “Nuestro criterio es así porque somos espacio protegido”, dice el conservador del parque.

De todas las previstas, la actuación más ambiciosa, planteada a medio plazo, es el rediseño de las rutas de senderismo y bicicleta alrededor de la laguna, pero en ningún caso será una senda completamente circular, ya que no es seguro ni viable arreglar la brecha causada por el agua en el camino entre el río Jarama y la laguna. “La segunda crecida nos mostró lo que puede pasar en el futuro: se ensanchó, por lo que debemos pensar que puede ir a más en el futuro de forma natural, lo cual es una cuestión muy importante”, expone Carlos Abad.

La solución no es sencilla porque “para hacerlo accesible tendrías que hacer obras que a la larga irían en contra del uso público”, dice Pedro López. Y también en contra de la renaturalización. Carlos Abad apunta una segunda posibilidad contemplada, hacer un vado de hormigón: “pero no garantiza que una nueva crecida no se coma el vado y vuelva a romper”, asegura.

Por ello, la decisión tomada por el equipo del Parque Regional del Sureste es la de asegurar y señalizar la zona. “De momento vamos a señalizarlo muy bien, poner barreras para que no haya peligro de caídas y en los cruces que llevan a este punto de la senda pondremos carteles bien visibles de que el camino está cortado. La gente se podrá acercar a verlo pero estará cortado”, apostilla el conservador del Parque Regional. “Es lo mejor que se puede hacer”, recalca Pedro López.

Espacio por el que la laguna del Soto de las Juntas vació agua hacia el río Jarama
Espacio por el que la laguna del Soto de las Juntas vació agua hacia el río Jarama (cedida por A.G.).

Por otro lado, también se va a arreglar el acceso del camino a la senda. “Estamos hablando, probablemente, de poner escolleras con piedras grandes para que si hubiera otra crecido el agua no lo arrastre”, explica Carlos Abad al respecto.

Asimismo, se van a mejorar distintas zonas dañadas en la senda del Manzanares. “Se van a tapar algunos agujeros que se han formado, se va a echar zahorra… Se va a dejar la zona en condiciones para el tránsito seguro de personas y bicicletas”, apunta el conservador del Parque Regional.

En lo que respecta a la rotura parcial del dique entre la laguna y el Jarama, “se está valorando si se puede rehabilitar el camino, y si resulta inviable hacerlo se buscaría un trazado más interior alternativo al existente”, indica Carlos Abad. Y el observatorio de aves, que está descalzado, se decidirá entre ponerlo en el mismo lugar o reubicarlo en una zona más protegida del agua “si confirmamos que se puede sacar de su lugar de forma segura, sin que se rompa”, detalla Abad.

Destrozos provocados por el desbordamiento de la laguna del Soto de Las Juntas
Destrozos provocados por el desbordamiento de la laguna del Soto de Las Juntas (cedida por A.G.).

Todas las medidas previstas ya han sido presentadas por el Parque Regional del Sureste al Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, y actualmente se está ultimando el proyecto con la empresa pública Tragsa. Sin embargo, una vez completado el proyecto, este deberá seguir una serie de pasos previos a su ejecución porque, por ejemplo, debe contar también con el beneplácito de la Confederación Hidrográfica del Tajo.

Además, cabe tener en cuenta posibles modificaciones en las actuaciones en función de la investigación que sigue realizando el personal técnico del parque, plantilla a la que se va a incorporar un especialista en hidrología “para llegar a conocer todavía mejor lo que pasa en esta zona de una forma mucho más exhaustiva todavía”, concluye Carlos Abad.

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!

3 Comentarios

  1. Enrique Luengo Nicolau

    Buen artículo y didáctica aportación de los técnicos de la C.A.M., esperando conocer las apreciaciones del hidrólogo incorporado al equipo. Yo, como ellos, también estoy por la renaturalización y su compatibilidad con el uso público del espacio, teniendo en cuenta que estamos en plena naturaleza, con ríos a los que se puede caer de la misma manera que se podría caer a los bordes de estas áreas erosionadas por el agua. Con ello digo que se trata de advertir, si es que no se sabe ya, que estamos en un espacio natural, que no es necesaria una barandilla permanente por seguridad para niños o mayores, es la naturaleza, si intuyes peligro, no te acerques.
    Respecto a la zanja laguna-Jarama, todo indica que ya había una circulación subterránea previa y zona de debilidad que reventó con la presión de la pequeña crecida de la laguna. Ahora ya no entra agua, pero sigue saliendo hacia el Jarama, salida que da una mayor diversidad a este lugar y que se debe respetar, bien haciendo una senda con pequeño puente (incluso móvil) o con una pasarela de madera, pero dejándolo funcionar naturalmente.
    Parece absurdo, pero es una realidad clara que el uso humano, va creando sus propios caminos y suele optar por las soluciones más simples y duraderas, sin duda, y ya casi lo está, el uso va a dibujar en este recorrido, las líneas maestras de lo que van a ser las nuevas sendas de este lugar. Quizás alguna no aptas para vehículos motorizados de asistencia que sí que podrán acceder, pero sin recorrido circular como previamente.
    La idea de la renaturalización ha sido un acierto, la subida en biodiversidad se ha notado, quizás fuese el turno de ir desmontando la mota del Jarama, pues ahora el camino parece más un mirador desde la altura hacia el río y hacia el interior.

    Responder
  2. Luis Bermudez

    Un estudio muy pormenorizado, pero las soluciones previstas para su ejecución, son absurdas y digo los motivos:
    -No hay necesidad de cortar el camino que bordea el soto donde se comunica la laguna con el río Jarama si se elevan y refuerzan los meandros por donde se ha desbordado el río Manzanares.
    -El camino que hay entre la laguna y el río Jarama se puede reconstruir y dejarlo como estaba originariamente. Esto utilizando el mismo material que se llevó el agua y materiales de relleno.

    Responder
  3. Basuraleza

    ¿Y cuándo se van a solucionar los constantes vertidos de residuos de las depuradoras, que siempre está todo lleno de toallitas y guarrerías que tira la gente por el váter? ¿Por qué se permite esa barbaridad? Luego a los que ponen a limpiar es a los niños que van de excursión a la zona o a voluntarios (que ya podían crear empleo público y poner a gente con un sueldo digno a limpiar los montes y salíamos todos ganando en vez de poner a los chavales para hacerles creer que eso es ecologismo cuando no es más que mano de obra gratuita) en lugar de cortar el problema de raíz y empezar a tomar medidas contra estos sinvergüenzas.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

advertisement

¡Síguenos en las redes sociales!