¿Te parece interesante? ¡Compártelo!
Nuevo carril bici segregado en Rivas Vaciamadrid

Nuevo carril bici segregado en Rivas Vaciamadrid (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid está extendiendo su red de vías ciclistas con la instalación de un carril bici segregado y protegido a lo largo de 21 kilómetros de vía urbana. Para ello ha destinado 1.762.262,85 euros, de los cuales 1.310.774,02 euros han sido aportados por los fondos NextGeneration de la Unión Europea.

La instalación de estos nuevos carriles bici viene a completar las actuaciones que se vienen realizando en Rivas Vaciamadrid en los últimos tiempos para fomentar el uso de la bicicleta. Así, en los últimos meses se ha ampliado el servicio municipal de bicis de alquiler BicinRivas, pasando de 900 a 15.000 usos mensuales por parte de la ciudadanía. Y, también con ayuda de fondos europeos (que aportan 373.500 euros de los 502.150 de la inversión), se va a ampliar la dotación de aparcamientos para bicicletas y vehículos de movilidad personal en espacios públicos de la ciudad.

Estos nuevos carriles bici segregados y protegidos pretenden crear un circuito urbano ciclable que incremente la seguridad de las personas que se mueven en bicicleta. En total, son 26 nuevos carriles bici, ubicados en las calles Junkal y José Hierro (entre la avenida de los Almendros y la calle José Saramago); Pilar Miró, Cerro del Telégrafo (entre Ramón y Cajal y Manzano y entre Manzano y Pilar Miró); en el paseo de las Provincias (entre el Parque Lineal y la avenida de Los Almendros y entre esta y la calle de Sevilla); en las calles Velázquez (entre Levante y Goya y entre Aurelio Álvarez y Primero de Mayo), Juan Gris y Jovellanos (entre José Hierro y Pablo Iglesias y entre Pablo Iglesias y Ángel Saavedra).

Mapa de los nuevos carriles bici segregados de Rivas Vaciamadrid

Asimismo, el trazado de carriles bici abarca también a las calles Goya y Suiza (entre Juan Gris y Luxemburgo), Cisne, de la Tierra, Ocho de Marzo y a la avenida de los Almendros (entre Ocho de Marzo y Picos de Urbión y entre los cruces de Junkal con Integración y de Boros con Libertad). También se incluye este carril bici en la avenida de José Hierro entre las calles José Saramago y Gonzalo Torrente Ballester y entre Torrente Ballester y la avenida de Aurelio Álvarez.

La red se completa con las calles José Saramago, Pablo Iglesias, Francia, Aurelio Álvarez, Ramón y Cajal, Ángel Saavedra, Profesionales de la Sanidad Pública y San Isidro.

La bicicleta es un medio de transporte no contaminante, que contribuye al ahorro energético y que está al alcance de todas las personas, ideal para desplazamientos en distancias de hasta 10 ó 15 kilómetros, con tiempos de viaje más competitivos que otras opciones y que ocupa menos espacio en la calzada.

Oportunidades hacia una nueva movilidad

Según el diagnóstico previo a la última revisión del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) del Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, elaborado por la consultora Deloitte, los problemas a los que se enfrentaba la movilidad ciclista interna en la ciudad pasaban por las barreras, que impedían las conexiones entre los distintos sectores urbanos de la ciudad; la falta de patrón de continuidad entre barrios y centros de actividad, «lo que actúa como efecto disuasorio»; la escasa señalización, falta de conexión con redes ciclistas interurbanas; falta de seguridad en los cruces entre carriles segregados y el viario; falta de aparcamientos para bicicletas de características apropiadas en cualquier punto de la ciudad, fundamentalmente edificios oficiales, polideportivos, centros educativos y nodos de transporte; la ocupación de aceras bici por otros usuarios, fundamentalmente peatones; y dificultades para la intermodalidad bicicleta-transporte público.

Nuevo carril bici segregado en Rivas Vaciamadrid

Nuevo carril bici segregado en Rivas Vaciamadrid (foto: Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid)

Sin embargo, este diagnóstico también detectó oportunidades: las distancias, de 7 kilómetros como máximo en la trama urbana, ideales para desplazarse en bicicleta, y localización focalizada de equipamientos; la posibilidad de crear un mallado continuo y segregado para conectar barrios y centros de actividad; posibilidad de conexión con entornos naturales y posibilidad de crear puntos de intermodalidad, para combinar bici y transporte público en determinados desplazamientos.

La nueva red de carril bici segregado supone una apuesta por seguir las recomendaciones de este diagnóstico de la movilidad de la ciudad, a la vez que sumarse a la Estrategia Estatal por la Bicicleta, puesta en marcha desde el Gobierno de la nación. Este nuevo modelo, plasmado en los 21 nuevos kilómetros de carril bici segregado, sigue, en palabras del Consistorio, «las tendencias de las principales ciudades de Europa, como Londres o Barcelona».

Así, los nuevos carriles se han instalado en el lado izquierdo de las vías que cuentan con dos carriles por cada sentido de circulación. Se trata de la opción «más segura y adecuada», apuntan los técnicos municipales, ya que evita que la persona ciclista tenga que enfrentarse a puertas abiertas de vehículos estacionados junto a las aceras y la proximidad a los cruces por los que otros vehículos se incorporan a la calzada.

La presencia de separadores y balizas para proteger estos nuevos carriles, pensados para utilizar la bicicleta como medio de transporte y no para ocio, es otra de sus características. De esta manera, los vehículos a motor no pueden invadir el carril destinado a las bicicletas, si bien este espacio cuenta con el ancho suficiente para dar cabida a vehículos de emergencias en caso necesario.

Movilidad sostenible e inclusiva

Según concluye el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid, estas actuaciones de fomento del uso de la bicicleta suponen avanzar en la movilidad sostenible; promover la vida saludable y activa, además de fomentar la dimensión social de este modo de transporte.

Nuevo carril bici segregado en Rivas Vaciamadrid

Nuevo carril bici segregado en Rivas Vaciamadrid (foto: Diario de Rivas)

Tal y como apuntan desde el Consistorio ripense, la elección de carriles bici segregados tiene otro motivo adicional, y es la protección de las mujeres ciclistas. «Los estudios ponen de manifiesto que el 50% de las mujeres ciclistas han sufrido acoso en sus desplazamientos por razón de género. Sufren violencia e insultos cuando se usan ciclocarriles (carriles 30 compartidos con coches), fundamentados principalmente en una cuestión de género», afirman.

«En la última encuesta del observatorio de la Bicicleta se manifiesta que cerca de un 25% de las mujeres no usan la bicicleta en sus desplazamientos por miedo a la agresividad de los ciclocarriles. Los carriles bici segregados aportan esa seguridad, fomentan la movilidad en las mujeres y sectores más vulnerables; en definitiva, son una herramienta de empoderamiento, de autodefensa y de autonomía para los colectivos más vulnerables», concluyen.

MÁS  Auditorium II: 39 modernas viviendas unifamiliares en Rivas Futura con el sello de Impulsa Proyectos
¿Te parece interesante? ¡Compártelo!