¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Eliana Palacios

Eliana Palacios Albornoz

Portavoz de VOX en el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid

Queridos ripenses,

Para cuando lean esto ya habrá entrado definitivamente en vigor el régimen sancionador de lo que se denomina Zona de Bajas Emisiones (ZBE). No es la primera vez que me refiero a este asunto, pero creo que merece la pena volver a ello porque se pueden obtener conclusiones interesantes.

Como siempre, recordaré brevemente el contexto con algunos datos y concluiré con unas reflexiones.

  • La Ley 7/2021, de Cambio Climático y Transición Energética, obliga a los ayuntamientos como el de Rivas-Vaciamadrid a adoptar planes que incluyan ZBEs con el objetivo de reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire. No dice cómo, sólo apunta al objetivo.
  • Según ANESPA, Rivas-Vaciamadrid es la séptima ciudad de España en porcentaje de vehículos sin combustible fósil.
  • Hace más de un año se implantó en Rivas la limitación de 30 Km/h para la circulación en toda la ciudad.
  • El pasado mes de febrero y a la pregunta en pleno de esta portavoz sobre los detalles de las sanciones que implican las ZBE, el concejal de Seguridad y Movilidad, Juan José González, contestó que cualquier tipo de vehículo será sancionable en las ZBE, es decir, incluidos los de etiqueta 0, ECO.
  • En la última sesión plenaria he solicitado, y el gobierno ha rechazado, que se paralice la puesta en marcha de las ZBE y lleven a cabo los estudios que ayuden a tomar decisiones consensuadas.

Vaya por delante que compartimos el objetivo de reducir las emisiones de origen de combustible fósil o de recuperar la ciudad para los peatones reordenando el tráfico rodado. Las diferencias entre nosotros no están en los objetivos medioambientales: están en el cómo se alcanzan estos objetivos.

Si les digo que este gobierno vive de espaldas a los vecinos, salvo deshonrosas excepciones por méritos de lista electoral ultraizquierdista, pueden pensar que es un tópico ya muy manido. Pero les voy a compartir lo que podría ser el caso de una familia con la que se identificarán muchos ripenses.

Cuando este gobierno hablaba de multiplicar los puntos de recarga de vehículos eléctricos porque ese era el futuro, una familia trabajadora difícilmente podría plantearse cambiar su vehículo por esta razón. Pero a los concejales de gobierno no les importaba. Me los imagino en sus debates internos: “¿pero cómo no van a poder pagar 60.000 euros de nada si yo, una política representante de la clase obrera, puedo hacerlo?”. Pues esta familia a la que me refiero no puede hacerlo. ¿Puede usted, vecino ripense, alegremente desembolsar ese importe, o su mitad?

Pues bien, no queda esto aquí. Esta familia, con o sin vehículo con etiqueta ECO, lleva a su hija al colegio cada mañana en coche para luego continuar también en coche a su trabajo. No lo hace porque quiera, lo hace porque las rutas escolares no cubren aún todo Rivas-Vaciamadrid y porque el transporte interurbano no le permite conciliar los horarios de su hija y de su trabajo. Pues bien, ahora no podrá hacerlo. Pero a los concejales de gobierno no les importa. Me los imagino otra vez en sus asambleas: “¿pero por qué no le exigen a su asistenta que lleven a los hijos al colegio en bici si yo, una representante de los trabajadores, puedo exigírselo?”. Es cierto que, tras murmullos de desaprobación, rápidamente se rehace la pregunta, “perdón, perdón, ¿pero por qué no le exigen a su asistente o asistenta que le lleve a los hijos y las hijas al colegio en bici si yo, una representante de los trabajadores y las trabajadoras, puedo exigírselo?”. Y en este punto, el ponente (o ponenta, claro) recibe la ovación en pie de la asamblea dando por cerrada la reunión y marchándose todos en sus automóviles de ocho cilindros y asientos con masaje lumbar. resilientes e inclusivos.

MÁS  Abierto el plazo de inscripción en el concurso Frida Kahlo de relato corto y pintura de Rivas

Pues esta familia a la que me refiero no puede hacer nada de esto. ¿Puede usted, vecino ripense?

Cuando este gobierno local hablaba de las primeras ZBE, se refería a criterios medioambientales, pero ahora las ZBE ya no tratan de rebajar las emisiones sino de restringir el tráfico bajo la excusa de la seguridad, esa misma seguridad que Rivas 30 ya otorgaba. Pero, por cierto, sólo a ratitos en determinadas franjas horarias, tal y como se ha hecho siempre con el soporte de la policía local a la salida de los colegios sin multas de 200 euros.

Tendremos ZBE fijas discontinuas y yo seré acusada de negacionista por pensar que no todo el mundo puede vivir como vive este grupo privilegiado que son los concejales de gobierno.

Un abrazo a todos,

Eliana Palacios.

¿Te parece interesante? ¡Compártelo!